Cómo abatir el rezago educativo en seis días sin morir en el intento

Por: Sergio Martínez Dunstan

 

Los alumnos dejaron de acudir a la escuela desde el dieciséis de marzo en la mayoría de las entidades federativas y a partir del veintitrés las restantes dada la epidemia inesperada. Hasta entonces, se habían llevado a cabo dos de los tres periodos de evaluación. Según el Acuerdo 12/06/20, publicado en días pasados en el Diario Oficial de la Federación, se establece finalizar el ciclo escolar 2019 – 2020 el 19 de junio. En lo que respecta al inicio del próximo ciclo escolar, 2020 – 2021, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha reiterado que el regreso a clases ocurrirá cuando lo determine la autoridad sanitaria a fin de asegurar la salud de la comunidad escolar. Las escuelas se volverán a abrir my probablemente cuando la semaforización se encuentre en color verde. Su reapertura sería gradual, según el comportamiento de la epidemia en las localidades de las entidades federativas de lo contrario se tomarán las decisiones que correspondan en su momento. También se determina en el mencionado Acuerdo 12/06/20 que el ciclo escolar 2020 – 2021 iniciará el 10 de agosto con una etapa remedial o de nivelación, un periodo de valoración diagnóstica y de trabajo docente. Tendría una duración mínima de tres semanas, al menos, y se considera la posibilidad de ampliar este periodo a juicio del titular del grupo (en preescolar y primaria) y del colectivo docente (para el caso de secundaria). Se le denomina genéricamente Diagnóstico y Plan de Reforzamiento. La idea consiste en resarcir rezagos e insuficiencias en el aprendizaje correspondiente al grado anterior. Para ello, se prevé el acompañamiento y apoyo académico sin determinar más nada, ni cómo se concibe o en qué consiste.

El Secretario de Educación, a propósito de la Sesión Ordinaria de Cierre del Ciclo Escolar ante COVID-19, señaló que la educación presencial dará comienzo con un “Curso Remedial de Nivelación”. De esta manera, se contará con un diagnóstico individualizado, por cada estudiante. Esto permitirá conocer el nivel de aprovechamiento así como los rezagos en el aprendizaje para estar en condiciones de nivelar y equilibrar a cada grupo escolar. Se guardará la sana distancia durante este periodo y para ello la asistencia será alternada. Se propone que la mitad de los alumnos de cada grupo asistan los lunes y miércoles y los demás el martes y jueves dejando en libertad a las escuelas de elegir el procedimiento que consideren más apropiado según sus particularidades. Los viernes se atenderán, en cada salón de clases, al 50% de las alumnas y los alumnos con mayor rezago de aprendizaje y quienes no asistan tendrán proyectos, tareas, investigaciones para que sigan trabajando en casa.

Al respecto, algunos maestros me externaron sus comentarios a través de las redes sociales personales y de las plataformas que publicaron mi colaboración anterior “Regularizar, nivelar, remediar. ¡Que la SEP lo explique!” (https://bit.ly/2UpvX7Q y https://bit.ly/2YtX8Qn). Por ejemplo, Lz Lz Betty “Justo así de confuso el asunto del curso remedial”. Rivera Christine dijo: “Yo creía que el curso remedial era para nivelar a tus alumnos del mismo grado. Por ejemplo, si yo tengo tercero, el curso remedial para nivelar a mis alumnos lo iban a tomar conmigo y empezar el siguiente grado con el diagnóstico para el nuevo ciclo escolar. Pero ahora entiendo que se va a nivelar en el siguiente ciclo escolar. ¿Es correcto?” Ella misma profundizó sobre el mismo cuestionamiento: “Mi duda es, los alumnos de preescolar que pasan a primero de primaria se van a nivelar en su escuela? Lo que según yo, sería lo correcto. Entiendo que en ese curso remedial se van a retomar o repasar aquellos aprendizajes que no fueron significativos para los alumnos en ‘Aprende en Casa’. ¿No? Me queda claro que el curso remedial es poco tiempo para retomar todo lo que no se vio o no quedó claro a los alumnos durante el confinamiento”. Elvi Marin preguntó: “¿vamos a remediar en tres semanas los que no se pudo trabajar en tres meses? (…) La SEP no está precisando cómo será nuestra labor docente ante ésta situación…” Egui BG señaló “Realmente las tres semanas se convierten en sólo 6 días de trabajo remedial con ellos, ¿qué vamos a hacer con sólo esos días? Por eso, iniciando el ciclo escolar con los datos que ya pudiste obtener, (pensando en que es efectivo el tiempo porque tenemos que tener momentos de ejercicios socioemocionales con ellos, más el examen que según se aplicará para medir lo que dejó de ‘Aprende en Casa’ ya debes de tener direccionado el trabajo que debes de hacer con ellos primero para tenerlos listos para poder compartir los aprendizajes del grado correspondiente”. Emibed Bel reflexionó: “Es momento de una revisión curricular para contextualizar los contenidos y evitar la saturación de contenidos enciclopedistas que muchas veces impiden al maestro lograr sus propósitos formativos al distraerse en aspectos cuantitativos.” Gabriel Arcangel advirtió “Y los padres escuchando (en los medios) que no hay problema si no presentan evidencias (experiencias) y que tendrán un curso (remedial) de recuperación, pudiendo mejorar la calificación”.

Los maestros tienen muchas dudas sobre la manera de remediar el rezago de tres meses, en seis días. Se identifican dos procesos y momentos muy complejos. La evaluación diagnóstica y la intervención educativa. Sería recomendable dedicarle a la evaluación diagnóstica y la elaboración del plan, la tercera parte del tiempo (2 de los 6 días) y el resto (4 de los seis días). Si se extendería esta etapa se reduciría el trabajo futuro. La empatía es una de las competencias socioemocionales más socorridas bajo las circunstancias actuales. Bien valdría la pena ponernos en los zapatos de los docentes para dimensionar esta tarea. Es pedagógicamente compleja, técnicamente complicada, didácticamente dedicada, relevante para la educación de los sujetos y de gran trascendencia social. Resarcir los rezagos y las insuficiencias en el aprendizaje de los alumnos en tanto corto tiempo resulta un verdadero desafío. Confirmo y ratifico lo expresado en el anterior artículo de opinión de mi autoría: “que la SEP lo explique y dote al magisterio de las capacidades requeridas para una mejor comprensión y asegurar una adecuada implementación”.

Fuente:  http://www.educacionfutura.org/como-abatir-el-rezago-educativo-en-seis-dias-sin-morir-en-el-intento/

Imagen: https://pixabay.com/

Comparte este contenido:
Sergio Martínez Dunstan

Sergio Martínez Dunstan

Profesor de Educación Primaria; Lic. en Pedagogía; Diplomado en Dirección de Centros Escolares; Especialidad en Formación de Docentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.