El Instituto Internacional americano, un edificio al servicio de la educación

El Instituto Internacional americano, un edificio al servicio de la educación

Creado en 1892 por la norteamericana Alice Gordon Gulick, fue decisivo para ayudar a las jóvenes españolas en su acceso a la educación. Hoy sigue siendo un centro de intercambio cultural entre España y los EE.UU.

A comienzos del siglo XX se comenzó a edificar en la calle Miguel Ángel un edificio que evocaba los colleges femeninos de la Costa Este de Estados Unidos, desde el punto de vista de su diseño arquitectónico y por su formulación conceptual. El arquitecto Joaquín Saldaña, que llevaba años edificando palacetes y casas señoriales en la capital, recibió este encargo para instalar en él la sede del Instituto Internacional americano. Esta institución había sido creada en 1892 «con la misión de ayudar a las jóvenes españolas a acceder a la educación», explica a ABC Pilar Piñón Varela, su directora ejecutiva.

La americana Alice Gordon Gulick había llegado a España en 1871 junto a su marido, el reverendo William Gulick. Este matrimonio de misioneros protestantes se instaló en Santander y allí Alice «observó que las mujeres tenían difícil acceso a la educación y quiso crear un centro donde tuviesen las mismas oportunidades», indica Pilar Piñón. Comienza con un pequeño internado para niñas en su casa y en 1982 se trasladan a San Sebastián dando al proyecto el nombre de Colegio Norteamericano. Con la guerra entre España y los Estados Unidos se van a Biarritz. El matrimonio Gulick había comenzado una relación de amistad con Gumersindo Azcárate, Francisco Giner y Manuel Cossío, y les animan a trasladar el Instituto a Madrid. «Compraron un palacete en la calle Fortuny y un solar con la idea de crear un campus al estilo americano» señala la directora.

Este palacete en la calle Fortuny, hoy Fundación ortega Marañón, fue la primera sede del Instittuo al trasladarse a Madrid y durante años formó parte del campus

Este palacete en la calle Fortuny, hoy Fundación ortega Marañón, fue la primera sede del Instittuo al trasladarse a Madrid y durante años formó parte del campus – BELÉN RODRIGO

omienza entonces una importante labor para recaudar fondos para construir el edificio. «Quisieron que tuviese laboratorios, jardines, gimnasio… la distribución y el diseño partió de la institución», subraya Pilar Piñón. Se comenzó a proyectar en 1904 y se terminó en 1911 cuando Alice Gordon Gulick ya había fallecido unos años antes. «En un primer momento el Instituto recibió alumnas del núcleo protestante e hijas de los institucionalistas creyendo siempre en el poder de la educación para transformar la sociedad», añade. «Acaban por romper el vínculo con la Junta Americana de Misiones en el Extranjero porque no quieren que la religión sea un obstáculo».

El edificio cuenta con 3500 m2 de superficie repartidos en cinco plantas. Tiene una composición muy funcional, desarrollado con un esquema de “U” con tres crujías exteriores que alojan la actividad docente y administrativa y que se comunican hacia el interior mediante luminosas galerías que convergen en la gran escalera central. En el torreón se quiso instalar un observatorio astronómico pero no pasó de los planos.

La escalera es uno de los elementos arquitectónicos más destacados del edificio

La escalera es uno de los elementos arquitectónicos más destacados del edificio – BELÉN RODRIGO

La hija del pintor Sorolla y del director del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Ignacio Bolívar así como Concepción Arenal, fueron algunas de las alumnas de esta época. Había tanto internas como externas. Para impartir las aulas se logró traer a un importante cuerpo de docentes norteamericanas, profesoras graduadas en colleges femeninos del este de los Estados Unidos, principalmente de Smith, Mount Holyoke y Wellesley. «Mujeres con una importante carrera internacional que han viajado por Europa, tienen otra autonomía y formación. Es un impacto importante para la sociedad española. En 1909 ya enviaron a alguna alumna a estudiar en EE.UU», comenta la directora. Intelectuales y educadores como José Ortega y Gasset, Rafael Altamira, Juan Ramón Jiménez, Manuel Gómez Moreno o Ramón Menéndez Pidal dan conferencias en su Paraninfo. En 1914, la joven educadora María de Maeztu entra a formar parte del profesorado del Instituto.

En 1917 comenzaron las dificultades para la institución por la I Guerra Mundial ya que se complicó la llegada de profesoras. Al no cubrirse todos los gastos empiezan a colaborar con otras instituciones y se cede por una suma nominal la sede de la calle Fortuny a la Residencia de Señoritas y en el edificio de Miguel Ángel se instala el Instituto – Escuela de 1918 a 1928. Después se ocupa también por la Residencia de Señoritas «en una época en la que comienza a crecer el número de mujeres que estudiaban». Pilar Piñón resalta la llegada a España en 1930 «el primer grupo organizado de estudiantes universitarios norteamericanos». Se instaló en el Instituto Internacional para estudiar durante un curso académico lengua española y cultura de España.

En el Paraninfo pasaron intelectuales y educadores como Ortega y Gasset o Juan ramón Jiménez

En el Paraninfo pasaron intelectuales y educadores como Ortega y Gasset o Juan ramón Jiménez – BELÉN RODRIGO

En la Guerra Civil española la Embajada de Estados Unidos alquiló el edificio evitando así quedar confiscado por la Falange. En 1950 acaba el contrato y la institución decide reanudar su actividad. «Se centra en el intercambio educativo de los dos países pero sin olvidar su origen», recuerda la directora quien señala también que se trata de «una de las instituciones culturales más antiguas que ha sobrevivido cuatro guerras», haciendo referencia a la guerra entre España y Estados Unidos, la I y II Guerra Mundial y la Guerra Civil.

Entre 1950 y 1967 estuvo instalado en el edificio el Colegio Estudio. También en 1950 se reanudaron las relaciones con universidades y colleges norteamericanos que realizan sus programas de estudio en el extranjero. En la actualidad se encuentran departamentos de las universidades Boston University , SUNY at Albany, Syracuse University, Stanford University y USC.

En los últimos años el edificio ha sido renovado integralmente en dos fases. En 2002 fue el interior y se llevó a cabo según un proyecto del estudio Junquera y Obal y en 2012 se intervino la parte exterior con el proyecto del estudio Cano y Escario. En ambos casos el Instituto Internacional estuvo asesorado por el estudio de arquitectura Ann Beha Architects de Boston. «Se ha podido mantener el edificio en condiciones excelentes, hay todavía mobiliario original, y las salas se han adaptado a las necesidades actuales de la enseñanza», indica Piñón.

Un de las salas del edificio que tiene diferentes usos

Un de las salas del edificio que tiene diferentes usos – BELÉN RODRIGO

Hoy es un edificio histórico y representativo madrileño pero sobre todo un centro vivo y esencial para las relaciones culturales y educativas entre España y los Estados Unidos. Además de los miles de estudiantes norteamericanos que pasan por las aulas de este edificios se organizan muchos cursos y actividades abiertos a la sociedad, algunos de pago y otros gratuitos. Hay cursos de Lengua y Cultura norteamericana, club de lectura, ciclos de cine, campamentos….y en la Biblioteca también se organizan actividades. «Parte de nuestro fondo se entregó a la Biblioteca Nacional», cuenta la directora. Una biblioteca donde se pueden consultar los libros y para el servicio de préstamo hace falta hacerse socio. En 1928 se organizaron los primeros cursos de biblioteconomía de Madrid que se impartieron durante 50 años. Desde el Instituto se impulsa también American Space Madrid, una plataforma de difusión de la cultural y forma de vida norteamericanas en Madrid.

En 1982 fue declarado monumento histórico-artístico por Real Decreto debido a la dignidad de su construcción y la nobleza de sus materiales. «El uso educativo del edificio nunca ha cambiado, se mantiene desde su origen», subraya la directora. Las mujeres en España ya viven una realidad educativa muy diferente a la que había a comienzos del siglo XX pero es importante no olvidar que gracias a la oportunidad que tuvieron en el Instituto Internacional americano muchas de ellas tuvieron una brillante carrera profesional en el extranjero impensable en la sociedad española en la que habían nacido.

La biblioteca cuenta con un importante fondo

La biblioteca cuenta con un importante fondo – BELÉN RODRIGO

Fuente de la Información: https://www.abc.es/espana/madrid/abci-instituto-internacional-americano-edificio-servicio-educacion-202002160043_noticia.html

Fuente de las imágenes: Belén Rodrigo

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.