37 años comprometidos con la educación de los más pequeños

América del Sur/ Venezuela/ 12.08.2019/ Fuente: www.eluniversal.com.

 

Desde su fundación, el 5 de agosto de 1982, el Museo de los Niños se convirtió en un icono de Caracas. Esta fascinante estructura, ubicada en el Complejo Urbanístico Parque Central, es un medio para el aprendizaje y la recreación, que cautiva con sus atracciones al público de todas las edades.

La institución Museo de los Niños fue fundada por Alicia Pietri de Caldera, quien además fungió como su directora durante los dos periodos de gobierno de su esposo, el expresidente de la República, Rafael Caldera. Además, desde el año 2000 la fundación es dirigida por su hija, Mireya Caldera.
La iluminación del ambiente desaparece casi por completo al atravesar el túnel de entrada, el cual guía a los visitantes a un sorprendente cuarto oscuro lleno de exhibiciones cubiertas por luces de varios colores que captan rápidamente su atención.
“Prohibido no tocar” es uno de los principios de esta galería en la que los niños pueden aprender jugando en todas las exposiciones, las cuales fueron pensadas para que los infantes puedan saciar su curiosidad, mientras se instruyen sobre el cuerpo humano, la comunicación, el petróleo, la cultura venezolana, entre otras áreas que comprenden un recorrido con más de 600 exhibiciones y 24 horas de duración, explicó el jefe de Educación, Darwin Sánchez. Acotó que para visitar todas las áreas del museo, las personas deben acudir por, al menos, ocho horas durante tres días.
Destacó que la oscuridad dentro del edificio principal es un elemento importante, aunque es casi imperceptible. Explicó que se trata de un concepto denominado “caja oscura. La oscuridad del lugar hace que las exhibiciones, que están comprendidas en una buena parte por la luz capten de una mejor manera la atención de los visitantes”, detalló.
Tanto adultos como niños, expresaron su emoción al recorrer las instalaciones. “Es algo sorprendente, una manera muy divertida de aprender. No es entretenida solo para los niños, los más grandes también pueden aprender sobre varios temas interesantes”, expresó un turista, oriundo de Guatemala.
Desde la avenida Bolívar se puede observar el edificio llamado “La Conquista del Espacio”, el cual permite que los transeúntes observen, a través de su estructura de cristal, un transbordador espacial que, en conjunto con la emblemática cúpula del planetario, engalanan el recorrido por esta vía del centro de la ciudad.
En esta sección los visitantes pueden aprender sobre las vivencias de los primeros astronautas que pisaron la luna, explicó Sánchez. Informó que el planetario “está cerrado por prevención por las fallas eléctricas que han ocurrido en la ciudad”.
Recordó que el pasado 14 de julio las instalaciones fueron blanco del hampa. Por primera vez desde su fundación “el museo cerró sus puertas parcialmente debido al robo de los cables eléctricos que surten el edificio principal”. Sin embargo, lograron reemplazar los cables una semana después.
A pesar del deterioro que presentan algunas de sus atracciones, como consecuencia de los elevados costos de mantenimiento, el museo cumplió 37 años abriendo sus puertas para cumplir su compromiso con los pequeños, quienes “salen siempre con una sonrisa”, afirmó Sánchez.
En sus inicios el museo tuvo unos 160 trabajadores. Sin embargo, actualmente la nómina no supera los 50 empleados, quienes se las han arreglado para mantener a flote este icono caraqueño.
Fuente de la noticia: http://www.eluniversal.com/caracas/47759/37-anos-comprometidos-con-la-educacion-de-los-mas-pequenos
Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.