Comunidad en la Selva Maya obtiene certificado por conservar la biodiversidad

América/México/03/06/2020/Autora: Priscila Hernández Flores/ Fuente: desinformemonos.org

 

En Campeche, al sur de México, en el Ejido Nuevo Becal todo está conectado. Nada ni nadie está aislado. Si hay jaguar, hay pecarí. Si hay milpa, la comunidad tiene qué comer. Si hay árboles, el zopilote rey puede anidar. Si hay árboles es porque hay bosque. Y si mantienen saludable el bosque es porque se realiza un manejo forestal comunitario.

A principios de mayo de este año, el Ejido Nuevo Becal obtuvo el primer certificado comunitario en México, por “Demostración del Impacto sobre Servicios Ecosistémicos”, otorgado por el Forest Stewardship Council (FSC). Esta certificación reconoce el trabajo que ha realizado esta comunidad, asentada en la Selva Maya, por conservar la biodiversidad en las 51 135 hectáreas que son de propiedad común.

La FSC solo ha entregado 29 certificados de este tipo en nueve países. El Ejido Nuevo Becal, que se localiza dentro de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, es el primero en obtenerlo en la región de Norteamérica. A nivel mundial, la Cooperativa dos Productores Agroextrativistas do Bailique (AmazonBai), en Brasil, fue la primera en obtener esta certificación.

Acahual en Ejido Nuevo Becal, Quintana Roo
Con este certificado, el Ejido de Nuevo Becal puede demostrar con datos que el manejo forestal que realizan también conserva la biodiversidad. Foto: Consuelo Pagaza /CCMSS.

El certificado de “Demostración del Impacto sobre Servicios Ecosistémicos” de la FSC otorga a las comunidades o empresas certificadas una herramienta para medir, verificar y comunicar los impactos positivos de sus operaciones en la conservación del agua, el suelo, la biodiversidad o la captura y almacenamiento de carbono.

Este tipo de certificado —explica Tania Caro, coordinadora de desarrollo de negocios de FSC-México— permite que las comunidades y ejidos puedan entrar al mercado de los servicios ecosistémicos.

Por ejemplo, si algún organismo público o privado, nacional o internacional, desea aportar recursos al Ejido Nuevo Becal, la comunidad puede demostrar con datos que está contribuyendo a la conservación de especies como el zopilote rey (Sarcoramphus papa) o el jaguar (Panthera onca).

Desde 2016, el Ejido de Nuevo Becal ya contaba con el certificado internacional FSC, el cual garantiza que la comunidad produce madera sin poner en riesgo el futuro del ecosistema. Además, desde enero de 2018, el 90 % del territorio del ejido fue reconocido como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (la de mayor extensión en el país), al recibir el certificado de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Acahual, en Quintana Roo, México
Imagen de un acahual, una zona de recuperación de la selva, en el Ejido Nuevo Becal. Foto: Consuelo Pagaza/CCMSS.

Conciliar aprovechamiento forestal y conservación

El jaguar es una de las especies emblemáticas del Ejido Nuevo Becal. También es uno de los animales favoritos de Lucio López, responsable del consejo de vigilancia del ejido y quien cuenta que conservar a este felino es uno de los orgullos de la comunidad.

Ahora a ese orgullo, y al de tener la zona más grande de México destinada a la conservación, se suma el de “ser los primeros” en el país en conseguir la certificación por servicios ecosistémicos.

“Nos sometimos a diferentes evaluaciones rigurosas”, recuerda Lucio López. El ejido, cuenta, buscó esa certificación para que los productores de madera, miel, semillas y otros productos tengan un mayor beneficio económico. “Por ejemplo, que el pago del (goma para elaborar) chicle tenga mejor precio en los mercados voluntarios de carbono”.

Desde el 2009, el Ejido Nuevo Becal aprovecha sus recursos forestales en forma sustentable. Para comenzar en este modelo, los 74 ejidatarios de Nuevo Becal tuvieron que hacer, entre otras cosas, un plan para el aprovechamiento de su territorio. Se preguntaron: ¿dónde se puede hacer aprovechamiento forestal, dónde se puede tener la milpa, dónde la ganadería, dónde es factible el aprovechamiento de fauna? Y, sobre todo, qué área se dedicará solo a la conservación de la biodiversidad, explica José Zúñiga Morales, director de la Reserva de la Biosfera de Calakmul.

Ejido Nuevo Becal
En el Ejido Nuevo Becal, la conservación de la fauna de la selva maya es una prioridad. Foto: Cortesía Ejido Nuevo Becal

La estrategia de conservación del Ejido Nuevo Becal, explica Zúñiga Morales, no está diseñada alrededor de una sola especie, “ni en función de conservación per se. La estrategia es el resultado del manejo forestal comunitario, certificado por FSC desde 2016, y del ordenamiento” que se dio en las tierras comunitarias del ejido.

Esta estrategia, que tiene en sus cimientos un programa de manejo forestal a 15 años, ha permitido que la comunidad pueda generar fuentes de empleo, a través de un aprovechamiento sustentable del bosque tropical.

El aprovechamiento forestal, por ejemplo, emplea a 150 personas; en la recolección de la resina de chicozapote (Manilkara zapota), que sirve para elaborar chicle, laboran 20 ejidatarios; y en la unidad germoplasma que permite la conservación de las semilla de la caoba (Swietenia macrophylla), trabajan 20 ejidatarios.

Además, la comunidad también ha buscado diversificar sus fuentes de ingresos, para no depender solo de la venta de la madera, por lo que ha desarrollado proyectos de producción de miel orgánica y de té de un árbol que en la región se conoce como Ramón (Brosimum alicastrum). Este último proyecto está a cargo de una cooperativa de mujeres. Estos emprendimientos integran el Sello Colectivo Calakmul.

A esto se le suman las fuentes de trabajo que se generan en las dos Unidades de Manejo Ambiental que tiene el ejido, espacios con permisos para la reproducción y el aprovechamiento de venado blanco, faisán y tepezcuintle.

Ejido Nuevo Becal, Calakmul, Quintana Roo
La producción de miel es una de las varias actividades productivas que desarrollan en el Ejido Nuevo Becal. Foto: Consuelo Pagaza / CCMSS

En el Ejido Nuevo Becal, cuyas tierras forman parte de la Selva Maya, la producción sustentable de madera y de productos no maderables no está peleada con la conservación de cuatro especies: el jaguar, el tapir (Tapirus bairdii), el pecarí de labios blancos (Tayassu pecari) y el zopilote rey. Las cuatro están bajo alguna categoría de riesgo, además de que se consideran especies “paraguas”, porque su conservación permite proteger, en forma indirecta, a otros animales.

Y si se habla de flora, el Ejido Nuevo Becal se considera un área vital para la conservación de la caobaespecie arborea protegida por el el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

En Nuevo Becal la organización es a través de usos y costumbres, por lo que las decisiones se toman durante asambleas; así es como los integrantes del ejido han acordado que parte de su territorio sea área destinada voluntariamente a la conservación; así fue como también votaron a favor de que se realizaran todos los trámites para conseguir la certificación internacional de servicios ecosistémicos de la FSC.

En la comunidad “hay una gobernanza interna que les ha permitido tomar decisiones (como comunidad) y seguirlas”, comenta María Luis Villarreal Sonora, de la empresa Sociedad de Servicios Técnicos (SOSETEC Selvas de Calakmul, SC de RL), y quien asesoró al Ejido Nuevo Becal durante el proceso de la certificación. Ella organizó los indicadores de los 16 proyectos productivos que tiene el ejido.

Monitoreo “inteligente”

En el Ejido Nuevo Becal se realiza un monitoreo constante, sobre todo en la zona considerada como de alto valor de conservación. Para esto se utiliza el sistema SMART —un software y otros soportes — desarrollado exclusivamente para colectar, almacenar, comunicar y evaluar datos que ayuden a la protección ambiental.

Un consorcio, formado en 2011 e integrado por diversas organizaciones internacionales dedicadas a la conservación de especies, impulsó la creación de SMART, sistema que hoy se utiliza en 500 áreas de conservación de 47 países.

Con una capacitación previa sobre SMART, la misma comunidad puede hacer el monitoreo directamente para obtener información de la distribución de las especies, su hábitat y si ha crecido o disminuido la población. Este programa tiene como principal ventaja que graba de forma rápida datos de campo georreferenciados para luego organizarlos y sistematizarlos.

El director de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, José Zúñiga Morales, explica que este sistema se utiliza en el Ejido Nuevo Becal, pero también en Guatemala y Belice, sobre todo para monitorear la Selva Maya.

Un gato_Jaguarundi_Herpailurus yagouaroundi_Muy raro de verse/Ejido Nuevo Becal
Entre los felinos que se han registrado en las tierras del ejido está el yaguarundi (Herpailurus yaguaroundi), especie que se encuentra en la categoría de Amenazada. Foto: Cortesía Ejido Nuevo Becal.

Zúñiga Morales asegura que en México, el Ejido Nuevo Becal va un paso adelante en el uso de esta tecnología, ya que hay planes de implementar este tipo de monitoreo en otras áreas naturales del país.

Los integrantes de la comunidad de Nuevo Becal ya recibieron capacitación para aprender a utilizar el sistema SMART, así como a manejar drones y otros equipos. Además, se instalaron cámaras trampa, con las que han registrado a diversas especies. Por ejemplo, se ha confirmado la presencia de 35 jaguares tan solo en los terrenos que pertenecen al ejido.

El tapir es una de las especies registradas por las cámaras trampa en forma constante; eso muestra que “Nuevo Becal tiene condición de hábitat favorable para que se reproduzca”, señala el director de la Reserva de la Biosfera de Calakmul.

En el caso del Zopilote Rey, explica, “se ha visto un mantenimiento de la población, no podemos hablar de crecimiento porque son especies de alto desplazamiento. Este se ha establecido y mantenido los mismos nidos y año con año ha estado aportado las crías. Es una zona de anidación y reproducción de zopilote rey. Y agrega que, pese a la sequía que afecta a la región, no se ha perdido un solo nido”.

Impulsar el certificado por servicios ecosistémicos

Este año el Ejido Nuevo Becal se postuló al Mérito Ecológico 2020, certamen impulsado por la Comisión Nacional Forestal (Conafor) para reconocer proyectos que, a través del manejo ambiental fomentan la no discriminación, igualdad de género y procesos comunitarios.

Además, el ejido busca formar parte del Programa el hombre y la biósfera de la UNESCO, el cual reconoce el esfuerzo de la comunidad para la conservación del medio ambiente, el impulso que dan a la investigación científica y el desarrollo sostenible.

Tapir. Tspirus bairdii/Ejido Nuevo Becal
El tapir (Tapirus bairdii) también se ha registrado en el Ejido Nuevo Becal, en el municipio de Calakmul, Campeche. Foto: Cortesía Ejido Nuevo Becal.

Con esto, explica el director de la Reserva de Calakmul, buscan “demostrar que esta comunidad cumple con los estándares internacionales del programa hombre y biosfera para ser la primera biosfera comunitaria en el mundo”.

Así como buscan ese reconocimiento, el ejidatario Lucio López cuenta que a su comunidad le gustaría que otros ejidos repliquen lo que se está haciendo en Nuevo Becal: cuidar y mantener los bosques para que las futuras generaciones puedan recorrer la selva que tanto les gusta a ellos y al jaguar. Porque ellos y el jaguar están conectados en territorio e identidad, tanto así que este felino es la imagen que identifica al Ejido.

Fuente: https://desinformemonos.org/comunidad-en-la-selva-maya-obtiene-certificado-por-conservar-la-biodiversidad/

* Imagen principal: El Ejido Nuevo Becal se encuentra dentro de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, en Campeche, México. Foto: Thelma Gómez Durán.

Publicado originalmente en Mongabay Latam

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.