Habilidades sociales y emocionales: todos las aman, pero aún no se han podido caracterizar

10 de enero de 2018 / Fuente: https://compartirpalabramaestra.org

Por: Anya Kamenetz

Cada vez son más las personas del sector educativo que coinciden en la importancia de que las escuelas presten más atención a cosas que no sean del todo académicas.

Originalmente publiqué una historia sobre este tema hace dos años.

Como lo informé, había un montón de términos superpuestos en juego, desde el  “carácter” hasta “determinación” a “habilidades no cognitivas”.

Esta apariencia me molestó, siendo parte del sector de la educación,  así como también afectó a investigadores y políticos. (Todavía lo hace).

En todo caso, la situación de los no académicos se ha vuelto aún más fuerte desde entonces. De hecho, ha sido consagrado en la ley federal. La ley Cada Estudiante Triunfa, exige que los estados midan por lo menos un indicador no académico del éxito escolar.

También hay nuevas investigaciones que indican que las intervenciones basadas en la escuela para promover las habilidades sociales y emocionales tienen impactos positivos a largo plazo: un promedio de $ 11 por cada dólar invertido, según un análisis de la Fundación Robert Wood Johnson (socio de National Public Radio).

Pero a pesar de todo el alboroto todavía no hay ¡no hay! consenso sobre cómo definir estos indicadores, ni siquiera sobre cómo llamarlos.

“Básicamente, estamos tratando de explicar el éxito de los estudiantes educativamente o en el mercado de trabajo con habilidades que no se miden directamente mediante pruebas estandarizadas”, me dijo inicialmente Martin West, de Harvard Graduate School of Education.

“El problema es que vas a las reuniones y todo el mundo pasa las dos primeras horas quejándose y discutiendo sobre la semántica”.

West estudia lo que él llama “habilidades no cognitivas”, aunque no está completamente satisfecho con ese término.

Esto no es sólo una cuestión semántica, argumenta Laura Bornfreund en la New America Foundation. Escribió un artículo sobre lo que ella llamó “Habilidades para el éxito” porque no le gustaba ninguno de los otros términos.

“Hay un montón de términos diferentes flotando, pero también una falta de acuerdo sobre lo que realmente es más importante para los estudiantes.”

Como decía Noah Webster, el gran lexicógrafo y educador americano, en 1788: “las virtudes de los hombres son más importantes para la sociedad que sus habilidades, y por eso el corazón debe ser cultivado con más diligencia que la cabeza”.

Sin embargo, tampoco se le ocurrió un buen término que los reuniera a todos.

Por lo tanto, en la tradición de Webster, a continuación presentamos un breve glosario de términos que se utilizan para hablar de esa “diligencia del corazón”.

  • Habilidades del siglo XXI

Según la Asociación para el Aprendizaje del Siglo XXI (por sus siglas en inglés P21) , un grupo de investigación y defensa, estos incluyen las “4 ces de pensamiento crítico: colaboración, comunicación y creatividad”, así como “habilidades de vida y carrera” e “información, medios y tecnología. “

El problema, dice West, es que “en todo caso, toda la evidencia sugeriría que en las últimas décadas de los siglos XX y XXI las habilidades cognitivas se hicieran más importantes que nunca”. Así que este término, aunque se escucha a menudo en los círculos empresariales y tecnológicos, no significa necesariamente el cambio de enfoque que algunos investigadores quieren.

  • Carácter

La educación del carácter tiene una larga historia en los Estados Unidos, con una gran moda en la década de 1930 y un renacimiento en los años 1980 y 1990. La red  Knowledge is Power Program (por sus siglas en inglés KIPP)  de escuelas chárter (son un tipo de escuelas públicas de los estados unidos, financiadas con fondos públicos pero administradas de manera privada), por ejemplo, tienen un plan de estudios de siete “fortalezas de carácter”: determinación, entusiasmo, optimismo, autocontrol, gratitud, inteligencia social y curiosidad.

“No somos religiosos, no estamos hablando de ética, no vamos a dar ningún tipo de doctrina sobre lo que es correcto y lo incorrecto”, dice Leyla Bravo-Willey de KIPP Infinity en Harlem. “Pero hay algunas cosas fundamentales que hacen que la gente se convierta en grandes ciudadanos,  por lo general incluye ser amable.”

West argumenta que el uso del “carácter” es inapropiado en la investigación y la formulación de políticas debido a sus connotaciones morales y religiosas.

