España: La educación, clave del futuro

Por:Ma Luz Marinez Seijo

Como clave y eje fundamental para nuestro futuro como sociedad entendemos los socialistas la educación. La educación siempre ha sido para los socialistas uno de los pilares en nuestro proyecto para alcanzar la igualdad, para compensar las diferencias socioeconómicas y culturales de partida y lograr una sociedad más libre, demócrata y cohesionada.

El legado del PSOE en materia de educación ha sido importante en la historia de nuestra democracia. Las grandes reformas educativas, la consolidación del derecho a la educación, la compensación de desigualdades en el acceso a la educación y la modernización e innovación en los centros educativos han venido de la mano de gobiernos socialistas.

Sin embargo, los avances en el pasado no son suficientes para asumir una posición de autocomplacencia ante los retos que no sólo la sociedad actual demanda, sino también ante los retrocesos que las políticas liberales, de reajustes económicos y de sobrecarga ideológica han impuesto en nuestro sistema educativo. El presente y el futuro exigen nuevos compromisos, principios y alternativas que el nuevo socialismo democrático debe afrontar, siendo imprescindible recuperar la igualdad de oportunidades  y que la educación vuelva a recuperar su función de ascensor social para todos.

Nuestra sociedad tiene retos importantes y demanda respuestas educativas para formar a ciudadanos libres, con sentido crítico y con valores democráticos, pero también el sistema educativo tiene la responsabilidad de ofrecer formación para dar respuesta a las necesidades laborales presentes y futuras de nuestra sociedad.

Hoy en día nos enfrentamos a un sistema educativo que debe afrontar el reto de formar para nuevas profesiones que ni siquiera hoy existen, que requieren unas cualificaciones y competencias distintas. La inteligencia artificial o la robótica son ejemplos de ciencias que van a estar cada vez más presentes en nuestras vidas.

En otras palabras, nos encontramos ante un formidable reto de adaptar el currículum educativo desde las edades tempranas, reformar el contenido de nuestro sistema de formación profesional y el universitario, y consolidar un verdadero sistema de formación a lo largo de toda la vida – introduciendo la enseñanza de comunicación compleja –desde idiomas hasta lenguaje de codificación. Es necesario realizar una transición educativa para que la formación de nuestros niños y jóvenes sea más integral y que se  potencie de manera más decidida la creatividad, la inteligencia emocional, el reconocimiento de pautas complejas, el desarrollo de habilidades sociales o el  desarrollo de la capacidad de comunicación efectiva de forma transversal desde la educación primaria.

Perseguimos una educación de calidad que debe adaptarse a los retos y características de nuestra sociedad, en la que se hace cada vez más necesario un currículo avanzado y realista sobre los contenidos que verdaderamente son necesarios para nuestros niños, centrado en alfabetizaciones múltiples, en contenidos relevantes (actualizado en sus conocimientos científicos y humanistas), flexible y adaptado y que tenga como objetivo la adquisición de las competencias clave del alumnado.

Estos nuevos retos requieren a su vez métodos de enseñanza más colaborativos, participativos y motivadores, que persigan la participación, la curiosidad, la ilusión y las ganas de aprender a lo largo de la vida de nuestros alumnos y alumnas para que alcancen a su vez un mayor éxito escolar.

En todo este proceso, el profesorado es la clave, que merece no sólo un mayor reconocimiento social sino además los recursos necesarios y adecuados para que su formación inicial y permanente sean una prioridad. La formación del profesorado debe centrarse en los distintos perfiles que la figura del docente requiere hoy en día para responder a las necesidades de la diversidad del alumnado de hoy en día y de su contexto social.

Por ello hay que reorientar y reforzar la formación docente, impulsar la investigación y el conocimiento de nuevos modelos pedagógicos entre el profesorado y así crear un sistema de I+D+i educativa conectada con la formación inicial y permanente del profesorado.

Existen muchos más retos en educación, pero para poder abarcarlos es necesario   prestigiar la educación pública y dotarla de todos los recursos necesarios para que sea el referente de escolarización de máxima calidad en todas las etapas educativas, desde la educación infantil hasta la universitaria, en la escuela urbana y también en la escuela rural.

La calidad sin recursos no es creíble. La educación es futuro y requiere compromiso, participación de la comunidad educativa, de la sociedad y más recursos humanos y económicos. El progreso y la innovación que se requieren para modernizar nuestro sistema educativo y homologarlo con los países de nuestro entorno son grandes prioridades en este proyecto que queremos ofertar en la nueva socialdemocracia. Pero el gran reto que tiene por delante la sociedad en su conjunto consiste en formar a pequeños ciudadanos y ciudadanas y convertirlos en grandes personas, esa es la prioridad de los socialistas.

FUENTE:http://blogs.publico.es/otrasmiradas/8417/8417/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *