Estados Unidos: Demandan al Departamento de Educación por desviar fondos de familias pobres

La demanda fue presentada en conjunto por 18 padres, tres distritos escolares (Denver, Colorado; Pasadena, California, y Stamford, Connecticut), y la NAACP

Organizaciones, dirigentes y educadores de todo el país presentaron este miércoles una demanda en una corte federal de Washington D.C. pidiendo la anulación de una regla del Departamento de Educación que obliga a los distritos escolares a usar fondos destinados para familias desfavorecidas en beneficio de estudiantes blancos acaudalados.

La demanda (técnicamente una medida cautelar) fue presentada en conjunto por 18 padres, tres distritos escolares (Denver, Colorado; Pasadena, California, y Stamford, Connecticut), y la Asociación Nacional para el Avance de Personas de Color (NAACP).

CAMBIO ILEGAL

Según explicó en rueda de prensa la abogada Tamerlin Godley (una de las firmantes del documento), la regla emitida el pasado 1 de julio por la secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy DeVos, modifica ilegalmente el uso de fondos aprobados por el Congreso para las escuelas públicas de Estados Unidos.

Específicamente, la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (Ley CARES), aprobada por el Congreso federal y firmada por el presidente Donald Trump el pasado 27 de marzo, adjudica unos 13.500 millones de dólares para que las escuelas públicas ayuden a estudiantes de bajos recursos y sus familias.

Dicha ley estipula que, mientras dure la pandemia de COVID-19, esos fondos deben usarse para proteger la “educación, salud y seguridad” de los alumnos de familias con bajos ingresos.

Sin embargo, una regla emitida el 1 de julio por el Departamento de Educación federal requiere que los fondos se usen solo en escuelas públicas con más de 40% de estudiantes desfavorecidos y únicamente para ciertos gastos, excluyendo así a estudiantes sin recursos que asisten a otras escuelas y excluyendo otros gastos (como facilitar el acceso a internet o a computadoras).

Además, la regla requiere que los fondos se compartan con las escuelas privadas ubicadas dentro de los distritos que reciben la ayuda federal y que, para determinar el monto que les correspondería a las instituciones privadas, se cuente a todos sus estudiantes como “desfavorecidos”, destinando así millones de dólares públicos a establecimientos privados.

BENEFICIA ADINERADOS

Godley calificó la medida de “ilegal” y “arbitraria”, afirmando que infringe varios artículos de la Constitución estadounidense relacionados con la separación de poderes, el gasto público y los procedimientos administrativos de agencias federales.

“Es una medida para beneficiar a los estudiantes con más dinero”, declaró la abogada.

Por eso, la demanda pide no solo que se anule la regla, sino que se prohíban reglas similares en el futuro.

Por su parte, en la misma rueda de prensa, Susana Cordova, superintendente de las Escuelas Públicas de Denver, expresó que “las gestiones de la secretaria DeVos y del Departamento de Educación causarán daños irreparables para los estudiantes desfavorecidos y sus familias”.

“La regla debe ser detenida. Adjudicar fondos para las familias desfavorecidas y para las escuelas que sirven al público es algo correcto en cualquier momento. Pero es especialmente necesario durante la emergencia de salud pública por la COVID-19”, aseveró.

Y Derrick Johnson, presidente de la NAACP, enfatizó que “durante esta pandemia debemos proteger juntos los recursos vitales para los niños de las escuelas públicas y para las poblaciones de estudiantes históricamente desfavorecidos”.

Fuente: https://www.excelsiorcalifornia.com/2020/07/22/demandan-al-departamento-de-educacion-por-desviar-fondos-de-familias-pobres/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.