Uruguay: La crisis y transformación de la educación internacional con la pandemia

La crisis y transformación de la educación internacional con la pandemia

En las últimas décadas se ha expandido fuertemente la educación internacional. La tradicional movilidad estudiantil y docente, de quienes estudian fuera de sus países de origen, se ha expandido enormemente gracias a variables de costos, de calidad o de diversidad de las ofertas, lo cual la tornó una educación altamente conveniente. Fundamentalmente para estudiantes de posgrado, y el mundo creó un  gran negocio de más de 5.000 millones de dólares centrado en el servicio de educación, fundamentalmente en los países más desarrollados y con sistemas más potentes de educación superior presencial.

Aunque también se agregó en esta educación internacional la movilidad de las instituciones de educación superior que se comenzaron a instalar fuera de sus países de origen, pero con los mismos estándares, programas e incluso docentes, así como la  educación transfronteriza, caracterizada por ser una educación virtual o a distancia ofertada desde estos mismos países, pero centrada en captar estudiantes de  otros países o regiones que no necesitan trasladarse y que por ende tienen muchos menos costos.

8 millones de estudiantes en el extranjero

Es esta una realidad educativa enorme a escala global y también un negocio educativo, no sólo de instituciones privadas sino fundamentalmente de instituciones públicas que pueden desarrollar programas académicos, centros o proyectos de investigación gracias a la presencia de millones de estudiantes que directamente o a través de recursos de sus países de origen financian ampliamente las ofertas y las instituciones en los países centrales. Estados Unidos, Inglaterra, Australia, Alemania, Nueva Zelanda o Australia son los grandes centros que atraen a los millones de estudiantes internacionales, y donde la causa central de estos flujos son finalmente las asimetrías de calidad y la fortaleza de sus sistemas de aseguramiento de la calidad.

De las cuatro modalidades de la educación internacional, la más importante es la movilidad de los estudiantes para estudiar cursos presenciales y para el año 2020 se calculaba que cerca de 8 millones de estudiantes iban a estudiar fuera de sus países de origen. La pandemia fue un fortísimo golpe para esa dinámica universitaria. Fue sin duda el más importante que cortó un enorme flujo estudiantil, miles de los cuales retornaron a sus países de origen, ya que con universidades cerradas y ofertas de cursos virtuales era altamente inconveniente seguir pagando residencias y estadías fuera de sus propios países.

En estos días, el servicio de inmigración de los Estados Unidos informó que le iba a quitar las visas a estos estudiantes que habían ingresado al país con visas de estudio presenciales, pero que finalmente estaban realizando sus estudios en forma virtual. Ello, tanto con el objetivo de cumplir las normas como con el interés de forzar a las universidades, y especialmente a las de alta calidad, localizadas en grandes campus con miles de estudiantes, y que los habían cerrado tanto para las clases como laboratorios y residencias estudiantiles para reducir los impactos de la pandemia.

Educación virtual hasta de medicina

Estas universidades, como Harvard, entre otras, han comenzado a ofertar todos sus cursos en forma virtual, incluyendo medicina, agronomía o veterinaria, entre otros, y estableciendo un nuevo paradigma de enseñanza virtual, en la cual también todas las actividades prácticas se realizan en la red mediante simuladores, recursos de aprendizaje multimedia y otros desarrollos informáticos de programación avanzada. A la visión tradicional de que la virtualidad sólo puede cubrir los aprendizajes de los componentes teóricos, la universidad de más alto nivel a escala mundial y que ha sido pionera desde hace décadas y siglos de los mejores avances en materia educativa vuelve a romper los moldes y crear un nuevo paradigma educativo. Como cuando lo hizo creando la separación de “mayor y menor” en las asignaturas, de innovación en la figura de los créditos para facilitar la movilidad, de creación de doctorados profesionales, o más recientemente hace pocos años de crear una nueva modalidad de educación virtual con los MOOCs (Masive On Line Open Courses).

Hay en estos contextos de pandemia no sólo el pasaje de una educación presencial a una educación virtual y con ello el pasaje desde la vieja educación internacional a la educación transfronteriza, sino también nuevos paradigmas pedagógicos, donde todas los campos profesionales son plausibles de ser ofertados en forma virtual, e inclusive las bases para un lento cambio en las formas de la educación internacional.

La movilidad internacional en América Latina es muy escasa y asimétrica, y la venida de estudiantes internacionales es escasa por los niveles de calidad de la enseñanza. Destacan Colombia, Chile y México como los más importantes junto a Cuba, pero que han visto reducir enormemente esos estudiantes. Sin embargo, Uruguay tiene también inscriptos en sus universidades privadas una cantidad de estudiantes extranjeros que año a año realizan cursos de grado y posgrado, aportando recursos y facilitando las ofertas, y que refuerzan los ejes de la educación local, y que hoy además están afectando la situación económica de estas instituciones. Otros  muchos estudiantes extranjeros, fundamentalmente estudiantes atraídos por la gratuidad de la universidad pública o la facilidad de acceso, se han ido. Inversamente, muchos estudiantes uruguayos que estudiaban fuera regresaron, apoyados por Cancillería, con enormes complejidades logísticas de regreso, dada la falta de vuelos.

En una visión de futuro, la educación internacional no puede estar fuera del radar de la política educativa, y siempre está en la agenda la atracción a estudiantes extranjeros o la venida de instituciones internacionales. La pandemia, también en estos temas, pasará.

Fuente de la Información: https://www.republica.com.uy/la-crisis-y-transformacion-de-la-educacion-internacional-con-la-pandemia-id774848/

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.