Jurjo Torres Santomé y Luis Bonilla-Molina conversan sobre la OCDE como Ministerio de Educación Global

En La Otra Mirada Educativa

Jurjo Torres Santomé conversa con Luis Bonilla-Molina sobre la reforma educativa española y su relación con la OCDE como Ministerio de Educación Global

 

Entrevistado(a): JURJO TORRES SANTOMÉ (JTS)

Entrevistador: LUIS BONILLA-MOLINA (L.B)

 

Continuamos con las entrevistas de “La Otra Mirada educativa” En esta oportunidad las entrevistas indagan la relación de calidad de la educación con las reformas y contrarreformas educativas que se implementan a nivel mundial, así como las propuestas y modelos de evaluación de los sistemas educativos a nivel internacional, y las agendas emergentes en el debate educativo mundial.

Este trabajo constituye un esfuerzo independiente de investigación y de pedagogía política sobre las transformaciones educativas a escala planetaria cuyo desarrollo es realizado por el accionar colectivo de un equipo de voluntarios(as) en toda Venezuela quienes forman parte del Observatorio Internacional de Reformas Educativas y Políticas Docentes (OIREPOD) adscrito al IESALC UNESCO, la Red Global/Glocal por la Calidad Educativa y el Grupo de Trabajo (GT) de CLACSO sobre Reformas y Contrarreformas Educativas en el mundo.  Pueden comunicarse con Luis Bonilla-Molina escribiendo a lbonilla@unesco.org o a luisbo@gmail.com

Las opiniones y enfoques de esta entrevista no comprometen a las organizaciones e instituciones que auspician el trabajo investigativo y son de exclusiva responsabilidad del entrevistador y los entrevistados.

Perfil del Entrevistado(a): catedrático español en la Universidad A en la Coruña de Universidad, didáctica y organización escolar. Ha dictado cátedra en la Universidades de Salamanca y Santiago de Compostela y en otras universidades del mundo. Su último libro publicado (2011) “Justicia Curricular: El caballo de Troya de la cultura escolar”

LUIS BONILLA-MOLINA: ¡Buenos días! Bienvenidos y bienvenidas todas y todos a este nuevo encuentro en  La Otra Mirada Educativa.

Nuevamente, contamos con Jurjo Torres Santomé, catedrático español; quien nos conversará el día de hoy, respecto a la Reformas Educativas en España, a partir de la LOMCE, la Ley Wert, el estado actual de los cambios educativos en ese país y su vinculación a las políticas neoliberales internacionales. ¡Bienvenido, Jurjo!

JURJO TORRES SANTOMÉ: Encantado de estar aquí otra vez.

LUIS BONILLA-MOLINA: Jurjo, ¿Qué fue la LOMCE?, ¿qué significó la reforma de la LOMCE, impulsada por el ministro Wert?

JURJO TORRES SANTOMÉ: ¿Qué significó? No!. ¿Qué significa? Porque ya está en vigor toda. Ya fue entrando en vigor en varios plazos y en este año, ya entró por completo en todas las etapas del sistema educativas. El sistema educativo español está gobernado bajo esa ley.

Esa es una ley que se constituye en un claro ejemplo respecto a lo que son las políticas de globalización neoliberal expresadas en reformas educativas y como estas van imponiendo su filosofía del mundo y la sociedad. Las medidas generadas por la LOMCE, como sistema educativo, se está entroncando dentro de los otros subsistemas que forman todo lo que es un gobierno.

Una de las cosas que a mí me gustaría reflexionar, es que debemos estar conscientes que el Ministerio de Educación no es el único ministerio que gobierna un país; sino que el gobierno de un país está constituido por un conjunto de gobiernos.  Desde esa perspectiva, si tú miras lo que ha hecho este gobierno verás como en los últimos tiempos en todos los ministerios se tomaron decisiones de un calado enorme, se hicieron legislaciones completamente nuevas, eso sí, todas con la misma filosofía. Y si analizas lo que pasó en cada uno de esos casos o las leyes que sacaron los ministerios de administraciones públicas, de justicia, de sanidad y trabajo, todos encontrarás resistencias en todos ellos; todos estamos criticando los mecanismos y las formas cómo nos aplican la misma medicina.

Y si esos gobiernos están regidos y guiados por esas ópticas, propias del neoliberalismo, pues lo que van a hacer en realidad esos principios en el sistema educativo es que lo van a privatizar; eso es muy visible.  El neoliberalismo lo que quiere es que el Estado desaparezca y, entrar a competir con lo que pueda significar una actividad de negocio.  Las grandes líneas de negocios que el Estado de bienestar -no los Estados socialistas, sino el Estado de bienestar-  habían asumido para sí, aún  dentro del capitalismo, eran los sistemas de sanidad, educación y seguridad social de los trabajadores.  Los sistemas de sanidad era fundamentalmente públicos –nosotros tenemos una sanidad que realmente es muy buena-a la que también le están haciendo la misma política que al sistema educativo. Otra era el sistema educativo, otro el sistema de pensiones. Por ello estamos viendo que todo lo que era el Estado de bienestar se viene abajo mientras se privatiza todo.

Entonces, lo que los neoliberales están buscando es cómo se va a privatizar la educación. Y para privatizar la educación construyen, amplían y exageran una narrativa según la cual el sistema educativo público es de mala calidad. Es entonces ahí donde entran a jugar todas esas pruebas comparativas internacionales, como pueden ser PISA, PIRLS, TIMSS-R, TIMSS; todo ese cúmulo de pruebas que se aplican internacionalmente. Son, como diría Paul Virilio, “bombas informacionales”. Lanzan esa información –recuerda que los resultados de PISA  se hacen públicos en todos los países del mundo, el mismo día y a la misma hora-  y es como si lanzaran una bomba, con la cual nos dicen a los países que tenemos un sistema educativo horroroso,  y –por lo tanto- que ellos nos van a señalar lo que consideran que está mal y, lo que hay que reformar para que mejore o se corrija esta situación.

