OVE entrevista a César José Valdovinos Reyes: “Las educaciones populares son el campo político desde el cual podemos empoderar a los sujetos”

Entrevista realizada por Luis Miguel Alvarado Dorry en exclusiva para Otras Voces en Educación.

Escuchamos mucho de César José Valdovinos Reyes  en diversas clases-charlas con Luis Bonilla-Molina, el cual, mencionaba la importante labor que venía haciendo Cesar desde su trinchera con el objetivo de formar oleadas de pedagogos(as) críticos y educadores (as) populares con el fin de transformar sus subjetividades y, por ende, a las sociedades de su contexto inmediato, con el hito de construir otros mundos posibles, más justos y, a partir del proceso de humanecer.

No fue hasta que le conocimos en las distintas reuniones virtuales que han estado haciendo desde el Centro Sindical de Investigación e Innovación Educativa (CSIIE) de la Sección XVIII de la CNTE y del Centro Internacional de Pensamiento Crítico Eduardo del Río “Rius” (CINPECER), sus puntuales e importantes intervenciones con base en la construcción de una subjetividad descolonizada y crítica, sobre la develación de las contradicciones de la actual coyuntura, el confinamiento causado por la pandemia y la reestructuración de las sociedades, asimismo sobre la construcción de alternativas educativas, nos instan a seguir en la deconstrucción subjetiva capitalista y la construcción subjetiva crítica de nosotres por y desde las otres.

Cesar es Doctor en Formación de Formadores por la ENSM de México y Doctor en Ciencias de la Educación, Posdoctor en Evaluación de Sistemas de la Calidad Educativa, Maestro en Educación Básica por la UPN  Zamora, trabaja de Docente en el nivel de Secundaria, es asesor e investigador en posgrado de la Universidad Pedagógica Nacional 162 sede Zamora,  Coordinador del Centro Internacional de Pensamiento Crítico Eduardo del Río “Rius” (CINPECER), Coordinador del  Capítulo México del Posdoctorado de Pedagogía Crítica y educación popular de  UPN y el  IESALC UNESCO,  Coordinador de la Maestría en Educación con Campo en Práctica Docente de la misma universidad,  miembro del Grupo de Trabajo CLACSO  Reformas y contrareformas educativas, miembro de la Red Glocal-Global por la Calidad Educativa y de la IESALC UNESCO a nivel internacional, miembro de la Comunidad de Pensamiento Complejo (Religar, religar, siempre religar) de Latinoamérica. Coordinador del Centro Sindical de Investigación e Innovación Educativa (CSIIE) de la Sección XVIII de la CNTE.

Cesar, un hombre muy apasionado, carismático y comprometido, desde y más allá de su contexto, con las poblaciones más desfavorecidas, pobres y marginadas, el cual, lo han llevado a construir espacios de reflexiones y conciencias para transformar-nos y transformar nuestra realidad, en palabras de él, “desde la visión crítica de la educación y, sobre todo, la formación docente, se ocupa, en esta emergencia y cambio drástico de realidad, en apropiarnos de las plataformas y, hacer de ellas, un espacio de liberación y emancipación humana, sin dejar de lado los diálogos de saberes y de interacción de conocimientos”.

 

César, cuéntanos un poco tu historia de vida y como llegaste a la teoría crítica en educación:

Nací en Zamora, Michoacán, México, a la que el poeta Francisco Elizalde (El viejo búho), Luis González le decían la Levítica, y Eduardo del Río (Rius), monero multifacético le llamaba la Mocha por su evidente conservadurismo, fue en el hospital del ISSSTE (salud pública), mis primeros años los interactué con niños hijos de trabajadores de la educación en su mayoría o dependencias oficiales, ya que vivía en el FOVISSTE colonia de trabajadores de gobierno.

La mayoría de mis estudios los he hecho en instituciones públicas, desde preescolar hasta posdoctorado, en educación básica eran cercanas al domicilio, excepto en educación media en que me voy a Jacona, que después será mi domicilio de vida, sobre todo mi barrio San Pablo.

Desde pequeño tengo influencia paterna y materna hacia textos de pensamiento crítico y literario que existen en casa o que se van adquiriendo cotidianamente, igualmente hacia la música diversa, aunque primordialmente el blues y el rock, el baile folclórico, el teatro.

Mi formación docente, en términos académicos, siempre fue política de izquierda, mis padres tanto el Dr. José de Jesús Valdovinos y la Dra., Rebeca Reyes Archundia son docentes, tengo el privilegio de tener el mismo doctorado que ellos, aunque yo lo cursé diez años después: el Doctorado en Formación de Formadores.

Nací  y crecí entre libros de pedagogía, de literatura, de historia, transcurrí mi infancia y adolescencia entre debates y diálogos sobre educación, política y cultura, recuerdo haber leído el Capital de Marx a los quince años, entre los autores que marcaron mi adolescencia fue Hesse, Foucault, Camus, Miguel de Cervantes Saavedra, los Agachados y SuperMachos de Rius, la revista Siempre, los cuales leía recostado en un camastro, regularmente por las tardes, en la parte trasera del hogar, debajo de un árbol de mango. En mi época de adolescente ya tenía grabado en mi identidad la dialéctica y la complejidad, pues me consideraban rebelde, como anécdota que resume esta condición es qué al mismo tiempo obtuve un documento que no me “autorizaba” buena conducta, pero a la vez fui él mejor estudiante en evaluaciones por tres años de estancia en la secundaria.

De ahí en adelante mi vida transcurre de manera normal, ingreso al Tecnológico de Morelia y ahí me doy cuenta que no es lo mío, no creo en esta narrativa y estilo de profesión, mejor me regreso a la escuela de Música en Zamora, que me da la posibilidad de tocar en el grupo zamorano de rock alternativo La sombra del poeta.

Me casé joven con Rosy Salinas, mi compañera de vida y de lucha, quien es maestra y directora al mismo tiempo de un jardín de niños, con la que tenemos tres hermosos hijos, Jazmín, ya una profesionista como bióloga, Aleida escritora en ciernes que estudia el Bachilleres y César Ernesto que está en secundaria que se asume como gamer y escribe historias en wattpad.

Después del paso por el Tecnológico, me inscribo en la Universidad Pedagógica Nacional, mi alma mater, para formarme en la docencia, en la licenciatura en educación, mi tesis implica ya un pensamiento crítico en relación a lo que debe hacer un profesor al interior del aula, cuando trabajaba la historia.

Desde entonces me llama la atención Rius, de él, platicaba mucho con mi profesor de Ciencias Naturales en secundaria, el Profesor Topete, con el cual, al charlar con mi madre, su compañera de escuela en ese entonces, le indicaba que su hijo es un diamante pero muy en bruto, que habrá que cuidarlo. Entre los dos compartimos revistas y libros de Eduardo del Río, que sin pensarlo en ese momento marcaría mi vida como pensador crítico, pedagogo crítico y educador popular, la génesis, sin ese momento saberlo, del CINPECER.

Después de esto me incorporo de manera total a la lucha sindical y al movimiento democrático del magisterio de Michoacán, siendo parte del primer proceso de consolidación del llamado Proyecto Democrático de Educación y Cultura(PDEC), dentro de la comisión de educación y cultura de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Educación (CNTE), lo que ahora se le conoce como Programa Democrático de Educación y Cultura para el Estado de Michoacán (PDECEM). Y que dicho sea de paso acabo de regresar como el Coordinador del Centro Sindical de Investigación e Innovación Educativa (CSIIE) de la Sección XVIII de la CNTE de Michoacán. En este espacio conocí a mis hermanos-camaradas de pensamiento y acción como Lev Velázquez, Arturo Espinoza (Camilo Cuatro Vientos), Luis Miguel Cisneros, Jorge Cázares, Juan José Ortega, Lupita Luquín, Guillermo Guzmán, Celina García, Jaciel Palomares, Juan Melchor, entre otros más.

Terminé la Maestría en Educación Básica(MEB) en UPN, en este espacio, después de estar en el activismo sindical donde reconocí a Freire, Fals Borda, Giroux, McLaren, Apple, Marco Raúl Mejía, Oscar Jara, Alfonso Torres y Luis Bonilla como mis referentes para repensar mi práctica docente y mi propia vida, encontré al autor que marcó mi vida epistémica: Hugo Zemelman, quien desde sus categorías como visión de futuro, presente potencial, pensar categorial, sujeto transgresor de límites, me llevó a colocarme desde otro ángulo de lectura del mundo: el pensamiento crítico o la criticidad como le nombraba él.

En la MEB entre debate y construcción académica, surge la posibilidad de hacer de mi tesis de grado un libro, mi primer libro, que a la postre marcaría esta senda de teoría crítica en educación, titulado Pensamiento crítico y educación popular: elementos para el debate y la acción, el cual me abre la posibilidad de interactuar con referentes de lucha y de construcción de conocimiento de la izquierda pedagógica.

