Colombia: En Antioquia se trabaja para cambiar la educación

14 Enero 2018/Fuente: ElColombiano/Autor: CAMILO TRUJILLO VILLA

Los modelos de aprendizaje de los colegios privados de Medellín y el Valle de Aburrá vienen evolucionando para preparar mejor a sus estudiantes, quienes en el mediano plazo se convertirán en parte de la dirigencia empresarial o de la fuerza laboral del país y deberán enfrentar una sociedad que exige más habilidades sociales y emocionales que el conocimiento tradicional.

“Desde hace tiempo venimos pensando en las competencias que los estudiantes necesitan para este nuevo momento formativo. Uno de nuestros referentes es el documento ‘¿Cuáles son las habilidades que todos los estudiantes necesitan para el 2020?’, publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), entre otros modelos pedagógicos que existen en el país y en el mundo. Pero todos los podemos agrupar en componentes básicos: pensar, comunicar, crear y emprender, convivir y trascender”, manifestó Juan Andrés Escobar Vélez, presidente de la Asociación de Educación Privada, Adecopria.

El propósito no es cambiar el aprendizaje tradicional, sino hacer que evolucione y se adapte a las exigencias del mundo de hoy.

“Es una búsqueda constante de la pertinencia para formar de manera óptima a los estudiantes ciudadanos que se necesitan para el 2020. Queremos que los niños y jóvenes que formamos utilicen su inteligencia, talentos y habilidades en beneficio de sí mismo, de los demás”, dijo.

Sea cual sea el modelo educativo, la Secretaría de Educación de Medellín los vigila e inspecciona; es su deber velar por la formación de todos los ciudadanos, sin importar si está en el sector oficial o privado.

“Debemos garantizar que en los colegios se brinde una educación de calidad, que los manuales de convivencia estén ajustados a la norma y garanticen los derechos fundamentales y que, en general, cumplan con los requisitos de ley”, le dijo a EL COLOMBIANO Luis Guillermo Patiño, secretario de Educación de Medellín.

Habilidades y cualidades

Además de los contenidos básicos de aprendizaje (lenguaje, matemáticas, ciencias y ciencias sociales), que según el Foro Económico Mundial ya no alcanzan para proveer a los estudiantes del conocimiento que necesitan para progresar, estas instituciones privadas asociadas de Medellín —aparte del modelo de formación que cada una tiene— se enfocan en el dominio de la lengua materna (alfabetismo) y de un segundo idioma, las habilidades numéricas, el pensamiento científico, financiero, cívico y cultural y de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

“Dichos contenidos no logran ser útiles si el estudiante no tiene habilidades de comunicación, de pensamiento colaborativo —con capacidad para trabajar en equipo— y creatividad. Igualmente, debe tener cualidades de buen carácter como interacción, adaptabilidad, liderazgo, iniciativa y persistencia, entre otras”, resaltó el presidente de Adecopria.

El resultado de esta mezcla de habilidades y cualidades es un aprendizaje social y emocional, el cual servirá para un mejor desempeño en las etapas de educación superior y laboral.

Por su parte, el doctor en Educación Queipo Timaná considera que se debe habilitar a los estudiantes para la invención, investigación, cuestionamiento y la crítica; según él, es la gran carencia que tiene el sistema educativo colombiano, tanto público como privado.

“Nuestro sistema educativo se armó para impartir unos conocimientos muy escasos y dejó a un lado la lectura, la observación, la interrogación y la crítica; son estos elementos los que necesitan desarrollar las generaciones que hoy estamos formando en los colegios para poder saber consumir los diferentes medios de información a los que están expuestos. Los jóvenes deben saber si ese conocimiento es válido o no; saber diferenciar cuándo les están presentando una mentira como verdad”, explicó Timaná.

Y agrega: “debemos fomentar más la lectura en los colegios. Hay que enseñarles a los estudiantes a usar las redes sociales y a que sepan interpretar la información que brindan; para eso debemos fortalecer el sentido crítico, desde niños, para que sean capaces de pensar por sí mismos y tener criterios. Es la única manera para que después puedan entender la realidad, que es muy compleja y que ahora la presentan como posverdad”.

