La calidad de la educación desde la alegría

Por: Rebeca Reyes Archundia.

RESUMEN

El presente incluye la posibilidad de considerar la alegría en la interculturalidad como una utopía, en el sentido de reconocernos con el otro y en el otro. Dado que se tendría la posibilidad de considerar la opción de otra mirada en el entorno, junto al desarrollo de cada sujeto desde su accionar cotidiano. En ese tenor también se considera el diálogo.

El rumbo de la interculturalidad se considera como exclusivo de educación indígena, sin embargo, es otro sentido que se da a la misma hemos de valorar lo que sucede en éstos espacios,  cuando estamos vislumbrando la calidad de la educación en América Latina.

De ahí que se inicie la discusión tomando en cuenta la calidad de la educación, desde la subjetividad del propio ser-sujeto en la realidad propia, ya que como mexicanos hay espacios, como el posdoctorado en que compartimos saberes y buscamos soluciones.

Enseguida se aborda la alegría, como una posibilidad de compartir de interactura con el otro en constante diálogo. Y la interculturalidad como un caminar junto a los demás.

Palabras clave: Interculturalidad, alegría, calidad.

LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN DESDE LA ALEGRÍA

La educación hoy en día es una temático que en el ámbito gremial debemos cuestionarnos, con mayor razón lo que se refiere a la calidad de la misma, de ahí que en diversos espacios se realicen discusiones al respecto y no queda exenta la Universidad Pedagógica en sus espacios académicos, como es el posdoctorado en sistemas de evaluación de la calidad educativa, en la Unidad UPN 162, así como producto se hace el presente com un diálogo en la realidad en que nos encontramos y con la posibilidad de que pueda tomarse en cuenta en las nuevas políticas, ya que el sujeto estudiante se encuentra en un estado violento y no de posibilidades de recuperar la alegría, la afectualidad, indispensables en todo ser humano.

Como es necesario realizar discusiones acera de nociones que aquí se presentan, se inicia con la de calidad de la educación, se continúa con la de alegría y diálogo, la de interculturalidad y concluye con una postura acerca de considerarse en el cotidiano escolar.

Calidad de la educación

En relación a calidad de la educación se realiza la siguiente discusión.

Así, se recupera que:

Calidad de la educación es aquello que cada escuela ofrece o debería ofrecer a cada uno de sus miembros. Es la escuela que articula distintas variables de manera que cada niño tenga la misma oportunidad de acceder al desarrollo de su máximo potencial. Yo creo que independiente de los contextos, independiente de las situaciones o de las condiciones, de las cuales muchos niños tengan. Todo niño tiene que tener la oportunidad de lograr el mejor desarrollo y el más total desarrollo cognitivo, socioemocional (Budge, 2014, p.1)

Implica que en nuestro entorno hemos de tomar en cuenta al sujeto que se está educando, como estudiante, ya que el docente también lo hace, pero que al estar en un espacio áulico, el dicente  tiene en su haber opciones para que su potencial se pueda seguir desarrollando hasta lo máximo, dependiendo de su contexto, pero sin menoscabo de acceder a oportunidades en su especialidad. “La calidad de la educación, en tanto derecho fundamental, además de ser eficaz y eficiente, debe respetar los derechos de todas las personas, ser relevante, pertinente y equitativa”. (Astorga, p.5)

Continúa Budge discutiendo sobre qué pudiera considerarse en relación a estudiantes:

Yo creo que tratar a cada niño con altas expectativas permite un gran desarrollo. Creo que la victimización de niños no ayuda al máximo desarrollo, el quedarnos en las dificultades y en la vulnerabilidad del contexto no nos ayuda a reconocerlo y a luchar más arduamente para que puedan sobreponerse a ese contexto vulnerable en lo que definitivamente implica calidad en la educación. (2014, p.1)

Y no solo los niños, sino los jóvenes que en su mayoría lo que solicitan es trabajo y/o estudio, manifiesto en varios espacios, ejemplo en la marcha mayormente estudiantil del 10 de junio de 2018, para recordar la masacre de 1968, pero con alegría, ánimo, movimiento, creatividad (mojigangas y bandas de viento improvisadas).

Sus peticiones principales iban en el sentido de la búsqueda de espacios laborales, así como oportunidad en las universidades públicas, de ahí que, como dice Batrina:

Yo apostaría que todo se puede resolver si desarrollamos el aspecto moral y el trabajo en las escuelas como mecanismos de concienciación, pues, hay una salida para ese tipo de conducta y es con educación en la escuela y en la familia, y que ambos tomen conciencia de ese tipo de conducta.

A veces los jóvenes actúan con conductas agresivas porque el grupo al que pertenecen es agresivo y se convierte en un elemento reforzador, es decir, uno solo no se atreve pero quizás si sigue el cuento que escuchó sobre la foto o la amenaza a través de un móvil, se toma una dimensión y se refuerza una conducta. Por ello es esencial la intervención de la escuela, la competencia de los docentes, la formación y que los padres estén muy alertas de la educación de los hijos. (Batrina, 2014. p.3)

Los jóvenes son el futuro y la direccionalidad que ellos decidan dará una mejora o no en la educación, dadas las posibilidades con que cuentan los países latinoamericanos y del Caribe, así que se puede recuperar el hecho de reflexionar:

Reflexionar en cómo la educación puede al crecimiento económico, reducir la desigualdades, promover la movilidad social  y ayudar a convivir en la diversidad, logrando una mayor cohesión social y el fortalecimiento de los alores democráticos. (Astorga, 2007, p.5)

Si tomamos en cuenta lo anterior y lo que los estudiantes solicitan, encontramos que se hace necesario un alto, para analizar lo realizado hasta el momento, la realidad de quienes se encuentran en procesos de formación y las posibilidades que existen para caminar juntos, así: “Se requiere que las políticas educativas sean políticas de estado socialmente concertadas a partir de la puesta en marcha de procesos efectivos de participación.” (Astorga, 2007, p .80)

La educación en nuestro entorno debe cuidar la realidad en la que nos encontramos, ya que:

La educación debe preparar lógicamente para el mercado de trabajo y para el desempeño ciudadano, pero lo que necesitamos es un modelo económico que tenga mucha más sensibilidad hacia la creación de empleo, hacia la creación de fuentes de trabajo, y eso sólo tiene sentido si se incorpora progreso técnico a la producción, si comenzamos a tener en la región a un modelo productivo que no se base en la competitividad económica los bajos salarios, que no se base en la depredación de los recursos naturales, en la inflación y en el endeudamiento, si no que precisamente sea un modelo productivo que genere empleos decentes, porque esta es la cuestión: podemos tener mucho empleo precario o empleos, gente que está a la frontera del trabajo. No es eso lo que una sociedad justa requiere. (Tedesco, p. 2

Igualmente se hace necesario que el docente se prepare en su formación inicial y en la continua, como un desafío hacia  lo que implica educar a un niño en el siglo XXI (Budge, 2014), Lo que permitiría mejores resultados en nuestras escuelas. Y entonces se habla de calidad educativa desde otras perspectivas, no de la impuesta, sobre todo que aparece en México como parte de la Reforma Educativa, sino de la realidad que viven tanto los alumnos como los docentes y esto implica la formación de los mismos en espacios desafiantes sobre todo en que pudieran tener influencia las resistencias, las cuales esperamos puedan ser consultadas así como otras instancias que realmente conocen la realidad educativa:

Porque la calidad educativa que debe atenderse en esta consulta educativa, no es la calidad educativa que nos estableció, nos metió aquí al banco Mundial, en un currículo no consultado en el país de 1996 que se hizo bajo la lógica de la reforma educativa española y de la europea de España y que representó con muchos avances en el término de la ciencia pedagógica, pero no con una concienciación del sujeto que le impactaba, que era al propio estudiante, al propio docente y a la propia familia, entonces ahí no se puede entender la calidad educativa desde los parámetros de la eficacia de eficacia y eficiencia, aja hay que considerarlo, pero ella no son los elementos. (Pinto, p. 4)

Llevando a cabo una consulta seria, honesta y con participación de quienes están comprometidos con la educación, podría darle otro giro en el sentido de calidad, de ahí que puede tomarse en cuenta lo que dice Castro:

Reconocemos que el acceso a una educación de calidad genera un efecto multiplicador que promueve el desarrollo humano, rompe el ciclo de la pobreza, fomenta la igualdad entre los géneros y promueve el desarrollo de las comunidades y países con protagonismo de los ciudadanos. Siendo la calidad educativa una de las prioridades acordadas por las autoridades de la región en materia educativa, nosotros desde el departamento de Desarrollo Humano, Educación y Empleo, estamos comprometidos a continuar desarrollando iniciativas en temas tales como la formación de docentes; el acceso a oportunidades de formación de calidad; el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación; entre otros. Que apoyen a los países de la región en la implementación de las políticas y programas orientados a mejorar la calidad educativa.(Castro, 2014, p.4)

Igualmente se tendría que considerar a la educación de calidad “como un bien público y un derecho humano fundamental que los Estados tienen la obligación de respetar, promover y proteger, con el fin de asegurar la igualdad de oportunidades en el acceso al conocimiento de toda la población “(Astorga, 2007, p. 5)

No solo en educación básica, media superior, sino también en la superior en lo que respecta a formación docente, sería básico: “En docencia  un sistema de articulación de formación inicial, inserción profesional y formación en servicio; un sistema transparente de carrera  profesional y evaluación docente; y un sistema de condiciones adecuadas de trabajo y bienestar”. (Astorga, 2007, p. 6)

Y vamos más allá, en relación a recursos “En cuanto a financiamiento,; disponibilidad de recursos, eficiencia en el manejo de recursos, asignación de recursos con una redistribución con equidad y financiamiento y gestión adecuado a las necesidades.” (Astorga, 2007, p. 6). También en relación a la teoría del capital humano, puede hacerse una acotación al respecto, en cuanto a enfoques se refiere:

Estos enfoques se centran en el estudio de la educación como inversión económica, privada y social, a partir de la teoría del capital humano y en el uso del concepto de función de producción aplicado a las organizaciones educativas, centralmente las escuelas y las universidades. Los estudios sobre la función de producción educativa buscan en especial identificar los factores asociados con el rendimiento y la calidad educativa. (García, p.2)

Si bien hay posturas que valoran lo anterior, también quienes consideran que en América Latina y el Caribe, quienes se encuentran directamente relacionadas con la OCDE  “Hay evidencia creciente de que el sistema educativo no está construyendo las competencias que deben desarrollarse para el siglo XXI ni los recursos humanos necesarios para mejorar la productividad y promover el crecimiento con equidad.” Anónimo  p.16)

Se culpa al docente por bajos niveles de conocimiento y prácticas poco efectivas y sin esto no mejorar la calidad educativa (Anónimo,2016), igualmente consideran que se  requiere:

Una estrategia múltiple que atraiga a mejores candidatos a estudiar la docencia, los prepare mejor a nivel de pregrado y de desarrollo profesional, los remunere como profesionales, y gestione y evalúe su práctica de una manera más sistemática, con énfasis en el aprendizaje de los niños como factor crítico.

Asimismo, el liderazgo escolar debe fortalecerse con directores mejor preparados y empoderados para gestionar y orientar a los docentes. (Anónimo, 2016,  p.19)

Pero pareciera que en nuestro país se toman de otra forma éstas consideraciones, ya que si bien son indispensables las escuelas normales en el país, se busca la forma de difamarlas, para en un momento adecuado desaparecerlas, lo que puede observarse con los mismos 43 desaparecidos de Ayotzinapa, al considerar que eran revoltosos, pero que la comunidad internacional intervino, aunque hasta el momento no exista una verdad sobre acontecimientos de tan terrible hecho. Así que si bien es necesario que haya mejores docentes, con la Ley del Servicio Profesional Docente pueden ingresar quienes no tienen antecedentes teórico-metodológicos en pedagogía. Igualmente lo que deben aprender los docentes.

Se manifiestan las discrepancias entre lo que piensa la gente joven y los sistemas educacionales. Para ellos importa que se alinee lo que se enseña con sus aspiraciones, así como:

– Pertinencia y relevancia: la educación de calidad implica una alineación entre lo que se necesita en el mundo del trabajo y lo que se enseña;

– Formas innovadoras de enseñanza: la educación de calidad implica enseñanza en distintos espacios y formas;

– Enfoque integrado: se debe garantizar una educación de calidad en todos los niveles y permanente;

– Garantizar que nadie quede rezagado: la educación de calidad es inclusiva; implica intervenciones específicamente diseñadas, que tomen en cuenta las necesidades de la escuela y los estudiantes;

– Evaluación de los objetivos de aprendizaje: es esencial evaluar si los alumnos están logrando todo su potencial para identificar las trampas dentro de los sistemas educacionales y para obtener información que permita mejorar las políticas educacionales; (UNESCO, 2017, p.10).

Una cuestión que aparece como desafío es la garantía de que “las valuaciones sean usadas con el fin último de mejorar el aprendizaje y no de forma punitiva; (…), formular políticas educacionales de manera colaborativa e intersectorial, que garantice que todos los estudiantes estén aprendiendo con todo su potencial sin discriminación;” (UNESCO 2017, p.10)

Las opciones serán entonces en colectivo y en función de la realidad en que vivimos.

Diálogo y alegría

Como docente ir a la práctica y dialogar acerca de lo que se está realizando es analizar críticamente el por qué estamos aquí y ahora, crearla, recrearla reflexionarla, ya que esto permite vislumbrar el tipo de escuela que queremos, la realidad que existe en nuestro entorno y emocionarnos al estar frente a grupo o con otros colegas también interesados en dar otra mirada a lo que sucede en el siglo XXI.

Como Freire (1997) lo indica, la escuela no se mide por la cantidad de contenidos programáticos, sino por la solidaridad de clase construida, el saber lo construyen juntos alumnos y profesores. Así, al adentrarnos en los espacios áulicos es necesario buscar el diálogo más que la imposición y encontrar la forma de caminar junto al estudiante. De otra forma pudiéramos caer en un cansancio, que se ve en diversidad de docentes, que aún denominándose parte de la resistencia, hayan dejado a un lado la posibilidad de reflexionar sobre lo que sucede en nuestro entorno, ya que:

A veces, la violencia de los opresores  y su dominación se vuelven tan profundas que generan en grandes sectores de las clases populares sometidas a ellas una especie de cansancio existencial que está asociado o extendido en lo que vengo llamando anestesia histórica, en que se pierde la idea del mañana como proyecto. (Freire, 2009, p. 55)

En este sentido nuestra realidad nos dice que en una gran cantidad de docentes se ha dado ese cansancio, debido a que tanto los medios, las redes sociales y los mismos coetáneos han hecho de la información un caos al servicio de las grandes étiles en el poder, pero como profesores hemos de buscar un espacio que nos permita reflexionar sobre ese cotidiano y al analizar lo que sucede, encontrar opciones que permitan mediante el diálogo encontrar lo mejor para nuestros países latinoamericanos.

Al comprender quiénes somos y cuál es nuestro papel en el entorno en que nos encontramos, daremos cuenta de la necesidad de que los estudiantes se muevan en un ambiente de alegría, de respeto, de emancipación, si es que se puede llegar.

La formación docente en ese sentido da vuelta hacia el hecho de que el que forma, se forma y reforma y el formado se forma al ser formado (Freire, 1997), aporta que enseñar no es transmitir conocimientos, sino problematizar la realidad, leerla y concientizarse. De ahí la necesidad que se tiene de ampliar el diálogo –como una fundamental estructura del conocimiento- a otros sujetos cognoscentes. De ésta manera su aula no es una aula, en el sentido tradicional, sino un encuentro, donde se busca el conocimiento, y no donde se transmite  (Freire,2010, p.91)

Como docentes, hay espacios que son nuestros, al lado del estudiante y hemos de aprovecharlos para que se analice y reflexione de manera cotidiana en lo que está por venir, pero que podemos darle direccionalidad, sin imposición, con alegría y aceptación de éste momento que nos toca vivir. Así que en  cada espacio curricular se puede, sin olvidar entonces el dinamismo social y el coyuntural. Llámese glocalización.

Tener el gusto por ensayar cosas nuevas, no todo desde el punto de vista teórico, porque los aportes en éste sentido no han solucionado los problemas que se nos presentan, porque son cerrados y la vida es movimiento, cambio, dinámica constante.

Así, la realidad se torna siempre en movimiento, movimiento que le da el sujeto de manera continua y por lo mismo trasciende el presente.  Pero ese presente está permeado por una actitud valiente, de alegría por encontrarse en un recorte de realidad determinado. Que puede ser la propia realidad del sujeto docente.

La vida hay que vivirla con alegría, gozando, pero de manera normal lo que ella nos ofrece, hay que admirar un amanecer, un ver correr en el firmamento los rayos del sol, un atardecer cuando el cielo se viste de colores vívidos, como los naranjas y amarillos  al ocultarse. O gozar, extasiarse ante la vista de un lago, o lo verde de los árboles o las ondulaciones de las montañas o la convivencia con nuestra familia, con nuestros amigos, con nuestros compañeros, con nuestros vecinos, eso es vivir la vida con alegría.

Aceptar que un estudiante tiene problemas pero aun así le sonríe a la vida y al docente le da energía y opciones para seguir caminando.

Ir a lo mejor a la afectualidad, como lo maneja Lo Priori: “un renombrar la emoción afectiva, en tanto cualidad afectiva o predicativa, como sustantivo-sujeto, la afectualidad es imprescindible para referir y resaltar una significación” (2018, párr. 2)

O una escuela cariñosa basada en la epistemología constructivista social que tiene:

Como punto de partida que las ideas y el conocimiento se construyen socialmente.  Es una epistemología que sostiene que el ser humano no es producto solo del medio ambiente ni de sus disposiciones internas.  El ser humano es, al contrario, resultado de un proceso activo de construcción propia y social, en el cual hay interacción continua entre factores internos y externos. (…) es una escuela que propicia la interacción social y el aprendizaje activo del niño.  Por tanto  promueve una educación que tenga sentido, que sea interesante y multisensorial para que el niño sea lo máximamente motivado al aprendizaje. (Marchant, (2011, p. 31)

Interculturalidad

La interculturalidad es la forma de aceptarnos unos a otros, como sujetos en relaciones constantes hacia nuestros iguales y el contacto con otras culturas. Si bien  la cultura es lo creado y recreado por los individuos y los grupos sociales, un componente a través del cual se realiza la interacción social, para Jean Casimir (1990, p. 87), es importante percibir a la otra cultura a través de sí mismo.  Sin embargo Kaplan (1990, p. 206),  da un giro hacia su reflejo en las clases sociales, las cuales desde Bonfil (1980), solamente son dos, la virtual y el México profundo si de nuestro país se trata.

Desde teóricos que han dejado huella puede verse lo enraizado en su propia cultura (López, 1996, p. 292), como lo que tiene movimiento, una noción interactiva de la cultura,  así como síntesis del pensamiento con la acción (Medina, 1997), aquí lo importante es la persona.

El trabajo que realizamos cotidianamente dentro de las aulas nos da una panorámica amplia de lo que es la interculturalidad, cada uno de nuestros alumnos al interior del salón tienen características propias, las cuales los hacen ser únicos y a través de sus diferencias aprender a conocernos y aceptarnos.

Se da la interculturalidad  en cada momento del quehacer educativo, ejemplo cuando contamos con alumnos de otros estados o de otras partes del propio estado, que aún con diferencias dialectales son aceptados y respetados en una mayoría de escuelas y hemos de ser partícipes de ello, tanto a nivel universitario como básico.

Como sujetos interculturales y mediadores en la educación debemos partir de la propia realidad de nuestros alumnos, aprender, aceptar, respetar y contribuir al desarrollo de su identidad.

Otra forma de concebir  a  la educación intercultural es como lo mencionan Reyes & Valdovinos (2004):

Una educación abierta y flexible, enraizándose en la propia cultura, pero con apertura hacia el mundo, dinámica, con diálogo, ve lo ajeno desde lo propio, la autoafirmación y auto valoración, involucra a toda la sociedad, para el conocimiento y compresión recíprocos. (p.21)

Dentro de lo que es la cultura en Michoacán predomina el bien común y la ayuda mutua para que sean tradiciones de generación en generación, ya que siguen conservando los buenos valores de comunidad.

Reflexión

Así, ver la realidad desde los sujetos involucrados en la misma, permitirá valorar lo que sucede y el cómo podemos interactuar, sin necesidad de molestar al otro, más bien en compromiso compartido y con la alegría del ser docente en los espacios en que existen posibilidades de accionar.

La formación docente se sustenta en espacios interculturales, en que cada sujeto interactúa desde su propia visión, de ahí que el profesor analiza, reflexiona y actúa en función de la pedagogía que está a su alcance y es momento de recuperar las que han formado parte de nuestro acervo y ver por un futuro en las instituciones de nuestro entorno, en que si bien como políticas nacionales se ajustan a lo internacional, pero contamos con subjetividades y estamos interactuando con sujetos-estudiantes que deben ver por si mismos y lo que les depara la vida. De ahí que una pedagogía en que el diálogo, la confianza, el respeto sean los que imperen, puede dar un giro a lo establecido si también se considera la alegría de formar parte de una comunidad magisterial a lo largo y ancho del país latino al que pertenecemos.

