Para cumplir los objetivos del 2020 de inclusión social

¿La Unión Europea requiere invertir más en educación?

25

El Monitor de Educación y Formación, presentado el 12/11/2015 en Bruselas, puso de manifiesto la necesidad imperante de que la Unión Europea incremente la partida presupuestaria destinada a la formación educativa para evitar la exclusión social y garantizar una enseñanza de calidad. Este requerimiento que se refuerza a inicios del 2016, se debe al reconocimiento de los recortes en los presupuestos europeos que se han venido sucediendo desde 2010 lo que ha reducido la inversión para formación educativa en 3,2%.

El informe anual del Monitor de la Educación y la Formación de 2015 refleja la evolución de los sistemas de educación en Europa y mide los avances en la consecución de los objetivos de crecimiento y empleo europeos para 2020. Esta cuarta edición presentada en el último trimestre 2015 en Bruselas ha revelado un significativo avance en toda Europa en lo referente al nivel educativo alcanzado. Pero, ¿será suficiente esta apreciación y valoración? Aún con los avances señalados, la Unión Europea necesita impulsar la inversión para fomentar una educación más inclusiva y con una mayor movilidad social.

Europa tiene la pretensión de alcanzar los objetivos impuestos para 2020 y continúa con su estrategia de crecimiento y empleo. Los datos que se proporcionaron recientemente en dicho estudio en Bruselas destacan que muchos países han logrado ya algunas de sus metas, como aumentar el número de estudiantes que completan niveles altos de educación y reducir al mínimo los que abandonan prematuramente los estudios. Sin embargo, este avance es irregular, pues existen diferencias tanto entre los Estados miembros como a nivel nacional.

De la misma forma, el estudio indica que los estudiantes procedentes de entornos desfavorecidos de inmigración corren más riesgo de no alcanzar los niveles educativos mínimos. De hecho, los jóvenes de quince años con un estatus socioeconómico bajo, tienen cinco veces menos probabilidades de conseguir aptitudes básicas como la lectura y la escritura en comparación con el mismo grupo de edad procedentes de entornos más favorecidos. De la misma manera se observa que alumnos nacidos en el extranjero tienen el doble de probabilidades de abandonar tempranamente los estudios que los estudiantes autóctonos.

Las autoridades y estudiosos del tema, elevan su voz al respecto. En este sentido, el comisario europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Nayracsics, ha declarado que la educación es crucial para impulsar el crecimiento económico y para construir sociedades cohesivas. Asimismo, ha asegurado que los sistemas de educación europeos están mejorando pero ha reiterado la importancia de que las personas en situación de mayor riesgo de exclusión compartan estos beneficios. “Se necesitan nuevas y mayores inversiones en este sentido para garantizar un entorno de aprendizaje de calidad, apertura, favorecedor y tolerante para todos”, reitera textualmente el comisario europeo.

Pese a que el informe del estudio como las discusiones generadas tienden a reseñar los recortes presupuestarios como la causa esencial de dicha exclusión, a la vez concluye, que es preciso dar un nuevo impulso a la inversión para crear sistemas educativos más inclusivos y evitar el aumento de la “pobreza educativa”, que sigue siendo una de las principales causas de desempleo y exclusión social.

Los Estados miembros del parlamento europeo deben, a juicio de la Comisión, concentrar sus esfuerzos en mejorar la accesibilidad, la calidad y la pertinencia de sus sistemas de formación. Se espera que en este 2016, la unión europea avance considerablemente en la inclusión educativa y dé el salto cualitativo de transformar la interrogante
inicial en una afirmación que congregue a todos los países miembros.

Unión Europea, Bruselas/ Enero 2016 /Autor: Euractiv.es

Fuentes: www.euractiv.es y Parlamento Europeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *