Educación a Distancia y Apagón Pedagógico Global (Parte 1)

Por Marianicer Figueroa Agreda

“Hacer concientes ciertos mecanismos que hacen dolorosa e incluso intolerable la vida no significa neutralizarlos; sacar a luz contradicciones no significa resolverlas (…)Comprobación que, pese a las apariencias, no tiene nada de desesperante: lo que el mundo social ha hecho, el mundo social, armado de ese saber, puede deshacerlo. Lo seguro, en todo caso, es que nada es menos inocente que el laissez-faire…” P Bourdieu (1999) “Miseria del mundo”, pág.559.

Reformas Educativas y Apagón Pedagógico Global
Asumir que lo educativo está profundamente asociado al mundo político y económico da cuenta de la existencia de una histórica disputa de sentidos sobre el carácter ideológico de la Educación en tanto pone en el tapete el posicionamiento hegemónico de estándares internacionales existentes, como el vehículo de quienes administran la legalidad discursiva, para la definición de sus fines, organización, financiamiento, y evaluación, orientados a la reproducción de las condiciones materiales, sociales, políticas y culturales del orden establecido por países desarrollados, en contraposición de la función de los Estados como garante del derecho a una educación pública, gratuita y de calidad, en tanto éste cumpla con la función que le asignan al hecho educativo en sus marcos constitucionales y legislaciones.

Esta realidad se identifica claramente al reconocer que a pesar de la diversidad de los modelos políticos existentes en los países Latinoamericanos y entendiendo que el término “Reforma educativa” se utiliza para referirse a la reconfiguración de la gestión de la educación a partir de la lógica de regulación social y del papel que el Estado puede asumir para mejorarla, es innegable la fuerte impronta globalizante y neoliberal de la política internacional en la conducción de la educación actual de cara a los agentes económicos, como producto de un ordenamiento geopolítico colonial que no sólo internacionaliza su mirada sobre los bienes, capitales, los procesos de producción y la fuerza de trabajo; sino que uniforma y mercantiliza los derechos y servicios sociales, así como los objetivos y los fines del conocimiento, las ideas, la educación, y por ende la Educación a Distancia2.

Desde este lugar de enunciación, si bien está reconocido desde diferentes perspectivas los avances que las Tecnologías de Información y Comunicación han propiciado y gestado para el beneficio de la humanidad, y que uno de éstos avances se identifica en el campo educativo virtual-digital, con la Educación a Distancia (EaD) como su máxima expresión, son muchos los autores que alertan sobre cómo el uso de las TIC en la conformación de la llamada “Sociedad del Conocimiento” son un medio masivo neocolonial del capitalismo pues representan y en ella se expresan los intereses de los grupos económicos más poderosos de carácter multinacional3.

Para autores como Bonilla-Molina Luis (2016) el ajedrez geopolítico actual en el que la presencia de las TIC tienen gran fuerza, crea el escenario propicio para dar lugar al Apagón Pedagógico Global (APG) identificado como la tendencia internacional existente a desaparecer y fragmentar el hecho pedagógico en tanto acción de interpretación de la totalidad, y de subversión y transformación de realidades, generando para ello: a) la despedagogización de la educación4 y especialmente el de la escolaridad; b) la desvalorización institucional y social de la profesión docente, lo que incluye el ataque al prestigio, la tradición y el reconocimiento social de los centros de formación profesional, especialmente aquellos caracterizados por su perfil crítico como las normales y muchos institutos pedagógicos c) la desvalorización de la efectividad de la escuela y de los centros educativos, en especial los públicos, al hacerla receptora de las más descarnadas críticas y de incesantes reclamos por la responsabilidad que le asiste frente a las crisis de las sociedades contemporáneas, y d) la reducción del sentido de la calidad de todo un sistema educativo por la evaluación del aprendizaje en dos áreas cognitivas (pensamiento lógico matemático / lectura y escritura), una informativa (conocimiento sobre ciencias) y una instrumental (uso de tecnología) creando la noción que el resto de los aprendizajes que apunte al desarrollo integral del ser, individual y social, y la construcción de ciudadanía pasa a ser accesorio y prescindible.

La realidad de la Educación a Distancia desde una perspectiva tecnocrática al servicio de las narrativas dominantes políticas, económicas y educativas, no solo no es diferente, sino que aparece como una modalidad propicia para legitimar el hecho educativo instrumental, en donde por una parte se invisibilice el acto pedagógico como posibilidad de crear un conocimiento otro que surja de interrogar los discursos académicos, de dialogar con otras fuentes de saberes y de vincularlos con la realidad, y por la otra borra toda posibilidad de encuentro con lo real humano para con ello potenciar la posibilidad de eliminar a la escuela, a la profesión docente y al compromiso de los Estados para garantizar la educación pública, gratuita y de calidad. Veamos a continuación, argumentos al respecto.

De la Educación a Distancia como dispositivo del Apagón Pedagógico Global

Entendemos a la Educación Universitaria a Distancia Mediada5 por TIC como una modalidad pedagógica que al trascender a variables de espacio y tiempo, incrementa las posibilidades de que la educación llegue a todas y todos, sin menos cabo de las dificultades relacionadas al acceso geográfico y de las condiciones físicas, laborales, familiares, entre otras, que han limitado las posibilidades de permanencia y prosecusión de estudiantes, que aspiran a egresar de los programas de formación y carreras de pregrado o postgrado.

Su asunción por parte de los Estados parece encontrar sus orígenes en los objetivos de una política global fuertemente atravesada por las intenciones de agencias financieras internacionales insertos en un movimiento mundial, industrialista ocurrido en la década del setenta, quienes vieron en esa forma de gestión del currículum, la versatilidad educativa para contar con rapidez de procesos formativos que les permitiera contar con profesionales eficientes, eficaces y creativos prestos a poner sus conocimientos y su accionar a la orden de las demandas que surgen de la lógica del mercado global, del modelo capitalista de producción y por ende del trabajo6.

Por ello no es casual que en los años setenta y hasta hoy en día, los organismos multilaterales ofrecen argumentos “oficiales” acerca de la crisis educacional generando a partir de ellos propuestas y recomendaciones en las que se definen las políticas públicas destinadas al sector educativo, en donde el llamado ha sido a la diversificación de los modelos de educación superior y las modalidades para responder a la tendencia internacional de masificación7 de la demanda con miras a la educación a lo largo de toda la vida, que suponga que se pueda ingresar en el sistema de educación superior y salir de él fácilmente. (UNESCO, 1998)

Ramos, Ruben (2012) señala que en el caso de la incorporación de las TIC en la educación a distancia, esta formó parte de los “planes piloto” del programa “aprender sin fronteras”8, concebido por la UNESCO en cumplimiento de los acuerdos del proyecto de “Educación para todos” impuesto a los países suscriptores por el Grupo del Banco Mundial (GBM) en Jomtien, en 1990. El mismo fue concebido como un programa para facilitar el acceso de sus poblaciones más alejadas a los servicios telemáticos y fomentara el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación a través de la enseñanza abierta y a distancia. Se inscribía en el Marco Integral de Desarrollo (MID) y la Estrategia de Asistencia a los Países (EAP) que son los dos instrumentos claves de la política del Banco Mundial (BM), para las asignaciones de financiamiento a los países prestatarios. Si bien los adjetivos utilizados para promover estos programas podrían identificarse como democratizadores e innovadores, el riesgo de desinstitucionalizar la educación se abrió en tanto facilitó:

“…introducir “nuevas modalidades” que permitan la entrada y salida fáciles (la educación abierta y a distancia); dejar de lado al docente responsable de la enseñanza y descartar la didáctica; mitificar la centralidad del estudiante; privilegiar contenidos, métodos, prácticas y medios ya no de enseñanza sino de “transmisión del saber” en función del mercado; privilegiar la adquisición de conocimientos prácticos y competencias; abrir nuevos tipos de establecimientos dedicados a titular, certificar y acreditar estudios, sin importar tiempo ni calidad (cursos en módulos a distancia y con horarios flexibles), tal cual ocurre actualmente en cualquier país de la región” (Ramos, R, 2012, p 127)

Sobre este origen, el ex director del Instituto Internacional para la educación universitaria de la UNESCO (IESALC), Claudio Rama (2006) reseñó que las primeras experiencias de educación universitaria a distancia se realizaron en el marco de acuerdos internacionales, del tipo de franquicias, convenios de doble titulación, compra-suministro de servicios y alianzas interuniversitarias como alternativa para ayudar a lo Estados a enfrentar la virtualización de la educación universitaria impuesta o necesaria para la alineación global con el sistema productivo.

Desde esta lógica ampliar la cobertura de la educación en cualquier nivel, supone yuxtaponer paquetes de materiales, equipos e instalaciones a realidades diversas y con inequidades diferentes, lo que conlleva problemas pedagógicos, económicos, políticos y sociales que se concatenan para apagar pedagógicamente a la escuela, en tanto espacio para educarse, lo que se ve reflejado al optar por una concepción de saber que privilegia los productos acabados, estructuras racionales simplificadas, procesos lineales y homogéneos de enseñanza y una distribución regulada de la información (Orozco, J et al, 2009).

Este apagón lo distingue claramente Escontrela R, (2008) al señalar que en la revisión de programas de educación distancia se observa que en su mayoría transitan entre los modelos “tecnocéntricos” y “logocéntricos”, que constituyen un obstáculo que hay que superar para lograr una educación a distancia mediada por las TIC con calidad. La tendencia al tecnocentrismo, hace referencia a los modelos que priorizan su atención en lo “tecnológico”, en el diseño de info e infraestructura y en el desarrollo y uso de herramientas innovadoras a las que se supeditan tanto los procesos de Enseñanza-Aprendizaje como también la interacción con la comunidad tanto geográfica como universitaria. Estamos hablando de modelos que consideran a las TIC como un fin en sí mismo, por lo que el diseño pedagógico y didáctico queda relegado a las posibles funcionalidades que el equipo de tecnólogos sea capaz de implementar en función de los requerimientos técnicos del momento y no de los educativos.

Por su parte el logocentrismo, o tendencia de entender los procesos de enseñanza y aprendizaje como la simple transmisión de logos, de contenido científico estructurado formal y procedimentalmente, se presenta en la educación a distancia mediada por las TIC, haciendo excesiva incidencia en el tratamiento y estructuración lógica de unos contenidos que se presentan de manera enriquecida con las potencialidades hipermediales de las TIC. Esta aproximación, centrada en la importancia de los contenidos desde su concepción lógica, se basan en modelos racionalistas donde los medios son percibidos como elementos transmisores de información y/o motivadores para el estudiante, presentan una fuerte tendencia a suplantar o en el mejor de los casos a precarizar9 la actuación del profesor en el contexto educativo dado que el “logos” está en los materiales multimedias, por lo que la acción del docente se limita en muchos casos a la realización y envío de actividades de evaluación y correcciones de los mismos. Este modelo es acompañado a su vez con modelos autoinstruccionales que en nombre de un aprendizaje autónomo y en soledad, limita al aprendiz a que lea, copie, memorice, repita, pero no a que encuentre sentidos ni significados en diálogo con su capital cultural10 y el de quienes le rodean.

Es desde una perspectiva tecnocentrista, logocentrista y centrada en la autoinstrucción y la autonomía del que aprende, que surge precisamente el modelo de pirámide invertida propuesto en el 2014 por el BID, en el cual haciendo uso de las TIC, con un modelo educativo centrado en el estudiante, el aprendizaje y basado en contenidos establecidos para ser “adquiridos” como un paquete de cereal, las y los docentes no harían falta y las escuelas servirían solo como espacios de evaluación y certificación de saberes, lo que disminuiría considerablemente los gastos del erario público destinado a la educación y facilitaría la asunción de los discursos de vida necesarios para garantizar lo que el mercado y el orden hegemónico mundial requieren.

Desde esta realidad las Reformas y Políticas Educativas globalmente en marcha que posicionan al uso de las TIC en Educación para la masificación y la inclusión, no cabe duda que pueden formar parte de otra vía más para finalmente apagar a la escuela, a la universidad como lugar para la creación y uso de conocimiento al servicio de lo bueno y lo justo, a la pedagogía como dinámica que facilita la pregunta crítica y no solo da respuesta sobre el mundo y a las y los educadores como los que se encuentran en primera fila para enseñar y aprender de los derechos humanos.

Ante este escenario quienes apostamos no solo por el derecho a acceder a la educación universitaria sino a la Educación con Mayúscula, sabemos que no se trata de negar las importantes posibilidades de la Educación a Distancia y del uso educativo de las TIC, sino que llamamos al debate necesario desde la imperiosa necesidad de constituir nuevas subjetividades y objetividades, a sabiendas que, tal como reseña Bijker et al (1995) el diseño y la evolución de los artefactos y del conocimiento tecnológico, no sigue una trayectoria “lineal” que depende de su inventor, sino que depende fuertemente de los contextos en los cuáles se desarrolla y de los grupos sociales relevantes que se encuentra en interacción continua con el mismo, tal como sucede por las instituciones, educadores(as) y estudiantes que usen la TIC para la formación emancipadora, y para emancipar a la red así misma y de si misma.

Esperamos con ello lograr acciones rizomáticas en donde nos involucremos y comprometamos en un nuevo hacer en la educación a distancia, a partir de la estética, la ética y de posicionamientos emancipadores ontológicos, políticos, filosóficos y antropológicos del uso educativo de las TIC, como posibilidad cierta para con ella aportar al desarrollo integral de las y los seres humanos, sus territorios, y con ello a la posibilidad de ese otro mundo posible mas justo, libre y solidario.


2 La definición y la conducción de lo educativo por los organismos internacionales económicos, es denunciado por Bonilla-Molina, Luis, el ingreso de organismos como la OCDE o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a la disputa definitiva del tema educativo, en donde las pruebas PISA, que evalúan la calidad educativa mundial sobre la base exclusiva de la evaluación de aprendizajes en 4 áreas de interés para el mercado, son el mejor ejemplo. No es casual entonces que en materia educativa la incidencia de la UNESCO haya ido perdiendo peso frente a la Unión Europea y el Consejo de Europa. Por el contrario, en los casos latinoamericanos, los organismos más influyentes han sido y siguen siendo la UNESCO, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la CEPAL

3 Echeverria (2008) señala que esto se vió reflejado en el informe de Global Reach (2014), al identificar que el 68,4% de los contenidos están en inglés, un 3% en francés y sólo un 2,4% en español.

4 Mejía (2006) citado por Sarraute, M (20016) plantea que “la educación se ha despedagogizado” y se ha centrado en el currículo como totalizador, ya que por esta vía resulta mucho más fácil hacer los llamados procesos de “modernización”, porque se hacen cambios principalmente enfocados a la satisfacción del mercado, haciéndose ajustes en la malla curricular, unidades curriculares y contenidos, dejando a un lado la pertinencia del currículo con el proyecto nacional. Por su parte Tedesco (2012), señala que el abandono pedagógico emergió de “la crisis del estado de bienestar, la caída del socialismo real y el surgimiento progresivo de nuevos patrones de funcionamiento del capitalismo”, ya que se fue disminuyendo o eliminando el discurso pedagógico en las políticas educativas.

5 Entendemos a la mediación desde la lectura de la sociología de las asociaciones, los medios son considerados como intermediarios o como mediadores, entendiendo por los primeros como aquello que articula realidades, transporta significado o fuerza sin transformarla, mientras que los segundos transforman, traducen, distorsionan y modifican el significado o los elementos que se supone debe transportar .Latour,B.(2005)

6 Para ampliar la compresión histórica de esta modalidad se sugiere ver Gomez, Margarita Victoria. Dispositivos de la educación en red que se procesan en subjetividades democráticas. En publicación: Paulo Freire. Contribuciones para la pedagogía. Moacir Godotti, Margarita Victoria Gomez, Jason Mafra, Anderson Fernandes de Alencar (compiladores). CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Buenos Aires. Enero 2008. Disponible en: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/campus/freire/19Gome.pdf

7 La educación de masas si bien como concepto se plasma en la constitución de la UNESCO, explica Bonilla-Molina, L (2016) que el fenómeno de la educación de masas era una aspiración en el siglo XVIII de los sectores de vanguardia, de los pedagogos más ilustrados, de los sectores progresistas, y de la izquierda cuando surge la internacional comunista. En ese sentido la educación de masas tal y como la conocemos es una conquista del socialismo del siglo XX que a su vez delega a la humanidad el concepto de educación pública. Por eso cuando se resuelve la segunda guerra mundial, cuando triunfan “los aliados” debido al protagonismo de la Unión Soviética y surge todo el sistema de Naciones Unidas, no sólo era inevitable la creación de UNESCO es decir, una organización que considerara, que era el clamor de los pueblos y de los gobiernos que la educación era la solución para que el mundo no volviera a vivir una guerra, esa es la idea fundante de UNESCO.

8 UNESCO, “Comunicación, información e informática. Gran Programa IV, pág 77, citado por Martínez (2006)

9 El Trabajo a distancia o teletrabajo, es una de las caras de la precarización laboral, no solo de las y los docentes, sino de múltiples profesiones en tanto puede traer consigo por un lado, la falta de estabilidad laboral o temporalidad y por otro lado, factores como exceso de horas de trabajo, riesgos para la seguridad y la salud, renuncia a derechos laborales, diferencias salariales injustificadas, dificultad o imposibilidad de ascenso profesional, entre otros. Se trata de un universo heterogéneo que comprende el trabajo clandestino, la subcontratación, los contratos a corto plazo, las prácticas de las agencias de contrato temporal, así como los arreglos inestables de todo tipo. Alasia, Ana et al (2008)

10 El término capital se utiliza desde la perspectiva propuesta por Pierre Bourdieu, quien lo define como la acumulación de cultura propia de una clase, que heredada o adquirida mediante la socialización, tiene mayor peso en el mercado simbólico cultural, entre más alta es la clase social de su portador. “El capital cultural es un tener transformador en ser, una propiedad hecha cuerpo que se convierte en una parte integrante de la “persona”, un hábito” (Bourdieu, 1979, p6)

11

Bibliografía:
Alasia ,Ana; Macaluso, Juan y Moncada, Flavia (2008) El teletrabajo: otra cara más de la precariedad laboral. Documento en línea disponible en: www.saij.jus.gov.ar
Bijker, W.; Thomas P. Hughes, y Trevor Pinch (editores) (1995). The Social Construction of Technological Systems. Massachusetts Institute Technology Press. Camdridge, Massachusetts, USA.
Bonilla-Molina, Luis (2016) Apagón Pedagógico Global (APG). Las reformas educativas en clave de resistencias. Otras Voces en Educación. Documento en línea disponible en: http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/148438
Bonilla-Molina, Luis (2016) Apagón Pedagógico Global (APG). Otras Voces en Educación.Documento en línea disponible en: http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/139174
Bonilla-Molina, Luis (2016) Reflexiones para otra universidad posible. Otras Voces en Educación. Documento en línea disponible en: http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/128781
Bourdieu, P (1979) “Los Tres Estados del Capital Cultural”, en Sociológica, UAM- Azcapotzalco, México, núm 5, pp. 11-17
Bourdieu, P coord (1999), La Miseria del Mundo. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
Boutang, Y. (2004) Riqueza, propiedad, libertad y renta en el capitalismo cognitivo. en Rodríguez, E y Sánchez, R. (2004) (Compiladores) Capitalismo cognitivo, propiedad intelectual y creación colectiva, Traficantes de Sueños, Madrid, 107-128.
Echeverria, J (2008) Apropiación social de las tecnologías de la información y la comunicación. Revista CTS, nº10, vol.4, Enero de 2008 (pág. 171-182)
Garcia C (1990) Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. Grijalbo, México.
Garcia C (2004) Diferentes, desiguales y desconectados. Mapas de la interculturalidad, Gedisa, Barcelona.
Gentili, Pablo (1996): El Consenso de Washington y la crisis de la educación en América Latina. Disponible en http://www.ipecal.edu.mx/Biblioteca/Documentos/Documento1.pdf
Gómez, M (2001) Educación a distancia y cátedras libres: reflexionando sobre emergentes en el contexto de la educación latinoamericana. En publicacion: Paulo Freire y la agenda de la educación latinoamericana en el siglo XXI. Carlos Alberto Torres. CLACSO. 2001. Documento disponible http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/torres/mvgomez.pdf
Gomez, M (2008). Dispositivos de la educación en red que se procesan en subjetividades democráticas. En publicacion: Paulo Freire. Contribuciones para la pedagogía Gadotti, Moacir; Gomez, Margarita Victoria; Mafra, Jason; Fernandes de Alentar, Anderson. 2008 ISBN 978-987-1183-81-4
Lander, E (e) (2000) La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas. Caracas, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES-UCV), Instituto Internacional de la UNESCO para la educación universitaria en América Latina y el Caribe (IESALC).
Mejias, M. (2006). Cambio Curricular y Despedagogización en la Globalización. En Revista Docencia. Número (28). P.40.
Orozco Cruz, Juan Carlos;Olaya Toro, Alfredo; Villate Duarte, Vivian (2009) ¿calidad de la educación o educación de calidad? Una preocupación más allá del mercado revista iberoamericana de educación, núm. 51, septiembre-diciembre, pp. 161- 181 Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura España
Rama, C. (2006) La tercera reforma de la educación universitaria en América Latina. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica
Ramos, Rafael Ruben (2011) Oferta y demanda de educación a distancia: de los supuestos a la realidad. Tesis Doctoral, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima, Perú
Ramos, Rafael Ruben (2012) La educación en América latina Enfoque desde la institucionalidad del orden mundial capitalista. Editorial Académica Española. Alemania.
Red Global/Glocal por la Calidad Educativa (2014). Informe Mundial sobre la Calidad Educativa 2014. En este debate: ¿De qué se está hablando? Caracas: Centro Internacional Miranda
Salinas, J (1999) Enseñanza flexible, aprendizaje abierto. Las redes como herramientas para la formación. EDUTEC, Revista electrónica de Tecnología Educativa. Disponible en: http://www.uib.es/depart/gte/revelec10.html
Sarraute, M (2016) Apagón Pedagógico Global. Despedagogización de la Educación Latinoamericana y Caribeña. Documento en línea publicado en Otras Voces en Educación http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/95962
Tedesco, J. (2012). Educación y Justicia Social en América Latina. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica de Argentina, S.A.
UNESCO (2002) Aprendizaje abierto y a distancia. Consideraciones sobre tendencias, políticas y estrategias. Disponible en: http://bit.ly/qnwLVZ

Imagen tomada de: http://eldiariodelaeducacion.com/wp-content/uploads/2017/02/Yo-robot.jpg

Fuente: Boletin Grupo de Trabajo CLACSO sobre Reformas y Contrarreformas Educativas

Marianicer Figueroa

Psicóloga e Investigadora del Centro Internacional Miranda y del Centro Nacional de Investigaciones Educativas (CNIE) de Venezuela. Dra. en Innovaciones Educativas. Activista por el Acceso Abierto y la Difusión Libre del Conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *