La docencia es subestimada y mal pagada, según encuesta a padres de familia

América del Norte/EEUU/Observatorio ITSMx

Una encuesta a padres de familia norteamericanos revela que existe una creciente confianza y apoyo hacia los profesores en todos los niveles educativos, sin embargo, se piensa que es una profesión subestimada y mal remunerada.

La 50ª encuesta PDK, que desde 1969 investiga las actitudes que tienen los norteamericanos respecto a las escuelas públicas, cuestionó a 1042 adultos sobre los retos que enfrenta la educación, incluidos el salario de los maestros y la profesión docente.

El 66% de los estadounidenses señala que los maestros están mal pagados y el 73% de los padres de familia dicen que apoyarían a los maestros de su comunidad si se declararan en huelga en busca de un mejor salario. La percepción sobre lo mal pagada que es la docencia creció en los últimos años; en 1969 sólo el 32% de los encuestados creía que el sueldo de un docente era bajo.

Tal como están las cosas, el 54% de los estadounidenses dice que no querría que su hijo se convirtiera en maestro de escuela pública, siendo los salarios y los beneficios deficientes las principales razones de esta actitud. Cabe señalar que en el 2009 las cosas eran distintas pues el 70% de las familias norteamericanas deseaba que sus hijos persiguieran la profesión docente.

¿Qué dicen los padres de familia?

Los investigadores recabaron respuestas abiertas de los encuestados sobre la percepción que tienen de la profesión docente. Estas fueron algunas de las declaraciones:

  • Salario bajo, respeto social bajo y físicamente agotador.
  • Las clases son muy grandes y la paga es terrible.
  • Pobres salarios considerando todas las responsabilidades y gastos personales involucrados.
  • Exceso de trabajo, mal pagado y subestimado.
  • La enseñanza parece ser un trabajo más bien ingrato en estos días porque muchos niños no ponen la atención debida y no se comprometen con el aprendizaje.
  • El tiempo y esfuerzo fuera de las aulas, las clases, además del desgaste emocional invertido en los estudiantes no se reflejan en los sueldos.
  • La razón por la cual no siempre hay maestros de calidad en las escuelas públicas se debe a la forma en que se les paga y se les trata. No quisiera que mi futuro hijo sea tratado mal o que se le pague menos de lo que merece por un trabajo que es tan difícil como es el de enseñar a los niños.

A pesar de que esta es la visión de familias de un sólo un país, EE. UU., parece que la opinión de que la docencia es subestimada y mal pagada es global.

Los retos que enfrentarán las economías mundiales demandan sistemas educativos poderosos. En escenarios automatizados futuros los docentes juegan un papel primordial. Valdrá la pena revalorar esta profesión y dignificarla con salarios justos y entornos laborales adecuados.


Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.