haii

Haiti: Regresar a la escuela tras el huracán Matthew

Haiti/24 noviembre 2016/Autor: Pedro Yvo Alcantara/Fuente: Unicef

En la escuela nacional Charles Lassegue de Les Caytes, Haití, los estudiantes van a clase con su material nuevo, proporcionado por UNICEF. Les Cayes es una de las ciudades más afectadas por el huracán Matthew.

LES CAYES, Haití, 16 de noviembre de 2016 – “Estoy muy feliz por ver de nuevo a mis amigos y regresar a mi escuela”, dice Ashleina Jacques. Es una niña de 10 años y ojos claros que no puede contener su alegría. Ha estado esperando esto durante un tiempo que se le ha hecho muy largo.

Desde que el huracán Matthew tocó tierra el 4 de octubre, la vida no ha sido fácil para los niños de Les Cayes, una ciudad del departamento Sur que aún se está recuperando de la destrucción que la tormenta dejó a su paso.

Aun así, Ashleina y su amiga Saintyl Pauleta, de 12 años, están contentas por reanudar su educación. Las dos estudian en la escuela nacional Charles Lassegue, que volvió a abrir sus puertas el pasado 18 de octubre.

Durante el huracán, la casa en la que Ashleina vivía con sus padres y sus dos hermanas perdió el tejado, pero se mantuvo en pie. La casa de Pauleta, sin embargo, no pudo resistir las fuertes ráfagas de viento y terminó desplomándose. Pauleta lo perdió todo, incluidos los libros de la escuela y otros suministros. Ahora vive en una de las clases de su escuela, que sirve como refugio para las familias que se quedaron sin hogar tras el huracán.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2016/Alcantara
Ashleina (izquierda),de 10 años, con su amiga Pauleta, de 12. “Estoy muy feliz por ver de nuevo a mis amigos y regresar a la escuela”, asegura Ashleina.

Las escuelas, dañadas

Solo dos semanas después del desastre, el Ministerio de Educación haitiano comenzó a reabrir las escuelas de los departamentos más afectados del país. Más de 700 escuelas resultaron dañadas y unas 86 se utilizan como refugios temporales, lo que afecta a unos 150.000 niños.

Se estima que en el departamento Sur, donde viven Ashleina y Pauleta, 126 escuelas públicas han resultado gravemente dañadas. En el departamento Grande Anse, 209 escuelas están afectadas y 107 de ellas tienen daños considerables.

La escuela nacional Charles Lassegue reabrió sus puertas, a pesar de que uno de los edificios quedó gravemente dañado por la tormenta y la mayoría de los materiales y suministros de los profesores se perdieron o estropearon. Algunas clases se convirtieron en refugio provisional para familias como la de Pauleta.

Antes del huracán, la escuela contaba con 447 estudiantes. Ahora, 113 niños más, procedentes de las escuelas cercanas afectadas, se han matriculado de manera temporal.

“Muchos de los estudiantes lo perdieron todo: sus casas, su ropa y los materiales de la escuela”, explica Micheline Nogaüs Joujoute, directora de la escuela.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2016/Alcantara
Unos niños reunidos frente a la escuela nacional Charles Lassegue. Uno de los edificios de la escuela resultó gravemente dañado por la tormenta y la mayoría de los materiales y suministros de los profesores se perdieron o se estropearon. Algunas clases se han convertido en refugios provisionales para las familias desplazadas.

La respuesta de UNICEF

UNICEF está ayudando al Ministerio de Educación en las zonas afectadas por el huracán con la restauración de las escuelas, asegurándose de incluir instalaciones adecuadas de WASH y proporcionando muebles como bancas, pupitres y pizarras; kits escolares para los niños y kits de enseñanza para los profesores.

Con la ayuda de UNICEF, 1.096 niños afectados (entre ellos, 400 niños en edad preescolar) y 30 profesores del departamento Sur recibieron suministros escolares tan solo 15 días después del huracán.

“UNICEF y sus aliados están trabajando con sus homólogos nacionales para encontrar alternativas sostenibles para las personas a las que se ha acomodado temporalmente en escuelas. Al mismo tiempo, están haciendo lo posible por garantizar la reparación de las infraestructuras de agua y saneamiento antes de reanudar las actividades escolares”, dice Marc Vincent, Representante de UNICEF en Haití.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2016/Alcantara
Los niños van a clase con sus materiales escolares nuevos, proporcionados por UNICEF. La mayoría de las escuelas de las zonas más afectadas de Haití reabrieron tan solo dos semanas después de la tormenta.

Recuperarse del trauma

Para los niños afectados por emergencias, como Ashleina y Pauleta, regresar a la escuela es importante. Se trata de uno de los pasos principales para ayudarles a sobrellevar el estrés de la situación y recuperar la alegría de ser niños.

Como destacó un profesor, “después del huracán, los niños estaban tristes y traumatizados. Ahora que van a la escuela, han vuelto a sonreír”.

Fuente:https://www.unicef.org/spanish/infobycountry/haiti_93307.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *