El Auge de la Educación Terciaria en Botswana: un negocio próspero para el sector privado

¿Por qué el sector de la educación terciaria está en auge en Botswana?

 January 26, el año 2016 /Autor: Alfred MASOKOLA /Weekendpost

Ha habido un fuerte aumento en la matrícula de la educación terciaria en Botswana desde que el gobierno aprobó en el 2008 la política de educación terciaria (TEP) para la cual se ha invertido  un gasto total de más de mil millones de P2 por concepto de las tasas de matrícula de las y los estudiantes y de las dietas alimentarias.

Un informe, titulado “Panorama de la educación terciaria“, publicado por el Consejo de Desarrollo de Recursos Humanos (HRDC) indica que la decisión del gobierno a través de su política para patrocinar a los estudiantes en las instituciones terciarias registrados en el país, se ha traducido en una participación significativa del sector privado en la provisión de la educación terciaria.

La matrícula en el nivel terciario casi se ha duplicado, pasando de 31.129 en el ejercicio 2007-08 a 60.583 en el ejercicio 2014/15. El aumento del número de instituciones terciarias privadas que inscriban a estudiantes patrocinados por el gobierno ha sido pilar fundamental en esta nueva tendencia.

Durante el ejercicio 2014/15 de las 60 583 estudiantes matriculados en instituciones de enseñanza superior, las instituciones terciarias privadas representaron el 42,6 por ciento de los estudiantes. Un drástico crecimiento experimentado por casi todas las instituciones privadas.

Estos resultados se deben a que el Gobierno ha priorizado de manera estratégica el fomento de una mayor participación del sector privado como proveedores de educación terciaria, lo que lleva a altos niveles de estudiantes inscritos  en instituciones pertenecientes a ese sector .

Este desarrollo, sin embargo, no ha estado exento de críticas que cuestionan por una parte la capacidad de las instituciones privadas de educación terciaria de proveer de una educación de calidad, y por otra de los costos que por concepto de becas estudiantiles en instituciones privadas , el gobierno tiene que gastar  en vista que el 95 por ciento son patrocinados por el gobierno, lo que se traduce en consecuencia, en un promedio de P2 billion derogados por el gobierno en los últimos siete años, por concepto de las tasas de matrícula y las dietas de los estudiantes becados en instituciones privadas.

El Ministerio de Educación y Desarrollo de Habilidades también ha reducido drásticamente el número de estudiantes enviados a estudiar en el extranjero. Durante el ejercicio 2007/08 se enviaron 2706 alumnos al exterior en comparación con sólo 204 durante el ejercicio 2014/15. Cabe resaltar que a pesar que Botswana es el mayor inversionista en la educación en proporción al producto interno bruto (PIB) de la región, los datos relacionados con el acceso a la eduacion terciaria siguen siendo inferiores a países como Sudáfrica, Namibia y Mauricio.

De acuerdo con el Consejo de Desarrollo de Recursos Humanos (HRDC) , hay muchos estudiantes que son elegibles para la educación superior, pero no tienen acceso a ella por lo que ha recomendado que el Ministerio de Educación amplía el sistema actual con el fin de satisfacer la creciente demanda, tomando en cuenta que segun el Informe de Competitividad Global, elaborado por el Foro Económico Mundial , ha declarado en repetidas ocasiones que la inscripción de Botswana sigue siendo más bajo para los estándares internacionales sobre todo para un país de renta media-alta.

Por su parte Adebayo Olukoshi, director del Instituto Africano de las Naciones Unidas para el Desarrollo Económico y Planificación, sobre el avance de la educacion superior privada en Africa , afirmó que es necesario priorizar en el sector educativo el bien público sobre el beneficio privado,  para ayudar al continente a alcanzar su potencial, y el redescubrimiento de esta misión permitirá a la educación superior reclamar su legítimo papel en “la movilización de la ciudadanía, que se requiere para el renacimiento del continente “

También señaló que la noción de “Africa Rising”- el término que los periodistas han acuñado para referirse a la idea de desarrollo económico en el continente- se centra en el potencial para el desarrollo económico y el poder adquisitivo de una clase media emergente, pero las voces de los propios africanos están siendo “altamente silenciado” en un momento en que la desigualdad en el continente va en aumento, agregó. Ante este escenario el Profesor Olukoshi manifiesta que las universidades no pueden permitirse el lujo de no estar en el centro de los debates que van a determinar el destino futuro de nuestro continente en tanto se recuerde que la esencia de la universidad se basa más en la promoción de fines públicos y no de beneficio privado. “Traer de vuelta el propósito público de la educación superior africana y por lo que es fundamental para la definición de la misión y el objetivo de la universidad permitirá a la universidad para reclamar su legítimo papel y lugar en … la movilización de la ciudadanía, que se requiere para el renacimiento de la continente “, dijo el profesor Olukoshi.

Al respecto, Jonathan Mba, director de la investigación y la planificación académica de la Asociación de Universidades Africanas, señala que los atributos de la rápida expansión de la educación superior privada en todo el continente en general se debe a la incapacidad de los gobiernos y las universidades públicas para proporcionar lugares de educación superior para una población que está creciendo rápidamente e incluye una clase media emergente . “Hace algunos años, las universidades eran pocos y las personas que buscan la educación en un nivel alto fueron pocos, pero ahora la demografía está entrando en juego,” dice Mba. “

Hay otras razones para la expansión de la educación superior privada en el África entre las que resaltan que  mientras que las universidades públicas tienden a permanecer más prestigio , existen quejas de que sus cursos no preparan a los estudiantes para las demandas de la industria, trayendo como consecuencia el  desempleo de los graduados, datos que se corresponde con los publicados el año pasado en el informe del Consejo Británico en donde la estimación de que casi una cuarta parte de los graduados nigerianos en edad de trabajar no estaban en un puesto de trabajo. Al respecto muchos investigadores sostienen que es aquí donde las universidades privadas pueden desempeñar un papel importante, al ofrecer cursos adaptados a las necesidades de las industrias, en temas como la gestión de empresas, contabilidad, informática y economía, dado a los fuertes vínculos con las instituciones occidentales, que ofrecen la oportunidad de estudiar o trabajar en el extranjero, que puede hacer inclusive que las titulaciones que ofrecen más atractivo.

La realidad es que en paises como Botswana con una flexible regulación ha permitido en gran escala que proveedores privados hayan generado mercados para la enseñanza-aprendizaje, cuya tentación es la producción de productos estandarizados que se pueden transferir fácilmente a bajo costo de una frontera a la otra, ofreciendo formación más rápida y más barata a los estudiantes, desarrollo de las habilidades intelectuales de alto nivel para la economía global del conocimiento y altas probabilidad de que sean empleados, oportunidad que además es financiada por el estado.

Desde otras voces en educación, que reivindica la educación pública, formadora de ciudadanía y no solo de masa trabajadora para el mercado,  nos preguntamos sobre los alcances e impactos sociales y culturales,  a largo plazo, de la formación a manos del sector privado y de la eminente expansión de la educación superior en Botswana, que ha sido impulsado por la rentabilidad de las edu-empresas.

Fuente principal de la noticia: http://www.weekendpost.co.bw/wp-news-details.php?nid=2129

Otras fuentes consultadas:

http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001502/150255e.pdf

https://www.timeshighereducation.com/features/africas-teaching-shops-the-rise-of-private-universities

Fuente de la imagen: http://www.picserver.org/images/highway/countries/botswana.jpg

Editora: Marianicer Figueroa A

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *