También se puede educar en el territorio adolescente del caos

Por: Jaume Funes

Recordando que ahora convivimos intensamente con chicos y chicas adolescentes que necesitan besos, pero pobres de nosotros que intentemos darles uno, chicos y chicas que necesitan saber que estamos a su lado, pero pobres de nosotros si nos acercamos demasiado, escribí este decálogo

Justo cuando empezaba la cuarentena universal en la que estamos, mi editora del libro Quiéreme cuando menos me lo merezca…porque es cuando más lo necesito, madre animada de adolescentes, Recordando que ahora convivimos intensamente con chicos y chicas adolescentes que necesitan besos, pero pobres de nosotros que intentemos darles uno, chicos y chicas que necesitan saber que estamos a su lado, pero pobres de nosotros si nos acercamos demasiado, escribí este decálogo:me pedía algún decálogo para vivir (sobrevivir) con ellos entre cuatro paredes. Accedí y escribí los 10 mandamientos que transcribo al final. Pero, también, recibí y recibo demandas de periodistas que tratan de construir algún manual de autoayuda y, además, leo (¡tengo tiempo para leer!!) las múltiples recomendaciones que algunos colegas difunden… y me entra un cierto desasosiego.

Estamos en medio de una situación en la que muchos padres descubrirán que tienen hijos y que estos no se educan solos. Además, no podrán poner la escusa de no tener tiempo. Convivir a la fuerza con los hijos hará que descubramos (si nos paramos a pensar) nuevas dimensiones de nuestra vida. Y, por supuesto, necesitamos imaginaciones múltiples para que el resultado sea razonablemente feliz …para todos.

Pero, cuidado con dos manías de algunos profesionales de la educación: sugerir a madres y padres lo que está bien y ha de hacerse; pensar que la buena educación pasa por el orden. Se trata de ayudar a que cada grupo familiar, de la manera que pueda y sepa (aprenda), haga sentir a sus hijos que son queridos, se sitúan adecuadamente entre los riesgos y descubren que, sin escuela, también es divertido aprender. Igualmente, una crisis sirve, de manera especial, para vivir en el caos tolerable, sin horarios ni planificaciones impuestas (atención a los argumentos para convencer, ahora, a un adolescente de que toca o no toca hacer según qué). Es interesante descubrir que el día tiene 24 horas y no está previsto cómo llenarlas. Además, para un adolescente todos los días deberían ser “carpe diem” y ahora tiene 14 por delante.

Recordando que ahora convivimos intensamente con chicos y chicas adolescentes que necesitan besos, pero pobres de nosotros que intentemos darles uno, chicos y chicas que necesitan saber que estamos a su lado, pero pobres de nosotros si nos acercamos demasiado, escribí este decálogo:

Decálogo para vivir confinado entre adolescentes y descubrir la felicidad

  1. Empecemos por tener claro que, alterada la vida, nosotros, los adultos, nos tenemos que reinventar. De entrada, somos nosotros los que ahora estamos en crisis y, encima, encerrados con personajes que nos sacan de quicio.
  2. Tenemos que hacer subdivisiones del confinamiento. Descubrir que su habitación siempre será suya y reclamar más sofá por nosotros.
  3. Forzosamente hay que dedicar más tiempo a quien no quiere estar más tiempo con nosotros. Al menos ahora los tendremos que mirar más, escuchar más … y descubrir que buena parte de sus vidas nos era desconocida.
  4. La pedagogía del pacto ahora significa dedicar más tiempo todavía a negociar las actividades a hacer, las ocupaciones, los nuevos “deberes” para evitar que estas semanas se conviertan en tiempo muerto.
  5. Aprovechar para hablar (dejar caer palabras) sobre riesgos y protecciones. Volver a ver juntos, por ejemplo, el capítulo de “Sex Education” en el que los alumnos se ponen mascarillas para combatir una epidemia de clamidias y han de debatir qué significa la promiscuidad.
  6. Como que serán días de conexiones y pantallas, si aparece el momento, podremos tomar conciencia de lo que somos y no somos sin conexión.
  7. Quizás descubriremos vidas de los amigos y amigas poniendo el oido y la vista (sin demasiado cotilleo) en sus “conversaciones” de red. Podremos conjugar verbos como mirar, ver, observar, escuchar.
  8. Una parte de la vida inevitable a compartir será descubrir a qué jugamos juntos (tiempos para aprender Fornite y compartir Play).
  9. Encontraremos el momento para explicarlos cómo nos preocupa el futuro y discutir de qué va el problema en el que estamos metidos, descubrir con otros motivos la diversidad y desigualdad del mundo (comenzando por el tamaño del piso en el que viven ahora unos y otros), el derecho a la salud, etc.
  10. Como las farmacias no cierran…podemos proveernos de diazepan…comprar toneladas de paciencia…… ellos y ellas viven y son felices a pesar de nosotros y de los virus.

Fuente: https://eldiariodelaeducacion.com/2020/03/17/tambien-se-puede-educar-en-el-territorio-adolescente-del-caos/

Comparte este contenido:
Jaume Funes

Jaume Funes

Psicólogo, educador, periodista. Experto en adolescencias de todos los colores.Cree en la educación y en la lucha por la igualdad social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.