Por la libertad de enseñar, investigar y discutir el conocimiento sin restricción

Por: Gilad Atzmon

La Administración estadounidense no tardó mucho en interferir groseramente con el ethos más sagrado de una sociedad abierta, el de la libertad académica. Este fin de semana supimos que el Departamento de Educación de EE.UU. ordenó a la Universidad de Duke y a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill que rehicieran su programa conjunto de estudios de Medio Oriente después de concluir que estaban ofreciendo a los estudiantes “un plan de estudios parcial que, entre otras quejas, está la de no presentar suficientes imágenes ‘positivas’ del judaísmo y el cristianismo en la región”.

La libertad académica es un principio relativamente simple. Se refiere a la “libertad de enseñar, investigar y discutir el conocimiento sin restricción o interferencia, tanto para la academia como para los funcionarios públicos”.

Este principio parece estar bajo ataque en Estados Unidos. La administración estadounidense ha interferido abiertamente en la libertad de enseñar, investigar y discutir libremente el conocimiento.

El New York Times publica: “en una rara maniobra de intervención federal en el contenido de los cursos universitarios, el Departamento afirmó que el programa de Oriente Medio de las universidades violó los estándares de un programa federal que otorga fondos para estudios internacionales y programas de idiomas extranjeros”.

Según el NYT, el enfoque del “prejuicio anti israelí” “parece reflejar los puntos de vista de un liderazgo de la agencia que incluye a un jefe de derechos civiles, Kenneth L. Marcus, quien ha emprendido una carrera de años en la defensa de Israel y una campaña para deslegitimar y desinvertir en programas de estudios de Medio Oriente que él ha criticado como plagados de prejuicios contra Israel”.

Uno puede preguntarse por qué Estados Unidos está dispuesto a sacrificar su espíritu liberal en el altar proisraelí. Miriam Elman ofrece una posible respuesta. Elman es profesora asociada en la Universidad de Syracuse y directora ejecutiva de Academic Engagement Network, que se opone al BDS. Elman le dijo al NYT que esto “debería ser una llamada de atención… lo que están diciendo (presumiblemente el gobierno federal) es: ‘Si quieres ser parcial y mostrar una visión desequilibrada del Medio Oriente, puedes hacerlo, pero no vas a obtener dinero federal ni tampoco de los contribuyentes”.

En opinión de Elman la libertad académica se ha mantenido intacta, solo se retendrán los dólares a menos que una universidad se adhiera a la política proisraelí.

Quienes siguen la historia del sionismo, la política israelí y el nacionalismo judío, consideran que este último desarrollo no es sorprendente. El sionismo, una vez dedicado al concepto de una “tierra prometida”, se transformó hace décadas en una aspiración a un “planeta prometido”. El sionismo es un proyecto global que opera en la mayoría, si no en todos, los estados occidentales. Los grupos de presión judíos, los think tanks sionistas y los grupos de presión proisraelíes trabajan intensamente para suprimir las libertades elementales y remodelar el discurso público, político y cultural para lograr el ambicioso objetivo del sionismo. Después de todo, el poder judío, como lo defino, es el poder de suprimir las críticas al poder judío.

Este síntoma autoritario no es en absoluto nuevo. Aparentemente es un fenómeno errante. Ha aparecido en diferentes formas en diferentes momentos. Lo que sucedió en la URSS proporciona una ilustración perfecta de este síntoma. En los primeros días de la Rusia soviética, el antisemitismo recibió la pena de muerte -según lo declarado por Joseph Stalin– en respuesta a una investigación realizada por la Agencia Judía de Noticias: “En la URSS, el antisemitismo se castiga con la mayor severidad de la ley como un fenómeno profundamente hostil al sistema soviético. Según la ley de la URSS, los antisemitas activos están sujetos a la pena de muerte”.

Alemania vio la formación de ligas judías contra la difamación que intentaron reprimir el aumento de los sentimientos contra los judíos*. No es necesario dar más detalles sobre el dramático fracaso de estos esfuerzos en Alemania. Y a pesar de la temprana postura projudía de Stalin, el líder soviético se volvió contra los llamados “cosmopolitas desarraigados” . Esta campaña condujo al complot de los médicos de la década de 1950, en la que un grupo de médicos (en su mayoría judíos) fueron sometidos a un juicio falseado por supuestamente haber conspirado para asesinar al líder soviético.

En Gran Bretaña y otras naciones occidentales hemos visto feroces campañas a favor de Israel, reprimir las críticas a ese Estado y a la política judía. Diferentes grupos de presión han estado utilizando diferentes medios, entre ellos la adopción de la definición de IHRA de antisemitismo por parte de gobiernos e instituciones. En Gran Bretaña, Francia, Alemania y otros países europeos, intelectuales, artistas, políticos, miembros del partido y ciudadanos comunes son acosados ​​constantemente por unos pocos grupos poderosos de presión judía. En la oscura Gran Bretaña orwelliana de 2019, los críticos de Israel aún no han sido condenados a muerte, pero están sujetos a severas represalias que van desde intimidación personal hasta acciones policiales y enjuiciamiento criminal. La gente ha perdido su trabajo por apoyar a Palestina, otros han sido expulsados ​​del comprometido Partido Laborista de Corbyn por hacer declaraciones veraces. Algunos incluso han sido encarcelados por contenido satírico. Y como pueden suponer, nada de esto ha hecho que Israel, sus partidarios o sus títeres sean populares. Todo lo contrario.

Leí en el NYT que la administración “ordenó” a la confederación de universidades que presentara un calendario revisado de eventos que planeaba apoyar, una lista completa de los cursos que ofrece y los profesores que trabajan en su programa de estudios de Medio Oriente. Me pregunto quién en la Administración posee las credenciales académicas para evaluar el nivel académico de los cursos universitarios o profesores. ¿El propio profesor Trump, tal vez Kushner e Ivanka, el mandadero de Kushner, Avi Berkovitch, o tal vez el recientemente retirado “pacificador” Jason Greenblatt?

Lleva años construir instituciones académicas, departamentos, bibliotecas y espacios de investigación. Aparentemente solo se necesita un lobby determinado para arruinar el futuro de la erudición estadounidense.

* En su libro Final Solution, David Cesarani trae la historia del Centralverein deutscher Staatsbürger jüdischen Glaubens (Asociación Central de Ciudadanos Alemanes de la Fe Judía) que operaba en Alemania desde finales del siglo XIX “demandando a los partidarios de la mafia por difamación, financiando candidatos comprometiéndose a combatir el antisemitismo…”. Puedes leer sobre la asociación y su actividad aquí 

Fuente: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=260833

Comparte este contenido:
Gilad Atzmon

Gilad Atzmon

Saxofonista de jazz, activista político, escritor y novelista nacido en Israel, de nacionalidad británica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.