Aina Tarabini y Judith Jacovkis: “ La orientación no puede ser una cosa puntual, aislada y alejada de la dinámica cotidiana de los centros ”

Por educaweb.com

Profesora del Departamento de Sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona e investigadora postdoctoral del Departamento de Sociología de la misma universidad

Aina Tarabini es profesora del Departamento de Sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona y Judith Jacovkis es investigadora postdoctoral del Departamento de Sociología de la misma universidad. Ambas son expertas en los mecanismos que generan exclusión en el sistema educativo y en las causas del abandono escolar, y pertenecen al grupo de investigación Grup de recerca en Globalització, Educació i Polítiques Socials (GEPS) y al Grup Interdisciplinari de Polítiques Educatives (GIPE). Tarabini y Jacovkis también han elaborado el capítulo “Transicions a l’Educació Secundària postobligatòria a Catalunya,” incluido en la publicación Reptes de l’educació a Catalunya. Anuari 2018, publicado por la Fundació Jaume Bofill.

¿Cuáles son las causas que explican las tasas de fracaso y abandono escolar?

Todos los estudios sobre fracaso escolar apuntan a tres tipos de factores: factores escolares, factores sistémicos y factores individuales y familiares. Nosotras nos hemos ocupado fundamentalmente de estudiar los factores de tipo escolar. Aunque en el capítulo del Anuario no hacemos mención de los factores del fracaso y el abandono escolar, sí que podríamos decir que la estructura del sistema en la educación obligatoria y postobligatoria contribuye a  fomentar posibilidades diferentes de abandono. De hecho, vemos que en otras partes de la investigación que estamos llevando a cabo, que no forman parte del análisis del capítulo, las transiciones de los jóvenes de la postobligatoria a menudo pasan por procesos de abandono al inicio de la postobligatoria causados por estos desajustes que hay en la estructura de la oferta, ya sea en las continuidades o discontinuidades curriculares o en los modelos pedagógicos, entre otras cuestiones.

Conocedoras del sistema escolar en Catalunya, ¿qué factores del sistema escolar generan exclusión socioeconómica?

Nosotras analizamos cómo las diferentes dinámicas socioeconómicas generan diferentes impactos en el paso de los estudiantes por el sistema educativo. Obviamente esto tiene que ver con las condiciones de entrada en el sistema educativo y en cómo se ven afectadas las condiciones de salida de los estudiantes. Por ejemplo, un sistema que divida a los estudiantes en un momento dado de las etapas educativas en itinerarios formativos vinculados a diferentes oportunidades de acceso al mercado laboral o a diferentes trayectorias educativas, puede contribuir a generar exclusión social y económica. No es una relación mecánica ni lineal, y en este sentido nosotras analizamos cómo la propia organización de la institución escolar y del sistema educativo impacta de forma diferente en los alumnos que entran en el sistema educativo, ya sea obligatorio o postobligatorio, y como esto provoca desigualdades a la hora de dibujar sus planes de vida.

Ustedes afirman que las transiciones entre la educación obligatoria y postobligatoria explican el grado de equidad y excelencia de nuestro sistema educativo. ¿Cómo debería ser entonces la orientación académica y profesional que se ofrece al alumnado?

No podemos apuntar cómo tendría que ser esta orientación, pero podemos decir que la orientación tiene un peso muy importante en los discursos sobre transiciones en la postobligatoria. Nosotros lo que decimos es que, como ya apuntan y demuestran otros estudios, el modelo de orientación de Catalunya tiene mucho recorrido, pero la orientación escolar no es una pura técnica objetiva y neutral, sino que la orientación en sí misma puede producir desigualdades y que, en cualquier caso, el modelo de orientación no es independiente de la estructura más amplia del sistema. En este sentido la orientación puede y tiene que mejorar, pero si la mejor orientación posible se enmarca en un sistema que estructuralmente todo es igual, es limitada por sí misma.

Es decir, en el modelo de orientación actual se ven reflejadas las expectativas sesgadas de los docentes sobre cómo aprenden los alumnos, cómo son las vías formativas de Formación Profesional y Bachillerato y, por tanto, la reflexión sobre la orientación se tiene que hacer en un marco más amplio para entender cuáles son las funciones docentes y cuáles son las características de cada itinerario. En todo caso, no puede ser una técnica que se aplica puntualmente al finalizar la ESO facilitando textos sobre habilidades y capacidades sino una forma de acompañar a los jóvenes para vincular los procesos curriculares y pedagógicos que les ayuden a comprender quiénes son, qué les gusta y qué se les da bien.

Por tanto, la orientación puede ser la solución, pero también el problema si no se plantea de manera crítica, y la orientación se ha de entender en el marco de la estructura de un sistema particular, no una cosa puntual y aislada alejada de la dinámica cotidiana de los centros.

En los últimos años se ha incrementado la oferta de Formación Profesional, pero esta ampliación presenta algunos desajustes en diferentes ámbitos. ¿Creen que la actual oferta se adapta a las demandas de los estudiantes y a las del mercado laboral?

Por los datos de los estudios que tenemos sobre la oferta y la demanda de Formación Profesional, la actual oferta no se adapta a las demandas de los estudiantes. Hay muchos estudiantes que quieren acceder a cursos donde no tienen plaza y otras ofertas que quedan vacías porque los estudiantes no están interesados. En el mercado laboral encontramos casos similares. En el capítulo planteamos la falta de reflexión sobre cuál tiene que ser el modelo para planificar esta oferta. Ponemos sobre la mesa la discusión y las contradicciones entre querer plantear una oferta que satisfaga las demandas de los estudiantes o bien una que escuche sólo las demandas de las empresas y que no tenga en cuenta qué es lo que quieren estudiar los alumnos cuando pasan de la etapa obligatoria a la postobligatoria.

El modelo educativo de los Países Bajos permite combinaciones entre los itinerarios académicos y los de Formación Profesional gracias a numerosas pasarelas entre ambos. ¿Creen que este modelo educativo se podría aplicar en nuestro país?

Presentamos diferentes modelos y situaciones que creemos que pueden aportar debate sobre cómo tiene que ser la configuración del modelo educativo.

Creemos que ningún modelo de ningún país puede ser aplicado mecánicamente a otro lugar. Estos casos y modelos nos dan ideas para pensar qué instrumentos se podrían desarrollar en nuestro país de acuerdo con las características propias de cada territorio.

Fuente:
https://www.educaweb.com/noticia/2019/12/19/entrevista-aina-tarabini-judith-jacovkis-19034/
Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.