OVE entrevista a David Lobâo La pandemia expuso la falta de inversiones en la red de educación pública

Luz Palomino y Luis Bonilla-Molina entrevistan en exclusiva para el portal Otras Voces en Educación

 

Conocimos a David Lobâo a través de un compañero de muchas batallas, Stalin Pérez Borges.  Teníamos más de tres meses intentando ubicar sus datos y la suerte nos había resultado esquiva. Stalin asistió al congreso en Sao Paulo de la corriente sindical en la cual milita Lobâo y pudo conseguir su “santo” y seña”.  Iniciamos un intenso intercambio y comenzamos a hacer cosas juntos; hoy compartimos en un espacio alternativo como lo es el Grupo de Contacto internacional.

David es alegre, con una sonrisa solo equiparable con su certeza sobre la posibilidad de construir una sociedad de justicia social, de igualdad, libertad y democracia. Es un pedagogo crítico y un militante de la izquierda pedagógica, un activista social y un luchador magisterial. Es un brasileño que trabaja para una sociedad más justa. Queremos compartir con los lectores y colaboradores de Otras Voces en educación, el diálogo que sostuvimos con él.

 

 

David, cuéntanos un poco tu historia de vida y como llegaste a sindicalismo

 

Comencé mi activismo a una edad muy temprana, a la edad de 17 años cuando me incorporé a la universidad; estaba estudiando para obtener un título en ingeniería y para ganar algo de dinero. Comencé a enseñar matemáticas en el sistema escolar privado.

A principios de la década de 1980, emigré definitivamente del movimiento estudiantil al movimiento sindical.

Brasil estaba experimentando grandes movimientos para derrotar a la dictadura y constantemente se producían huelgas de trabajadores. Se estaba abriendo un nuevo ciclo de movimiento sindical, llamado NUEVO SINDICALISMO.

En este período fundamos la Central Única de los Trabajadores- CUT, importante Sindicato central que jugó un papel decisivo en la lucha de los trabajadores.

En nuestra área de trabajo, dentro del Sindicato de docentes – SINPRO, construimos una oposición sindical y derrotamos a los sindicalistas conciliadores en el 85. Así fue como me convertí en líder sindical. Hoy soy profesor de educación pública federal y director nacional de un importante sindicato, SINASEFE.

 

 

¿Cuáles consideras que son los elementos más significativos de la crisis educativa en Brasil

 

Brasil es un país rico, estamos entre las 10 economías más grandes del mundo, por lo que el mercado disputa cada centavo en nuestra economía. Podemos decir categóricamente que el elemento más importante de la crisis educativa de Brasil es la falta de inversión en educación pública. Es importante tener en cuenta que Brasil tiene hoy la mayor cantidad de empresas privadas dedicadas a la educación en el mundo, que incluye la transferencia de dinero público al sector privado.

 

 

David, ¿consideras que la formación docente se corresponde a los actuales retos que enfrentan los y las docentes? ¿Cuáles deberían ser las reelaboraciones en materia de formación inicial y continua de les educadores?

 

La profesión docente en Brasil, como regla general, está muy mal pagada, por lo que no atrae a los jóvenes a tomar el curso de pregrado. Estos cursos son ofrecidos por universidades públicas, generalmente de propiedad estatal, que juegan un papel social muy importante. Los maestros capacitados por estas universidades son responsables de la formación y educación de nuestros jóvenes. Nuestros cursos carecen de inversiones públicas, esto afecta la capacitación de nuestros maestros. Creo que una mejor inversión en cursos de formación docente sería decisiva para educar a los educadores;otro factor importante sería la remuneración profesional de la categoría.

 

 

¿Qué ha significado la crisis del COVID-19 para el magisterio brasileño? ¿Considera que el COVID-19 y las medidas que se adoptaron en materia educativa afectan al derecho a la educación?

 

La pandemia expuso la falta de inversiones en la red de educación pública, porque la educación pública federal, que, a pesar de los sucesivos recortes en la educación todavía tiene una inversión significativa, se propuso que tuviera un papel decisivo en la lucha contra COVID-19.

Los laboratorios de estas escuelas, en general con el apoyo del movimiento sindical, construyeron material para combatir la PANDEMIA, máscaras, gel de alcohol y glicerina, jabón, protector facial, capa y estudios e investigaciones para buscar vacunas y curas para COVID-19.

Sin embargo, el gobierno brasileño no ha alentado, invertido o publicitado tales iniciativas. El actual ministro de educación aparece las 24 horas del día para defender los intereses de la educación privada en el país.

Por lo tanto, sus medidas educativas son desastrosas para nuestros jóvenes estudiantes, no se consideran las diferencias sociales ni la incapacidad de la mayoría de los estudiantes para participar en el modelo de educación virtual.

Las escuelas públicas estatales y municipales podrían ser un vínculo importante entre el gobierno y los sectores más pobres de la población, pero ninguna de las iniciativas del gobierno toma en cuenta la satisfacción de las necesidades de las personas, del pueblo .

 

 

 

A partir de su experiencia docente y gremial cuales serían algunas de las propuestas alternativas en la actual coyuntura del magisterio americano

El primer tema a considerar es ubicar la VIDA POR ENCIMA DEL LUCRO, lo que significaría no tener como prioridad atender los intereses de la red privada en Brasil. En la actualidad podríamos colocar nuestras escuelas y educadores en algunas tareas:

 

1) Para producir material de Equipo de Protección Personal (EPI): la mayoría de las escuelas en la red federal de educación tienen laboratorios y profesionales capacitados para trabajar en esta área. Hoy llevamos el terrible título de ser el país en el que muere más profesionales de la salud en la lucha contra el coronavirus;

 

2) Las escuelas municipales y estatales, donde estudian los niños de familias más pobres del país, podrían ser el eje para abrir un diálogo con estas comunidades para la construcción de una política de asistencia social, donde podamos realmente garantizar condiciones dignas dentro de un marco de aislamiento social. Brasil se está moviendo fuertemente para ser uno de los países con el mayor número de muertes por COVID-19;

 

3) Uso de los medios de comunicación, ya que Internet no llega a la mayoría de las familias necesitadas en nuestro país. El uso de estos medios puede servir para comunicarse, mediante un programa de capacitación educativa con nuestros estudiantes, que eviten su salida de la educación regular. Siempre colocando como prioridad salvar vidas. En Brasil mueren más de 1000 personas al día, por lo que la prioridad debe ser salvar vidas;

 

En el escenario actual, las cifras indican que no superaremos fácilmente esta PANDEMIA y que nuestro retorno no será a la “normalidad” existente antes de la crisis de salud El escenario educativo más probable pareciera ser la pérdida del año escolar, algo para lo cual debemos prepararnos.

 

Toda la sociedad brasileña debería movilizarse para salvar vidas, la educación pública puede ser decisiva para el éxito de esta tarea, pero el gobierno brasileño, defensor de una política de muerte, ni siquiera discute esta posibilidad.

 

Podemos afirmar categóricamente que estas más de 20 mil muertes de brasileños tienen al gobierno de Bolsonaro como el principal responsable. Tus manos están sucias de sangre Bolsonaro

 

 

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.