La atención diferenciada a los estudiantes talentosos: una tarea “impurgente”

Por: Nestor del Prado

En el pasado mes de septiembre, en el marco del inicio del curso escolar 2016-2017, se enfatizó por nuestro primer vicepresidente de estado y de gobierno la necesidad de dar una atención diferenciada a los estudiantes talentosos. Para convertir esa directriz en una práctica sistemática y consecuente es conveniente aclarar conceptos y caminos, promover el intercambio y echar a andar creativamente.

Comienzo por aclarar este acrónimo “impurgente”, que he acuñado desde hace años y que significa lo que es importante y urgente a la vez.

Hace algunos meses tratamos el complicado asunto del robo o fuga de cerebros, en aquella ocasión nos enfocamos en los jóvenes talentosos en el ejercicio de su profesión; muchas de sus características son válidas para el caso del pregrado pero otras son propias de éste.

La atención a las diferencias individuales de los estudiantes desde la enseñanza primaria hasta la universitaria, por discapacidad es una asignatura bien organizada y generalmente con buenos resultados, pero la atención por supercapacidad es a mi juicio una asignatura pendiente.

En GECYT, la Dra. C. Raquel Lorenzo y yo, entre otros, hemos trabajado este tema en el ámbito empresarial; y en el curso televisivo Inteligencia, creatividad y talento lo tratamos además en el ámbito familiar y escolar. Les sugiero consultar los libros escrito por Raquel Lorenzo sobre la temática que nos ocupa, y que utilizaré selectivamente en este artículo. También pueden adquirir los cuatro tabloides que se publicaron como apoyo al citado curso de Universidad para Todos.

Lo que a continuación expresaré no debe interpretarse como una visión unilateral ni desconocedora de la importancia del desarrollo integral de los jóvenes, incluyendo la preparación política e ideológica de calidad, el desarrollo de la cultura general integral y el compromiso consecuente con el socialismo, con el pueblo.

En tan poco espacio es imposible abordar este tema haciendo las aclaraciones terminológicas que satisfagan a todos los lectores, pero ante tal disyuntiva prefiero privilegiar a los no especialistas en la materia.

Es ciencia constituida que la inteligencia tiene un componente genético y otro social y ambiental; hay múltiples inteligencias (lógica-matemática, espacial, corporal, lingüística, musical, interpersonal, naturalista, emocional), que al encausarse adecuadamente propician el desarrollo de personas talentosas y exitosas. La motivación juega un papel determinante en el éxito. El éxito puede ser en el campo de las ciencias exactas, naturales, económicas, sociales; en las ingenierías; en la literatura, la danza, la pintura, la actuación, la música, el deporte, etc.

No todas corren igual suerte y a mi juicio las que están en desventaja son las relacionadas con las ciencias básicas o fundamentales y las ciencias aplicadas.

En la etapa estudiantil, en no pocas ocasiones se malogran inteligencias superiores, por falta de una detección precoz, por ausencias de maestros y profesores preparados y motivados, y más recientemente por causas económicas familiar y social. El problema como todo fenómeno complejo es multidimensional, multifactorial y no lineal.

Aunque la inteligencia colectiva siempre será superior a la individual, no debemos desconocer el papel que inteligencias superiores pueden jugar en favor de nuestra batalla económica y social.

Todo esto cobra mayor importancia debido a lo planteado por nuestro General-Presidente Raúl Castro en cuanto al papel de la economía en el futuro de la revolución socialista.

Si no le damos la atención requerida ni garantizamos la retribución material y moral a los miles de cubanos con capacidades intelectuales superiores demostradas, corremos el riesgo no solo de desaprovecharlas, sino de desestimular a los que por razones cronológicas vienen detrás.

Existen varias formas de tratar a los alumnos talentosos: la segregación, el enriquecimiento y la aceleración.

Segregación

La segregación completa implica la creación de las escuelas y las aulas especiales, y solo se acepta, casi por consenso, para los talentos artísticos y deportivos, aunque en la enseñanza privada se utiliza, ya que la educación de los talentos es también un negocio.

Esta modalidad tiene como desventaja que la identificación casi nunca es un proceso del todo confiable, por las limitaciones metodológicas y por la complejidad del talento en sí mismo. Se pudieran ver favorecidos con programas especiales, algunos estudiantes que no son talentosos. Se pueden quedar fuera de esta atención otros que sí lo son.

Los detractores de esta modalidad exponen que es una alternativa para crear élites y multiplicar las diferencias sociales. Por otra parte, la escuela normal se queda sin el estímulo que estos alumnos representan para el resto.

Los simpatizantes plantean que se les pueden ofertar programas especiales a estos niños y jóvenes sin el freno de los promedios. Es una vía menos costosa, por lo que se sugiere para los países subdesarrollados.

Aceleración

La aceleración consiste en vencer un programa, una asignatura o un grado en menos tiempo que el estipulado para los alumnos promedio. Se utilizan los llamados exámenes de suficiencia que dan la oportunidad de convalidar asignaturas o grados.

Los partidarios de esta alternativa plantean que es más económica, porque el estudiante sale antes del sistema educativo y se incorpora más rápido al trabajo y no es necesario cambiar los programas. Alegan además, que se evita el tedio y la pérdida de la motivación que pueden sufrir los niños talentosos en el aula regular; también de que no se necesitan hacer cambios en los programas y se evita el aburrimiento que sufren en ocasiones la mayoría de estos alumnos en la escuela regular.

Enriquecimiento

El enriquecimiento consiste en que el estudiante se quede en su grupo regular y se le ofrezcan actividades variadas además del currículum regular. Es la forma más utilizada y aceptada para estimular el desarrollo de los niños talentosos porque, entre otras razones, no implica ningún riesgo sicológico para el alumno y es una opción más flexible que las otras. Posibilita que el estudiante se eduque con sus coetáneos y reciba una atención a la altura de sus posibilidades.

Para atender a los niños talentosos, también se utiliza la enseñanza individualizada, la cual se distingue porque no existen grupos ni exámenes y donde se les ofrece a los alumnos un menú de actividades convenido con ellos y con los padres. Esta alternativa tiene como elementos negativos que es posible que los alumnos no se motiven por aprender, que no hagan el esfuerzo suficiente, y que la escuela no actúe como factor socializador.

De la misma manera se emplean en el enriquecimiento las tutorías que ponen en contacto a los talentos con eruditos, artistas y otros especialistas eminentes, quienes actúan como fuentes del saber. La experiencia de la segunda edición de Sonando en Cuba, pone en evidencia importantes conceptos y caminos.

Las formas de atención a los sujetos talentosos aquí mencionadas no son excluyentes, se pueden utilizar de manera combinada. Por ejemplo, en las escuelas y en los grupos especiales se ofertan programas de enriquecimiento, que pueden a su vez, facilitar la aceleración.

Los maestros

Para atender de manera efectiva el desarrollo del talento de los alumnos, es indispensable la calidad del personal docente encargado de ponerlos en práctica, porque los docentes son los que tienen que concebir las nuevas experiencias pedagógicas.

Existen muchas especulaciones y algunas investigaciones empíricas sobre las características generales y específicas que son necesarias para este tipo de maestros o profesores; pero hay consenso en que no todos los docentes están en condiciones para enseñar a estos alumnos.

Por todos es conocido que el mejor programa en manos de un mal profesor no sirve y que un programa mediocre impartido por un buen profesor puede tener resultados satisfactorios; o sea que quien tiene la responsabilidad del éxito del programa es, en gran medida, el docente.

Atención al talento en Cuba

La preocupación por el desarrollo del talento de la población cubana tiene tres elementos de base muy importantes que son el acceso a la educación, a la salud y a la cultura para todos. Se utilizan las modalidades siguientes:

Existen las escuelas de arte y deporte como forma de segregación correcta.

En la educación general politécnica y laboral se usan las formas de enriquecimiento que aparecen a continuación:

  • Círculos de interés
  • Concursos y competencias de conocimientos
  • Se desarrollan olimpiadas nacionales, regionales y mundiales,
  • Los monitores como forma de enriquecimiento,
  • Los institutos preuniversitarios vocacionales de ciencias exactas (IPVCE), que son una forma combinada de segregación para facilitar el enriquecimiento.

En la educación superior se aprecian las prácticas siguientes:

  • Exonerar de exámenes finales a los alumnos que han demostrado amplio dominio de los objetivos de la asignatura.
  • Exámenes de suficiencia para convalidar asignaturas que dominan.
  • Exámenes de premio, con esta oportunidad los alumnos que dominan una asignatura pueden elevar su promedio académico.
  • Alumnos ayudantes tienen la oportunidad de profundizar en la asignatura que le gusta.
  • Asignaturas optativas, donde los estudiantes escogen la cantidad que indique el programa o el plan de estudio de la carrera que cursan.
  • Asignaturas electivas, se les ofertan asignaturas de otras carreras.
  • Cursos para trabajadores, hacer asignaturas de varios años para terminar en menos tiempo; esta es una forma de aceleración.

Aunque este artículo se dirige principalmente a la problemática de los estudiantes de la enseñanza general, politécnica y universitaria, también debe reactivar nuestro pensar y hacer en pro de captar, desarrollar y retener a los jóvenes talentosos en el ejercicio de su profesión.

Acabo de disfrutar de una entrevista de Mara Roque con el presidente de la Sociedad Cubana de Matemática y Computación, Dr. C. Luis Ramiro Piñeiro, en ocasión del día nacional del Matemático el próximo 31 de octubre. Excelente idea la del concurso para retar a los buenos profesores de matemática. Dominarla es una condición necesaria pero no suficiente, hay que saber enseñarla.

Algunas preguntas para motivar el debate culto y enriquecedor:

  1. ¿Desde qué nivel de enseñanza se debe trabajar con estudiantes talentosos?
  2. ¿Cómo detectar a los estudiantes talentosos?
  3. ¿Cuáles son las diferencias entre el profesor de talentos y un buen profesor de todos los estudiantes?
  4. ¿Qué entrenamiento debe tener el profesor para estudiantes talentosos?
  5. ¿Qué debemos ratificar y mejorar, qué desechar y qué incorporar para la atención diferenciada de los estudiantes talentosos?

Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/10/29/la-atencion-diferenciada-a-los-estudiantes-talentosos-una-tarea-impurgente/#.WPks_rjau00

Imagen: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/18883379/Aceleracion-para-estudiantes-superdotados.html

Comparte este contenido:
Néstor del Prado

Néstor del Prado

Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *