Rumbo al VIII Congreso Seccional de Bases, Sección XVIII-CNTE

América del Norte/ México/ 11.11.2019/ Fuente: CNTE.

Hemos iniciado un diálogo plural que recupera las inquietudes de  compañeros y compañeras de la Sección XVIII con el propósito de aportar propuestas, contenido y horizonte a la ruta rumbo al VIII Congreso Seccional de Bases; sintetizamos algunas de las propuestas que hasta este momento hemos recogido en el camino hacia la unidad.
1) Entender el VIII CSB, no como el espacio para la pelea interna por la dirección del CES ni por ocupar la secretaría general, sino como el proceso de diálogo, debate de las ideas, construcción de alianzas y toma de decisiones para construir el plan estratégico de la Sección XVIII que nos permitirá enfrentar los retos del próximo periodo y contraponer el proyecto del magisterio democrático con los enemigos de clase aglutinados fuera de nuestra organización en varios frentes: en las cámaras empresariales, la cúpula del SNTE, en un sector del gobierno y del parlamento empeñado en continuar con las políticas neoliberales, así como en el grupo de Silvanistas que operan diversos espacios de la vida política en Michoacán.
2) El VIII CSB es también una ruta pedagógica y de formación para dimensionar los alcances del Programa Democrático de Educación y Cultura para el Estado de Michoacán (PDECEM) y para definir cuáles serían los pasos siguientes para fortalecerlo, mejorarlo y concretarlo.
3) Pasar de la descalificación a las propuestas ¿Para qué queremos el VIII CSB? ¿Cómo construimos la unidad? ¿Cuáles son los retos del movimiento en el contexto actual? ¿Cuáles son las tareas de la Sección XVIII en el próximo período? ¿Qué tipo de CES y de dirección política necesitamos para ejecutar esas tareas?
4) Buscar la unidad y no la división del movimiento, con base en tres elementos básicos: nos reconocemos como militantes de la CNTE, así como del Proyecto Político Sindical, reivindicamos nuestra autonomía del gobierno y de los partidos políticos.
5) Reconocer nuestras coincidencias por encima de las diferencias.
6) Romper con la dinámica de las candidaturas y enfocarnos en la construcción, así como en el respeto de las reglas, los procesos, los diálogos y los principios democráticos en el nombramiento del nuevo CES.
7) Fortalecer y no debilitar nuestras instancias de dirección y de gobierno sindical.
8) Consolidar la Comisión Organizadora y de Honor y Justicia Ampliada, como instancias imparciales, cuyos miembros deberán ser ajenos a cualquier interés grupal y personal por ocupar un lugar en el siguiente CES.
Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.