Revolucionario proyecto de colaboración colectiva permite a voluntarios y voluntarias digitales sacar a la luz violaciones de derechos humanos en Darfur

Sudán/17 de Octubre de 2016/Amnesty.org

Sólo durante el primer día han participado 4.500 voluntarios digitales, que han invertido ya un total de 525 horas de análisis de más de 33.000 kilómetros cuadrados de imágenes captadas por satélite

Amnistía Internacional ha puesto hoy en marcha un revolucionario proyecto de colaboración colectiva, por el que se creará una red de voluntariado digital dedicada a sacar a la luz las violaciones y abusos contra los derechos humanos que se están cometiendo en la región sudanesa de Darfur, asolada por el conflicto armado.

La plataforma interactiva del proyecto de descodificación de Darfur permitirá a los y las simpatizantes de Amnistía Internacional analizar imágenes captadas por satélite de miles de kilómetros cuadrados de zonas remotas de Darfur que podrían haber sido atacadas y bombardeadas con armas químicas. Todo ello utilizando sólo un teléfono móvil, una tableta o un ordenador.

Se trata de un proyecto ambicioso y revolucionario que imprime un giro fundamental a nuestra forma de plantear las investigaciones de derechos humanos.

“Se trata de un proyecto ambicioso y revolucionario que imprime un giro fundamental a nuestra forma de plantear las investigaciones de derechos humanos, y brinda a cualquier persona con acceso a Internet la oportunidad de denunciar algunas de las injusticias más graves del mundo”, explica Milena Marin, responsable general de Innovaciones de Amnistía Internacional.

“Existe en Darfur una cantidad enorme de terreno en el que, según la información en nuestro poder, se han producido violaciones graves de derechos humanos, pero el análisis de estos datos es una tarea larga y laboriosa. Por eso, hemos recurrido a la ayuda de nuestra inmensa red de simpatizantes.”

Resulta extremadamente difícil obtener información fidedigna y contrastada

sobre el impacto de la violencia en la población civil de Jebel Marra. Las restricciones de acceso impuestas por el gobierno han hecho que ningún periodista, investigador de derechos humanos o agente humanitario haya podido realizar una evaluación de la zona durante los últimos años.

Pese a estas barreras, el informe de investigación que Amnistía Internacional publicó la semana pasada dio a conocer escalofriantes datos, que demostraban que las fuerzas del gobierno sudanés venían utilizando, desde hace más de ocho meses, armas químicas contra la población civil –incluidos niños y niñas de muy corta edad– en la zona de Jebel Marra (Darfur).

A partir de los testimonios proporcionados por sobrevivientes y personal de primera intervención, Amnistía Internacional calcula que entre 200 y 250 personas, muchas de ellas menores de edad, podrían haber muerto por exposición a agentes de armas químicas.

“Aunque no podemos desplazarnos a Darfur para recopilar pruebas, sí podemos captar imágenes por satélite en distintos momentos y compararlas para ver los cambios que se han producido. Ahí es donde entra el proyecto de descodificación de Darfur”, aclara Micah Farfour, especialista en

Teledetección de Amnistía Internacional.

Nos quedan miles de horas de imágenes por analizar, por lo que Amnistía Internacional pide al voluntariado digital que dedique algo de tiempo –no importa si son cinco minutos o cinco horas– a reunir pruebas que demuestren cómo la población civil de Darfur ha sido víctima de ataques sistemáticos, y corroboren así los relatos de los testigos presenciales y las víctimas.

La organización utilizará estas pruebas para reforzar su trabajo de incidencia ante el gobierno sudanés con el fin de erradicar dichas violaciones de derechos humanos y pedir responsabilidades a sus autores. Asimismo, las utilizaremos para avalar ante las Naciones Unidas, la Unión Africana y el resto de la comunidad internacional nuestro argumento de que Darfur lleva demasiado tiempo abandonado a su suerte.

El proyecto de descodificación de Darfur se dividirá, inicialmente, en dos fases. Durante las primeras seis semanas, quienes participen en él ayudarán a analizar una zona remota y, en general, desierta de la región oriental de Jebel Marra, a fin de localizar en ella poblaciones vulnerables a los ataques.

En la segunda fase, compararán las imágenes de dichas poblaciones captadas en distintos momentos, para señalar cuáles han sido destruidas. Antes de empezar a descodificar, se les brindará una breve formación para explicarles qué tienen que buscar.

“Al comparar imágenes recientes con otras de hace unos años, podremos identificar los lugares en los que antes había casas, granjas, escuelas y pozos, y ver qué ha pasado con ellos desde entonces”, afirma Milena Marin

La herramienta utilizada en la plataforma de este proyecto incluye un mecanismo de verificación incorporado, es decir, cada imagen será facilitada a diversos descodificadores, y se considerará verificada cuando todos coincidan con respecto a lo que han visto. Además, los investigadores e investigadoras de Amnistía Internacional realizarán comprobaciones aleatorias de los datos, para garantizar su calidad y veracidad.

“El trabajo del voluntariado digital no consiste en sustituir las rigurosas investigaciones llevadas a cabo por el personal experto de Amnistía Internacional, pero es una forma excelente de convertir una enorme cantidad de información desordenada y desestructurada en pruebas de violaciones de derechos humanos”, declara Scott Edwards, analista principal del equipo de Investigaciones y Análisis Tácticos.

“Nunca se consigue detener todas las violaciones y abusos contra los derechos humanos que se producen en el mundo. Pero cuantas más personas se sumen al llamamiento, más eficaces seremos. Cualquier

persona, desde cualquier lugar, puede participar, de verdad, en la labor de recopilación de información que realiza Amnistía Internacional. Sólo se necesita un ordenador o un smartphone, y el deseo de provocar cambios reales”.

El proyecto de descodificación de Darfur es el segundo de la campaña Amnesty Decoders, con la que se está construyendo una red de voluntarios y voluntarias en todo el mundo que, con ayuda de sus ordenadores o teléfonos, analizan grandes cantidades de información y contribuyen a la investigación de derechos humanos.

Más de 8.000 personas participaron en el primer proyecto de Amnesty Decoders, en el que se pidió a participantes de 150 países que registraran los resultados de Acciones Urgentes pasadas.

Fuente: https://www.amnesty.org/es/latest/news/2016/10/digital-volunteers-to-expose-darfur-human-rights-violations/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *