Clarín, otra vez contra la educación pública

Por: La Izquierda Diario

El domingo Clarín publicó una nota sobre la educación “en crisis”. Una vez más, desde los medios de comunicación oficiales se echa la culpa a los docentes, que son quienes las sostienen todos los días, junto a estudiantes y familias.

En la nota titulada “La odisea de 29 alumnos de primer grado que cambian de maestra cada 47 días” se muestra un primer grado de una escuela del barrio de caballito de la Ciudad de Buenos Aires, en la que, como en muchas otras del país, hubo cambios de docentes durante el presente ciclo lectivo.

Sin embargo, lo que no muestra esta nota (intencionalmente) son las verdaderas condiciones en las que tienen que aprender los chicos en la escuela pública y en la que deben trabajar los maestros, y que tienen que ver con las políticas del gobierno de Macri.

¿Por qué no dice la nota que en muchísimas escuelas de la Ciudad, los chicos que comienzan la primaria deben estudiar en aulas con más de 30 o 35 compañeritos, hacinados, muchas veces sin calefacción o sin ventiladores?

¿Por qué no menciona la nota que en la Ciudad de Buenos Aires el macrismo aprobó el presupuesto más bajo de la historia para la educación pública, y que la falta de vacantes hizo que más de 11 mil chicos se quedaran sin poder estudiar?

La nota de Clarín tampoco nombra la comida que, gracias a la política del gobierno, tienen que consumir los chicos: viandas con un mísero sándwich, almuerzos sin carnes ni verduras; para no hablar de las condiciones de los comedores escolares, a los que cada año se les asigna menor presupuesto.

¿Alguno de los responsables del sistema educativo se hace presente en las escuelas para ver estas las condiciones? No.

El Jefe de Gobierno, Horacio Rodriguez Larreta y la Ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, se pasean por dos o tres escuelas de los distritos de barrios con menos carencias, mostrando “que el Estado está presente” en esos lugares, pero dejando de lado la mayor cantidad de escuelas de la Ciudad donde las condiciones edilicias son deplorables. En estas escuelas, además, escasean los recursos, como los Equipos de Orientación Escolar, enfoques pedagógicos significativos, falta de capacitación en servicio, Educación Sexual Integral y la lista continúa. ¿Acaso alguno piensa en las condiciones en las que estudian los chicos? Es muy fácil poner a los maestros como responsables de todas las falencias de un sistema educativo que genera tanta desigualdad, pero la realidad es que es responsabilidad de las políticas de gobierno que desfinancian la educación pública.

El gobierno de Macri, como gobierno compuesto directamente por gerentes y directores de grandes empresas, lleva adelante un modelo educativo empresarial llevando a cabo medidas como el cierre de Institutos de Formación Docente para crear una sola universidad; la reforma de la escuela secundaria, que hará trabajar a los estudiantes en multinacionales de forma gratuita; medidas que son parte de un plan estructural del gobierno de ataque a la educación Pública llamado Plan Maestro. Un modelo que aumenta los subsidios cada año a las escuelas privadas, donde se eligen los cargos a dedo o por afinidad con los directivos y precarizando el trabajo docente, mientras que para las escuelas públicas este año se votó el presupuesto más bajo de la historia en la Ciudad de Buenos Aires.

Otros problemas que conllevan a la crisis educativa actual son las condiciones de pobreza de los chicos que asisten a clase y las condiciones sociales bajo el actual gobierno macrista y también con los gobiernos anteriores.

Sin embargo, los aprendizajes que los chicos logran en los primeros grados de escolaridad, en la lectura y escritura, no sufren retrocesos, como sugiere la nota de Clarín. Los niños, pese a las condiciones en las que deben vivir, logran desarrollar sus aprendizajes, y esto es gracias al acompañamiento de sus maestras.

En dicha nota se culpabiliza a los docentes que “se toman licencia” o “hacen paro” como la causa de los males de la escuela pública. Sin embargo, ¿no es acaso el mismo gobierno que, con el impulso de la reforma jubilatoria, pretende que las docentes trabajen hasta los 70 años? ¿No le importa entonces que una maestra de esa edad tenga que dar clases en primer grado, trabajar hasta esa edad porque de otro modo no le alcanzaría la jubilación para vivir?

La escuela pública es el lugar por excelencia donde la educación es para todos. Es muy claro que este gobierno no está del lado de los trabajadores, que también mandan a sus hijos a la escuela pública. Y no está en sus planes hacerlo, por ello ataca a los docentes para seguir reduciendo y recortado el presupuesto educativo, privatizando la escuela pública y enriqueciendo sus bolsillos a costa de desfinanciar la educación.

Es urgente y necesario lograr la conciencia y la organización entre docentes, familias y toda la comunidad educativa y apostar a seguir exigiendo que se respeten los derechos como educadores, familias y miembros de la escuela pública, ya que son también los derechos de los niños por quienes apostamos a un futuro con mejores condiciones de vida.

Fuente: http://laizquierdadiario.com/Clarin-otra-vez-contra-la-educacion-publica

Comparte este contenido:
La Izquierda Diario

La Izquierda Diario

Diario digital argentino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *