1

La educación que necesitamos en tiempos de crisis

Por Isabel Diez Uriarte*

La educación es el punto en el que decidimos amar al mundo lo suficiente como para tomar responsabilidad por él. Bajo esta premisa, ¿qué podemos hacer por el mundo?

Si algo podemos aprender de los resultados de las recientes elecciones en Estados Unidos es que la educación que recibimos juega un papel fundamental en nuestra toma de decisiones y en nuestra actuación como ciudadanos comprometidos con el país y con el resto de nuestros conciudadanos. Si existe un momento clave para decir que tenemos que apostar por la educación es precisamente ahora, en estos tiempos de crisis e incertidumbre. Pero estoy hablando de una educación muy distinta a la tradicional, en donde pedimos que nuestros alumnos memoricen y repitan contenido que en pocSelecciona Archivosas horas—o si somos afortunados, días— olvidarán. No, estoy hablando de una verdadera formación del carácter, de una formación cívica y en valores, de una formación integral.

Y es que la educación no es sinónimo de escolarización. Aunque la escuela juega un papel fundamental en nuestra educación y es claro que todavía nos queda mucho por hacer en este respecto, la educación es un proceso que lleva toda la vida—desde que nacemos, hasta que morimos. Se trata de ese proceso en el que vamos aprendiendo y mejorando como personas para poder autorrealizarnos, y en el que influyen la familia, la escuela, los grupos sociales a los que pertenecemos, nuestras experiencias cotidianas, los estímulos a los que nos exponemos, las puertas que abrimos y por las que elegimos pasar.

La filósofa Hannah Arendt escribió una vez que “la educación es el punto en el que decidimos amar al mundo lo suficiente como para tomar responsabilidad por él”. Me encanta esta definición y me parece que éste es el tipo de educación que necesitamos cultivar hoy más que nunca: desde la casa, desde la escuela, desde la comunidad, y desde el país. Este es el trabajo no sólo de los educadores, sino de todo ciudadano: inspirar a nuestros niños y jóvenes a “amar lo suficiente al mundo para tomar responsabilidad por él”, por lo que tenemos las siguientes tareas:

  • Inspiremos a los demás a amar tanto al mundo que cuidarlo no sea una entre varias opciones, sino que se convierta en una obligación.
  • Inspirémoslos a amar tanto al mundo que puedan encontrar la belleza que esconde incluso en los lugares más inesperados.
  • Inspirémoslos a amar tanto al mundo que buscar la verdad se convierta en su pasión. Cultivemos su curiosidad, su asombro, su empatía, su amor por aprender.
  • Inspirémoslos a amar tanto al mundo que se conviertan en unos completos enamorados de la humanidad para que la simple presencia de una persona sea una oportunidad para ser amables, y la sola idea de permanecer pasivo frente a una injusticia sea impensable.
  • Inspirémoslos a ver el mundo como podría llegar a ser y a tener el valor de hacerlo un mejor lugar.

La educación implica acción y cambio, y desde luego, no es una tarea sencilla. Pero es trabajo de todos inspirar y facilitar ese cambio. Necesitamos modelos y personas comprometidas para cuidarnos entre nosotros, luchar en contra de cualquier injusticia, y sobreponernos a cualquier adversidad. Ante discursos que infunden el miedo, inspiran odio y promueven la exclusión, es más importante que nunca tener la capacidad de tomar distintos puntos de vista y no caer, como la escritora Chimamanda Adichie nos dice, en “los peligros de una historia única”. Nuestro país y el mundo lo necesitan. Ignorar la situación que estamos viviendo y no apostar por la educación simplemente ya no es una opción.

Fuente: http://www.altonivel.com.mx/la-educacion-que-necesitamos-en-tiempos-de-crisis-58467.html

Imagen: www.lasillaroja.org/wp-content/uploads/2015/10/Nepal_cabecera-727×235.jpg

 

Isabel Diez

Isabel Diez

Maestra en Arte y Educación por la Universidad de Harvard y Licenciada en Pedagogía por la Universidad Panamericana (UP). Isabel trabaja como profesora en la UP e investigadora en el Instituto de Fomento e Investigación Educativa (IFIE).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *