Jornada de puertas abiertas: ocho recursos online de educación artística para la desescalada

Por: Sofía de Juan

Soy plenamente consciente de lo diminuto de esta aportación a la importante tarea que cada docente tiene entre manos. Pero necesitamos un arte y una educación que se hermanen para responder valientemente al momento en el que vivimos. Y me gusta pensar en estas minúsculas subversiones que os invitamos a activar como en partículas de la educación necesaria para este mañana que, en tanto incertidumbre y acontecimiento, se resiste a ser planificado.

No es sólo eso. Sí, sus ciudades son hermosas. Los marcianos sabían cómo unir el arte y la vida. El arte fue siempre algo extraño entre nosotros. Lo guardamos en el cuarto del loco de la familia, o lo tomamos en dosis dominicales (…)
-Usted cree que habían llegado al fondo de las cosas, ¿no es así?
-Estoy seguro.”

Ray Bradbury. Crónicas Marcianas

Mucho se ha hablado estos días en los medios de modelos de evaluación, de condensación de los currículos, del afianzamiento de los contenidos, de los plazos, las convocatorias extraordinarias y las competencias básicas. Pero no lo suficiente de los casi 699.427 docentes y de la cantidad titánica de energía que están invirtiendo, cada uno desde su contexto, para acompañar a los niños y niñas en edad escolar de este país.

Muy poco de esas personas invisibles que, con sus propias circunstancias, dificultades y miedos aún se las pasan cuidando de su parcela del mundo desde la distancia, creando oportunidades de aprendizaje para su alumnado.

El profesorado ha seguido haciendo ingentes ejercicios creativos para adaptarse a esta nueva situación y coordinarse con las familias (esa otra pata de la comunidad educativa que ahora, por fin, vemos como tal) y continúa buscando nuevos modos de hacer mientras viste su cansancio con vocación.

A todos los que habéis llegado hasta aquí en esa búsqueda, GRACIAS. Porque ese acompañamiento (que, como se ha hecho patente, va muchísimo más allá de la enseñanza de las asignaturas) ha sido una de las actividades esenciales para las que no ha habido aplausos. Vaya desde aquí el mío.

Y ¿qué puede aportar el arte a vuestra búsqueda, a vuestra labor docente para hoy y para lo que viene?

El término educación expandida, que instituyó Zemos98 hace más de once años, significa “intentar llevar los límites de lo que conocemos por educación y situarlos un poco más lejos. Hermanarlos con prácticas y disciplinas que probablemente en un futuro sí terminen formando parte de nuestras escuelas, institutos o universidades, pero que ahora mismo se encuentran fuera” (i). Prácticas como el arte, que puede no sólo abordar contenidos curriculares, sino también aquellos que están en los márgenes cuando quizás, ahora, debieran estar en el centro.

Para cuando termine de atravesar nuestras comunidades, el COVID-19 nos habrá tocado a todos y todas, de una u otra manera. Mientras tanto, estamos en modo de supervivencia. Pero, ¿coincide el fin del confinamiento con nuestra experiencia? Las secuelas y los cambios de sensibilidad experimentados no son cosas que pueda uno quitarse como se quita un pijama. Sin importar la edad que tengamos, tras recuperar el aliento puede que nuestro próximo instinto sea buscar consuelo, exorcizar lo vivido y reflexionar sobre el aprendizaje que está suponiendo esta cruzada, hacerla trascender.

Y en eso, estoy segura, el arte puede ayudar.

I Have Been to Hell and Back. And Let me Tell You It was Wonderful (ii), decía Louise Bourgeois en uno de sus bordados (1996). El arte nos permite plantar cara a ese húmedo y atemorizante desafío, el de afrontar la ambigüedad, el dolor, la nostalgia o la oscuridad que a veces somos, desde los cuidados, abrazando lo inesperado que nos conmueve y nos transforma como una suerte de conjuro.

Desde este sencillo espacio os invitamos a estas jornadas de puertas abiertas que pretenden contribuir a vuestra labor callada. Abiertas, sí, ya que cada propuesta está pensada para ser adaptada (o transformada radicalmente incluso) en un contexto que vosotros conocéis mejor que nadie.

A través de ellas ofrecemos no sólo un puñado de acciones situadas para trabajar diversos contenidos de manera integrada, sino también para preparar a esos niños y niñas que tanto nos importan a afrontar lo que vivimos: el duelo, el temor, los nervios, el aburrimiento, el desamparo… porque “el arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma” (iii).

1) Crear borradores para un futuro que «ya no es lo que era» (iv)

(Secundaria y Bachillerato)

Especialmente aplicable en: Área de Ciencias Sociales, Área de Ciencia y Tecnología, Área de Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica, Área de Arte y Cultura

¿Qué puede aportar?

Un paisaje sonoro de noticias dramáticas envuelve a diario a la generación que acompañamos, una generación con todo por hacer. Si el futuro es la crónica anunciada de un fracaso, ¿para qué dedicar tiempo y energía a construir otros modelos?

Frente a la desesperanza de un presente en crisis y un mañana en forma de interrogación, plagado de relatos sobre distopías que alertan eficazmente sobre los peligros que se avecinan, la iniciativa Borradores de futuro es un faro en tiempos de tormenta que nos guía hacia la idea, posible, de la sostenibilidad socio-ecológica desde el idealismo, pero también desde la acción.

Un proyecto que ha optado por centrarse en las personas, colectivos y organizaciones que cada día, desde pequeños lugares recónditos, están activando respuestas individuales o colectivas ante los retos urgentes a los que nos enfrentamos: ecológicos, económicos, culturales, sociales, etc.

Esas respuestas son las que llaman borradores del futuro: utopías concretas, prototipos, alternativas, a menudo marginales y poco visibles, que actúan como detonante para la creación de imaginarios de posibilidad en forma de fábula.

¿Qué pasaría si esas alternativas llegaran a expandirse?

Desde 2019, Borradores de futuro genera, pausada pero firmemente, una colección de narraciones especulativas y relatos cortos con autores vascos incitados a proyectarse hacia el futuro ante los actuales retos ecológicos, económicos, culturales y sociales, con el apoyo de Unai Pascual, destacado científico del Basque Centre for Climate Change y coautor de un informe intergubernamental sobre la biodiversidad mundial.

Narraciones que germinan también como pequeñas semillas con voluntad de expandirse (impulsadas desde Azala, un espacio de creación alavés con 10 años de experiencia, ubicado en Lasierra, localidad de 12 habitantes, con el apoyo de la Fundación Daniel y Nina Carasso y del Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco).

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

En este momento hay tres fábulas, que se pueden leer y/o escuchar, y que nos sumergen en futuros posibles en torno a temas como la vida en el mundo rural, la industria armamentística, la autogestión, el desarrollo colectivo, la agroecología, las alternativas energéticas o la contaminación lumínica. Los textos se publican bajo licencias abiertas para permitir su difusión en diversos soportes web, audio o papel, así como su remezcla.

Cada una de ellas invita a la lectura crítica, el debate, la generación de preguntas y la investigación posterior (gracias al nutrido archivo de materiales extra sobre el proceso de creación del equipo) y puede abordarse desde diversos puntos de vista (científico, sociológico, filosófico, ético…) atravesando diversas materias. Cada una puede ser una semilla para sumergirnos en un proceso propio de creación de contra-narrativas:

Invitemos a nuestros jóvenes a imaginar el futuro que desean construir. ¿Por qué no realizar un inventario colectivo de iniciativas surgidas a raíz de la crisis que propongan otro modo de vida o denuncien algún aspecto de la que ya vivimos? ¿podemos despertar su deseo de conocer y sumarse a esas iniciativas o de inspirarse en ellas para tratar de crear porvenires deseables? ¿qué pasos han de darse para que una alternativa se extienda y el futuro sea mucho mejor?

Animar al alumnado a escoger una de las alternativas y escribir una fábula especulativa futurible que les permita imaginar/investigar el proceso y conducirlo hacia la sostenibilidad parece un buen plan para recordarnos que lo que finalmente suceda aún está en sus manos, y en las nuestras.

2) Mejorarse a uno mismo

(Primaria, Secundaria y Bachillerato)

Especialmente aplicable en: Área de Ciencias Sociales, Área de Ciencia y Tecnología, Área de Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica, Área de Inglés como Lengua Extranjera, Área de Matemática, Área de Arte y Cultura

¿Qué puede aportar?

Las acciones de “El Palacio de los Proyectos”, de los prestigiosos artistas rusos Emilia e Ilya Kabakov, nos sacan del lugar que ocupábamos, de lo que creíamos ser sin cuestionarnos quiénes éramos o qué pensábamos, y nos invitan a adquirir herramientas para manejar nuestra parte más opaca con ternura e imaginación.

Este proyecto artístico nació en 1999 de un encargo de ArtAngel, una organización internacional que colabora con artistas para dar forma a ideas que desafían los límites, en coproducción con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

El concepto del trabajo planteado a los artistas fue la recopilación, descripción y catalogación de propuestas entre las que domina una característica principal: la transformación y mejora del mundo través de la acción individual. En todos ellos subyace una idea de libertad y de expansión de las oportunidades sociales o personales sin perder el pulso de ingenuidad que requiere una obra sostenida en la utopía necesaria, auténtico alegato contra el cinismo reinante.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

Además de invitaros a investigar la vida y obra de estos fascinantes artistas, cada una de las propuestas disponibles en la web de ArtAngel (una selección de las 75 que componen el proyecto integral de los artistas), cargadas de poesía, de amor y de humor está perfectamente desgranada en una página individual con instrucciones de realización paso a paso junto a imágenes de los bocetos y las maquetas originales.

¿Cómo hacer emerger un mundo misterioso en nuestro escritorio cuando cae la noche? ¿Cómo encontrarnos con un ángel? ¿Cómo puede uno cambiarse a sí mismo?

Construir dos alas blancas para colgarse a la espalda y pararse a reflexionar unos minutos cada dos horas con el fin de lograr ser más amables, mejores personas y aumentar nuestra creatividad en la vida cotidiana quizás nos ayude. Al fin y al cabo, ¡qué somos sino un proyecto inacabado!

3) Sentir el poder del arte en la vida

(Infantil y Primaria)

Especialmente aplicable en: Área de Conocimiento de sí mismo y autonomía personal, área de Conocimiento del Entorno, Área de Lenguajes: comunicación y representación/ Área de Ciencias Sociales, Área de Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica, Área de Arte y Cultura

¿Qué puede aportar?

Hace ya muchos años que sabemos que el arte se zambulle en la vida convirtiéndose en algo indistinto de ella. Nos lo enseñaron los padres (y madres) de las vanguardias, pero no sólo con sus acciones, sus happenings o sus provocadores posicionamientos vitales, sino también con su manera de señalarnos firmemente el pasado como un lugar desde el que reaprender las cosas importantes que perdimos, detener la vorágine y pensar en el cuerpo que somos, en lo que nos rodea y en el alma que intuimos. Un lugar en el que el arte, la magia y la vida eran (y son) lo mismo.

La vida era magia, el arte era vida, la magia era arte. La vida como incógnita, la magia como mirada que convierte en sagrado cuanto toca y el arte como forma de estar en el mundo desde el cuestionamiento.

Y es en ese espacio latente en donde se sitúan las propuestas de creatividad y educación de Ana Cebrián, un espacio en el que la sencillez de las acciones que presenta coexiste con el universo que abordan. Porque así es la vida, a veces clara, concisa, directa y, otras, complicada, dura, llena de obstáculos. Y, a menudo, una mezcla de todo.

Miembro de Pedagogías Invisibles y docente de la Facultad de Educación de la UCM (Didáctica de las Artes), Ana comparte a través de su Instagram las acciones que propone a su alumnado universitario (futuros maestros y maestras), así como sus resultados. Acciones Para La ResilienciaAcciones Contra El MiedoAcciones Para La Memoria. Acciones artísticas de cuidados que relacionan obras de arte contemporáneo con experiencias prácticas, simples pero rotundas y llenas de metáfora, que nos sumergen de cabeza en lo crudo y lo maravilloso del presente para salir de él trasmutados.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

La propuesta, al igual que el medio que ha escogido para transmitirla (Instagram), es visual, inmediata y asequible. Cada entrada contiene una o varias imágenes de obras con las que poder trabajar conceptos y en su descripción encontramos un desarrollo con sugerencias de acciones para las que no se requieren grandes medios.

Iniciar una cadena de favores y documentar el proceso; construir un altar para recordar a los que no están cerca y deseamos abrazar; iniciar una secuencia de deseos por Whatsapp o llevar un diario donde anotemos todos los cambios positivos que suceden en nosotros, son algunos de los ejemplos de lo que encontraremos.

Pero, además, podemos visitar otras entradas que nos permiten ver la diversidad de resultados que han generado los futuros maestros respecto a otros retos más aterrizados en lo curricular, lo que nos proporciona un inmenso abanico de posibilidades de implementación de cada idea.

4) Entendernos bajo un mismo sol

(ESO y Bachillerato)

Especialmente aplicable en: Área Lengua Extranjera, Área de Comunicación, Área de Ciencias Sociales, Área de Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica y Área de Arte y Cultura

¿Qué puede aportar?

Los últimos meses han revelado la innegable diversidad de contextos y respuestas a un problema global y, al mismo tiempo, una incuestionable interdependencia que nos lleva a estimar justamente el valor de lo común y a repensarnos juntos en términos de solidaridad, cooperación y reciprocidad de cara a esta reconstrucción vital que afrontamos.

Fuera de cualquier mecanismo de toma de decisiones, los menores tienden a sentirse excluidos de los grandes temas de la política, la historia o la economía en los que esta cooperación debe desarrollarse. Y en este sentido la bellísima Guía para Maestros, diseñada por el inmenso artista educador Luis Camnitzer y originalmente escrita para la presentación de la exposición Bajo el mismo sol: Arte de América Latina hoy en el Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York en 2014, resulta de una increíble actualidad.

Respondiendo a los retos de aprender a ver una obra de arte como posible solución a un problema y observarse a uno mismo mientras se trata de entender lo que se está viendo, este manual creativo nos permite una revisión activa y colaborativa de la historia contemporánea más desconocida de América Latina: desde la perspectiva de los artistas que la han vivido en su piel y que cuestionan realidades como la huella del colonialismo, la identidad o la globalización llevando esa reflexión a cada estudiante en su entorno.

Respuestas creativas a realidades complejas y compartidas, influidas por historias coloniales y modernas, gobiernos represivos, crisis económicas y desigualdades sociales, así como períodos coincidentes de abundancia económica, desarrollo y progreso. Obras que se dirigen al pasado y al presente y exploran las posibles construcciones de futuros alternativos.

Una propuesta artístico-educativa cuestionadora convertida en una fuente ideal de preguntas transdisciplinares que son pertinentes tanto dentro del aula como fuera de ella.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

La guía descargable entiende las obras producidas por los artistas para la muestra como un catalizador para una experiencia de aprendizaje creativo. Se parte de preguntas como: ¿Qué efectos tendría una estructura distinta del tiempo? ¿Cómo puede la mezcla de dos sistemas aparentemente no relacionados generar nuevos significados y percepciones?¿Cómo hacer que la gente tome conciencia de las injusticias sociales e incitarlas a la acción? o ¿Cómo utilizarías la oportunidad para dirigirte a un millón de personas en un minuto o menos?

Está dividida en tres secciones —Problemas, Proyectos y Preguntas—, cada una con la reproducción de una obra de arte en la exposición, citas del artista e información y preguntas relacionadas con el contexto en el cual fue hecha la obra. La sección Problemas presenta ideas para ser consideradas y propone una pregunta amplia. En relación a ésta, la sección de Proyectos incluye sugerencias para la acción. Los ejercicios sugeridos están ordenados de simples a complejos y pueden ser adaptados a las necesidades del estudiante o participante. La intención es que inspiren la creación de nuevos proyectos entre los maestros, estudiantes y cualquier otra persona involucrada. La sección final, Preguntas, es amplia, flexible y no está limitada por fronteras disciplinarias.

Los autores invitan al profesorado a experimentar con estas ideas y a generar problemas, proyectos y preguntas propios antes de presentarlas a los estudiantes, involucrándose activamente en el proceso artístico como intelectuales creadores y dialogando con el arte y los artistas, lejos del papel de consumidores subordinados.

5) Atravesar la complejidad

(ESO y Bachillerato)

Especialmente aplicable en: Área de Ciencia y Tecnología, Área de Comunicación, Área de Ciencias Sociales, Área de Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica y Área de Arte y Cultura

¿Qué puede aportar?

Uno de los papeles impostergables del arte es el de ayudar a transformar la conciencia de las personas hacia la creación de un mundo en el que no tengamos que temer al suicidio global. Recordarnos que tenemos el poder de marcar la diferencia. Ayudarnos a abordar los temas que en este momento nos interpelan no sólo como estudiantes o educadores, sino también como parte de una sociedad en pleno incendio.

¿Son las formas, métodos y discursos del arte contemporáneo susceptibles de transformar críticamente los relatos de la educación? ¿Pueden las prácticas artísticas contemporáneas activarse pedagógicamente en el contexto educativo en relación a saberes múltiples y a las experiencias de vida de los estudiantes?

Estas preguntas han sido el embrión de un ambicioso proyecto bajo el nombre de Transversalia que, de la mano del equipo de técnicos de educación del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, indaga en las relaciones entre las prácticas artísticas y educativas a través de talleres, seminarios y recursos online. Estas experiencias operan como espacios propositivos desde los que podemos explorar una gran cantidad de documentación y diseñar experiencias, situaciones y materiales para activar en las aulas.

Los recursos disponibles parten de la transformación del formato expositivo en material de trabajo flexible a partir del cual —y de la mano de artistas, comisarios y educadores de gran bagaje (Pau Waelder, Andrea de Pascual, David Arlandis, Jordi Ferreiro, Pablo de Soto o el colectivo de mediación La Liminal)— se trazan aproximaciones pedagógicas vinculadas al currículo, a la vida en el aula y a los aprendizajes compartidos.

Prácticas artísticas ante la crisis ambientalidentidades fluidas o resistencias contra un mundo globalizado son algunos de los temas tratados por este equipo transdisciplinar para invitarnos a trabajar desde la integración de saberes y el pensamiento divergente.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

Ahora más que nunca trabajar a través del arte contemporáneo y sus prácticas pasa por rodearnos de imágenes y comprender su indudable valor pedagógico, desplegarlas, organizarlas, conectarlas, describirlas y jugar con ellas, sobre todo, si queremos que éstas penetren de manera significativa en el lenguaje de los estudiantes, en relación a saberes múltiples e impregnando todos los aspectos del currículo.

Los elementos de esta web están expresamente dirigidos a los docentes y recogen las completísimas propuestas surgidas del trabajo entre comisarios, artistas y educadores que vinculan esas imágenes con la historia, la filosofía contemporánea, la perspectiva de género o la conciencia ecológica a través de un concienzudo material perfectamente desplegado para su usabilidad.

Este material se organiza en torno a tres grandes ejes: Identidades, políticas y planeta, y se complementa con podcasts y material audiovisual. El docente puede utilizarlo directamente como proyecto para el alumnado o transformarlo y mezclarlo para generar sus propias actividades y experiencias en función de los ritmos, momentos y contextos de su propia práctica educativa.

6) Celebrar la diversidad de los comunes

(3º Ciclo de Primaria, ESO y Bachillerato)

Especialmente aplicable en: Área de Comunicación, Área de Ciencias Sociales, Área de Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica, Área de Lengua Extranjera y Área de Arte y Cultura

¿Qué puede aportar?

Convivimos con un alumnado que lee en formatos distintos y cambiantes; que se define en memes, y habla a través de emojis, textos de distinta construcción y con diversas finalidades, que interactúa contantemente en canales multimedia y en contextos individuales y sociales virtuales de manera diaria. El “acompañamiento remoto” al que el docente se ha visto forzado en este periodo ha evidenciado el peso de la comunicación digital hoy y la importancia de conocer sus mecanismos, su lenguaje, sus herramientas y sus posibilidades educativas y creativas.

La remezcla como lenguaje, como herramienta, pero también como cultura que surge a modo de concepto simbólico para aportar una visión crítica, reflexiva, activista y reivindicativa frente a un sistema de hiperproducción generalizada es un espacio de posibilidad que todo docente debería transitar y que gracias a “Técnicas de remezcla que fomentan la creatividad literaria y la lectura crítica de medios de comunicación”, un trabajo colectivo de los veteranos ZEMOS98 en el contexto del Programa ComunicA (para el desarrollo de la competencia en comunicación lingüística del alumnado) de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, podemos explorar estos días.

¿De qué hablamos cuando hablamos de remezcla? Trascendiendo su acepción más generalizada y ochentera de “remix musical”, Lawrence Lessig, especialista en ciberderecho y creador  de Creative Commons (“licencia  de bienes comunes creativos”), propone una utilización aún más amplia del término al aplicarlo a la sociedad: a la salud, a la distribución de la riqueza y, también, a la cultura. Por defecto, tal cultura permitiría la mejora, cambio e integración del trabajo original de uno o varios autores.

Navegar este campo permite analizar cada una de sus fuentes (literatura, arte, música, historia, periodismo), que son en sí mismas contenidos curriculares, y entender las infinitas posibilidades que se abren cuando las hacemos entrar en diálogo.

Una excusa perfecta para promover la inclusión cultural, celebrar la diversidad y aprender del valor de lo bastardo y de las transferencias: hagamos literatura con las artes visuales, matemáticas con la poesía, música que se vea pero no se escuche; sacudamos de una vez las divisiones entre alta cultura y cultura popular. Porque la vitalidad, el progreso y la creación de una cultura rica está fundamentalmente ligada a este proceso de remezcla participativa y, lo admitamos o no, todos somos remezcla.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

La propuesta consta de un completísimo dossier descargable -por supuesto, bajo licencia Creative Commons- listo para ser implementado mediante diferentes sesiones teórico prácticas muy completas y acompañado de material adicional (vídeos, lecturas e imágenes). Aborda temas tan pertinentes como la diferencia entre “copiar” y “compartir” o la propiedad intelectual, pero también nos permite experimentar con otros modos de usar y reflexionar en torno al lenguaje a través de actividades como el Remezclador de anuncios sexistas o el Cadáver Exquisito (textual). Ofrece una visión integradora de las tipologías textuales como manifestación cultural, lingüística, estética, social, ética e individual vinculadas con las competencias clave y las nuevas metodologías educativas. Porque podemos crear una canción para lavarnos las manos y hacer un póster, concebir poesías mediáticas con titulares de noticias alarmistas como materia prima o componer una pieza musical combinando letras de Rocío Jurado y C. Tangana. Y todo esto es crear comunicación.

7) Transformar atmósferas

(Infantil y Primaria)

Especialmente aplicable en todas las áreas de conocimiento

¿Qué puede aportar?

La unicidad de esta pandemia carece de lugares de encuentro para el apoyo y la recuperación y requiere, por ello, de estrategias de respuesta específicas para garantizar las necesidades de salud conductual de niños y familias. Mientras éstas llegan quizás el profesorado, desde sus fuertes en forma de pantalla, tenga que contribuir a reforzarlas sacando los monstruos que llevamos dentroreconstruyendo (virtualmente) la ciudad que queremos, o facilitando nuevos modos de comunicación mediante la creación de postales sonoras desde el confinamiento o en nuestras primeras salidas.

Tras seis ediciones, la convocatoria Levadura se ha transformado en un nutrido repositorio de recursos diseñados por artistas para trabajar junto al profesorado, a través del arte, conceptos transversales como la oralidad, la lectoescritura, la botánica, la educación emocional o el pensamiento divergente.

Los proyectos que aquí se comparten generosamente ponen al alumnado de primaria e infantil en el centro. Subrayan el carácter procesual de la creación contemporánea y han sido implementados en diversos cursos y asignaturas mediante múltiples disciplinas: arte sonoro, instalación, artes plásticas, audiovisuales, fotografía, etc.

Un programa co-producido por el Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid y la Fundación Banco Santander, surgido de la colaboración entre Matadero Madrid y la Asociación Pedagogías Invisibles.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

Si bien no se trata de un recurso tan inmediato para el docente como otros, cada propuesta, tomada como punto de partida, es una llamada a nuestra creatividad situada, que nos permite reinventarla en nuestro contexto y desde un nuevo escenario virtual sin perder su esencia.

Cada proyecto aparece acompañado de una pequeña descripción que puede ayudarnos a escoger el tema que buscamos y, en la información completa, podemos descargar el proyecto para comprender sus posibilidades de implementación paso a paso.

Para trabajar con los más pequeños recomendamos Wapsi, que significa atmósfera en la lengua indígena ecuatoriana Kichwa. Este proyecto de creación realizado por Dayana Rivera y Laura Valor, junto con la docente Ana Oliva y el alumnado de 1º de infantil del CEIP Francisco de Goya, explora nociones decoloniales a través del arte al mismo tiempo que introduce al alumnado en la práctica del yoga desde lo simbólico/performativo, para así poder reconocer estados emocionales y explorar la posibilidad de transformarlos.

Esta iniciativa nos permite buscar nuevos modos de acompañar en la distancia, trabajando conceptos clave como atmósfera, persona, templo y luz desde los nuevos significados adquiridos hoy para cada uno de nuestros alumnas y alumnas, o generando una forma de Mashi (amigo y guardián de sus emociones generado por ellos mismos) que cambiará cada día y al que le podrán contar secretos.

8) Aportar un conocimiento envolvente

(Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato)

Especialmente aplicable en todas las áreas de conocimiento

¿Qué puede aportar?

En esta tarea de dinamitar las lindes del arte como disciplina y de comprenderlo a modo de motor crítico y creativo de la estructura educacional, Musaraña es una comunidad pionera. Como parte de Educathyssen, esta propuesta de innovación educativa ha generado un espacio físico y virtual donde educadores de museo, artistas y docentes intercambian ideas, se conocen, investigan, diseñan y difunden nuevas líneas de acción educativas. Cada trimestre proponen un tema de trabajo y desarrollan encuentros presenciales con diferentes creadores que desembocan en vídeo-cápsulas de aprendizaje y materiales para el aula disponibles en la web del proyecto.

Musaraña- Educathyssen

El resultado es un archivo de recursos vivo, vigoroso y en constante crecimiento, en el que podemos encontrar herramientas sencillas y aterrizadas para casi todo: tanto para contribuir al reconocimiento y expresión de las complejas emociones que cada uno de nuestros alumnos está experimentando, como para abordar temas curriculares de toda índole (sonido, territorio, ecología, movimiento, letras, ciencias…).

Y, por encima de su utilidad, cada uno de esos recursos, como fruto de la cocreación y el encuentro de dos mundos diversos (escuela y museo), posee un valor inmenso, pues es producto de un interés común, de la confluencia del deseo y el cuidado de personas muy diversas con la voluntad de entenderse.

¿Cómo explorarlo e implementarlo?

Como buen archivo diseñado por y para educadores, su organización es tan intuitiva que resulta asombrosamente sencillo encontrar lo que se busca. En un menú que ofrece todas las posibilidades, cada una de las actividades del archivo está etiquetada por temáticas, niveles y ámbitos de interés y, en su página individual, cada actividad está desarrollada detalladamente explicando los objetivos, competencias y contenidos que plantea, así como los materiales y pasos necesarios para su ejecución. Ideas centradas en ver y hacer arte para docentes de todos los niveles educativos pero también para profesionales del ámbito de la educación no formal que crean en la colaboración.
__
Soy plenamente consciente de lo diminuto de esta aportación a la importante tarea que cada docente tiene entre manos. Pero necesitamos un arte y una educación que se hermanen para responder valientemente al momento en el que vivimos. Y me gusta pensar en estas minúsculas subversiones que os invitamos a activar como en partículas de la educación necesaria para este mañana que, en tanto incertidumbre y acontecimiento, se resiste a ser planificado.

Notas

(i) Díaz, R. y Freire, J. (Eds.). (2012). Educación Expandida. Sevilla: ZEMOS98. Recuperado de http://www.zemos98.org/descargas/educacion_expandida-ZEMOS98.pdf

(ii) “He estado en el infierno y he vuelto. Y déjame decirte que fue maravilloso”

(iii) Frase atribuida al poeta ruso Vladimir Maiakovski así como al dramaturgo Bertolt Brecht.

(iv) Alusión a la célebre frase “el futuro ya no es lo que era”, que el poeta y ensayista francés Paul Valéry pronunció en 1937, en el marco de la conferencia ‘Nuestro destino y la literatura’, en la Academia Francesa, recogiendo el sentimiento de desesperanza que compartían los intelectuales de la época.

Fuente e imagen tomadas de: https://eldiariodelaeducacion.com/arteyeducacion/2020/05/19/jornada-de-puertas-abiertas-8-recursos-online-de-educacion-artistica-para-la-desescalada/

Comparte este contenido:
Sofía de Juan

Sofía de Juan

Creadora educadora. Co-fundadora al frente de @p_indomita. Activista cultural: #arte + #educación + #acción #social como bases de la verdadera revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.