Argentina: Chineo, la violación de niñas a la que llaman “costumbre”

Chineo, la violación de niñas a la que llaman “costumbre”

La práctica data de los tiempos de la colonia y continúa: consiste en violaciones en masa por parte de criollos con dinero a jóvenes originarias. Desde el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir reclaman políticas para abolirlo y juzgar los abusos como crímenes de odio.

umplió los 15 años cuando le quitaron la felicidad y la inocencia. Desde allí, ella siempre tuvo miedo”. El relato es de una mujer indígena de Rivadavia Banda Sur, Salta, que prefiere preservar su identidad. En esa misma localidad, en junio pasado, otra joven de 16 años fue violada en banda. La encontraron deambulando en estado de shock por las calles de una misión wichí.

Los perpetradores son varones criollos, con dinero o con poder político que someten en grupo a niñas y adolescentes de pueblos originarios como parte de sus privilegios de clase y de género. Recientemente se han registrado abusos sexuales contra jóvenes de las comunidades Wichí, Qom, Pilagá, y Moqoi, entre otras. Pero los abusadores nunca llegan a juicio.

“Esta lamentable y terrible aberración sexual está calificada por observadores del Estado, por funcionarios administradores de justicia, como un rito iniciático de la actividad sexual, como parte de una cultura”, detalló Moira Millán, referente del movimiento, en declaraciones a Télam.

Basta de chineo

En octubre de 2019, durante la ocupación pacífica del Ministerio del Interior por parte de las mujeres indígenas que denunciaban el “terricidio” llevado adelante por el Estado en territorios ancestrales, se consensuó la campaña Basta de chineo.

“El chineo existe desde hace siglos en nuestras comunidades. Nuestras niñas sufren violaciones por parte de criollos con cierto poder económico y social. Esto es posible por la impunidad que se disfraza de ‘costumbre cultural’, pero esto no es cultura, es un crimen racista y queremos que se termine esta práctica atroz”, expresan desde el Movimiento.

La campaña consta de distintas piezas gráficas que piden la abolición del chineo, el acompañamiento psicológico para sus víctimas, y que los abusos sean juzgados como crímenes de odio. También realizaron videos que recopilan relatos de mujeres, muchas hoy ancianas, donde cuentan abusos y “forzamientos” padecidos por sus hijas, sus nietas, y hasta por ellas mismas cuando eran niñas.

Uno de ellos dice: “Volvía de la escuela con mi prima agarrada de la mano. Estaba cerca de mi casa, no faltaba mucho para llegar. Ella alcanzó a correr pero yo no. Me subieron a un auto. Eran hombres blancos y me violaron. Hoy no quiero que eso le suceda a ninguna de mis hijas, por eso digo: basta de chineo”.

Pese a los avances en políticas de género conseguidos por el movimiento feminista, el chineo rara vez toma estado público y su erradicación aún no forma parte de las principales reivindicaciones.

Fuente de la Información: https://canalabierto.com.ar/2020/09/10/chineo-la-violacion-de-ninas-a-la-que-llaman-costumbre/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.