“El sistema educativo nos ha fallado”: Dolor y frustración de los universitarios graduados de Jordania

Jordania / 18 de febrero de 2018 / Autor: Maram Alkayed (Traducción de Diana Ulloa) / Fuente: Global Voice

El 2017 trajo un desafortunado aumento del desempleo en Jordania, que alcanzó un punto máximo de 18,5%. El futuro tampoco se ve muy prometedor, para 2018 se avizora un aumento aún mayor.

Para los que poseen títulos universitarios, la situación es peor que la de la población general: el 23% está desempleado. De los graduados sin trabajo, 27% son hombres, mientras que 68% son mujeres.

Los costos de matrícula se dispararon en los últimos años, pero quienes logran pagarlo no tienen garantizado un trabajo decente al final de su camino universitario. Los graduados con los que habló Global Voices se quejaron de haber tenido que sumergirse en la política y confusos consejos laborales gubernamentales durante sus años de universidad. Y ahora se encuentran con trabajo no especializado y mal pagado —o simplemente sin trabajo.

“Mi educación no ha facilitado mi vida laboral, más bien ha sido lo contrario”, contó Lara Mohsen, exestudiante de la Universidad Al-Balqa en Jordania, a Global Voices.

La educación de la que habla Lara y muchos otros es la que ofrecen las universidades públicas y privadas. Como en Jordania, el gobierno que existe es una monarquía constitucional, los estudiantes deben lidiar con políticas de admisión en constante cambio, que cada gobierno mejora o cambia por completo.

Además, los estudiantes se convierten en testigos de peligrosos enfrentamientos tribales en las universidades, ya que las leyes tribales son predominantes en Jordania y los conflictos internos entre las tribus muchas encuentran su camino en las instituciones educativas a través de los jóvenes.

Yazan Bahbouh, contador graduado de la Universidad de Petra, dijo a Global Voices que no sabía qué beneficios tenía su título:

Me gradué de contador en la Universidad de Petra y casi de inmediato me ofrecieron trabajo en una compañía privada. Estaba muy emocionado, es inusual que un recién graduado obtenga un trabajo tan rápido. El primer día de trabajo, me di cuenta de que tendría que contar cajas para el inventario. Era un trabajo que compartiría con otros que no acabaron secundaria [que estaban] en la misma compañía. Renuncié unas semanas más tarde. No pude soportar recibir incluso menos dinero que mis colegas que manejan las camionetas, dado que reciben más propinas que yo, una persona que ha pasado cuatro años de su vida estudiando.

Dana, farmacéutica, contó a Global Voices que en su trabajo la explotaban para que hiciera trabajo extra que no le correspondía:

Después de cinco años en la universidad, me gradué de farmacéutica. Encontré un trabajo en una farmacia que tenía una vacante y comencé a trabajar de inmediato. Luego de una semana en el trabajo, me enteré de que tenía que turnarme con mi colega del turno de noche para trapear el piso y limpiar las estanterías. Pensé ‘genial, realmente necesitaba cuatro horas de capacitación en laboratorio para esto’ y de inmediato dejé el trabajo.

Las historias de Yazan y Dana no son únicas. Generalmente, los graduados universitarios rechazan trabajos que consideran inferiores a su nivel de educación, pero con 100.000 recién graduados buscando trabajo cada año, los puestos que Yazan y Dana rechazaron pueden ser fácilmente ocupados por muchos otros desesperados por conseguirlos.

La dificultad de hacerse camino entre las necesidades “en constante cambio” del mercado

Taima, traductora graduada de la Universidad de Yarmouk, dice que actualmente gana igual que lo que ganaba en sus años de traductora independiente y estudiante:

Trabajaba como traductora independiente cuando aún era estudiante. Muchas de las agencias de traducción exigían un título en traducción, así que volvía a traducir para personas que solo querían un servicio de una vez. Pensaba que cuando me graduara, podría obtener trabajo en esas agencias y ganar más. Te sorprendería saber que ahora gano lo mismo que ganaba cuando era estudiante.

Continúa:

En una agencia [de traducción] me dijeron que hay un exceso de graduados en traducción y en letras. Me di cuenta de que debería haber pensado más cuidadosamente qué estudiar, dado que las necesidades del mercado cambian constantemente.

El Servicio Civil de Jordania emite informes anuales sobre las especializaciones que más se necesitan en el mercado y qué sectores se han quedado sin cupos. La agencia también aconseja al Ministerio de Enseñanza Superior sobre cuáles carreras no se necesitan en el mercado, y por lo tanto, deberían cerrarse; y cuáles deberían admitir un menor número de estudiantes.

Sin embargo, generalmente las universidades y los estudiantes no confían en esos informes, pues quien los emite es el Gobierno, al que muchos culpan del problema del desempleo.

Generalmente, los informes aconsejan a las universidades a eliminar carreras que no se necesitan en el sector público (como psicología), aunque tengan demanda en el sector privado. Además, especializarse puede no dar frutos en Jordania por el estado actual de la economía, pero podría ser lucrativo en otro lugar.

Por ejemplo, Rawan, quien tiene doble ciudadanía jordana y estadounidense. Después de rgraduarse de médico veterinario de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Jordania, se quedó sin trabajo por más o menos un año y ahora ha decidido volver a Estados Unidos:

Amo a mi país y me encanta vivir aquí [en Jordania], pero tampoco puedo quedarme sin trabajo para siempre. Realmente pensé que me quedaría a vivir aquí, pero las circunstancias no están a mi favor.

Además, existen otros problemas con el consejo de la agencia, como el hecho de muchos evitan estudiar una carrera, ya sea por recomendación oficial o no, que requiera que abran su propio negocio, ya que ha quedado demostrado que las leyes de comercio que crea el Gobierno son ineficaces.

Recientemente, la Universidad de Jordania creó una nueva carrera en la facultad de idiomas extranjeros, acción que va en contra del informe de la agencia, que aconsejó a las universidades reducir el número de estudiantes admitidos en la carrera en los próximos cinco años.

La nueva y competitiva carrera de la Universidad de Jordania cuesta 60 dinares jordanos (85 dólares estadounidenses), tres veces más que cualquier otra en la facultad. Abrir una nueva carrera que cuesta el triple en una facultad cuyo título el Gobierno considera redundante es totalmente lo contrario a cumplir los hallazgos del informe.

Consecuencias de la ley jordana de nacionalidad en la educación superior

Jihad, hijo de madre jordana y padre yemení, enfrenta un problema aún mayor. Aunque nació y se crió en Jordania, Jihad aún es considerado yemení porque la ley en el país solo concede la nacionalidad si el padre es jordano.

Por lo tanto, debe inscribirse bajo el programa internacional en la Universidad de Jordania. Aunque aprobó el Twajihi (examen general de secundaria que deben rendir los estudiantes de último año para postular a la admisión universitaria), debe registrarse como extranjero y pagar 500 dólares estadounidenses por hora de crédito, mientras que sus compañeros que se registraron en el programa competitivo pagan 45 dinares jordanos (63 dólares estadounidenses).

Jihad trabaja en un centro médico, donde gana 550 dinares jordanos al mes (500 dólares estadounidenses). A ese ritmo tendrá que trabajar unos 22 años para pagar su educación (eso es, por supuesto, solo tomando en cuenta las horas de crédito oficiales del programa, y sin incluir el valor de libros, subsidio y pagos extra de matrícula).

“Podría abrir un hospital entero con los 132.500 dólares estadounidenses que me costará su educación”, bromeó el padre de Jihad.

Afortunadamente para otros, leyes nuevas emitidas en 2017 darían los mismos privilegios de educación superior que tienen los ciudadanos jordanos a los hijos de madres jordanas y padres extranjeros, aunque no será de mucha ayuda para Jihad y los otros que postularon a las universidades antes de esto. Además, los refugiados sirios y titulares de pasaportes extranjeros que nacieron y crecieron en Jordania (personas que migraron a Jordania desde Gaza en los conflictos israelí-palestinos de 1948 y 1967, por ejemplo) están excluidos y, por lo tanto, deben inscribirse en el programa internacional.

Discriminación a discapacitados del mercado laboral

Las historias de estudiantes que luchan con el desempleo abundan, pero algunos enfrentan desafíos adicionales como discapacidades.

Hakeem tiene miopía y fue estudiante de finanzas en la Universidad de Gerasa. Después de un dificultoso paso por la secundaria y la universidad, finalmente se graduó con un promedio alto en 2015. Sigue sin trabajo hasta el día de hoy, dado que las empresas prefieren contratar a uno de los tantos candidatos que no tienen discapacidad.

Un amigo de la infancia de Hakeem, que ha cambiado de trabajo con frecuencia desde que se graduado, dijo a Global Voices que esperaba que los estudios ayudaran a su amigo:

Quería que [Hakeem] tuviera acceso a una educación porque pensaba que él y yo tendríamos la misma oportunidad de estudiar y trabajar, pero el sistema educativo nos falló.

Estas historias pintan una imagen de desempleo en Jordania que experimentan universitarios con título, que invirtieron dinero en sus estudios pues pensaron que les traería trabajo remunerado. En cambio, los dejó decepcionados del mundo real y, en consecuencia, de su país y de ellos mismos.

Fuente de la Noticia:

https://es.globalvoices.org/2018/02/14/el-sistema-educativo-nos-ha-fallado-dolor-y-frustracion-de-los-universitarios-graduados-de-jordania/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.