Cristina Cantero: «Deberían hacerse iniciativas de formación en información para no caer en la desinformación»

La propagación de noticias falsas es un problema grave que afecta a la sociedad. Plataformas tecnológicas y empresas del sector tratan de aportar soluciones para prevenir las fake news. Cristina Cantero, directora de reputación y crisis de ATREVIA, considera fundamental formar a la población desde la juventud para que sepa gestionar la información que recibe.

Cada día recibimos a diario bulos y noticias falsas a través del móvil y de las redes sociales. El volumen de fake news es muy grande, por lo que debemos tomar precauciones para no ser cómplices. Cantero cree que es fundamental conocer nuevas herramientas que nos permitan detectar las informaciones falsas y poder reaccionar de forma más rápida. Además, desde ATREVIA, se ha elaborado un protocolo anti-fake con el propósito de ayudar a empresas y marcas a frenar la avalancha de informaciones y noticias falsas.

¿Considera las fake news una nueva pandemia?

Sí, sobre todo, por la velocidad a la que se propagan. Los bulos se disparan en cuestión de minutos y dañan la reputación de una marca y deja huella. Uno de los principales problemas es la huella digital que dejan estos bulos o informaciones falsas.

¿Es posible prevenirse ante las fake news?

Se ofrecen estrategias tecnológicas, los algoritmos, pero los grandes difusores de fake news no son bots, hay personas detrás. Hay crisis globales y políticas donde puede haber una estrategia detrás y que sí pueda haber bots. Pero hablo de las fake que leemos a diario. Debería haber más educación en las escuelas para que las generaciones vayan creciendo, inclusive programas formativos en otros canales de mayores audiencias. Habría que señalar al que miente y hacer ese tema educacional para que no escuchemos al primero que pasa por Internet solo por tener muchos seguidores. Debemos ser más críticos y contrastar, porque hay muchos fines, y apelar a la responsabilidad. Las plataformas tecnológicas lo intentan, pero hay una responsabilidad individual de desconfiar de toda información que nos llega. Deberían hacerse iniciativas de formación en información y desinformación para no caer en ella.

“Cuando el río suena, agua lleva. El problema es que ahora puede que el río no lleve agua»

¿Cómo se trabaja desde ATREVIA para parar las fake news?

Tenemos distintas metodologías, algunas son de prevención, otras de gestión de crisis y otras de recuperación de la confianza o de posicionamiento. Nosotros podríamos ser el dique de contención de cualquier fake tanto en prevención como de contención. Hacemos asesoramiento y el acompañamiento para evitar que esto se propague o se disemine en los distintos canales. Antes a las críticas no se les daba importancia, porque la compañía se veía con potestad para desmontarlo. Hoy en día estos bulos suben a escala. La prensa tiene que apoyarnos y tratar de rectificar cuando sean hagan eco de un fake. En España tenemos un mal dicho que dice: “Cuando el río suena, agua lleva”. El problema es que ahora puede que el río no lleve agua y que verdaderamente nos pase factura. Es tremendamente peligroso lo que estamos viviendo en estos días.

¿Cuál es el protocolo a seguir cuando detectan una noticia falsa?

Los protocolos son distintos cuando tienes que reaccionar ante un medio de comunicación que cuando reaccionas ante una red social. La red social tiene su formato y su lenguaje propio y, sobre todo, hay que saber cuándo pronunciarse para que no se produzca ese efecto streisand. Luego hay otra parte que es poner las redes sociales, es decir, si la crítica se está produciendo en Facebook, no debo poner un comunicado en el resto de redes sociales, porque estoy dando pábulo a se difumine más.

¿Cómo valora el papel de los/as periodistas en esta crisis del coronavirus?

La prensa tiene un papel muy relevante en todo esto y no deben dejarse llevar por el clickbait. Creo que se tiene que empezar a recuperar esa diferenciación que había más antes entre lo que era una noticia, una publicación, un publirreportaje o una información. Ahora está todo muy entremezclado y es más difícil diseminar todo esto y da a confusión. Y, sobre todo, las verificaciones, porque es más beneficioso perder una noticia no contrastada que entrar en una noticia completamente falsa y que luego pueda tener graves consecuencias. La profesión se está viendo sometida a unos excesos de rapidez.

Fuente: http://www.aikaeducacion.com/entrevistas/cristina-cantero-deberian-hacerse-iniciativas-de-formacion-en-informacion-para-no-caer-en-la-desinformacion/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.