 

REFERENCIAS

Anónimo  (2016). Construyendo una educación de calidad : un pacto con el futuro de América latina, La Comisión para la Educación de Calidad para Todos/Diálogo Interamericano, Buenos Aires, Santillana.

Astorga y otros. (2007) Educación de calidad para todos un asunto de derechos humanos.  (Rosa Blanco, responsable general) UNESCO, oficina regional de eduacción para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO), Santiago, Chile

Batrina, María José (2014). Una mirada internacional sobre la calidad educativa Entrevista realizada por Luis Bonilla en su programa “La otra mirada”, a propósito de la consulta internacional sobre calidad de la educación. Barcelona, España.

Budge, Luz María. (2014).Una Mirada Internacional sobre la Calidad de la Educación. Entrevista de Luis Bonilla Molina. Santiago, Chile.

Castro, Abigaíl. (2014).Una mirada internacional sobre la calidad educativa, (Etrevista de Luis Bonilla Molina) Venezuela, disponible en  http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/12270

Coraggio, José Luis, (2014) Una Mirada Internacional sobre la Calidad de la Educación. Buenos Aires  (Entrevista realizada por Luis Bonilla Molina) Ver la entrevista en: https://youtu.be/jxpCHPWZ6wc

Díaz Marchant, Carlos y Lidya, Emerencia. (2011). Por una escuela cariñosa. Editorial Pelicanus. México.

Díaz Marchant, Carlos. (2013). A refundar la escuela. Barandal. México

Fondo Monetario Internacional. (2017). Perspectivas de la economía mundial: ¿Está cobrando impulso? Washington (abril).

Freire- P.           (2010), ¿extensión o comunicación? La concienciación en el medio rural. Siglo XXI, México. (1997),(2009). Política y educación. Siglo XXI editores. México.

García de Fanell, Ana. (2013) Aportes de la economía a la educación comparada.  Conferencia presentada en el Panel “Inversión en Educación y Equidad:aportes de la economía en la educación comparada” en el XV Comparative Education World Congress, CONICET-CEDES Buenos Aires, 27 de junio de 2013.

Juan Carlos Tedesco (2014): “Tenemos que ser conscientes que el fracaso de un alumno en la educación anticipa su fracaso en la sociedad” debate nacional sobre Una mirada internacional sobre la calidad educativa. Buenos Aires, Ver la entrevista en: https://youtu.be/QykjW5o5AKQ

Lo Priore, Iliana. (2018) Resignificación de la afectividad infantil en la educación como base de sustentación y expansión de la socialidad empática.

OCDE/CEPAL/CAF (2016), Perspectivas económicas de América Latina 2017: Juventud, competencias y emprendimiento, OECD Publishing, Paris. http://dx.doi.org/10.1787/leo-2017-es

Pinto, Maigualida Educación en Venezuela Hoy. Retos y Perspectivas. Centro internacional Miranda.

UNESCO (2017). E2030: Educación y habilidades para el siglo XXI Reunión Regional de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe, Buenos Aires, Argentina, 24 y 25 de enero 2017.  Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), está disponible en acceso abierto bajo la licencia Attribution-ShareAlike 3.0 IGO (CC-BY-SA 3.0 IGO) (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/igo/). Al utilizar el contenido de la presente publicación, los usuarios aceptan las condiciones de utilización del Repositorio UNESCO de acceso abierto (www.unesco.org/open-access/terms-use-ccbysa-sp).

Zemelman, Hugo. (1997) Problemas antropológico y utópicos del conocimiento. El colegio de México. Méxic

 

Comparte este contenido:
Rebeca Reyes Archundia

Rebeca Reyes Archundia

Doctora en formación de formadores, por la Escuela Normal Superior de Michoacán. Actualmente labora en la Universidad Pedagógica y forma parte de cuerpo de inspectores Generales de Educación Secundaria en Michoacán, en la zona 09, con sede en La Piedad Michoacán. Como asesora en UPN, ha sido codiseñadora de diversos programas de maestría, especializaciones, diplomados y cursos cortos. Tiene en su haber la colaboración de diversos textos: Sobre formación intercultural docente, acción docente, autobiografía razonada y otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.