Señala que muchas de las cualidades de la lista KIPP (determinación  y autocontrol),  por ejemplo, están diseñadas para preparar a los estudiantes para el éxito. “Existe tensión respecto a una comprensión tradicional del carácter, que a menudo implica algo que es bueno en sí mismo y que a menudo incluye alguna noción de auto sacrificio”, dice West.

Esa distinción no molesta a Bravo-Willey, ella dice que la escuela está respondiendo a los deseos de los padres de que sus niños sean felices y buenos así como exitosos.

  • Determinación

La determinación es una virtud pionera con una larga historia americana, pensando en la clásica postura occidental de la verdadera determinación.  Cuando Angela Duckworth estaba trabajando en su tesis a mediados del año 2000, escogió el término para encapsular las medidas de autocontrol, persistencia y conciencia, que ella estaba descubriendo como poderosos determinantes del éxito. Rápidamente se dio cuenta (tal vez demasiado rápido, me dijo la psicóloga de la Universidad de Pensilvania).

“Estoy agradecida por la atención, pero la gratitud y el asombro fueron rápidamente reemplazados por la ansiedad de que la gente piensa que, ya habíamos calculado las cosas.” Le preocupada que se le dé demasiado énfasis a la  determinación; en un artículo de 2015, argumentó que las medidas de determinación no están listas para ser incorporadas a los sistemas de rendición de cuentas de alto riesgo. “También me preocupa que la gente interprete mi posición de que la determinación es la única que importa”.

La determinación ha atraído mucha atención y, naturalmente, eso viene con la crítica.

En los últimos dos años, algunos investigadores han argumentado que los efectos de la determinación han sido exagerados. Otros han defendido por una mayor atención al contexto social de esta característica.  Un niño que crece en el regazo de lujo simplemente enfrenta menos obstáculos. “La determinación” puede ser vista como una manera de culpar a los niños que están luchando por el impacto de los barrios pobres o las escuelas con pocos recursos.

  • La dependencia

Anindya Kundu, estudiante de doctorado en la Universidad de Nueva York que cuenta  con Duckworth como mentor y con  Pedro Noguera como asesor, un eminente académico de la brecha de logros,  está investigando un concepto llamado dependencia. Es parecido a la determinación pero diferente.

“La dependencia es uno de los conceptos más antiguos de la sociología”, dice. Básicamente, es “la cantidad de poder que una persona tiene de influir en su propia vida”.

La dependencia trae en el contexto social, la desigualdad estructural y la diferencia cultural. Las personas que logran tener éxito a pesar de crecer en la pobreza, Anindya Kundu ha encontrado, guardan su propia salud mental y la felicidad, teniendo una visión optimista, aprende a cultivar relaciones, íntimas de confianza así como con los nuevos mentores y forman metas y se sienten insatisfechos hasta que llegan a ellas.

Kundu considera que su trabajo está  “en diálogo con” la investigación de la determinación, tomando las circunstancias sociales de la gente así como sus capacidades internas.

  • Mentalidad de Crecimiento

Carol Dweck, la psicóloga de la Universidad de Stanford, eligió el término “mentalidad” en 2007 para el título de su libro más vendido.

La “mentalidad de crecimiento” es la creencia de que los rasgos positivos, incluida la inteligencia, pueden desarrollarse con la práctica. La “mentalidad fija” se refiere a la idea de que la inteligencia y otros talentos se establecen al nacer.

“En mis trabajos de investigación, tunia un término muy, muy torpe para los sondeos científicos para determinar la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento”, dice “cuando fui a escribir el libro pensé, estos no funcionará en lo absoluto.”

La mentalidad se ha desarrollado tremendamente sobre los mundos de negocios y educación. Pero la preocupación de Dweck es que se estén utilizando, se quiera o no, para justificar cualquier intuición antigua que la gente pueda tener sobre el pensamiento positivo en el aula.

“Cuando la gente comienza a pensar, ‘haré que los niños se sientan bien y aprendan’, así es como el movimiento de la autoestima gana la tracción”. Esa tendencia de los años 80 condujo a muchos trofeos pero a poca mejora en los logros.

  • Resistencia

“Lo que se ha llamado aprendizaje social y emocional ahora se está expandiendo para ser pensado así: ¿cómo los niños se convierten en estudiantes?” ella dice. Los niños que luchan con el control de los impulsos o la atención, dice, muy a menudo han enfrentado la adversidad y el trauma.

Al mismo tiempo, los cerebros de los niños son especialmente moldeables, afirma. En un ambiente seguro y con relaciones de confianza, pueden mejorar su preparación para aprender. Esto es resistencia.

La organización de Cantor aborda muchas de las cualidades bajo el paraguas socio-emocional, como atención, mentalidad de crecimiento, autorregulación, apego, función ejecutiva y conciencia social. Pero en muchos aspectos, la resistencia está en el corazón de lo que hacen.

“Una vez que los niños tienen un éxito en el comportamiento y llegan a reconocer que realmente tienen control sobre su comportamiento y pueden tomar mejores decisiones y lo reconocen, y las toman”, después de esto pueden aprender.

Este término está más fuertemente asociado con el trabajo del economista ganador del premio Nobel James Heckman. Realmente logró incursionar en todo este campo y ponerlo en marcha, analizando grandes conjuntos de datos para mostrar que atributos tales como la autodisciplina y la persistencia, no sólo el rendimiento académico, afectan la educación, el mercado de trabajo y los resultados de la vida.

Este término es “feo, amplio e inespecífico”, argumenta Carol Dweck,  y ella es una fan. “Soy la única persona a quien le gusta el término”, dice. “Y te diré por qué: es un grupo muy diverso de factores y la razón por la que ha sido difícil llegar a un nombre es que no necesariamente pertenecen juntos.”

  • Rasgos no cognitivos y  Hábitos

Martin West en Harvard usa este término para sí mismo, pero dice que siempre tiene cuidado de reconocer que puede ser “engañoso”.

“Cada habilidad o rasgo es cognoscitivo en el sentido de que implica y refleja el procesamiento de información de algún tipo en nuestro cerebro”, afirma.  West agrega que las habilidades académicas tradicionales con más frecuencia son complementos, no sustitutos, de las actitudes y rasgos de personalidad capturados por el término “habilidades no cognitivas”.

  • Habilidades sociales y emocionales

El aprendizaje Social y Emocional. Nadie con quien he hablado odia este término. Y en los últimos dos años, parece haber ganado valor.

“Cada vez más maestros que están en primera fila afirman que es muy importante enseñar a los niños a ser más social y emocionalmente competentes”, dice Roger P. Weissberg, director del Collaborative for Social and Emotional Learning , que promueve el concepto en todo el país. “Los maestros sienten, y la creciente investigación apoya que, les ayuda académicamente, mejora el clima escolar, mejora la disciplina, y va a ayudarles a estar preparados para la universidad y la carrera y la vida”.

Harvard tiene un laboratorio llamado Enfoques Ecológicos para el Aprendizaje Social y Emocional, ( por sus siglas en inglés EASEL) . Stephanie Jones, que dirige el laboratorio, dice: “cuando entras en la definición y la terminología hay muchas superposiciones” entre campos. EASEL es un gran proyecto de taxonomía para resolver estas superposiciones y los enfoques basados ​​en la evidencia que van con ellos, para una docena de habilidades.

El único problema es que la parte de “aprendizaje” puede no ser vista como abarcadora de cosas que son más como actitudes o creencias, como la mentalidad de crecimiento. Y la parte “social y emocional”, una vez más, puede ser vista como la exclusión de habilidades que son realmente de naturaleza cognitiva.

  • Competencias Sociales

Estancamiento del aprendizaje social y emocional (por sus siglas en inglés SEL)?

Por este mes, dos años después, Martin West dice que podemos estar listos para declarar un ganador por defecto.

“Los debates semánticos han disminuido un poco, pero más por agotamiento que por progreso hacia un acuerdo. La mayoría de las personas parecen estar utilizando el aprendizaje social y emocional (o socio-emocional / socioemocional) como un todo.”

Pero Bornfreund se está pegando a sus armas. “Todavía me refiero a ellos como habilidades para el éxito de a corto plazo, habilidades, hábitos y mentalidades para el éxito sería el descriptor completo. Debido a que son cognitivos y académicos, y más que rasgos de carácter, esas etiquetas no encajan. No he oído ningún nuevo término que mejor encaje.”

Fuente artículo: https://compartirpalabramaestra.org/actualidad/articulos-informativos/habilidades-sociales-y-emocionales-todos-las-aman-pero-aun-no-se-han-podido-caracterizar

Comparte este contenido:
Anya Kamenetz

Anya Kamenetz

Bloguera de educación en NPR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *