Sobre el Conocimiento Social Transformador

Por Marianicer Figueroa

Los seres humanos en sociedad son sujetos actuantes. No se disuelve en la autonomía de los sujetos la realidad de las estructuras sociales, pues éstas son el marco en el que se desenvuelven las personas dotadas de capacidad de acción, ni tampoco al contrario, pues las personas actúan con mayor o menor autonomía (pero nunca mecánicamente) dentro de las estructuras sociales. Se reconoce un papel importante a las resistencias explícitas e implícitas, a las acciones cotidianas personales y a los movimientos sociales en el cambio histórico. (Ibañez, s/f)

Que el conocimiento es construido socialmente, es una vieja idea que parece caer rapidamente en el olvido, y que Habermas sustentó cuando  señala”rechaza el punto de vista dominante de que el conocimiento está separado del individuo y es descubierto por él y defiende un conocimiento que se construye mediante la acción comunal” (Criticos, 1993, p. 81). Desde el enfoque psicológico histórico-cultural,Gordon Wells dice:

“Como reconocía Leont´ev, sólo son individuos concretos quienes llevan a cabo actividades de representación intencionales; sólo los seres humanos individuales pueden conocer. Sin embargo, como él mismo también destacaba, conocer no es una actividad que se pueda llevar a cabo en aislamiento, bien de otras personas, bien de los artefactos culturalmente producidos que proporcionan los elementos mediadores. Por lo tanto, la manera más adecuada de entender el conocer es como la actividad intencional de individuos que, como miembros de una comunidad, emplean y producen representaciones en el esfuerzo colaborativo de comprender mejor su mundo compartido y transformarlo.” (Wells, 2001, pp. 95-96)

Otra de las propuestas hechas por Girardi (1997) propone que el conocimiento no es neutral ni separable de la practica y expresa:

“no hay interés teórico que esté desvinculado de intereses prácticos. El desinterés es el oculamiento de intereses que no quieren confesarse. No hay relación con el objeto, que no sea al mismo tiempo, consciente o inconscientemente, relación con un proyecto. No se trata aquí de intereses inmediatos, sino del proceso global por el que el hombre realiza su proyecto fundamental. El conocimiento no puede ser juez sin ser parte. Se sitúa necesariamente en relación con las fuerzas políticas y económicas; siempre es relativo a un proyecto de sociedad, activamente propugnado o pasivamente aceptado.” (Girardi, 1977, p. 101)

A su vez,  este contexto repercute en la forma de concebir la investigación, ya que debe apuntar a ser de forma holística, compleja y reflexiva, sin que exista una separación entre los sujetos y objetos de la investigación, lo que definitivamente cuestiona el modelo hegemónico del método científico de la investigación.  

Las personas investigadoras no han de verse como observadores neutrales ni como entes ausentes de intereses y de puntos de vista sesgados. La autocrítica también alcanza a los procesos, a las conclusiones y a las consecuencias. He aquí algunos aspectos a tener en cuenta:

  • la crítica no puede ser paralizante, ni evitar la mejora de las personas más oprimidas
  • se está en guardia frente a la “autonecesidad” que pueden crear las propias personas expertas
  • el conocimiento no da razones definitivas en una elección en la que intervienen valores ideológicos
  • la posición del autor/a es relevante: socialización como mujer u hombre, ideología, lugar de residencia, papel productivo
  • no existe una explicación definitiva y omnicomprensiva, sino explicaciones que se enriquecen con el diálogo

y finalmente, en palabras de Ricardo Falla: “No hay receta para saber cuándo se le está haciendo el juego al sistema. Lo que es importante es que la acción social tenga en cuenta no sólo las necesidades inmediatas que pretende aliviar, sino el contexto social y político en que se da” (Falla, 1998).

De allí que, el objetivo del conocimiento como construcción social, es la transformación y  la toma de control de las propias vidas, personal y colectivamente. La ciencia social crítica, siguiendo a Habermas, se orienta hacia la libertad y autonomía racional, operando en los contextos concretos: ha de desvelar las limitaciones estructurales y ayudar a actuar para superarlas. No diseña una alternativa cerrada, sino que, a partir de la crítica de lo existente y de los deseos utópicos, muestra escenarios distintos, pero considerando que la tarea fundamental es la eliminación de barreras que constriñen la libertad, que impiden la libre decisión.  El saber transformador- emancipatorio no niega los otros saberes, sino que los incluye dentro de su perspectiva reflexiva: podríamos decir que tiene en cuenta los datos empíricos y las interpretaciones dentro de su reflexión, no se queda limitada por ellas en la acción humana. Además, según Habermas, “en la autorreflexión, o reflexión sobre la reflexión, coinciden interés y conocimiento, y es en ese ámbito donde se configura la razón emancipatoria

Por ello, el conocimiento social no busca certezas, pero es un conocimiento posible. La relativización del saber (el reconocimiento de que no hay verdades absolutas, exentas de un marco interpretativo y válidas para todos los contextos por encima de la autonomía de los sujetos) no lleva a negar la posibilidad de conocimiento, sino a matizarlo. La realidad no se confunde con el discurso: el discurso también genera realidades y es incluso una parte de la realidad, pero no abarca la totalidad de ésta; además, los discursos se producen mediatizados por las realidades sociales, no son independientes de ellas. Así se supera el ansia totalizadora de la modernidad tradicional y el idealismo, pero también la disolución estructuralista y postmoderna.

Toca la tarea de insistir que no hay tarea de creación de conocimiento, sin el hilo de múltiples redes que asi lo tejen visible o invisiblemente, y no hay acción transformadora, sin conocimiento social.

Comparte este contenido:
Avatar

Marianicer Figueroa

Psicóloga e Investigadora del Centro Internacional Miranda y del Centro Nacional de Investigaciones Educativas (CNIE) de Venezuela. Dra. en Innovaciones Educativas. Activista por el Acceso Abierto y la Difusión Libre del Conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.