Hacia una universidad democrática y popular (La UPN en la cuarta transformación)

Por: César José Valdovinos Reyes

Eje temático: Programas y proyectos emergentes para la cuarta transformación de México

Un centenario es una invitación al balance. La conmemoración de los cien años de la reforma universitaria en América Latina, en el llamado movimiento de Córdoba, nos invita a reflexionar y reconstruir la propia noción de universidad que tenemos,  si la autonomía o los procesos de construcción de conocimiento dentro y fuera de las universidades e instituciones académicas reivindican el despliegue de la potencia creativa y emancipatoria para poder construir conocimiento sobre un ejercicio de reflexivilidad crítica e inédita que restituya en cada momento una comprensión de sentido de la universidad.

Es necesario reflexionar en torno al avance arrasador  de las fuerzas del mercado en el ámbito de la universidad y también la producción de conocimiento sin un clara conciencia del modo en que se instalan y se apropian intereses privados colonizando el territorio de la universidad y de los derechos legítimos.

En ese sentido cuando se aspira a la construcción a 100 años de la reforma universitaria en Latinoamérica de una universidad pública, democrática y popular se tiene que discutir concretamente las políticas públicas que aseguren el derecho a la educación superior y al conocimiento, las categorías que se ponen en el centro deberían ser lo común, la comunidad y la comunicación articulando esto a la construcción de un entretejido entre la universidad, la investigación y los movimientos sociales.

La universidad se enfrenta a una nueva batalla histórica, como hace cien años, el conservadurismo y el colonialismo académico desde el positivismo y sus nociones científicas en la producción de conocimiento, en las discusiones y en la filosofía política siguen vigentes, en contraparte en la coyuntura de un gobierno que plantea la apertura de cien nuevas universidades con un proyecto distinto y la propia discusión de la UPN como la  universidad que tenemos y la universidad que queremos nos lleva a que es el momento del presente como coordenada política que nos encuentre con la misión histórica de la educación y de la formación: construir una alternativa democrática y popular que inicie un proceso de interpelación y construcción de conocimiento, en el que el otro sienta nombrado y sea participe de la construcción.

Una Universidad Pedagógica Nacional (UPN) que aspire a integrarse como un actor primordial de la cuarta transformación de México, necesita reflexionar y reconstruir la propia noción de universidad que tenemos,  si la autonomía, la refundación o los procesos de construcción de conocimiento dentro y fuera de las universidades e instituciones académicas reivindican el despliegue de la potencia creativa y emancipatoria para poder construir conocimiento sobre un ejercicio de reflexivilidad crítica de sentido de la universidad.

La UPN como universidad pública hacia una visión de articulación en lo democrático y popular tiene que discutir concretamente las políticas públicas que aseguren el derecho a la educación superior y al conocimiento articulando esto a la construcción de un entretejido entre la universidad, la investigación y los movimientos sociales.

La UPN en la cuarta transformación necesita rediseñar el propio proceso de construcción de conocimiento, fortalecer la investigación en los campos de lo social, en la formación y en  las ciencias de la educación,  dar el carácter de ciencias y de construcción de conocimiento a todas las formas de investigación científica de manera inter y transdisciplinar, fomentar los procesos desde una rigurosidad metodológica y científica pero incluyendo las nuevas visiones de investigación yendo más allá del positivismo científico.

La UPN como institución de carácter público a nivel nacional que participa en la formación de profesionalización docente. Si bien los programas educativos están orientados a cubrir las necesidades de actualización y profesionalización docente,  favorecen el desarrollo  y la oferta, porque es la  institución de carácter público que participa en la formación de docentes, de ahí que sea indispensable otra mirada, hacia una universidad democrática y popular, participando en los proyectos de transformación desde la propia formación del magisterio, en todos sus ámbitos y necesidades emergentes, desde esta perspectiva como un proyecto de nación que logre conjuntar la investigación, la universidad y los movimientos sociales.

Por esto convocamos, sobre la base de los siguientes principios, un programa de acciones para multiplicar el debate, y sumar nuestra voluntad colectiva y organizada a la lucha popular por la democracia, la soberanía y la emancipación de los pueblos de Latinoamérica y en lo particular de México y de nuestra UPN:

  1. La universidad es un derecho del pueblo: como un derecho humano y colectivo.
  2. El establecimiento de políticas públicas que aseguren condiciones igualitarias para el desarrollo de los estudios universitarios.
  3. La UPN como un factor estratégico para el desarrollo soberano de nuestro país y de América Latina.
  4. La democratización del conocimiento, como una necesidad que busque revisar críticamente las formas de distribución y producción de los saberes
  5. Garantizar el financiamiento de UPN necesario para el desarrollo y fortalecimiento del sistema público, así como la construcción democrática de una política universitaria.
  6. Parar toda forma de avance de la mercantilización y privatización de la actividad académica e universitaria.
  7. Generar una discusión amplia para establecer las bases para el desarrollo de un proyecto universitario de la UPN desde una perspectiva democrático y popular.
  8. La democratización de la educación requiere revalorizar la propia función de la enseñanza universitaria para asegurar la calidad democrática de la enseñanza y la investigación con condiciones dignas para el trabajo académico.
  9. La universidad que queremos es una universidad igualitaria, erradicando toda forma de discriminación social.

La educación está transitando hacia un nuevo paradigma de convergencia cognitiva pluridimensional, inter y transdisciplinario, por lo cual proponemos que la UPN tenga como tarea actualizarse y desarrollar los siguientes enfoques educacionales:

  1. Continuar con el enfoque crítico reflexivo de Sacristán, Pérez Gómez, Kemis, Stenhouse, Jurjo Torres y Luis Francisco Bonilla Molina entre otros, seguidores de la inspiración de Paulo Freire y retomar a los filósofos relevantes de la segunda mitad del siglo XX como Foucault, Alain Touraine, Zygmunt Bauman y Cornelius Castoriadis y su impacto en la pedagogía.
  2. La epistemología del sur de Boaventura de Sousa Santos y los enfoques escolares de la creatividad de Ken Robinson y Robert Root Bernstein; también la teoría de inteligencias múltiples de Howard Gardner.
  3. La enseñanza situada de Frida Díaz Barriga y las neurociencias y neuroeducación (tanto en su versión materialista neopositivista como transmoderna de la evolución de la consciencia) y la pedagogía de la imaginación de Kieran Egan, H. Arendt, G. Bateson y la teoría de la complejidad y la transdisciplinariedad difundida por  Morin y Nicolescu.
  4. Los post constructivismos como Von Foaster, Octavi Fullat y Vadim Zeland y la pedagogía transpersonal y holística de Ken Wilber, R. Gallegos Nava, B. Hellinger, J. Krishnamurti y Ramtha.

Todos ellos son ejemplos para apoyar la diversificación del modelo pedagógico de la UPN, la comunidad agregará otros.

De conseguirse crear un ambiente intelectual en la UPN —conceptuada como un proyecto nacional operado regionalmente— capaz de reflexionar sobre los lineamientos sugeridos, que podrían sintetizarse como una creación hecha en la UPN y con significados internacionales, se tendría la posibilidad de poseer una filosofía —una conceptuación del mundo, la vida y la historia— capaz de orientar una adecuada filosofía de la educación, apta para impulsar la pedagogía que construiremos, que generará una práctica educativa más allá de la mera escolaridad.

Hay muchas educaciones que hemos dejado de atender y que en la actualidad exigen trabajo y desarrollo; por mencionar algunas: educación para la salud, contra la violencia, a favor de los derechos humanos y de los pueblos, para la vida cotidiana, para el uso de los medios masivos de información y en particular de las “redes sociales”; etcétera.

La propuesta resumida es realizar los siguientes cambios académicos:

  1. Lanzar una oleada de interés por la investigación mediante una reedición del programa de los TRIE en todas las unidades, ahora como Redes de Investigación Educativa, conjuntamente con una nueva revista nacional. La UPN es nacional pero con proyectos regionales y autonomías relativas como los postgrados regionales.
  2. Cambiar la organización de los Cuerpos Académicos por los Campos Cognitivos Problematizadores y lanzar un debate sobre el cambio de las políticas de planeación, administración y gestión estratégica de las políticas de evaluación y estímulos implantadas por la ANUIES y Julio Rubio Oca desde los 90s y la posibilidad de retornar al esquema de aumento salarial general o bien encontrar una modalidad diferente de redistribución democrática de los estímulos económicos u otro esquema diferente.
  3. Vinculación con las Normales y otras IES, incluyendo la movilidad académica, planteando un proyecto a la profesionalización de profesores de las Normales, con Maestrías y Doctorados en Formación de Formadores
  4. Impulso a una mayor diversificación de los programas de Licenciatura, postgrado y posdoctorado y colocar el modelo pedagógico y académico por delante de la evaluación, invirtiendo las prioridades del neoliberalismo
  5. Lanzar una política de foros académicos regionales para la vinculación con las unidades UPN y otorgar los primeros 4 Doctorado Honoris Causa en el 40 Aniversario de la UPN: 2 postmortem (Fernando Solana y Manuel Bravo Jiménez) y 2 en vida (José Angel Pescador Osuna y Miguel Limón Rojas).

Fuente: El autor

Comparte este contenido:
Cesar José Valdovinos Reyes

Cesar José Valdovinos Reyes

Doctor en Ciencias por la UNISAN y Doctor en Formación de Formadores por la ENSM de México, Maestro en Educación Básica por la UPN Zamora, Docente en el nivel de Secundaria, Asesor e investigador en posgrado de la UPN 162 sede Zamora, Coordinador del Capítulo México del Posdoctorado en Sistemas de Evaluación de la Calidad Educativa (SECE) de la UPN y el IESALC -UNESCO, Coordinador de la Maestría en Educación con Campo en Práctica Docente, miembro de la Red Glocal-Global por la Calidad Educativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.