Evolución de la clase

El director académico del colegio Aspaen – Gimnasio Los Alcázares, John Fredy Ortiz Cardona —licenciado en Ciencias y especialista en Educación—, le expuso a EL COLOMBIANO que la clase magistral también ha evolucionado en las últimas dos décadas.

“Antes, la clase tradicional estaba basada en un modelo pedagógico, que en nuestro país era instruccionista o conductista, en la que lo principal era la enseñanza, se calificaba lo que se aprendía a través de un método y dejaba contenidos que tenían que aprenderse de memoria. La participación del estudiante era pasiva, nula, porque solo el docente era el que sabía”, recordó Ortiz Cardona.

En contraste, el especialista agregó que “el enfoque de la clase de hoy es pedagógico, desarrollado en una clase con estudiantes activos, que aprenden y, al mismo tiempo, son protagonistas, que no se califican sino que se evalúan, que no se les enseñan contenidos sino técnicas y habilidades y que producen conocimiento y evidencias de lo que está aprendiendo”.

Los docentes, el gran reto

En los últimos años, una de las grandes preocupaciones de los rectores de los colegios privados y del sector educativo en general ha sido la calidad de los profesores.

“Queremos maestros muy bien preparados y hemos tenido diálogos con las facultades de educación de la ciudad y del departamento, insistiéndoles a los decanos que cuidemos mucho la formación de los educadores, los distintos programas y que no abandonen el esfuerzo de mantener un nivel alto en su preparación y de dar más facilidades para hacer doctorados, para poder dotar a los colegios e instituciones educativas con personas idóneas para las exigencias de hoy”, indicó Juan Andrés Escobar Vélez.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) la realidad es que cada vez menos jóvenes en Colombia contemplan la docencia como parte de su futuro profesional, debido a razones como condiciones laborales y los salarios —tanto de colegios públicos como de privados, instituciones de educación superior y universidades—; eso sin contar que muchos egresados de pedagogía no ejercen la profesión.

En este sentido, el docente de bachillerato Andrés Contreras y el presidente de Adecopria coinciden en que es responsabilidad de todos los sectores de la sociedad colombiana volver a dignificar la profesión del maestro, para que las nuevas generaciones que salen de los colegios se animen a ser docentes, porque todos se quejan de la calidad de la educación, pero muy pocos hacen algo por mejorar la formación del maestro.

“Hay que incentivar a los jóvenes para que decidan ser docentes, hay que tener buenas facultades de educación y licenciatura y buenas ofertas laborales. Sin buenos maestros será difícil graduar buenos estudiantes”, afirmó Contreras.

Alianzas por la calidad

Los resultados de las pruebas Saber 11 del Icfes son consideradas por muchos como el principal indicador para determinar la calidad de la educación de un colegio público o privado. En el segundo semestre de 2017, 1.066 planteles de Antioquia que estudian en calendario A presentaron las pruebas Saber 11. El listado de los 10 mejores colegios de Medellín y Antioquia —por su desempeño en las pruebas—, quedó conformado solo por privados y la mayoría de ellos, bilingües.

Para aprovechar la calidad del sector privado, desde el año pasado, el sector educativo oficial de la capital antioqueña cuenta con 21 alianzas estratégicas con empresas, universidades y colegios privados para ayudar a mejorar la calidad de la educación y el desarrollo integral de más de 17.000 rectores, docentes y estudiantes.

Para el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, la calidad en la educación no se refleja solo en las pruebas o los índices, sino también desde cómo se fortalecen los entornos protectores

Para este 2018, no solo se espera que las 21 alianzas continúen, sino que se concreten más, para lograr un mayor número de instituciones educativas oficiales beneficiadas.

Fuente de la noticia: http://www.elcolombiano.com/antioquia/en-antioquia-se-trabaja-para-cambiar-la-educacion-FD7995236

Fuente de la imagen:

http://www.elcolombiano.com/documents/10157/0/580×387/0c9/580d365/center/11101/KLEO/image_content_302585

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *