Rol del Facilitador UNESR Bolívar ante la situación país

Marcel Doubront

Primeramente es importante clarificar, que este escrito ve más cuestiones de fondo que de “deforma”,  ante la inexistencia de espacios de discusión en una universidad autodenominada en el discurso como “revolucionaria” o en análogo con lo que planteara Freire “Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa” hago publica estas reflexiones  apoyándome  en un pensamiento del Subcomandante Marcos “Callando nos moríamos, sin palabra no existíamos. Luchamos para hablar contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Luchamos por el miedo a morir la muerte del olvido.”  Por ello en aras de seguir siendo a la Zurda más que diestro me permito reflexionar  que papel debemos jugar (en mi humilde punto de vista) los facilitadores de la UNESR Bolívar ante la actual situación del país.

 La UNESR tiene como Visión

Hacer de la Universidad Simón Rodríguez una institución global, de vocación, integracionista y latinoamericana, abierta al cambio, flexible, innovadora, andragógica y de excelencia, que promueva y practique la libertad de pensamiento y acción, fomente la participación y la profundización de los valores éticos democráticos; que permanezcan en la búsqueda constante del desarrollo sostenido y armonioso de la sociedad, y del individuo y esté profundamente comprometida con el desarrollo de la Comunidad.

De acuerdo a lo referido al asumirse como una institución integral e integradora no se aleja de la misión del Articulo 2 de la ley de universidades el cual expresa “Las Universidades son Instituciones al servicio de la Nación y a ellas corresponde colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales.” Por lo cual ambas citas nos preguntan pero al mismo tiempo nos responden cual es el papel que debemos ocupar en pro del desarrollo  del país, más de un fanático  pro-estructura (entiéndase adulante de la autoridad) hará veneración  sobre algunos planes improvisados que se ponen en marcha desde nuestras casas de estudios el cual considero que no es la vía más acorde porque la coyuntura no necesita fotos sino soluciones,  pero como dijera Morín y Hessel en su libro El Camino de la Esperanza

Evoquemos para empezar los apetitos desaforados del beneficio, la degradación de las solidaridades concretas, la hiperburocratización de las administraciones públicas y privadas, la exacerbación y presión de la competitividad forma degenerada de la competencia, la dominación de lo cuantitativo sobre lo cualitativo, las intoxicaciones consumistas que empujan a comprar productos dotados de cualidades ilusorias, la degradación de la calidad de los alimentos procedentes de la agricultura y la ganadería industrializadas, la impotencia de los consumidores, de los pequeños y medianos productores y de los ciudadanos condicionados y atomizados la carencia cada vez más flagrante de un sistema educativo que separa y parcela los conocimientos, impidiendo de ese modo la posibilidad de abarcar los problemas fundamentales  y globales de nuestra vida como individuos y ciudadanos, y la crisis de un pensamiento político ciego que, sometido a un cretinismo económico que degrada todo los problemas políticos para convertirlos en cuestiones de mercados, es incapaz de formular ningún proyecto ambicioso.

Enfocándonos con lo referido por Morín y Hessel “Evoquemos para empezar los apetitos desaforados del beneficio, la degradación de las solidaridades concretas, la hiperburocratización de las administraciones públicas y privadas, la exacerbación y presión de la competitividad forma degenerada de la competencia, la dominación de lo cuantitativo sobre lo cualitativo” no solo describe la sociedad de hoy sino que ese “nuevo orden social” impuso algo que muy bien describía Eduardo Galeano  “Vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor y el físico más que el intelecto. Vivimos en la cultura del envase, que desprecia el contenido” pero ante ello un sistema educativo observador de esa realidad sin saber cómo y cuándo actuar desconociendo un planteamiento de Ander EGG  al referirse que “la educación no solo es reflejo de la sociedad; también influye sobre ella” la realidad del país es la misma que pasa en el alma mater, sería muy largo detallar punto por punto los símiles no obstante más importante es deducir que esta situación se solventa como dijera Chomsky  más con buenas ideas que con pseudo-héroes.

No dudo de la buena fe de los promotores de planes con visión resultadistas mi critica es el no poner atención en el proceso que es lo que condiciona el resultado, ahora bien si realmente se quiere una universidad socio productiva como repetitivamente se sermonea hay primeramente “Socio producir” la conciencia o en otras palabras como lo planteara Marx “No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia” si no se construye formativamente una conciencia de clase en nuestros participantes no nos sorprendamos por qué un joven de Ciudad Bolívar saca como bandera de lucha el tricolor nacional de siete estrellas desconociendo de donde viene la octava estrella y quien la promulgo o en otros términos  no pretendamos ofuscarnos cuando los participantes muestran resistencia al cambio ante las jornadas de siembra (y no proyectos agro productivos) sino o existe una persistente formación de como sembrar, que sembrar, pero sobre todo para que sembrar y los resultados que influirán en la soberanía alimentaria de la nación.

En otro contexto, “La UNESR” en su filosofía habla de “Está orientada a consolidar una Universidad capaz de formar los promotores y conductores de la nueva realidad nacional, basada en la universalización de la educación y en la colectivización del saber, colocando el saber al servicio de las comunidades.” Más que responder a nuestra inquietud genera las interrogantes ¿será posible formar los promotores y conductores de la nueva realidad nacional con los pensum del siglo XX? De igual forma también es importante preguntarse ¿de qué manera será factible la universalización de la educación y en la colectivización del saber si los facilitadores no saben cuál es el plan sociopolítico de la UNESR?

Como se conoce “La UNESR” fue creada por Decreto Presidencial N° 1.528 de fecha 24 de enero de 1974  con la finalidad de desarrollar experiencias en el campo de la Educación Superior que contribuyeran a resolver la problemática educativa a nivel nacional, y específicamente

a)atención de un número mayor de estudiantes, a menor costo

Sería interesante preguntar si con la inclusión se resolvió el problema, si realmente la necesidad está en la Inserción o en la Formación, si, ¿realmente estamos ofreciendo alternativas para que el participante piense por el mismo o nos convertimos en un liceo de bachilleres mayores de 17 años?   Porque tal vez  respondería el porqué del alto nivel de deserción,  dice el manifiesto de córdoba que “Si no existe una vinculación espiritual entre el que enseña y el que aprende, toda enseñanza es hostil y de consiguiente infecunda” de igual forma es importante hacer referencia que de acuerdo a Domínguez “la educación tradicional se centra en contenidos y lo importante es depositar contenidos por eso Freire la llama bancaria. La educación liberadora, en cambio se basa en procesos y por esas razones una educación para emerger no para depositar contenidos. Por eso se trata de otra lógica y otros métodos”  tal vez eso pudiera hacernos entender sobre todo en una universidad “Andragógica” para que estamos aquí y si esta lucha vale la pena.

b)vinculación real de la Universidad a la producción y el mercado laboral

Si bien existen interesantes experiencias en núcleos de la UNESR del punto de vista productivo, hay una realidad que no se puede esconder y es que el participante solo visita el medio de producción cuando le toca hacer la pasantía y cuando necesita recopilar datos para su trabajo especial de grado, por lo cual hay una gran desvinculación entre el ente educativo, el medio de producción y el mercado laboral dice Dubric “por no tener claridad sobre el verdadero objetivo y sentido de la vida, es que cometemos y aceptamos ERRORES, terminando todos “igualados”, aceptando lo anormal como normal y viceversa.

No menos importante  esta en hacer referencia de que las comunidades esperan que las universidades egresen compañeros de una lucha en común para la creación de una mejor sociedad y no comunes letrados de egos estériles que no aporten al desarrollo de la población,   la actual coyuntura llama a una educación para la producción y no para el derroche, si hay algo que no hemos sabido asumir bien sea por flojera o comodidad es una alternativa a la pirámide de Maslow donde nos imponen  el consumo como hoja de ruta para la felicidad, afectando el no cumplimiento de las necesidades fisiológicas con el sentimiento de seguridad (lo cual contesta por qué la juventud prefiere limpiar pocetas en el extranjero que desarrollar su profesión en su país)  y consecutivamente perturbando las relaciones humanas y la autoestima del individuo.

La necesidad de repensar en una formación para la producción antes que para el mercado laboral guarda sinergia con una frase de Martínez Miguélez “habiendo entrado ya en el siglo XXI, muchos sectores de nuestra ciencia todavía no han entrado siquiera en el siglo XX” ya no es sorpresa decir que los participantes de la UNESR núcleo Bolívar deambulan por los pasillos de la institución vendiendo su producción (tortas, Helados, Bebidas, textiles) lo sorprendente es que todavía son invisibles para el sistema educativo entiéndase los pensum ni la didáctica del facilitador se adapta a la necesidad de respuesta de este participante  como tampoco hay un programa de formación de emprendedores el cual ante el claro mensaje que envía este participante de que es lo que debería preocuparse y ocuparse la universidad algo que todavía la “academia” no sabe descifrar.

c)la creación de fuentes propias y desarrollables de ingreso destinadas a lograr el autofinanciamiento de la Institución.

Relatar el alto grado de desidia en que se encuentra la infraestructura universitaria no es el descubrimiento del agua tibia, aunque  la UNESR  en la actual gestión rectoral logro el incremento del presupuesto universitario, como fuente de autofinanciamiento alquile locales o se apropie del negocio de los actos de grado, tales recursos son insuficientes para cubrir los gastos de funcionamientos entre ellos combatir la insalubridad, esta situación obliga a deducir la pertinencia de los poderes creadores de su talento humano o en otro termino planificar con diversos actores que hacer, las autoridades hablan mucho del programa trueque, aunque tengo mi opinión sobre ello no haré mención para que no se malinterprete como una “burla” no obstante un ejemplo de Trueque es analizar desde la potencialidad universitaria el termino entreayudándonos como ejemplo si la UNESR Bolívar gradúa Educadores y administradores  y la alcaldía y la gobernación cuentan con un número importante de docentes y trabajadores administrativos porque no ofrecer nuestros saberes en abordaje a los desafíos educativos  y administrativos  que presenten tales entes gubernamentales a cambio de servicios que coadyuven a la solución de los problemas de infraestructura.

Como conclusión es importante entender el rol que debe cumplir la universidad ante las demandas y requerimientos de la sociedad venezolana, aunque estoy convencido que la patria esta asediada por los ataque desde el extranjero por el pecado de tener envidiosos recursos naturales así como una estratégica posición geográfica, también es cierto que los avances de la guerra de IV generación contra nuestro país es producto de una mala estrategia formativa por no maximizar los esfuerzos por eliminar las viejas costumbres que interfieren con el futuro deseado, o  como diría Bertolt Brecht   muy en sintonía con Gramsci    “la crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”

Comparte este contenido:
Marcel Alejandro Doubront Guerrero

Marcel Alejandro Doubront Guerrero

Licenciado en Educación Integral Egresado UNESR. Con estudios de Especialización en Planificación y Evaluación de la Educación en el Centro de Investigaciones Psiquiátricas, Psicológicas y Sexológicas de Venezuela- Maturín. Cursante de la Maestría en Gerencia Educacional UPEL Bolívar. marceldoubront@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *