Después de sobrevivir a ISIS y a una sangrienta guerra civil, estas mujeres sirias construyeron una aldea sólo para mujeres

Redacción: CNN

La vida de Fatma Emin cambió para siempre cuando su esposo murió en la guerra de Siria, asesinado por ISIS en un ataque en una mina terrestre.

El asesinato de su esposo provocó una serie de eventos que la llevarían a Jinwar, un pueblo construido por mujeres, que se convirtió en un refugio para las mujeres sirias y sus hijos que huían de una estructura familiar rígida, el abuso doméstico y los horrores de la guerra civil.

Jinwar significa “tierra de mujeres” en el idioma kurdo. El pueblo da la bienvenida a las mujeres y niños sirios, independientemente de su religión, etnia y puntos de vista políticos. Es un mosaico de mujeres diversas que quieren experimentar la libertad, la democracia y una nueva forma de vida.

“Jinwar es una respuesta para cada persona que piensa violar la libertad de una mujer, o ve a la mujer como el sexo más débil en la sociedad, o que no puede manejar su vida o sus hijos”, dijo Emin a CNN por teléfono en árabe. “Por el contrario, una mujer puede construir su casa. Aquí estamos: construimos un pueblo no solo para mujeres kurdas, sino que también tenemos árabes, tenemos yazidi y algunos de nuestros amigos extranjeros también viven con nosotros”.

Fatma Emin es una madre soltera trabajadora que no recibió apoyo de la familia de su esposo cuando este murió a manos de ISIS.

Después de que el esposo de Emin murió en agosto de 2015, el estigma de ser una viuda pesaba mucho sobre ella.

La mujer de 35 años tuvo que luchar para mantener a sus seis hijos: la familia de su esposo se los quitó repetidamente, dijo. No querían que ella trabajara, y le exigieron que renunciara a un trabajo que amaba en el gobierno local de Kobani para criar a sus hijas bajo la supervisión de la familia. Ella dice que la vieron a ella y a sus hijos como débiles, sin ningún hombre que los protejiera.

“Las personas con las que me estaba mezclando no valoraban esto y no me aceptaban como una mujer fuerte o trabajadora, ni criaban a mis hijos después de la muerte de mi esposo”, dijo Emin. “Trabajé en el gobierno (kurdo) y era buena y sobresalí en mi trabajo”.

Cuando logró recuperar a sus hijos con la ayuda de un grupo de movimientos de mujeres kurdas, se mudó a Jinwar, una aldea en el noreste de Siria construida hace dos años por mujeres kurdas.

Un refugio de la guerra

Todas las mujeres en Jinwar participan en la construcción y mantenimiento de la ciudad.

Casas marrones, rectangulares, construidas con ladrillos hechos a mano, se asientan en tierras que parecen secas y sedientas. Pero en el interior, las casas están pintadas y decoradas, mostrando los toques de las familias que viven en ellas. Hoy en día, Jinwar es hogar de 16 mujeres y 32 niños.

Se permite que los hombres hagan visitas durante el día siempre y cuando se comporten respetuosamente con las mujeres, pero no pueden pasar la noche. Trabajando por turnos, las mujeres hacen un seguimiento de quién viene y quién se va de Jinwar. Solo llevan un arma durante los turnos de la noche por seguridad.

Jiyan Efrin es una madre de 30 años con dos hijas y un hijo, que viven en otro lugar con su abuelo. Efrin se mudó sola al pueblo hace tres meses para escapar del asalto turco a Afrin, una ciudad en el noroeste de Siria. Ella dice que la vida en Jinwar es hermosa.

“Sientes que hay una sociedad normal en la que puedes vivir”, dijo Efrin. “Trabajamos, cultivamos y el consejo de la aldea nos paga también”.

Algunas de las mujeres que viven allí han huido del desplazamiento, la violación, el encarcelamiento y la muerte a manos de ISIS y otros grupos armados. “En las condiciones de guerra por las que hemos pasado, todas las mujeres sufrieron. Todas las mujeres resultaron heridas. Todas las mujeres estaban perdidas, pero Jinwar las unió”, dijo Emin.

La guerra civil de Siria ha devastado el país y ha arruinado su economía con intensos combates, detención arbitraria y el uso de armas químicas. La guerra creó la peor crisis de refugiados del siglo XXI. Y continúa.

Las mujeres construyeron el pueblo con sus propias manos

Mujeres sirias en Jinwar se apoyan entre sí para sembrar y cosechar su propia comida.

Hace dos años, Jinwar era solo un pedazo de tierra abandonado. Después de un año de planificación por parte de organizaciones de mujeres kurdas locales, como Kongreya Star y The Free Women’s Foundation de Rojava, la construcción comenzó en 2017.

Estas organizaciones, junto con grupos locales e internacionales, continúan financiando a Jinwar. La aldea se inauguró oficialmente el 25 de noviembre de 2018.

Jinwar tiene un consejo en el que las mujeres se turnan cada mes para actuar como líderes de la aldea. Las mujeres construyeron el pueblo de forma ecológica y sostenible utilizando ladrillos de barro. Construyeron 30 casas, una tienda y una panadería, donde venden pan y artesanías entre sí y con los pueblos vecinos. También tienen tierras donde crían animales y cultivan alimentos que pueden venderse cuando superan sus necesidades, dice Nujin Derya, activista en Jinwar.

El pueblo tiene un hospital de medicina alternativa donde algunas mujeres han recibido capacitación, pero aún carecen de medicamentos suficientes para abrir un hospital de pleno derecho.

Los niños que crecen en Jinwar tendrán la opción cuando sean mayores de edad, ya sea que quieran permanecer en la aldea o mudarse a otro lugar, dijo Derya.

Se permitirá que los niños se queden en la aldea porque se criaron con los valores de Jinwar, dijo Derya.

Según Derya, los niños ya salen de la aldea para asistir a escuelas secundarias y secundarias, ya que la escuela de la aldea ofrece clases solo para alumnos de primero a sexto grado.

Además, a las mujeres se les ofrece tutoría privada de inglés y tendrán la oportunidad de continuar su educación a medida que el pueblo crezca.

Una región inestable

La región alrededor de la aldea está rodeada por una incertidumbre sin fin: Jinwar está a una hora de Qamishli, una ciudad en la frontera sirio-turca, y existe el riesgo de que la aldea pueda caer bajo el control turco, si se inmiscuyen.

Turquía es una de las potencias en el norte de Siria que se opone a dos grupos kurdos respaldados por Estados Unidos: las Fuerzas Democráticas Sirias y las Unidades de Protección del Pueblo, conocidas como YPG. Turquía considera que los elementos de estos grupos están vinculados al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK, un grupo separatista que Turquía considera un grupo terrorista.

El conflicto turco-kurdo tiene décadas de antigüedad. Los kurdos han tratado de forjar un estado propio en las partes de mayoría kurda de Turquía, Siria e Irak, lo que llevó a que sus gobiernos anulen sus aspiraciones políticas.

La intervención de Turquía representa una amenaza principalmente para la población kurda, ya que Turquía planea crear una zona de amortiguamiento de unos 30 kilómetros dentro de Siria para combatir a las fuerzas kurdas.

Otra amenaza que causa inestabilidad es ISIS. A pesar de que la guerra en ISIS ha terminado, el riesgo potencial de las células durmientes y los partidarios del estado se ciernen sobre la región.

“Todos esperan que esto no suceda, porque se han construido muchas cosas, se han hecho muchos progresos y sería algo horrible si se destruyera”, dice Derya.

En el caso de un ataque militar, las fuerzas kurdas los protegerán, dice Derya. Muchas de las mujeres también “querían aprender conceptos básicos de defensa personal con armas en caso de emergencia”, dijo.

Mientras tanto, las mujeres de la aldea no pasan su tiempo preocupándose por la política. Están haciendo lo que pueden para mantener el pueblo y vivir independientemente en un lugar comunitario.

Ideas desafiantes arraigadas

Las mujeres de Jinwar dicen que quieren cambiar la idea de que las mujeres son víctimas de las relaciones patriarcales y de la violencia. Quieren establecer el concepto de mujeres libres e independientes.

Aunque muchas partes de la sociedad siria están gobernadas por estructuras patriarcales y tradiciones rígidas, no es igual en todas partes. La cultura siria consiste en un conjunto diverso de etnias, religiones y sub-sociedades, que van desde conservadoras a moderadas y liberales.

Emin, Efrin y otras mujeres dicen que quieren que Jinwar sea un lugar que desafíe las ideas conservadoras y patriarcales.

Los niños de Jinwar asisten a clases. Cuando se vuelven adultos, pueden continuar su educación fuera del pueblo.

“Jinwar es el espíritu de la vida, el espíritu de la naturaleza y el espíritu de una mujer libre. Las mujeres aquí están estableciendo su existencia en toda la sociedad”, dijo Emin. “Desearía que todo el mundo viera a Jinwar de la misma manera que lo vemos y me gustaría que construyamos más Jinwars en todas las regiones para que ninguna mujer sea objeto de injusticia”.

Algunas personas en el área piensan que Jinwar es como una prisión, dijo Emin, donde a las mujeres no se les permite salir e interactuar con los hombres y el resto de la sociedad. Pero ella dice que es simplemente un pueblo pacífico para que las mujeres y sus hijos vivan en armonía.

Emin es madre de seis niñas de entre 5 y 17 años. Llegó a la aldea hace siete meses y se convirtió en la jefa del consejo de Jinwar. Ella también ayudó a organizar la ceremonia de apertura de Jinwar.

Las mujeres de Jinwar inauguraron la ciudad el 25 de noviembre de 2018, que ese Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer.

Algunas de sus hijas asisten a la escuela primaria de la aldea donde los niños aprenden kurdo, árabe e inglés. Emin, quien abandonó la escuela después del noveno grado, dijo que se siente aliviada de estar construyendo una vida para ella y sus hijos.

“El futuro de mis hijos también está aquí. Lo que planeé para que ellos estudiaran y cómo vivir se está logrando en Jinwar”, dijo Emin.

A pesar del conflicto con la familia de su esposo, Emin no les prohíbe ver a las niñas. No quiere que sus hijas crezcan sin vínculos con su familia.

Emin continúa llevando una vida independiente, a pesar de la continua desaprobación de sus suegros por el camino de la vida que está pavimentando.

“Dondequiera que vaya, me pongo de pie y continuaré mi trabajo, me aceptes o no”, dijo. “Esta soy yo, Fatma, que se vio a sí misma como fuerte y nunca será débil”.

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/2019/05/06/despues-de-sobrevivir-a-isis-y-a-una-sangrienta-guerra-civil-estas-mujeres-sirias-construyeron-una-aldea-solo-para-mujeres/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.