Guatemala: Puertas violetas que abren la educación a todas las niñas

Centroamérica/Guatemala/19 Septiembre 2019/La vanguardia

El futuro que le esperaba en su Guatemala natal era casarse o trabajar siendo aún una niña, pero estaba segura de que no quería sufrir como las otras chicas de su poblado; inspirada por Rozalén, Kimberly decidió dibujar una “puerta violeta” para “volar libre” persiguiendo su máximo deseo: estudiar.

Ahora, esta joven de 19 años sueña con ser locutora de radio y presentadora de televisión para “ayudar a otros jóvenes a que aprendan a través de la radio”, como hace ella, que recibe muchas de sus clases a través de la emisora local.

Kim, como la llaman, se ha reencontrado este miércoles con la cantante Rozalén, a la que conoció en la zona rural de Totonicapán en la que nació, para presentar el informe de la ONG Entreculturas “Seguras para aprender en libertad”, que reivindica el derecho a la educación de las niñas.

Y ambas han entonado “La puerta violeta”, la misma que terminó de convencer a la joven de que quería seguir estudiando. “Me ayudó a decir: no quiero quedarme sin estudios, no quiero sufrir lo que las demás están sufriendo. Y dibujé una puerta violeta”, ha explicado.

La experiencia también hizo mella en la cantante: “Es importante poner rostro, conocer el contexto, tocar la tierra. Ver la casa donde vivía Kim me impactó muchísimo, por ejemplo, no tenía suelo. Son detalles que eran como lecciones de muchas hojas de asignaturas”, ha rememorado.

Para añadir: “Contar la historia de los demás da identidad. De repente existen. Hay muchas voces calladas que necesitan un altavoz. Agradezco la experiencia porque me ha hecho crecer a todos los niveles”.

El camino hasta aquí no fue fácil para Kim. Porque, si eres una niña en Guatemala, y además indígena, “tu futuro es casarte o trabajar”. De hecho, ella tuvo que interrumpir durante cuatro años sus estudios, que dedicó a “trabajar de cocinera y lavando y planchando ropa”.

“Muchas niñas de mi pueblo no tienen la oportunidad de estudiar”, lamenta la joven entre los cientos de libros de la biblioteca de un colegio madrileño, un espacio por el que ella ha luchado a lo largo de su infancia.

Afirmación que ampara los datos del informe: Cada año 12 millones de niñas son casadas antes de cumplir 18 años; 60 millones de mujeres han sido forzadas al matrimonio infantil, una de cada tres antes de los 15 años. En ese mismo plazo de tiempo, se dan 7,3 millones de partos de adolescentes menores de 18 años, de los que 1,1 millones se dan entre niñas por debajo de 15 años.

En el caso concreto de Guatemala, la edad medía de escolarización de las niñas indígenas apenas llega a tres años (2’8 años) y trece mil niñas abandonaron la escuela en 2018, según ha expuesto la Coordinadora del Área Ciudadanía de Entreculturas, Irene Ortega.

Pero es que además, de los 262 millones de menores que no pueden ir a la escuela en el mundo, la mitad, 132 millones son niñas entre 6 y 17 años; las adolescentes en zonas de conflicto tienen un 90% más de probabilidades de no acceder a la escolarización.

La escuela es además una verdadera carrera de obstáculos para las que tienen la suerte de poder ir; como niña, y además indígena, Kim ha tenido que enfrentarse a una “mayor discriminación” en la escuela y en el pueblo. “Te dicen que no tienes tanto talento”, censura.

En casa tampoco le sobraba el apoyo, de forma que cuando con 15 años le dijo a su padre que quería estudiar, él respondió: “¿Para qué? Si eres mujer, de aquí a uno, dos o tres años te vas a casar”.

Sin embargo, Kim optó por dibujar una puerta violeta en la pared.

“La educación ha transformado mi vida porque cada vez que recibo clases para mi es descubrir un mundo nuevo, un mundo lleno de alegría en donde soñar no es una fantasía, asegura la joven, que concluye: “Siento que vuelo libre”.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/20190918/47462261774/puertas-violetas-que-abren-la-educacion-a-todas-las-ninas.html

Comparte este contenido:

One thought on “Guatemala: Puertas violetas que abren la educación a todas las niñas

  1. La educación es una puerta abierta a la inclusión social en desarrollo, pese a los conflictos armados de determinados países de nuestra América, esa inclusión trae consigo el bienestar general, nuestras mujeres que son el orgullo nacional ven reflejadas en si el sinónimo de que el analfabetismo es el enemigo numero uno a quien derrotar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.