LUIS BONILLA-MOLINA: La educación privada y la educación concertada forman parte de esta dinámica?

JURJO TORRES SANTOMÉ: Una de las políticas claras del neoliberalismo educativo, construir el fracaso de ese sistema educativo público, decir que no tiene solución y que los mejores –donde hay menos fracaso- es gracias a la educación privada y a la educación concertada. Un problema adicional, es que en la educación concertada está desapareciendo y convirtiéndose en privada, porque es una forma, también, de adelgazar lo que es lo público. Es decir, si lo público lo tenemos que compartir entre aquellos que quieren una educación privada, adelgazamos el sistema educativo público, lo dejamos sin recursos para poder disfrutar de esa educación de calidad.

Entonces, si te das cuenta, en todos los países lo que está creciendo no es la educación privada, sino la concertada. La concertada tiene dos características que son: la propiedad del centro es privado, pero el dinero para mantener ese sistema educativo es público; es una cosa curiosa de privatización. Para justificarlo suelen decir que no pueden discriminar, que los centros concertados están obligados, de alguna forma, a seguir reglas determinadas, las cuales todos sabemos que no se cumplen.  Lo cierto es que este tipo de instituciones hay más flexibilidad y sigue habiendo negocio, ahí se hacen de mucho dinero público a través de muchos factores.

LUIS BONILLA-MOLINA: La LOMCE interviene en el concepto de ciudadanía?

JURJO TORRES SANTOMÉ: Entonces, una es esa dimensión del proceso asociado a la LOMCE que ya describimos. Y la otra, para subrayar así más fuertemente, son las repercusiones de esta ley donde todo el sistema educativo que había estado destinado a conformar un tipo de personalidad. La sociedad industrial necesitaba educarnos como trabajadores y trabajadoras, por ello, cuando analizábamos el curriculum oculto de esa escuela decíamos “es que allí se enseña mucho a obedecer, a callar, a entrar en fila, a ser evaluado sin rechistar”. Claro, esas eran las destrezas, las competencias, que te exigían el trabajo en una sociedad de grandes factorías,  donde había miles y miles de trabajadoras y trabajadores; entonces había que disciplinar esos cuerpos y disciplinar esas mentes, y eso era lo que hacia la escuela del capitalismo del siglo XX.

Cuando llegó la democracia, había que educar para una ciudadanía democrática y, por ejemplo en España, a medida que empezamos entrar a la democracia el sistema educativo empezó a decir “tenemos que enseñarle a los estudiantes lo que es la democracia y aprender a funcionar como personas demócratas”.  En ese caso el sistema educativo se llenaba, por un lado de asignaturas sobre valores sociales, éticos, ciudadanía; y sobretodo se incidía en la necesidad de metodologías que enseñasen a trabajar en equipo etcétera, etcétera. O sea, a trabajar entre personas que somos interdependientes.

Ahora ¿qué tipo de personalidad quiere construir es la nueva ley? Pues, una diferente.  La LOMCE es una ley que se acomoda, que hace viable, que perpetúa y garantiza la sobrevivencia de ese neoliberalismo educativo. Entonces, la LOMCE promueve una educación que desarrolle un tipo de personalidad y mentalidad también acorde. Es una personalidad neoliberal, muy competitiva, que pasa todo el santo día invirtiendo todo hacia sí mismo. El resultado de este modelo educativo es una persona que se está vendiendo a sí mismo, exigiendo papeles: “certifícame que estuve aquí, que estuve allá” para intercambiarlos en el mercado de trabajo. Son, como se suele decir, los empresarios de sí mismos. Tú te conviertes en un auto empresario de ti mismo. Ello conlleva a la construcción de una personalidad totalmente conservadora; y eso explica, por ejemplo, porque se puso obligatoria religión como asignatura en todos los cursos del sistema educativo. Religión es una asignatura de oferta obligatoria, pero que se oferta de manera optativa por parte del estudiante respecto a otra; es decir, se elige entre dos: una que se llama educación cívica, y otra que se llama religión. Como religión la dan los curas y la controla la iglesia, ellos son muy generosos dando notas; y eso, lógicamente, hace que los estudiantes aunque no practiquen o no quieran, o sean laicos o ateos –lo que sea- se matriculen ahí porque se aprueba con muy buena nota y ello influye para las medias, para las reválidas, para pasar de cursos, etcétera.

 Y son esas las personalidades que se pretenden formar desde el sistema educativo.  Personalidades que por un lado son neoliberales, por otro lado del tipo conservador.  Claro está que tienen otro lado, otra dimensión que es la mentalidad neocolonial, que es hacer a esas personas neocoloniales.  Se trata de enseñar a ver que “lo que importa”, que “lo único importante”, la “única historia” es aquella que aporta a los países colonizadores, al primer mundo.  Es una educación que se orienta a explicar que no tenemos dependencias de nada ni con los demás, lo único que hacemos es actos de caridad y de ayuda, pero no de colonización, de explotación.

LUIS BONILLA-MOLINA: Esa es un poco la perspectiva de las ONGs?

JURJO TORRES SANTOMÉ: una cosa que a mí me espanta, son las prácticas de muchas ONGs que trabajan en temas de educación; otra cosa son las que trabajan en cuestiones de salud, que pueden tener otro rol. Pero cuando a mí me dicen que se montan para ir educar a Namibia o para hacer planes educativos en cualquier país africano o latinoamericano, uno se sorprende y dice: ¡hombre! Eso es lo que hacía los colonizadores, que iban a llevar su cultura -porque ellos no tenían cultura y había que educarlos.

LUIS BONILLA-MOLINA: Tú has trabajado el tema curricular por años.  ¿Cómo se expresa esto en ese campo en específico?

JURJO TORRES SANTOMÉ: Cuatro de las características tiene esos tipos de personalidad y, que todo el curriculum en el que se basa el sistema educativo van a visibilizar fácilmente. Se trata de construir ese homo economicus, ese homo consumem, ese tonto racional -que decía Amartya Sen sobre algunas características de este tipo de personalidad-; pero también, es el homo debter, es el hombre endeudado.

El curriculum expresa esta realidad.  Por ejemplo, a pesar que la Constitución española no se puede modificar, porque requiere muchos acuerdos entre todos los partidos -lo cual es prácticamente  imposible-  de la noche a la mañana, a través de un acuerdo entre el Partido Popular y el PSOE, modificaron un artículo de la Constitución. El artículo modificado contempla la obligación de pagar las deudas públicas antes de hacer un presupuesto. Es decir, a la hora de elaborar un presupuesto de un país, lo primero es pagar lo que tú debes a los bancos extranjeros, a los gobiernos de los países extranjeros; mejor dicho, a los bancos más que a los gobiernos.  Y eso tuvo una repercusión directa en el sistema educativo.  De repente, PISA comenzó a evaluar una materia nueva frente a las tres clásicas (competencias en lenguaje, matemáticas y  educación científica), que es la educación financiera.  No es la educación económica, sino que es acostumbrarte a eso; tú no cuestionas la estructura económica de tu país, lo único que aprendes es cómo se pide préstamos o hasta dónde puede endeudarse una persona, y cosas de ese estilo.

Y la otra personalidad que construye el sistema educativo es ese homo numericus, que es el hombre que está en todo momento cuantificado. Yo te podría decir la cantidad de calificaciones que tengo. Te puedo decir en publicaciones en que número del ranking estoy. Los estudiantes vamos teniendo, todos nos vamos acostumbrando a tener un número de algo, algo que nos va jerarquizando. Ese homo numericus, tiene la cualidad de constituirte como miembro de la “sociedad neopanóctica”. Con ese número sabes y puedes exigir cosas para ti y, puedes vigilar a quienes teniendo menores puntuaciones se adelanten o sean elegidos para otra cosa, etc. Es una dinámica auténticamente perversa. Y claro, son números, sistemas, modos de evaluación, que esa es la cultura que estamos ahora teniendo y que poco se cuestiona. Tú no ves un debate sobre la racionalidad de eso, cómo se está midiendo eso; si el tipo de pruebas con la que se mide son realmente relevantes y significativas; de eso, nada.

Este proceso lo comenzamos el siglo XX, allá por 1910, con los test de inteligencia pero ya a mediados de siglo lo pusimos en cuestión; descubrimos lo erróneo de las fórmulas, de las maneras de medir y de cuantificar aquellos de las dimensiones cognitivas, de la inteligencia, aquellas dimensiones de nuestra inteligencia. De repente –incluso comenzamos hablar de los paradigmas cualitativos y de las metodologías cualitativas- y ahora volvimos otra vez al positivismo más duro y rancio para el mundo de las ciencias sociales.

LUIS BONILLA-MOLINA: Perfecto, nos conversaste sobre el marco teórico general de la LOMCE.

JURJO TORRES SANTOMÉ: Sí, esas son como las filosofías que tiene debajo y luego las diferentes medidas para hacer viables eso.

LUIS BONILLA-MOLINA: ¿Y cuáles fueron las medidas más punitivas, más de carácter neoliberal, que implicó la LOMCE?

JURJO TORRES SANTOMÉ: La primera de todas, es el discurso de la privatización que se apoya en otros discursos sobre la libertad de elección. Pues claro, que es un discurso muy vendible a muchas personas, a las personas que tienen menos formación. La idea que se promueve es reflexionar menos sobre eso porque, tú puedes elegir el centro que quieras y dices: “¡Ah, fenomenal!”. Es como si entraras a un supermercado y pudieras elegir. Claro, de repente tú dices ¡qué bueno”! Entro en un supermercado y puedo elegir, pero sólo entre estos productos, porque aquel otro producto ya me cuesta mucho. Entonces, la elección requiere saber qué condiciones económicas tienes, sobretodo sobre qué base, sobre qué argumentos elige una familia y, dice que este centro es mejor que otro; donde está el debate sobre lo que es un buen centro educativo. Eso no lo hay.

Entonces, dónde van hacer la trampa, la hacen sobre los resultados de los estudiantes en las pruebas; con lo cual, yo siempre digo que esta forma de evaluación nos está metiendo -ahí oculto-  un principio, que es totalmente erróneo y peligrosísimo, que es: ya vivimos una sociedad de igualdad de oportunidades y, por lo tanto, las diferencias individuales se basan solamente en el esfuerzo.

Si tú te das cuenta, en este momento el único argumento que están diciendo para explicar, por ejemplo el fracaso escolar, es que los estudiantes no se esfuerzan. Eso omite las condiciones de vida de los estudiantes, sus familias, los recursos, su experiencia vital, el entorno cultural en el que están viviendo, el barrio en el que vive o la ciudad; todo eso se omite y  ya parece que hay igualdad de oportunidades. Por lo tanto, pues lógicamente, en una sociedad en la que existiese plena igualdad de oportunidades, pues la diferencias individuales, a mí se me ocurre, que sólo tendrían  dos explicaciones: o genéticas – y hasta la manipulación genética en ese caso seguro resolvería-; y la otra, es el esfuerzo personal. Fíjate que peligroso es ese tipo de filosofía.

Entonces, la privatización se va haciendo diciéndoles a las familias que elijan. Las familias, lógicamente, van a elegir los colegios privados o concertados en los cuales se está diciendo que los estudiantes sacan las “mejores” calificaciones; y eso, de alguna forma publicitariamente, lo venden como si ese colegio es mejor que otro.