En este transitar, concluí a la par dos doctorados, el de formación de formadores en la ENSM y el de ciencias de la educación en la UNISANT, cabe destacar que en esta aventura doble y en la MEB caminamos juntos con Gilberto Pérez, camarada, amigo y hermano, que ha sido quién más me ha ayudado en estos procesos con su mirada crítica.

En el mundo académico me convertí en parte de la postura incómoda, de los pensadores críticos, como lo planteaba mi asesor Manuel Saavedra de la Normal Superior de Michoacán, desde la visión de la investigación de la dialéctica constructiva transdisciplinaria.

En este tiempo incursionamos con un grupo de ciudadanos Mi Tierra Jacona en la política electoral, en mi ciudad natal,  logrando derrotar a los partidos tradicionales  con un proyecto ciudadano, encabezado por Rubén Cabrera, ganamos la presidencia, consolidamos un proyecto de poder popular que no prosiguió porque los partidos tradicionales y de derecha nos cerraron la posibilidad de volver a competir,  ahí seguí produciendo libros de otra índole como Identidad e Historia de Jacona, haciendo narrativa de mi terruño,  y Soñando cuentos en el Siglo XXI  libro de cuentos para niños y adolescentes.

Acabo de publicar en 2019 el libro Humanecer: epistemología y diálogo de saberes para la formación docente con la participación de académicos Latinoamericanos como Luis Bonilla-Molina (Venezuela), Rosa María Masson (Cuba) y Pablo Imen (Argentina), donde reafirmo mi condición de pedagogo crítico y educador popular. Desde abril del año pasado dirijo el Centro Internacional de Pensamiento Crítico Eduardo del Río “Rius” (CINPECER Rius), afiliado al Consejo Latinoamericano de las Ciencias Sociales (CLACSO).

Ahora tengo el Posdoctorado en Sistemas de Evaluación de la Calidad Educativa (SECE) por parte del Centro Internacional Miranda (CIM) de Venezuela, y acabo de concluir el Posdoctorado en Pedagogía Crítica y Educación Popular.

¿De dónde surge el CINPECER que tu diriges actualmente? ¿Cuál es su historia y perspectivas de trabajo?

Como anécdota les puedo compartir que a raíz de una comida con Luis Bonilla en Los Reyes, Michoacán, con la colaboración de Luis Miguel Cisneros, en el año 2016, en el diálogo que versaba sobre la invitación como ponente principal del Foro de Investigación de la Unidad UPN 162, me interrumpe y me dice: “oye César por qué no hacemos algo más, algo más potente, algo de largo trayecto, si me gusta lo que hago, tener audiencias en foros de cien o mil compañeros, pero eso se diluye, por qué mejor no pensamos en procesos de formación de un año, en este caso posdoctorados y/o especializaciones que logren incidir en formación mucho más permanente”, a lo que yo le respondo: “Va doctor Luis, hagámoslo, yo pongo las condiciones”, lo demás es historia, ahí nació una amistad-hermandad y alianza estratégica que nos ha hecho crecer  de manera cuantitativa y cualitativa como referente de confrontación del paradigma del neoliberalismo cognitivo desde el pensamiento crítico, las pedagogías críticas y las educaciones populares.

¿Por qué Rius?, en las discusiones como equipo de trabajo del Posdoctorado en Sistemas de Evaluación de la Calidad Educativa (SECE), allá por el 2018, primer espacio de formación que se conformó liderado por Bonilla y un servidor,  tuvimos un primer acuerdo: le llamaríamos Centro de Pensamiento Crítico, pero además Luis Bonilla nos recordó que de Zamora era Rius, un importante monero-caricaturista que confrontó a los gobiernos neoliberales en México desde la época de los 70´s del siglo XX, y que además para él y para muchos educadores populares de Latinoamérica, Rius fue su principal educador popular a través de su infinidad de libros, más de cien, y publicaciones en sus revistas Los Agachados y Los Supermachos, en Rius muchas de las generaciones de educadores críticos y de activistas sociales encontraron un referente crítico y de construcción, no obstante y sus  ángeles y  demonios que tuvo como persona, como todos tenemos, es por ello que el epónimo de nuestro centro, Eduardo del Rio (Rius) procura reivindicar el trabajo realizado en las ciencias sociales por un referente del pensamiento crítico y de las ciencias sociales,  como lo fue este importante investigador, escritor y artista plástico.

El Centro Internacional de Pensamiento Crítico “Eduardo del Río” (Rius)” CINPECER Ruis CLACSO México, Miembro pleno del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO),  está conformado por alrededor de 53 investigadores  que trabajamos en todo el espectro educativo, es decir, desde educación básica hasta educación superior, CINPECER Rius, CLACSO México, es un espacio de investigación, estudio, reflexión, comunicación, editorial y de docencia que promueve miradas alternativas de las Ciencias Sociales a las consideradas como aceptadas por los rituales de la academia oficial. En ese sentido promueve la transformación de mentalidades para construir de manera compartida una mirada integral y compleja de la realidad, desde un ángulo de producción intelectual y praxis investigativa plural y multireferencial. Nuestro centro focaliza su accionar en el pensamiento crítico, las ciencias sociales y las agendas de cambio a escala global, nacional, regional y local.

Su proceso de iniciación fue en el segundo semestre de 2017, pero formalmente lo fundamos en abril de 2019, está conformado y cobijado institucionalmente desde la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 162, de Zamora. Michoacán, México.  Hasta ahora el CINPECER Ruis está integrado por investigadores en su mayoría con formación doctoral y postdoctoral.

Hasta la presente hemos producido seis libros que reflejen parte de las investigaciones que realizamos y desarrollamos tres estudios postdoctorales. El primero el SECE, ya lleva dos cohortes, el segundo sobre Pedagogía Crítica y Educación Popular nos ha permitido estar en varios lugares del país como son Oaxaca, la ciudad de la resistencia y Monterrey, Nuevo León; el tercero sobre Complejo Industrial Cultural solo ha tenido posibilidad, hasta ahora en Zamora, Michoacán. En estos procesos de formación nos acompañado asesores de toda Latinoamérica y de México como: Luis Bonilla (Venezuela), Luz Palomino (Venezuela), Rosa María Masson (Cuba), Pablo Imen (Argentina), Daniel Libreros (Colombia), Jesús Alemancia (Panamá), Fernando Lázaro (Argentina), Prudenciano Moreno (México), Delma Cecilia Martínez (México) entre otros, los dos últimos forman parte junto Luis, Luz Palomino y Fernando de CINPECER.

Para el trabajo de investigación en ciencias sociales que realizamos, formamos parte de la comunidad  CLACSO lo cual es un impulso decisivo, a la par de expresar nuestra plena y humilde disposición a contribuir con todos y cada uno de los principios y orientaciones de la más importante organización de las ciencias sociales en el mundo, además de participar de manera  rigurosa al intento de unificar los pensamientos críticos y las diversas formas de racionalidad desde Nuestra América, como una tendencia de pensamiento epistémico que pueda hablar compartiendo nuestro conocer del conocimiento. Nuestros procesos de trabajo combinan formación postdoctoral con investigación en temas de interés local, nacional e internacional, en distintas áreas de las ciencias sociales. Somos un centro de investigaciones que, desde el interior de México, trabaja por el desarrollo de las ciencias sociales en México, Latinoamérica y el mundo, sin perder nuestra identidad geohistórica.

 

César, ¿consideras que la formación docente se corresponde a los actuales retos que enfrentan los y las docentes? ¿Cuáles deberían ser las reelaboraciones en materia de formación inicial y continua de les educadores?

Creo que se debe de reconstruir la propuesta educativa y de formación, efectivamente como lo he planteado en otros espacios, nuestra institución escuela, incluidas las escuelas de formación, son herederas o su esquema es del siglo XVIII de la escuela prusiana, en México de finales del siglo XIX con la instauración del positivismo como doctrina filosófica en el gobierno de Porfirio Díaz,  y sobre todo del siglo XX donde  se dan muestra de propuestas de identidad y construcción  que trasciende la pedagogía local, como es la idea de sistema educativo desarrollado por Vasconcelos, la de formación normalista por Moisés Sáenz, además de la propuesta más importante de educación en el siglo XX desde México, que es la Escuela Rural Mexicana de Rafael Ramírez, creo que este es un avance muy importante pero no obstante, esto ya no alcanza a resolver la crisis que tenemos, y menos porque a lo largo de 20 años de reformas educativas de corte neoliberal han acabado con dichas posibilidades y otras de corte crítico en nuestro país. La última reforma neoliberal de Peña Nieto casi sepulta la escuela pública e integral, solo que intervenimos los maestros democráticos de la CNTE y la paramos con la lucha y resistencia en esos años.

Es por ello que refuerzo que tenemos escuela como categoría y como lenguaje del siglo XVIII y XIX, profesores formados con teorías del siglo XX, ya sea  desde el cognositivismo clásico o el de las neurociencias, o con el constructivismo genético, histórico cultural o complejo radical, y estudiantes en formación y en educación básica del siglo XXI, nativos digitales que están desde una posición posmoderna increpando la escuela, las teorías y las realidades de la educación actual, y en este incluyo el Coronavirus que hizo más visible lo que ahora expongo, ya que la brecha digital, humana, cultural y de conocimiento se está haciendo cada vez más amplía, entre las generaciones, las culturas y los pueblos.

No obstante, en la formación de formadores las reformas de corte neoliberal han dejado de lado de manera oficial las propuestas alternativas, nosotros seguimos trabajando en ello desde CINPECER, con los posdoctorados de pedagogía crítica y educación popular, además de los reajustes de currículo en las escuelas de formación oficial con colectivos de maestros que en los hechos desarrollan currícula inédita e innovadora, estamos dando la pelea, creemos firmemente que es la hora de la disputa del paradigma, estamos proponiendo desde nuestros espacios un paradigma crítico y emergente, proponemos la vuelta a la radicalidad consciente.

Desde la visión crítica de la educación y, sobre todo, la formación docente, se ocupa, en esta emergencia y cambio drástico de realidad, en apropiarnos de las plataformas y, hacer de ellas, un espacio de liberación y emancipación humana, sin dejar de lado los diálogos de saberes y de interacción de conocimientos con todos los referentes, colectivos, intelectuales, luchadores sociales y sindicatos democráticos que estamos dando la batalla.

Una de las exigencias más apremiantes en este Covid-19 es que, por medio del diálogo de saberes, es superar los prejuicios académicos y las teorías prefijadas, es necesario que para humanecer se den alas a la creatividad, al pensamiento crítico,  que la condición  y naturaleza humana se libere de prejuicios y teorías prefijadas, para que esta nueva subjetividad  humana emergente esté comprometida con principios éticos y axiológicos de validez general, para escribir, de manera participativa, cooperativa, común y comunal un nuevo capítulo, un capítulo emancipador, de la historia de la formación de formadores. Los modelos alternativos como la pedagogía crítica, las epistemologías del sur, la educación popular entre otros, son la posibilidad de tránsito entre la resistencia y la construcción, es la movilidad de los formadores formándose que al transformar transformándose potencian procesos alternativos educativos, es una visión de ruptura-disrupción y emergencia desde la movilidad social, es la formación-representación colectiva de interacción social y la subjetividad humana. Tiene sus raíces en lo endógeno como lo que se genera desde adentro, desde abajo para ser un proceso colectivo, común, comunal, con referente político-histórico-social en el ser-siendo en el mundo de lo humano, siendo freiriano siempre como el sueño posible.  Es el reto es la articulación de una formación desde la educación para la resistencia, para la liberación, para la emancipación, desde otro ángulo de lectura, desde otra colocación.

¿Qué ha significado la crisis del COVID-19 para el magisterio mexicano? ¿Considera que el COVID-19 y las medidas que se adoptaron en materia educativa afectan al derecho a la educación?

En ese contexto, apareció el Covid 19, todos nos paramos, descendimos, no había tiempo, o sólo que como decía Rockdrigo González es tiempo de híbridos, es un gran rancho electrónico, es un gran pueblo magnético, nos toca ser campesino-obrero-maestro sideral, es un gran tiempo de híbridos, de salvajes y científicos, para cambiar, para renovarse renovándonos, los grupos de izquierda pedagógica en todo el continente americano empezamos a encontrarnos y re-encontrarnos, el ellos se empezó a volver nosotros, siempre nosotros, y desde todas las latitudes y contextos.

Nosotros, como otredad,  como CINPECER, comenzamos a romper el cerco y construir alternativas, aprovechando el primer aniversario nos propusimos y produjimos una serie de diálogos-encuentros desde la plataforma zoom, ya que como todos los procesos de educación fueron detenidos y parados, y teníamos eventos programados para Michoacán, Oaxaca y Nuevo León, por eso nos aventamos a la pelea de las plataformas digitales promoviendo nuestros propios contenidos, y en alianza con el CSIIE de la Sección XVIII de la CNTE, que también coordino junto con Lev Velázquez, Técnico de Gestión educativa de la Sección, empezamos a incluir, por un lado en lo sindical, un Diplomado Virtual en Formación del Educador Crítico, donde han participado Luis Bonilla, Rigoberto Martínez Escárcega y Marco Raúl Mejía, por otro lado en los diálogos-encuentros del CINPECER, han estado con nosotros Jurjo Torres Santomé y Marco Raúl Mejía.

Por el Covid-19 empezamos a discutir, como magisterio, primero cómo entender la crisis de la pandemia y desnudar sus desafíos, entre ellos qué pasa y qué pasará con la educación en la escuela, en la pandemia y después de ella, estas categorías y realidades ya no serán igual.

El educador crítico no puede regresar, cuando regrese, al aula, entendiendo que es el mismo espacio, el sujeto del Covid-19 y el sujeto humanidad ya son  otros, muy otros, y en esa otredad, también las pedagogías críticas y las educaciones populares tienen que ser otras, muy otras, por ello es necesario repensar nuestros formas, nuestros métodos y nuestras didácticas, enfrentar el camino del fuego para construir una clase de bestia pop o de ave fénix que sepa cruzar la coyuntura de manera transdiciplinar y más allá de su naturaleza compleja, no como una denuncia, sino como un anuncio de posibilidad, de justicia social, de construcción de currículum contextualizado, problematizado desde nuestro espacio-tiempo de ángulo de lectura de realidad, de entender que la forma que tenemos desde la perspectiva crítica es compartiendo, contradiciendo, articulando, una búsqueda-encuentro en la incertidumbre y en lo no dado para desde ahí hacer un mundo mejor, un mundo donde quepan muchos mundos.

Para romper el cerco también es necesario entender la escuela como el único referente de lo común, de comunalidad, de colectividad, es entender que la educación es bancaria o es para la liberación en estricto sentido freiriano, la escuela en tu casa como herramienta para compensar el proceso de enseñanza-aprendizaje topa con un muro gigante: la desigualdad provocada por el neoliberalismo, resulta que  más del 50% de la población no tiene casa donde guardarse,  cuando nos dicen que la alternativa es estar conectado a la red en nuestros aparatos: computadora, tablet o celular, pasa que hay menos de 40% de conectividad en los países de América Latina, esta crisis ha visibilizado la precaria situación de los trabajadores de la salud, y también el desmantelamiento del sistema de salud donde el neoliberalismo ha sido más fuerte, en el caso de México los gobiernos panistas y priistas que antecedieron a López Obrador.

Pero las pedagogías críticas y las educaciones populares, con su potencialidad de transformación, estamos ante un desafío de sobrevivencia de la educación, por el apagón pedagógico global (Bonilla), y de las propias propuestas educativas desde una perspectiva emancipadora, nos toca reactivar nuestra creatividad, reactivar las dinámicas de acción colectiva, utilizando como un contenido o temática transversal esto que ésta pasando, en este momento, este diálogo urgente entre movimiento social, universidad e investigación con las  educaciones populares y las pedagogías criticas es en el ahora, mañana será demasiado tarde.

 

A partir de su experiencia docente y gremial cuáles serían algunas de las propuestas alternativas en la actual coyuntura del magisterio americano:

Desde mi perspectiva las propuestas deben ser articuladas desde varias aristas, desde diferentes ejes de reflexivilidad-construcción-deconstrucción-reconstrucción:

  1. Se debe dejar de culpabilizar las instituciones escolares y los maestros y profesores de no resolver las situaciones educativas que se presentan en los salones de clase, y ahora en la crisis del Covid-19, cuando éstas son reflejos de situaciones económicas, sociales, culturales como consecuencias de políticas públicas que mantienen y profundizan la condición de dependencia, patriarcado y exclusión, donde no logran incluir a todos los sectores de la población a proyectos sociales y educativos.
  2. Construir y deconstruir propuestas integradoras del trabajo con la diversidad humana, es decir procesos integradores, inter y transdisciplinares, interculturales y dialógicamente existentes, que orienten cómo actuar en salones, más allá de ellos, desde la virtualidad, como nos obliga el sujeto Covid-19, la realidad anterior nos daba cuenta que los salones, los que ahora no están siendo, la virtualidad como esfinge, no tienen las condiciones necesarias y en algunos casos con manifestaciones racistas , fóbicas, necesidades educativas por diferentes causas y situación.
  3. Orientar la formación de los profesionales y trabajadores de la educación, desde la virtualidad y la presencia, estos espacios de formación deben ser renovados a partir del modelo de educador, de humanecer, que necesita nuestra región en las condiciones actuales, para ello se convierte en una alternativa impostergable el estudio a profundidad del pensamiento pedagógico latinoamericano emancipador, descolonizador o simplemente el que se ha generado como respuesta a lo impuesto.
  4. Una de las urgencias de la región es la formación de ciudadanos que piensen, tomen partido, sean creativos y logren considerar y valorar los múltiples factores que inciden en las situaciones políticas y sociales que se vive en cada país, entonces, las instituciones escolares y sus educadores deben considerar este macro propósito y hacer de los espacios escolares y los espacios virtuales, un espacio formativo con esa intención, en la medida que el educador deje de estar atrapado en los hilos de las propuestas hegemónicas y al decir del profesor tenga consciencia que es un instrumento de la neo-colonización, por ello debe desprenderse de ella, para buscar vías diversas para transformar las realidades, desde su participación, investigación y prácticas educativas, valorando las historias no contadas y las exigencias del presente y el futuro.
  5. La formación desde una perspectiva crítica y emancipadora busca enhebrar y articular herencias, linajes, valiosas prácticas actuales y habilite su salto cualitativo a través de la sistematización, comunicación y organización de alternativas pedagógicas desde las pedagogías críticas y las educaciones populares.
  6. No podemos pensar en educaciones populares y pedagogías críticas solo desde el espacio físico donde nos encontramos, o desde el ahora confinado espacio virtual, ni siquiera pensarlas desde el territorio desde donde llevamos las experiencias prácticas y también teóricas, no podemos partir desde una epistemología blanca, occidental, heteronormativa, patriarcal, colonial, es menester ir desnaturalizando las relaciones sociales desde un Estado capitalista para poder pensar en prácticas construyendo teorías que no sigan solo la tradicional exclusión de nuestros posicionamientos, no podemos pensar las educaciones populares parados desde nuestra posición de poder.
  7. Si la coincidencia de todas las educaciones populares y las pedagogías críticas es partir de la comprensión del mundo, del diálogo de saberes, del diálogo inter e intracultural, esa comprensión tiene que construirse desde la pluridimensionalidad y desde una mirada panóptica que también tiene que ser estética.
  8. Tenemos que entender a las educaciones populares y las pedagogías críticas en sus más diversas acepciones y excepciones, desde la enorme diversidad del mundo, esas luces gigantes de todo el continente, de las que nos habla Mejía, que es esa diversidad en donde surgen los pensamientos, es desde esas realidades, practicas diferentes, improntas, desde ahí es donde surge la epistemología que lleva adelante cada camino. No hay una sola mirada, hay pluralidad de miradas.
  9. La propia realidad de los sujetos debe convertirse en objeto de conocimiento, esta realidad confinada, sesgada, es oportunidad, desafío, en tanto ser social, como hombre que construye su realidad y el mundo de su cultura. Los conocimientos que se definen no deben seleccionarse desde las imposiciones prescriptivas, sino que se trata de una selección consciente y reflexiva para que desde ellos se posibilite la problematización. Implica fomentar desde las distintas formas de pensamiento crítico (deductivo, experimental, histórico), la reflexión crítica y la referencia con la realidad. Más que la cantidad de saberes importa su significatividad, en el intento de romper con la lógica enciclopedista, tan arraigada en la práctica escolar.
  10. Es necesario repensar la educación desde las educaciones populares y las pedagogías críticas que tensionen los saberes instituidos y abran posibilidades a nuevas invenciones. Que estemos convencidos que las educaciones populares son el campo político desde el cual podemos empoderar a los sujetos, darles voz, brindarles nuevas herramientas para posibilitarles nuevos futuros y volver a definir su especificidad. Y más que nada comenzar a pensar en los cuerpos como territorios en disputa, los cuerpos críticos planteando las disidencias desde todas sus formas.
  11. En tiempos en que lo nuevo no termina de nacer y lo viejo no termina de morir, en la nueva normalidad, y la vida partir del Covid-19, emergen comprensibles temores pero nos interpelan los desafíos de construir el futuro. Nos reconocemos en las tradiciones que confían en la capacidad de la humanidad de superar sus sucesivos modos de organización, avanzando hacia formas más justas.
  12. Se trata de humanecer, como un proceso, es dar cuenta de la subjetividad como el mundo interno que se percibe como propio y distinto al resto, es emergencia hipotéticamente desde los patrones locales del sistema, como una coherencia global que retroactúa a su vez en las interacciones de los agentes intrasistémicos involucrados en el experienciar y en el experienciarse, es humanecer de racionalidad-emoción, es humanecer que se sujeta en la reflexivilidad como una construcción de reflexivilidad y discusión colectiva como la posibilidad de hacer florecer el pensamiento filosófico y epistemológico del ser humano en el amanecer de la transformación educativa, como una construcción del conocimiento nuevo e inédito, como una epistemología de la epistemología, como naturaleza de la naturaleza que humanece, que nace, que trasciende, como pauta que conecta en el ser, que siendo, da cuenta de sí mismo en humanecer, esta propuesta que emerge, es la que faltaba por nacer-amanecer, es la que daba cuenta de sí mismo en cada construcción, humanecer aparece como un camino para transitar, como un espejo donde mirarse y transformar, como la pauta que conecta y lleva a lo sutil, a lo espiritual, a lo ético-estético, es humanecer como ser-sujeto profundamente humano que sabe, que transita que es vida-vibración-filamento-emoción.

Es ser sujeto de humanecer, es ser-sujeto observador que modifica en el observando, es ser sujeto como despliegue, estrategia, acercamiento, posibilidad y reflexivilidad, un ser sujeto de humanecer: crítico e integral. Ser sujeto que logra mirar hacia adelante, propiciando que el hombre-mujer ser-sujeto en el mundo, ser uno, otra, una, otro, otres, ser sujeto y en para el mundo, que trascienda su condición y construya escenarios posibles; donde el tiempo presente, trans-presente se vuelve articulación histórica del pasado, como memoria histórica, y del futuro como la posibilidad-potencialidad de construcción de otros mundos posibles. Ser-sujeto crítico e integral, como papel en blanco que al escribirse desde su propia construcción como ser sujeto desafío, nace todos los días, en la incertidumbre de  inventamos o erramos, en el vivir cada día para dejar de morir en número, en la ser sujeto natura-cultura, que se asume como investigador, intercultural, colaborativo, libertario y crítico de su propio performance-formador, constructor de conocimiento epistémico.

La categoría humanecer, como una potencialidad en ciernes, es para trascender. Es cuanto futuro, futuro transpresente, es mente-naturaleza articulada, es relación de la relación, la pauta de las pautas como proceso reflexivo y creativo que se conecta y se convierte en bucle reflexivilizador. Esta existencia como algo que se hace constantemente, en un estar siendo, producto de la praxis humana, en la transformación de la naturaleza y en esta transformación la de los sujetos que participan de ella. La vida de la vida, que emerge más allá de lo biológico, es el flujo cósmico de la energía ondulante y vibracional universal, pero también del multidiverso, el ser sujeto como participe de la vida de la vida es atravesado inter y exteriormente, el flujo se objetiva en la naturaleza de la naturaleza física y biológica y ese flujo vibracional y ondulante se subjetiva del espíritu o conciencia de la conciencia universal, es la conciencia original superior que todos los seres sujetos como pauta que conecta desde su pensamiento-condición humana se trasciende- trascendiéndose como producto producente, ser sujeto observador y trascendente.

Es humanecer siendo, es dar cuenta de nuestras certezas, preguntas e indignaciones frente a un orden insustentable, inadmisible e intolerable que nos encuentra ante un mismo desafío: construir desde el fondo de la historia la educación del porvenir. Es en el ahora, mañana será demasiado tarde, con el corazón latiendo desde abajo y a la izquierda, hoy más que nunca, hoy más que siempre, con la CNTE, como dijo el Comandante Che Guevara ¡Hasta la Victoria Siempre!

#SomosCINPCER

#SomosCLACSO

Comparte este contenido:

4 thoughts on “OVE entrevista a César José Valdovinos Reyes: “Las educaciones populares son el campo político desde el cual podemos empoderar a los sujetos”

  1. Excelente investigación realizado por el grupo de investigadores de pensamiento crítico CINPENCER. Es necesario despertar a los sujetos como entes pensantes para construir el futuro de los niños, los jóvenes y la población marginada y explotada. Seguiremos con la lucha hasta lograr la victoria.

    1. Muy interesantes aportaciones, y sobre todo nuevas categorías de analis, como Humanecer.
      Y como educadores críticos, ante la situación de covid es menester releer las nuevas realidades y replantear nuevas formas de intervencion pedagógica.

  2. Interesante labor que realiza el Centro de Investigación de Pensamiento Crítico por la gran diversidad de tareas y prácticas pedagógicas desde el análisis crítico y el pensamiento complejo, de antemano felicidades por su gran trabajo. Me gustaría recibir información sobre cursos a nivel a distancia sobre todo en el campo de la formación de profesores-

  3. Excelente entrevista, no sólo nos lleva a la reflexión de nuestra práctica docente, nos brinda una mirada centrada en la parte humana tan necesaria de visibilizar, además de plantear propuestas. En hora buena Dr Valdovinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.