Una niña de cada tres nunca fue a la escuela

Noticia/juventudrebelde.cu

Estudio de Unicef sobre la crisis de la enseñanza en el mundo y la discriminación por género

Una niña adolescente de cada tres en las familias más pobres del mundo nunca fue a la escuela, alertó el nuevo estudio de Unicef «Abordar la crisis de educación: una necesidad urgente de financiar mejor la educación de los niños más pobres».

La investigación fue realizada sobre 42 países con datos disponibles, y revela que el 44 por ciento de las niñas y el 34 por ciento de los niños pertenecientes al 20 por ciento de las familias más pobres nunca asistió o bien abandonó la escuela primaria.

El análisis fue lanzado en ocasión del encuentro de ministros de Educación en el Foro Mundial de Educación y en vista del Foro Económico Mundial (WEF) de Davos.

«La pobreza educativa condiciona toda la vida de los niños y adolescentes; invertir en la calidad de la educación significa afrontar las causas de la pobreza desde la raíz con enormes beneficios», explicó Francesco Samengo, presidente de Unicef Italia. «Pobreza, discriminación por sexo, discapacidad, origen étnico o lengua de enseñanza, distancia física de las escuelas y falta de infraestructuras son algunos de los obstáculos que privan a los niños más pobres del acceso a una educación de calidad», advierte el informe.

«La exclusión en cada paso hacia la educación no hace más que perpetuar la situación de pobreza, y es una de las principales causas de una crisis global del aprendizaje que estamos viviendo», agrega.

Las mayores desigualdades del gasto educativo se producen en diez países de África, con cuatro veces más fondos asignados a los niños más ricos en comparación con los más pobres. En Guinea y República Centroafricana, países con algunas de las tasas más altas del mundo de niños sin escolarizar, los niños más ricos se benefician hasta nueve y seis veces más, respectivamente, de la cantidad de fondos públicos para educación que los niños más pobres.

Barbados, Dinamarca, Irlanda, Noruega y Suecia son los únicos países incluidos en el análisis que distribuyen la financiación de la educación por igual entre los quintiles más ricos y más pobres.

 Más en general, en los 19 países de altos ingresos, el 18,6 por ciento de los recursos para educación se destina al 20 por ciento de los niños de familias más pobres, mientras el 21,7 por ciento va para los niños de las familias más ricas.

En los ocho países de ingresos más bajos solo el 10,3 por ciento de los recursos para educación se destina al 20 por ciento de los niños más pobres, mientras más del 37,9 por ciento va para aquellos de las familias más ricas.

Las mayores disparidades en gastos para educación se encontraron en 10 países de África (Guinea, República Centroafricana, Senegal, Camerún, Benin, Níger, Ruanda, Ghana, Togo y Túnez), donde  los fondos destinados a los niños más ricos son cuatro veces superiores a los destinados a los niños más pobres, reporto ANSA.

Fuente: http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2020-01-20/una-nina-de-cada-tres-nunca-fue-a-la-escuela

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.