Henry Giroux's Critical Reads & Thinking Dangerously in an Age of Trump

Henry Giroux

It’s time to think dangerously again. In part, this means learning how to hold power accountable, search for the truth, embrace thoughtfulness, and recognize that no society ever reaches the limits of justice. Such thinking should be capable of both understanding and engaging the major upheavals people face and be able to connect such problems to both historical memory and larger political, structural, and economic issues. Such thinking nurtures the imagination and envisions a future in which the impossible becomes possible once again. Hannah Arendt has argued that all thinking is dangerous; this appears particularly true in the age of Trump.

What happens to democracy when the President of the United States labels critical media outlets “enemies of the people” and derides the search for truth by disparaging such efforts with the blanket use of the term, fake news? What happens to a society when thinking becomes an object of contempt and is disdained in favor of raw emotion? What happens when political discourse functions as a bunker rather than a bridge? What happens when the spheres of morality and spirituality give way to the naked instrumentalism of a savage market rationality?  What happens when time becomes a burden for most people and surviving becomes more crucial than trying to lead a life with dignity? What happens to a social order ruled by an “economics of contempt” that blames the poor for their condition and wallows in a culture of shaming? What happens to a polity when it retreats into private silos and is no longer able to connect personal suffering with larger social issues? What happens to a social order when it treats millions of illegal immigrants as disposable and potential terrorists and criminals? What happens to thinking when a society is addicted to speed and over-stimulation? What happens to a country when the presiding principles of a society are violence and ignorance? What happens is that democracy will wither and die as both an ideal and a reality.

The need to think dangerously becomes particularly important in a society that appears increasingly amnesiac – a country in which forms of historical, political, and moral forgetting are not only willfully practiced but celebrated. The United States has tipped over into a social order that is awash in public stupidity and views critical thought as both a liability and a threat. Not only is this obvious in the presence of a celebrity culture that embraces the banal and idiotic, but also in the prevailing discourses and policies of a range of politicians and anti-public intellectuals who believe that the legacy of the Enlightenment needs to be reversed.

Thinking dangerously is inseparable from the notion of critical reading and reading critical books. It is about how knowledge, desire, and values become invaluable tools in the service of economic and political justice, how language provides the framework for dealing with power and what it means to develop a sense of compassion for others and the planet. Reading critical books is no longer an option but a necessity in the fight against manufactured ignorance. Such reading is the foundation for thinking dangerous and acting courageously. Critical reads are the basis for a formative and educational culture of questioning and politics that takes seriously how the imagination can become central to the practice of freedom, justice, and democratic change.

_________________________________________________

In February, we began soliciting reading lists and recommendations from booksellers, authors, and friends of the store that, in some way, highlight the critical nature of the very act of reading. On our blog and across our social media platforms, we posted the following:

Reading is critical, in both senses of the word. Crucial, of course, insofar as it is a cornerstone of communication, a primary means by which we receive information. But it is also an active form of resistance, a tactic in the struggle against ignorance, misinformation, and manipulation. To read is to become knowledgeable; to become knowledgeable is to become powerful.

The response to this #readingiscritical project has been so overwhelmingly positive that we've decided to continue it indefinitely. Please continue to follow along, and join the conversation by tagging us on social media and/or using the hashtag #readingiscritical.
_______________________________________

Español:

Crítica de Henry Giroux Lee y un pensamiento peligrosamente en una era de Trump


Es hora de pensar peligrosamente de nuevo. En parte, esto significa aprender a rendir cuentas de energía, la búsqueda de la verdad, abrazar consideración, y reconoce que ninguna sociedad de que llegue a los límites de la justicia. Esa forma de pensar debe ser capaz tanto de la comprensión y la participación de los principales trastornos que enfrentan las personas y ser capaz de conectarse a este tipo de problemas tanto de la memoria histórica y las cuestiones políticas, estructurales y económicas más grandes. Tal pensamiento nutre la imaginación y la visión de un futuro en el que el imposible se hace posible una vez más. Hannah Arendt ha argumentado que todo pensamiento es peligroso; Esto parece particularmente cierto en la era de Trump.

¿Qué ocurre con la democracia cuando el Presidente de los Estados Unidos denominan medios críticos “enemigos del pueblo” y se burla de la búsqueda de la verdad por menospreciar esos esfuerzos con el uso general del término, noticias falsas? ¿Qué pasa con una sociedad cuando el pensamiento se vuelve un objeto de desprecio y se despreció a favor de la emoción en estado puro? ¿Qué ocurre cuando las funciones del discurso político como un búnker en lugar de un puente? ¿Qué pasa cuando las esferas de la moral y la espiritualidad dan paso al instrumentalismo desnudo de una racionalidad del mercado salvaje? lo que sucede cuando el tiempo se convierte en una carga para la mayoría de la gente y sobrevivir se convierte en más importante que tratar de llevar una vida con dignidad? ¿Qué le sucede a un orden social gobernado por una “economía de menosprecio” que culpa a los pobres por su condición y se revuelca en una cultura de avergonzar ? ¿Qué pasa con un sistema de gobierno cuando se retira en silos privados y ya no es capaz de conectarse sufrimiento personal con problemas sociales más grandes? ¿Qué le sucede a un orden social cuando se trata a millones de inmigrantes ilegales como terroristas y criminales desechables y potenciales? ¿Qué ocurre con el pensamiento cuando una sociedad es adicta a la velocidad y la sobre-estimulación? Lo que le sucede a un país cuando los principios que presiden una sociedad son la violencia y la ignorancia? Lo que pasa es que la democracia se marchitan y mueren como tanto un ideal y una realidad.

La necesidad de pensar peligrosamente se vuelve particularmente importante en una sociedad que parece cada vez más amnésico – un país en el que las formas de olvido histórico, político y moral no sólo se practican intencionalmente, pero celebran. Los Estados Unidos han volcado en un orden social que está inundado de la estupidez pública y considera que el pensamiento crítico como de pasivo y de una amenaza. Esto no sólo es evidente en la presencia de una cultura de la celebridad que abarca lo banal e idiota, sino también en los discursos y políticas de una serie de políticos e intelectuales anti-públicas que creen que el legado de la Ilustración debe ser invertida imperantes.

Pensando peligrosamente es inseparable de la noción de lectura crítica y la lectura de libros críticos. Se trata de cómo el conocimiento, el deseo, y los valores se convierten en herramientas muy valiosas en el servicio de la justicia económica y política, cómo el lenguaje proporciona el marco para tratar con el poder y lo que significa para desarrollar un sentido de compasión por los demás y el planeta. La lectura de libros críticos ya no es una opción sino una necesidad en la lucha contra la ignorancia fabricado. Tal lectura es la base para pensar y actuar con coraje peligroso. Crítico lecturas son la base de una cultura formativa y educativa de cuestionamiento y de la política que toma en serio cómo la imaginación puede llegar a ser fundamental para la práctica de la libertad, la justicia y el cambio democrático.

_________________________________________

En febrero, comenzó a solicitar listas y recomendaciones de lectura de los libreros, autores y amigos de la tienda que, de alguna manera, resaltar la naturaleza crítica del mismo acto de la lectura. En nuestro  blog de  ya través de nuestras plataformas de medios sociales, hemos publicado los siguientes:

La lectura es fundamental, en ambos sentidos de la palabra. Fundamental, por supuesto, en la medida en que es una piedra angular de la comunicación, el medio principal por el cual recibimos la información. Pero también es una forma activa de la resistencia, una táctica en la lucha contra la ignorancia, la desinformación y la manipulación. Para leer es llegar a ser informado; para adquirir conocimientos es llegar a ser de gran alcance.

La respuesta a este proyecto #readingiscritical ha sido tan abrumadoramente positiva que hemos decidido continuar indefinidamente. Por favor continúe seguir a lo largo, y unirse a la conversación etiquetado en las redes sociales y / o usando el hashtag#readingiscritical .

Fuente del Artículo:

http://us9.campaign-archive2.com/?u=403fcebcc4023c95acdd51db0&id=e331c1082e&e=6fd15e5a43

Henry Giroux

Henry Giroux

Henry Giroux (Providence, 18 de septiembre de 1943) es un crítico cultural estadounidense y uno de los teóricos fundadores de la pedagogía crítica en dicho país. Es bien conocido por sus trabajos pioneros en pedagogía pública, estudios culturales, estudios juveniles, enseñanza superior, estudios acerca de los medios de comunicación, y la teoría crítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *