El arte de ser maestra en el siglo XXI

México / 11 de marzo de 2018 / Autor: Luisa Martínez Baxin / Fuente: E-Consulta

Los retos pedagógicos de una docente de historia. Ayudar a los alumnos a sentirse seguros de sí.

Ser maestra en la actualidad no consiste en llegar al salón de clases e inventar un tema, ni mucho menos improvisar un contenido rápidamente para que los niños y jóvenes estén tranquilos en su silla.

Ser docente implica muchos retos, desde levantarse por la mañana y pensar de qué manera atraerás la atención de 40 niños, incluso en ocasiones utilizas los fines de semana para planear las actividades que harás en el trascurso de la semana. Piensas seriamente en los contenidos a abordar, qué temas quitar y cuáles no, puesto que el sistema te exige terminar el programa. Sin embargo, como maestra te preocupas porque no te dará tiempo ver los contenidos principales, debido a que en la comunidad donde se ejerce celebran las fiestas del pueblo, ferias, carnavales festejos que no están marcados en el calendario pero de alguna manera forman parte de la cotidianidad de la sociedad, y en su momento ocasiona la ausencia de muchos niños.

Esas actividades son las que se siguen enfrentando, y conlleva a diseñar y buscar estrategias para que los alumnos vean lo más relevante del año escolar. La prioridad no es aprender todo de manera memorística para abarcar todos los temas del libro, sino más bien como lo enmarca la pedagogía moderna, un aprendizaje que tenga como finalidad formar en el educando valores y actitudes útiles para la vida.

Tampoco es saturar la libreta de resúmenes y cuestionarios, de nombres, fechas y personajes que dieron patria, sino detenerse a buscar el fin de semana ¿Qué se hará en la clase del lunes? ¿Qué les pongo para llamar su atención? ¿Qué hago para motivarlos y no aburrirlos? Es sentarse a planear por un par de horas, y pensar en el material didáctico a utilizar, es cambiar la estrategia y generar en ellos lo que está exigiendo el contexto de la época, es decir el análisis y la reflexión.

Entonces ¿cómo hacer para que analicen y reflexionen? Es un reto muy difícil y más cuando son jóvenes de entre 12 y 15 años de edad, con distintas características, con un nivel socioeconómico diferente, y estilos de aprendizaje diverso. Por lo tanto, lo ideal es realizar actividades innovadoras para un salón de clases de 40 alumnos.

Es de tomarse en cuenta que no todos aprenden de la misma manera, y para ello también hay que meditar en los métodos utilizados. Los foros, las mesas redondas, y los debates son herramientas que favorecen el proceso de aprendizaje generando en ellos una conciencia. ¿Pero cómo saber si se ha logrado una conciencia histórica? Esto también es relevante como docente, ¿cómo sé qué mis alumnos están aprendiendo? ¿Por el 10 en ciencias? ¿Por el 9 en matemáticas? Son desafíos que se enfrentan día con día, e incluso si un alumno no trabaja, y no lleva tareas piensas si realmente estás haciendo bien tu labor.

Te preguntas ¿estoy haciendo algo mal como maestra? De ese modo, son muchas las dificultades por las que pasas, entre ellas la apatía y desinterés de los jóvenes, el no contar con el apoyo de los padres de familia, enfrentarse al contexto de la realidad actual, la violencia, la inseguridad, las problemáticas de drogadicción y entre otros factores que ocasionan también la deserción escolar.

Ser maestra en el siglo XXI no implica dar cariño a los niños, quererlos o abrazarlos cotidianamente, sino más bien enseñarles las herramientas necesarias para ayudarles a crecer, de mentalidad positiva, ayudarlos a sentirse seguros de sí mismos, pero sobre todo desarrollen sus habilidades y sean capaces de enfrentarse ante el mundo y sociedad.

No es formar idealistas que no lleven nada a la práctica, es construir personas con decisiones y convicciones fuertes, por lo tanto la responsabilidad es enorme cuando estas en el aula, y más que nada fijarse del mensaje a compartir, del ejemplo a dar, así como las experiencias contadas a más de 38 alumnos diariamente.

Fuente del Artículo:

http://www.e-consulta.com/opinion/2018-03-07/el-arte-de-ser-maestra-en-el-siglo-xxi

Fuente de la Imagen:

https://compartirpalabramaestra.org/columnas/calidad-docente-21-aspectos-revisar-para-el-maestro-del-siglo-xxi

Comparte este contenido:
Luisa Martínez Baxin

Luisa Martínez Baxin

Historiadora y maestra de la Escuela Secundaria Técnica Industrial Número 97 ubicada en la Ciudad de Xalapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *