Aprendizajes

Por Rosalía Nalleli Pérez-Estrada.

La llegada de un alumno nuevo a clases es una nueva oportunidad de aprender para todos los que somos maestros, pero jamás imaginamos  que antes de que acabe su profesión, tengamos que aprender de él  a valorar la vida, cuando debemos de ir a dejarlo a un cementerio para siempre. Desafortunadamente esta es una vivencia inevitable en las instituciones de educación superior: alumnos que se van por una enfermedad mal cuidada, por un accidente, por una decisión apresurada o por desgracia, por haber sido privados de su libertad. Todas estas situaciones del que fallece hacen que nos preguntemos cuánto valió la pena tanta exigencia en conocimientos, si ese alumno ya se fue. También, cuando es una decisión el irse, qué fue lo que faltó para ayudarlo a abrazar la vida. Sin embargo, el peor momento se vive cuando  el cuestionamiento embota los sentidos y  después de buscar varios días desesperadamente, se pasa entre calles y casas, imaginando dónde puede estar alguna alumna perdida y escuchando el tic tac interminable del reloj ahí, que no oculta cómo late el corazón, triste por la ausencia.

Después,  y viendo una foto compartida entre todos los que conocemos a la persona y entre los que son solidarios, finalmente se anuncia que  se ha encontrado su cuerpo pero en un estado inimaginable, que grita su sufrimiento. Así, víctima del comportamiento irracional, aparece en un desenlace fatal, en una búsqueda finalizada que ahora se llena de dolor y de tristeza  al saber que alguien, igual que ella, se atrevió a olvidar su humanidad, para convertirse en ejecutor y en destino a la vez. ¿Qué viene después? Dolor, coraje, frustración y odio pero no se sabe contra quién exactamente, sólo se conoce el desenlace. Como docentes de quien ha sido objeto de tal atrocidad, nos preguntamos la causa de tanto mal y buscamos escudriñar comportamientos que arrojen algún posible indicio, sin tener éxito. Sólo sabemos de la ausencia de autorregulación que predomina en la mente consciente para provocar  dolor o muerte para satisfacer un placer momentáneo.

En esos momentos, los aprendizajes logrados, las evaluaciones y los contenidos escapan de nuestro entendimiento y se apodera de nosotros la melancolía de lo que pudo haber sido y ya no fue.

Conscientes estamos de que formamos parte del eslabón educativo y que posiblemente nos hayamos encontrado en clase a aquél que no supo detenerse para no dañar y de manera discreta nos cuestionamos qué nos ha faltado hacer para llegar a tales circunstancias.  Sabemos que en momentos de dolor, la razón y el diálogo se esfuman, dejando su esencia molesta, mientras nos esforzamos por recordar alguna respuesta que surja de un diagnóstico hecho a tiempo o la posible descripción de un contexto. Y así se pasan los días, sumergidos en el recuerdo de quien se ha ido, entre tanto, nos aferramos a la vida llenándonos de más actividades para no pensar. Mientras, seguimos aprendiendo de los alumnos que quedan e intentamos copiar su  fortaleza y sus sueños de que cambiarán los tiempos. Ellos no flaquean, siguen fluyendo,  desafiando estos tiempos modernos. Definitivamente, esos aprendizajes del que todavía sueña nos ayudan a seguirnos moviendo.

Escrito hecho en honor para quienes siendo tan jóvenes se han ido y a quienes tuvimos la suerte de conocerlos y también para aquellos de quienes seguimos aprendiendo.

Comparte este contenido:
Rosalía Nalleli Pérez Estrada

Rosalía Nalleli Pérez Estrada

Directora en Universidad Santander. Docente de Universidad Politécnica de Tlaxcala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.