Claro, eso lleva una plataforma enorme. Fíjate, PISA –que es una prueba que ponemos muchas personas en cuestión- te dice que cuando tomamos en consideración el contexto sociocultural, el capital cultural de las familias de los chicos y chicas que escolariza cada centro, no hay ningún estudio, ni un solo estudio, que diga que el colegio privado es mejor que el colegio público; ninguno, cuando se toma se toman en consideración esas dimensiones de clase social o raza, discapacidades. Entonces, eso es lo peligroso.

Claro, tiene especial importancia si tú piensas que mi país (España) es el segundo país de Europa –Bélgica es el primero, el segundo somos nosotros- en cuanto al crecimiento de los colegios privados y concertados. Esta es una cosa inaudita, porque los demás países,  son incluso mucho más lentos en este afán privatizador. En Alemania no entienden cómo es eso, que si la escolaridad es obligatoria, tiene que existir un colegio privado. Ellos saben que eso se puede hacer en la pública. Finlandia tiene el 1% de colegios privados, mientras que nosotros tenemos escolarizados entre un 35% y un 40% en este momento en los centros privados concertados.

Pero, ¡cuidado!, que esa cifra es también engañosa, porque uno dice: ¡bueno, un 30%!, aún de un 70%.  Un 70 y pico por ciento está en la pública. Pero eso es como la media; cuando dicen, la media de riqueza de un país, pero para ello juntan el capital de Nancy Ortega con el mío, entonces yo salgo multimillonario, si esa es la media. Pero si tú vas mirando la media y vas mirando por territorios, tú te encontrarás que quien hace que el número no sea tan visible y, no se demuestre el progreso tan enorme y tan descarado de la privatización, el crecimiento tan brutal que tienen las escuelas privadas y concertadas, es que las comunidades más pobres tienen menos colegios privados.  Pero sobre todo ¿quién no tiene colegios privados? Los núcleos rurales y los barrios más marginales. Si tú miras lo que son las ciudades y los centros donde viven las clases medias, con anterioridad llamadas las clases altas, ahí la inmensa mayoría ya va a colegio privados y concertados.

Entonces, claro, eso genera otro problema; y es que si los tienen poder vemos todos que mandan a sus hijos e hijas a los colegios privados y concertados.  Yo –que no tengo poder- intentaré también ver cómo los puedo meter ahí, porque que ahí es donde va la gente que merece la pena, los otros se convierten cada vez en centros-guetos, donde están los grupos sociales más desfavorecidos y todos juntos. Entonces, claro, eso es un peligro enorme, porque el peligro para mí fundamental, es que: si te educan por separado, vas a vivir por separado.

El problema es que segregamos, si educamos cada colectivo social por separado.  En este momento en el siglo XXI en Europa, no tenemos ni un solo espacio en el que esas personas que son diferentes puedan estar juntos. El único espacio de socialización que existe en este momento, es la institución escolar, los demás ya están todos privatizados y ya ahí van por grupos.  Funcionan –como suelo decir  yo- como clubes: si tú eres aficionado a esto y te gusta esto vas aquí, si te gusta lo otro vas allí. Pero ya no hay un sitio donde nos enseñen a vivir juntos a las personas que somos diferentes en sexo, sexualidades, religiones, clases sociales, de todo, inteligencias, etc.  Y Claro, ese es para mí el mayor peligro.

El avance de la privatización es auténticamente escandaloso y además es una privatización que es religiosa, porque ten en cuenta que la inmensa mayoría de los colegios privados y concertados están en manos de la iglesia católica y, claro, esos tienen un ideario.  Es decir,  las finalidades de esos centros son: uno, hacer negocio, negocio económico, y otro, además, prioritariamente, hacer negocio simbólico.

Claro, que el aprendizaje del laicismo y el trabajo del laicismo sólo se puede hacer en una institución pública, no en una institución privada.  Es muy difícil que en una institución privada, puedan existir aprendizajes laicistas, eso es muy difícil

LUIS BONILLA-MOLINA: Jurjo, si tú planteas el plano de la formación docente, ¿qué estaría contemplando la LOMCE? En el plano de la formación docente ¿la LOMCE contempló cambios sustantivos?

JURJO TORRES SANTOMÉ: No, no se metió en eso. Pero se mete de alguna forma indirecta. Es decir, eso se va a hacer en el currículum, por ejemplo, para formar ese homo numericus, consumer, debitor y economicus, para formar esa personalidad neoliberal, conversador y colonialista.  Lo que van a hacer es primar aquellas materias que sólo puedan incidir en eso o que de alguna forma te “des-socialicen”.

¿Y eso cómo se hace? Bueno, pues, entre otras cosas, poniendo como obligatorias las revalidas y exámenes externos. El Estado en mi país les pasa a todos los niños al finalizar el tercero de educación primaria, con ochos años, una prueba para ver que están aprendiendo en las escuelas. Pero, ¿esa prueba de qué es? De compresión, de expresión oral y escrita y cálculo.  Con esto ya le están diciendo al profesorado: ¡Miren! Lo importante son estas dos materias: expresión oral, escrita y cálculo.

 En sexto de primaria, al finalizar la educación primaria, con doce años, les vuelven aplicar otra prueba externa que la controla el Ministerio, exclusivamente el ministerio. ¿Qué mide?, ¿qué van a evaluar? Comunicación lingüística, matemáticas, ciencia y tecnología.

Si tú haces un listado de que materias nadie evalúa es lo que llamamos la educación integral. Si tú hablas de la educación integral ¿en que dimensiones hay que educar? En eso caso estarías viendo escuelas que trabajen ampliamente las ciencias sociales, las ciencias humanas, el mundo todo, las artes, pero eso en el presente parece no preocuparle a nadie. No hay ni una sola materia de este tipo, que sea obligatoria, que alguien evalúe externamente; y, por lo tanto, le diga a los centros: ¡cuidado, que esto es importante!

Si a mí me evalúan o me miden externamente sólo en determinadas dimensiones, como las que el Estado me dice que hay que priorizar; pues, lo que vamos hacer todos es dar más horas de matemáticas, más horas de ciencias y más horas de lenguaje, y las demás menos.

Luego tienes las revalidas al finalizar la educación obligatoria.  Luego tienes PISA, que con los quince años te mide estas tres dimensiones, más una cuarta que es la educación financiera. Pero PIRLS, que es otra prueba internacional que se pasa en cuarto de primaria, mide la lectura y tiene eximidas las matemáticas en cuarto de primaria, con nueve años.

Entonces, claro, qué están haciendo que el mundo de las ciencias sociales, de las humanidades y de las artes esté pasando a ser secundario.  Y esas son las materias que te descentran, en el sentido que te enseñen a ponerte en el punto de vista de otra persona.  Es decir, el mundo de la literatura es el mundo donde aprendemos a soñar, a imaginar, a entender a las otras personas; porque te pones en el punto de vista del otro. Porque claro, tú lees una buena novela y te emocionas, y ves y percibes que hay otras personas que viven de otras formas.  Tú no te podrías imaginar que esa otra persona pudiese estar sintiendo eso sino te colocas en su rol; es decir, son las materias que nos enseñan a ponernos en el punto de vista de otra persona, a sentir con, a sentir lo que es la empatía con otra persona.

En el mundo de las ciencias sociales es necesario problematizar también. Las ciencias sociales construyen una narrativa que cuenta un poco los grandes logros que hizo la humanidad, pero sobre todo cómo los hizo, no quien los hizo.  Quienes han ahondado las historias de los reyes, saben de qué estoy hablando.  La enseñanza sobre las transformaciones sociales, contadas teniendo como punto de partida lo qué hacía la gente, cómo se producían esos cambios, a través de quienes los hicieron es lo que nos permite que aprendamos cómo funcionan las sociedades, como las sociedades fueron progresando, como resolvieron problemas.  La manera que conocemos como las sociedades fueron enfrentándose a toda clase de explotaciones, los que fueron los pueblos sometidos y sus realidades, y sobre todo el papel de las clases más populares son las que nos dan un sentido crítico del mundo. Y en el mundo de las artes ocurre lo mismo, es donde te van a enseñar a mirar, a desarrollar todo el mundo de la creatividad y todo ese tipo de situaciones.

Claro, si yo sólo desarrollo desde la escuela, un tipo de personalidad propia del mundo de las ciencias experimentales y el mundo de las matemáticas, pues lo que estaré haciendo es especializar, no conocer.  En la escuela, dependiendo de la perspectiva que se trabaje, podemos desarrollar personas, con conocimientos, que bien los pongan al servicio de la humanidad -y sobre todo de los más desfavorecidos-  o seres quienes se dediquen a los grandes negocios que necesita en este momento la burguesía. Ello no es un tema menor, sino por el contrario clave, pues estos negocios tienen que ver con la vida en todos los campos, ya sea en el desarrollo de ciencias como las biotecnologías, las ingenierías de la vida, las ingenierías de la farmacéutica, de la guerra y todo eso. Allí es donde están los grandes negocios y la escuela tiene que formar para una valoración crítica de sus actividades.

 En este momento en las escuelas no estamos viendo el gran debate alrededor de las industrias farmacéuticas, las patentes y como hay medicamentos que curan gran cantidad de cosas, pero al cual sólo un pequeño grupo de personas pueden acceder,  porque son muy costosas; todo ese tipo de cuestiones.

Entonces estamos claros, que la formación integral de la cual hablamos, tiene que ser desarrollada sobre una buena base científica, una buena base humanística y una base tecnológica. Significa, promover que las personas en los distintos actos de su vida, piensen en cómo ello afecta a los demás, como cada decisión tiene efectos en los demás.

Las ciencias sociales le van a permitir, por ejemplo,  ver la perversidad de un tipo de medicina, cuando eso se aplica de una forma determinada o, la perversidad de desarrollar ciertas líneas de investigación que sólo favorecen a un grupito muy reducido de la población, quienes tienen problemas, por ejemplo, de obesidad; cuando la mayoría tienen el otro problema mucho más grave, como lo es el hambre.

Pues, claro, esa es la cuestión problemática de una escuela, que desde la perspectiva del capital desarrolla un tipo de personalidad, sin capacidad de reflexión. Y encima, si te cercenan los contenidos de esas áreas de conocimiento o, pasan a ser lo menos importante y, encima te escolarizan con tus iguales, lo que ocurre es que a ti te desaparecen de la mente cantidad de gente. Pero no sólo te la desaparecen –porque ojalá desaparecieran, porque en el momento en que aparecieran tendrías por lo menos la curiosidad de saber quiénes son-  sino no al revés, te van a meter los mitos de que los otros son los culpables de lo que les acontezca y, que ya vivimos en una “sociedad donde hay igualdad de oportunidades” y, por lo tanto, que si hay personas pobres o lo que sea, es por culpa de ellos mismos, por lo tanto tú no tienes la culpa de nada.

Está la dimensión también neocolonizadora del mundo, porque sólo el llamado primer mundo puede llevar el ritmo de la vida que lleva.  Su ritmo de vida es el producto de la explotación de una clase rica del país donde vives respecto a los otros, tu nivel de vida es el resultado de lo que se hace para explotar a gente de otros países. Nosotros en Europa, podemos comprar prendas de ropa a un precio ridículo, pero hay alguien que lo está pagando más en otros lugares del mundo, no sólo en precios sino en sobreexplotación laboral.

LUIS BONILLA-MOLINA: Lo que tú planteas reconfigura el ejercicio de la profesión docente en el presente?

JURJO TORRES SANTOMÉ: Claro, todo eso va incidir en la profesión docente como la ven los organismos económicos hoy. Hoy la labor de la escuela es valorada por el sistema a través de pruebas estandarizadas de aprendizajes, de los aprendizajes que requiere el modelo económico global del siglo XXI. Ello incide en el ejercicio de la profesión docente, porque un docente que no se le haya formado en pensamiento crítico de la realidad, puede terminar enseñando, claro, pero para pasar esas pruebas. En los sitios donde hay test, donde hay pruebas de ese tipo  -como en España en este momento-  hay un desconcierto enorme y, los estudiantes y profesores están muy nerviosos. ¿Por qué? Porque este año entran en vigor dos tipos de pruebas: las reválidas al finalizar la escolaridad obligatoria y la reválida para entrar a la universidad. El nerviosismo es en qué van a consistir.

Claro, porque en los exámenes anteriores, por ejemplo, donde se hablaba de selectividad, ya vimos como distorsionó el último año de lo que era el bachillerato. Si en el segundo año de bachillerato, yo tengo que hacer a final una prueba para entrar a la universidad, lo que ello implica en términos prácticos, es que ese año lo dedicare casi exclusivamente a preparar y entrenar en “trucos” al alumnado, para pasar satisfactoriamente ese tipo de pruebas específicas. En consecuencia, te responden ante tu interrogante ¿y este tema? Este tema la vamos a explicar de esta forma, vamos a tratarlo de otra forma, porque esto es la forma con la podéis aprobar.  Entonces, toda prueba externa lo que hace es obligar, a que en la práctica, a que se  diseñen estrategias que permitan pasar esa prueba. El aprender pasa a ser condicionado por la prueba externa.

Si esta es la misión fundamental de la escuela hoy, ello afectará a la formación y la práctica docente. En la formación del profesorado, aunque no hay un programa específico que subordine su trabajo a las pruebas, el hecho que casi todo el mundo está hablando de ello, con los mismos lenguajes de evaluación, calidad educativa, eficacia escolar, etc., estas mismas materias van a comenzar a aparecer como importantes en la formación profesional.

LUIS BONILLA-MOLINA: La universidad sigue siendo una referencia para los sectores populares y una alternativa para el llamado “ascenso social”?

JURJO TORRES SANTOMÉ: Pero hay otra dimensión que sigue creciendo de manera casi imperceptible, que yo creo la mayoría de la gente no tiene consciencia de ello.  Y es que, la universidad sigue siendo empujada a su privatización; y si no la privatizan ¿qué hacen?, pues convertirla en algo que no merece mucho la pena. En este momento en España, es muy significativo, por ejemplo, como los hijos e hijas de las clases sociales más altas ya abandonaron las universidades españolas.  Si tú miras por origen de clase social quienes están en las universidades, ya empiezas a ver cómo –por supuesto, ya no sólo las carreras de humanidades, letras, magisterio, lo que es el mundo de la educación- quienes ahí están son cada vez más las clases populares.  Por supuesto que no han marchado en su totalidad, sino que amplios sectores están empezando a abandonar la universidad española, para irse a universidades extranjeras o a centros privados especiales, que se están haciendo en colaboración con fábricas que luego, a su vez, los recolocan.

Tú ves los grandes bancos, los grandes medios de comunicación, están ofertando títulos que con los que luego seleccionan a la gente que van a trabajar con ellos. Entonces, para mí, resulta muy peligroso el crecimiento que se está dando de las universidades privadas.  Éste es un crecimiento asombroso que se hace sobre otra base material, como lo es el recortar los presupuestos de la universidad pública.

En la universidad pública llevamos una década que nos pegaron unos recortes brutales y siguen pegando esos recortes brutales. Claro, con lo cual la calidad del servicio y lo que ofertas, se tiene que resentir de alguna forma.  Aunque es justo reconocer que hay un compromiso ético en el profesorado de hacer todo lo mejor posible. Pero claramente no podemos obviar que tenemos limitaciones serias para dotar bibliotecas, laboratorios, porque los fondos se redujeron de una forma escandalosa. La posibilidad de contratar al profesorado está super reducida, nos aumentaron el número de horas de dedicación a todos. Ahí tienes un problema muy grande.

Adicionalmente en esa introducción de las universidades privadas en el mundo educativo actual, también empiezan a aparecer ya como en otros países   -por ejemplo en los Estados Unidos- las grandes fundaciones  -en las cuales están metidos esos personajes que todos conocemos, Bill Gates por ejemplo-   y los grandes Bancos, quienes están creando centros para formar ellos a la gente. Y claro, en cada uno de ellos, son evidentes los negocios que ellos ven,  por ejemplo en la formación del profesorado.  Las fundaciones “filantrópicas” y los Bancos se están metiendo en eso. Si yo estoy formando ese ser humano empresarial y estoy reduciendo el mundo de las ciencias sociales, las humanidades y artes, en consecuencia necesito también un modelo de gestión de ese centro y de la docencia para que todo lo que se haga en ese centro, responda a otro tipo de filosofía.

LUIS BONILLA-MOLINA: ¿Qué nos dice el sistema con ello?

JURJO TORRES SANTOMÉ: ¿Qué nos están diciendo? Que los centros educativos funcionan mal porque están mal dirigidos y, en ese slogan es en el que están.  Nos dicen que los centros educativos funcionan mal porque el problema está en la gestión de esos centros y, por lo tanto necesitan una dirección de centro que dirija de manera más vertical.

De hecho uno de los artículos que introduce la ley LOMCE, es que la elección del director del centro educativo y del equipo que gestiona el centro,  no se hace de forma democrática, escuchan a los integrantes del centro, pero quien toma la decisión es la administración, ellos eligen a quienes la darán la conducción. Y ello tiene implicaciones serias, fundamentalmente en la formación, porque lo que procuran es incorporar el modelo del máster business a la dirección de centros, el modelo de la dirección de empresas que se están impartiendo en las facultades económicas y en las escuelas de business privadas para pasarlo también al sistema educativo.

Esa es una forma de incidir sustantivamente en el tipo de gestión con menor interés en otras dimensiones; y mucho menos, en la dimensión de educar esa ciudadanía, educar esa personalidad.

LUIS BONILLA-MOLINA: ¿que significa educar en ciudadanía?

JURJO TORRES SANTOMÉ: Educar a la ciudadanía significa educarnos a todos siendo conscientes que somos ciudadanos. Es decir, tomar consciencia que somos seres interdependientes, que dependemos unos de otros y, que las decisiones que tomamos a título individual repercuten en los demás; eso es importante.

Ahora pasamos de ser ciudadanos a ser clientes. Claro, el cliente con una lógica económica. Tú eres cliente y, por lo tanto, recibes servicio y tienes derechos asociados a tus recursos económicos. El concepto de ciudadanía que veníamos manejando nos decía que todos somos iguales, que tenemos todos los mismo derechos.  Ahí se está produciendo una fractura.

LUIS BONILLA-MOLINA: Ante este panorama terrible de ataque a la educación pública   -porque en el fondo todo ello es un ataque a la educación pública-  nos gustaría que nos conversaras sobre las resistencias. Escuchamos hablar de un Foro de Sevilla, de cómo se reconfiguró el Foro por la Otra Política Educativa y también de la resistencia del sector magisterial, del sector sindical, de los padres y representantes. Cuéntanos de las otras alternativas y de las resistencias a estas políticas.

JURJO TORRES SANTOMÉ: La resistencias son muy fuertes. La prueba es que, fíjate, esa ley, la LOMCE,  si bien la aprueba el Parlamento, por primera vez es una ley educativa que sólo la aprueba un partido político, que es Partido Popular.  El PP que tenía mayoría absoluta logró sacarla él solo, pero nadie más la aprobó. Por el contrario, los restantes partidos parlamentarios llegaron a un acuerdo, consistente en que cuando cambiase el gobierno lo primero que harían sería suprimir y anular la LOMCE; imagínate eso.

Y eso se logró porque hubo una movilización enorme y en esas movilizaciones de repente, las protestas en educación llegaban con uniforme, por así decirlo. Por ejemplo, tenemos una camiseta verde con un slogan que dice: “Por una escuela pública de todos y para todos y todas” la cuál es utilizada por muchos de quienes nos opusimos a la LOMCE.  Esto estuvo enmarcado en protestas sociales por ajustes en diversos campos.  Ello fue importante cuando coincidía con el movimiento del 15M.  En ese momento se nos conocía por eso, con el nombre de las mareas. La marea verde era cuando veías una manifestación que iban todos de verde, con esa camiseta y decían: esos son todos docentes, profesorado o familias que están protestando por la educación. Ese mismo modelo se fue extendiendo a todos los otros cuerpos del Estado y administraciones del Estado.

Hoy día sabrás, que en España había manifestaciones de las mareas blancas,  que eran similares a las que llevaban una camiseta verde, ahora llevaban una camiseta blanca. ¿Y quiénes eran? Todo el personal de medicina, enfermería, médicas, médicos, todo ese tipo de personas y personas comprometidas con la sanidad; y así cada administración tuvo su capítulo de resistencia, de rebeldía. Los de justicia tienen otro color, los de económico tenían otras y hasta los estudiantes que eran extranjeros tenían otro color.

Fuimos viendo eso, que el ataque no era sólo a educación, sino que era todo un nuevo modelo, toda una nueva filosofía que se estaba implantando  y nos estaba afectando a todos. Es decir, no sólo era para lo de educación o para las familias que tienen niños y niñas en edad escolar, no, no, no. Tú ¿qué eres?, ¿paciente?, ¿enfermero?, bueno ponte una de la sanidad –la sanidad estaba teniendo el mismo proceso-; los profesionales de la medicinas están teniendo los mismo ataques y el mismo deslucimiento de las posiciones que tiene el profesorado. Los de la justicia, lo mismo. Así en todos los campos.

Los servicios sociales se destrozaron, se eliminaron por completo, porque todo el dinero fue para recuperar a los Bancos con su propia insignia. Pues claro, la cuestión fundamental es eso, esas resistencias se fueron plasmando. Y en educación, lo que fuimos haciendo todos, los sindicatos, los partidos políticos, diversos colectivos, fue a partir de que “como ya teníamos claro que había que derrotar esta ley”, argumentar y dar razones, que identificaran donde estaba la perversidad de esta ley por un lado; y, por otro lado, generar una alternativa.

Yo pertenezco a un colectivo que se llama el Foro de de Sevilla que es un grupo de profesionales, de personas que estamos así reflexionando y publicando sobre el mundo de la educación, quienes somos de todas las partes del Estado español y nos reunimos -en este caso-  en Sevilla, para analizar cómo se podía hacer frente a todo esto.  Construimos argumentos más sólidos para proponérselos a la ciudadanía, que develaran la perversidad de este tipo de leyes.  Ahí se hicieron una serie de documentos y, a partir de ellos se fue extendiendo la negociación de las resistencias e implicando a todos los colectivos habidos y por haber.  Se formó un gran movimiento que se llama “Por otra política educativa” y tenemos un portal que todos lo pueden ver que se llama http://www.porotrapoliticaeducativa.org . Si entras allí, puedes ver todos los documentos (documentos base, documentos alternativos) que se fueron haciendo, las propuestas de cómo se tiene que hacer otra ley.  Insistimos mucho en las propuestas alternativas  –incluso ahora-   que permitan frenar esto.

Lo significativo de ese periodo fue el debate que se instaló ahí. Yo no conozco en este momento, ningún sindicato que no firmase eso, que no firmara.  Y no es que firmaran por firmar, sino que entraron en el debate. El documento final fue un documento muy costoso de negociar; porque cuando tú negocias con toda la gente esto hay que matizarlo aquí, esto así, esto aquí.  Eso fue un proceso y, es un proceso muy largo que nos llevó, así, dos años de mucha intensidad. Y ese ahora, es el documento base. Lo firmamos todas esas personas que aparecen ahí, sobre todo organizaciones; por lo tanto son las organizaciones quienes la firmaron, que son todas, y las más progresistas claro. Me imagino que la FAES no lo va a firmar. La FAES es la fundación que preside José María Aznar; pero las demás si lo hicieron. Yo creo que esa dinámica fue muy importante como también el  fenómeno de las mareas. En este país, si tú conoces una persona y a esa persona le hablas de lo que son las mareas verde y te dice que no sabe lo que son, duda que esa persona viva en este país.

LUIS BONILLA-MOLINA : Jurjo, para ir cerrando esta entrevista, nos gustaría que les dirigieras un mensaje a los maestros, a las maestras, a los profesores que en distintos países están enfrentando la agenda neoliberal en la Educación Pública y están resistiendo en defensa de la Educación pública.

JURJO TORRES SANTOMÉ: Pues, yo creo que es un aprendizaje de cual uno va siendo consciente poco a poco. Si vivimos en un país globalizado y las políticas son globales, necesitamos hacer resistencias globales; eso está clarísimo. Y por eso, lo que estamos viendo en este momento, es un país que está en plena efervescencia y lucha educativa como lo es México, por ejemplo. Todo el movimiento magisterial que vemos allí es de un compromiso muy activo; hay increíbles movilizaciones en las que están pagando hasta con su vida profesores, padres de familias y madres de familias, personas, estudiantes.

Por desgracia los muertos son demasiados, aunque sólo fuera uno siempre es demasiado.  Han resultado desaparecidos estudiantes como los de las escuelas normales de Ayotzinapa y otros más recientes. Lo que estamos viendo son luchas que forman parte de un mismo fenómeno de resistencia. En España yo explico  –porque México es un país que visito con alguna frecuencia – que está pasando igual que aquí. Y claro, si tenemos el mismo Ministerio de educación del planeta tierra, que es la OCDE, entonces los gobiernos, en la medida se tornan en conservadores o neoliberales, se convierten en auténticos títeres, ellos son quienes le hacen los trabajos, los programas, y los gobiernos de turno lavan la cara.

Los programas, lógicamente, se lo hacen estas grandes organizaciones. Lo que está detrás son estas grandes organizaciones los que las guían. Y la prueba s que si tú miras en Estados Unidos o en cualquier otro país, más  o menos, están viendo las mismas dinámicas; las políticas son las mismas.

Y las resistencias están ahí.  Existe una Internacional de la Educación, portales cada vez más mundialistas como puede ser http://www.otrasvoceseneducación.org. Es decir, cada vez es mayor el número de espacios, de instituciones y de organizaciones que montamos y resistimos con una cara internacionalista, como fue siempre la izquierda.  Cada día somos más quienes resistimos con una mirada internacionalista en educación y creemos que la mejor defensa es que cada uno, active desde su sitio y se relacione con quienes en otros países hacen lo mismo.

No podemos olvidarnos del internacionalismo y, en este caso es mucho más claro, porque vemos que la peculiaridad de la reforma en este país es que no es distinta a la de los otros. Puede cambiar alguna condición, pero las medidas y la filosofía de fondo, lo que se busca, es privatizar ese sistema.

La prueba PISA dentro publicó los últimos resultados de PISA, pero  como verán son los mismos. Pero no con otras materias, por ejemplo de ciencias sociales, en artes; estas pruebas no te van a decir nada de eso, si tienes una buena formación en filosofía o en nada. Esas menciones no te las van a evaluar nunca.

Eso es peligroso porque es generar una especie de amnesia colectiva. En el fondo es generar la amnesia histórica, porque la idea es llegar a eso que decía Fukuyama “el fin de la historia”. El fin de la historia,  quieren hacernos ver que es este sistema político que vemos hoy, mediante el cual nos están gobernando a la mayoría, de corte neoliberal,  es el único posible y es posible porque dicen que los demás son imposibles o que son sueños utópicos.

Claro, para que sirven las utopías, si llegamos al fin de la historia, para nada; ya que según ellos llegamos al fin de las historia. Las ciencias sociales son para indicar que estamos vivos y que la realidad la podemos modificar en función de cómo la analicemos y cómo hagamos intervenciones sobre ella. Pero sin nos convencen de que esto es lo hay y que no hay otra salida, que lo único importante, es lo que diga la  OCDE, ese es su idea del fin de la historia. Por lo pronto, la OCDE promueve que la educación nos lleve al mundo de los negocios, que parece ser la etapa de la historia en la que estamos en el mundo actual.

Claro, eso es funcional para los que están bien.  Para los ricos del mundo es fenomenal, pero para los demás es una desgracia. Por tanto, ahí vemos como estamos peleando, resistiendo. Pero de fondo, en materia educativa lo que promueve la OCDE es construir la amnesia histórica, quitarnos toda la historia de todas las luchas y eso ya lo intentaron, cuando las historias la narraban los vencedores. Sólo en las últimas décadas empezamos conocer resistencias cada vez más poderosas y decir colectivamente: ¡Cuidado, que aquí faltamos muchísima gente en esta escena ¡

LUIS BONILLA-MOLINA: Conversamos hoy desde España con Jurjo Torres Santomé, Jurjo, como le decimos cariñosamente es uno de los académicos que más ha escrito y reflexionado en últimos tiempos, sobre el impacto de las reformas neoliberales en nuestro sistema educativo. Gracias Jurjo por tus comentarios, por tus aportes, a La Otra Mirada Educativa.

JURJO TORRES SANTOMÉ: Gracias a ti. Un placer igual

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *