Podcast-OVE sobre el día internacional de la violencias contra la mujer: Marianicer Figueroa nos habla de Violencias Silenciosas “La significación de la menstruación como imperfección en la mujer”

Por Marianicer Figueroa

Cada año cuando se conmemora él día internacional de la eliminación de violencia contra la mujer! Son muchas las reflexiones que se publican o se emiten  en torno a múltiples actos visibles que dan cuenta de este tipo de violencia, en especial a la terrible realidad existente en todo el planeta sobre las tasas alarmantes de violencia física, abuso sexual, trata de blancas y feminicidios.

Si bien, la necesidad imperante de denunciar hasta el cansancio y hasta que desaparezcan la existencia de estos abominable hechos, también es necesario detenerse a las formas culturales y sociales de violencia silenciosamente naturalizadas e invisibilizadas, que incluso son impulsadas y legitimadas por ámbitos como la ciencia médica, la industria farmacéutica y la poderosa industria cultural mediática y desde donde se construyen imaginarios alrededor de cómo funciona el cuerpo de la mujer, la percepción que tenemos de los procesos propios de la ciclicidad femenina, así como de la capacidad de autocuidar la salud del sistema sexual y creativo que nos acompaña física y energéticamente.

Mis reflexiones al respecto vienen a mi a raíz de recordar que hace un par de años escribí en mi muro en una red social muy conocida, que era necesario despatriarcalizar la menstruación y la respuesta de dos hombres, que por cierto me acusaron de feminazi, fue interpelarme al preguntarme cómo una experiencia de vida que sólo las mujeres vivimos, puede ser impactado por el mundo vida patriarcal.

La respuesta está en la mirada cultural construida desde ese mismo mundo de vida que también habita en la ciencia médica, y que  estigmatiza ese período mensual en la vida de la mujer para llevarnos a pensar y sentir a la menstruación como una imperfección de nuestros cuerpos, y por lo tanto como una enfermedad que inferioriza a la mujer y la pone en la banca fuera del juego de la vida por lo Menos unos 4 o 5 días del mes. La forma en que así se nos ha tratado de hacer significar la menstruación la advertimos en la respuesta que la industria farmacéutica nos muestra al  dar cuenta sus  avances para que con los medicamentos nos desconectarnos de esa función natural, de manera que busquemos que la menstruación no huela, no duela, no la sintamos o no la veamos.

La industria publicitaria entra también en juego cuando el rojo de nuestra sangre se oculta y se disfraza con otros colores en las campañas de toallas sanitarias, donde lo que representa la sangre no es roja sino azul y los mensajes visuales en esas publicidades es que hay que liberarse como si la Menstruación nos encadenara, dando cuenta de un bombardeo mediático que también colabora a naturalizar la imperfeccion de esta función corporal.

Si a eso le sumamos las experiencias de absoluto terror con que muchas recibimos la primera menstruacion, al creer que nos estábamos desangrando y por ende íbamos a morir.. O por las alertas que acompañaron la experiencia al decirnos que al convertirnos en mujer venían los problemas, la menstruación como desastre existencial es el mensaje que desde niñas muchas hemos recibido.

El resultado de todo este abordaje cultural que una vez al mes  minusvalíza e inferioriza a la mujer , lo vemos en quienes , inclusive  siendo pre adolescentes, se sienten muy contentas de tener desequilibrios en su salud uterina u hormonal por lo que pueden pasar algunos meses sin menstruar, y peor aún en adultas jóvenes y no tan jóvenes que celebran que lo mejor de los anticonceptivos hormonales intradermicos es precisamente no ver su regla.

Por ello la denuncia de estas formas naturalizadas conque social, cultural, y desde la ciencia médica, farmacéutica y la industria cultural nos ha vendido a la. Menstruación como una imperfección de la mujer, es un acto también necesario de denunciar en este día en que alzamos la voz para denunciar la violencia contra la mujer.

La tarea por hacer es propiciar espacios para reeducarnos sobre el proceso natural en el que el útero se contrae y se expande para ayudar a verter fuera de nosotras, la  sangre con la que el    Endometrio se revistio preparándose para alimentar, con esa misma sangre que recoge los mejores nutrientes del cuerpo de la mujer, una posible vida, en caso que hubiese habido una fecundación de un ovulo. Solo al dar cuenta de esto, uno se pregunta porque nos puede dar asco o puede ocultarse la sangre que iba destinada a alimentar el crecimiento de una vida, de una maravillosa vida, dentro de nuestro útero.

Nos espera entonces el abordaje desde la pedagogía menstrual de las posibilidades que tenemos de seguir habitando el cuerpo naturalmente cuando menstruamos para con ello reconocernos como mujeres ciclicamente menstruantes, inclusive cuando ya dejemos de hacerlo, de manera que esta tarea se extienda a resignificar la tragedia de llegar a la menopausia y con ella a marcar a la mujer como un ser histérico, insorportable e inservible en casi todos los ámbitos de la vida, inclusive el sexual. Sin duda alguna es una gran e imperante tarea antipatriarcal que a todas nos aguarda para desmontar todo lo que se ha instituido al respecto y que nos violenta mes a mes, año a año desde que se nos anuncia o no, que llegará en algún momento la menstruación a nuestra vida.

¿Y tu nos regalas tus experiencias y reflexiones al respecto? ¿Viviste o vives la  experiencia de menstruar como una enfermedad? O ¿Has tenido la oportunidad de vivir experiencias de pedagogía menstrual desde tu hogar u otros espacios ?

Comparte aquí tus comentarios  en Otras Voces en Educación para también aprender de ti.

Escucha estas reflexiones en forma de podcats en el siguiente enlace

Imagen tomada de : xzzhttps://malvestida.com/2017/07/esta-es-la-importante-razon-por-la-que-necesitamos-un-emoji-sobre-la-menstruacion/

Comparte este contenido:
Avatar

Marianicer Figueroa

Psicóloga e Investigadora del Centro Internacional Miranda y del Centro Nacional de Investigaciones Educativas (CNIE) de Venezuela. Dra. en Innovaciones Educativas. Activista por el Acceso Abierto y la Difusión Libre del Conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.