1

Nuevas formas de aprender

Centro América/ Puerto Rico/29 de noviembre de 2016/Fuente: elnuevodia.com

Profesionales de la neurociencia presentarán en la Isla sus reflexiones, hallazgos y recomendaciones

Cómo aprendemos, qué estrategias hacen la diferencia a la hora de alcanzar el máximo potencial intelectual, cuál es el mayor reto de la educación en la era de la tecnología.

Estas y otras preguntas encuentran respuesta en el campo de la neurociencia, una rama que estudia los diferentes procesos relacionados al aprendizaje, incluyendo la memoria y la capacidad de atención.

Durante el Primer Congreso de Neurociencia Aplicada a la Educación, a celebrarse del 1 al 3 de diciembre en el Conservatorio de Puerto Rico en Santurce, profesionales de diferentes países compartirán con el público el conocimiento más reciente acerca del tema.

Las sesiones que forman parte de la actividad parten de una premisa: que aprendemos de forma integral, es decir, utilizando tanto el intelecto como la emoción.

“No se puede atender una parte y desatender la otra”, destaca Mauricio Conejo, neurocientífico y director del congreso.

Lo anterior explica el auge del mindfulness (conciencia plena) en los salones de clase alrededor del mundo. Este entrenamiento mental ayuda al manejo de las emociones y de la ansiedad y a desarrollar destrezas para la solución de conflictos, entre otros beneficios. Más allá de todo esto, contribuye a enfocar al estudiante en la tarea de aprender.

“El mindfulness se está viendo como un pilar importante de la educación desde la niñez para ayudar a los alumnos a mirar los pensamientos como lo que son: ideas pasajeras que a veces atrapan tu atención y te hacen vivir ansioso por el futuro o en el pasado añorando lo que ya sucedió, incluso reviviendo experiencias negativas en lugar de vivir en el presente”, explica Conejo.

Esta capacidad de “estar presente” es importante porque sin atención no hay memoria y si no hay memoria no hay aprendizaje.

La genética y el medio ambiente también son factores muy importantes para determinar la efectividad de la educación. Aunque nacemos con una predisposición hacia las artes o la matemática, el espacio que habitamos, los hábitos que mantenemos y los estímulos que nos rodean también afectan directamente la calidad y profundidad de lo que aprendemos y cuánto aprendemos.

Conejo destaca que la neurociencia se interesa, además, por la discusión en torno a las inteligencias múltiples. Este concepto explica que hay quienes quizás no demuestran un desempeño académico sobresaliente, pero tienen talento natural para el diseño, las artes o el deporte, áreas en las cuales sí tienen el potencial de destacarse.

Pero claro, para desarrollarlo necesitan de metodos de enseñanza no tradicionales. Un ejemplo de este tipo de modelo se encuentra en instituciones como la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico, una de las auspiciadoras del congreso.

“El arte y el diseño se aprenden en el quehacer, al exponerse y trabajar. Existe el aprendizaje colaborativo y el margen de error, donde nadie tiene que señalarte nada porque el mismo proceso de crear te da la oportunidad de corregir”, destaca Conejo.

De acuerdo a todo lo que sabemos hoy acerca del funcionamiento del cerebro, los sistemas educativos tradicionales, diseñados para satisfacer las necesidades de la Revolución Industrial, ya no son tan efectivos.

“El ser humano evolucionó en el exterior, corriendo, saltando, huyendo de los depredadores, enfrentando peligros”, señala Conejo, al afirmar que aprender en un medio ambiente cerrado como el salón de clases tradicional es “contraintuitivo”.

Hace falta, entonces, transformar el entorno escolar para convertirlo en un sitio que promueva la experiencia del juego, ideal para aprender muchísimas destrezas, desde la solución de problemas al manejo de relaciones, entre muchas otras.

El reto más grande que enfrenta la educación actualmente es cómo utilizar la tecnología de forma eficiente para fortalecer conocimientos relevantes que están quedando relegados, opina Conejo. Entre ellos menciona el pensamiento crítico, el análisis y la comprensión de la lectura.

Otro desafío es la orientación a los educadores para derrumbar mitos acerca de cómo funciona el cerebro y aplicar esos conocimiento científicamente probados a la forma de enseñar las materias a las nuevas generaciones.

El congreso de neurociencia, auspiciado por Agenda Ciudadana, contará con siete conferenciantes reconocidos en sus áreas de especialidad, provenientes de República Dominicana, Cuba, Colombia, Argentina y España, además de profesionales locales.

Los temas son variados e incluyen la neurociencia del juego, el cerebro del adolescente y el impacto de las emociones en el salón de clases. Las conferencias magistrales incluyen: “¿Cómo la neurociencia cognitiva puede ayudar a la educación?” y estará a cargo del doctor Fabián Román.

Para detalles accese aquí.

Fuente: http://www.elnuevodia.com/estilosdevida/hogar/nota/nuevasformasdeaprender-2260856/

Imagen: rec-end.gfrcdn.net/images/tn/120/21/2076/2629/473/618/2016/11/09/t2sdata45202785.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *