Entrevista a Reyna Somarriba: «Lo que hacemos es presentar nuevas perspectivas de vida, crear motivación»

Entrevistas/Noviembre 2020/Autora: Sandra Vicente/eldiariodelaeducacion

  • Reyna Somarriba es directora y profesora de música en la iniciativa Música en los barrios, un proyecto que lleva 27 años trabajando en los alrededores de Managua, la capital de Nicaragua, llevando la música a barrios complicados, a las niñas y los niños con más dificultades sociales y económicas. Esta pandemia ha supuesto un importante impacto para el proyecto por la imposibilidad de verse y, además, por una brecha digital que ha supuesto que muchos niños no hayan podido continuar con el programa.

La música ha formado parte muy intensa de la vida de Reyna Somarriba desde muy pequeña. Tanto que esta nicaraguense ha terminado convirtiéndose en la directora de Música en los barrios. Una escuela de música que ofrece formación gratuita a niños y niñas de barrios desfavorecidos.

Hablábamos de las dificultades de esta situación y de tener que comunicarnos con pantallas. Y en vuestro caso, de formar a través de pantallas. La música es una de las disciplinas que más puede verse afectada por esta situación. ¿Cómo estáis llevando?

Aquí en Nicaragua estamos pausados desde marzo, desde que apareció el primer caso. Música en los barrios forma parte de la Fundación Casa de los Tres Mundos. Y Casa de los ters mundos está situado en unlugar muy turístico, a donde llega mucha gente de afuera. Para los profesores y para todos ha sido una responsabilidad muy grande.
Desde el primer momento pensamos que la prioridad es la salud también y a pesar que el gobierno no ha tomado medidas estrictas en cuanto a cuarentena hasta meses muy después, la verdad es que la afectación directa entre las familias, la mía inclusive, y mis amigos, ha sido muy grande. Y sobrellevarlo sin tecnología; los profesores han tenido que aprender. Muchos de ellos, que ya son un poco más mayores, aprender a utilizar la tecno. Los problemas de red de los niños. Muchas veces no están por temporadas porque no pueden conectarse, no pueden descargar un video porque hay que meterle plata al celular para poder descargar; a veces los videos no son de buena calidad porque el dispositivo que tienen no es muy nuevo. Pero ha sido una batalla, un año muy difícil para todos. Intentando ver qué pasará el 20-21. el próximo año.

Estamos convencidos de que la música es alimento del alma. Y eso nos ayuda a darle un momento de alegría a estos niños

Reyna, vamos a poner en contexto a la gente que nos ve. Música en los barrios actúa con niños y niñas de pocos recursos, en barrios desfavorecidos. Primero, hablar de a qué infancias llegáis y por qué es importante la música.

Cuando me preguntas qué importante es la música me recuerdas a las palabras de nuestra fundadora. Ella decía que donde se desarrollan programas de esta clase, hay menos deserción escolar, menos abuso de alcohol y menos embarazos no deseados de adolescentes. Pero, la principal razón de existencia del programa es la fuerte demanda por parte de los niños. Esas palabras siempre me llegan mucho porque es cierto; es importante, nosotros luchamos con una educación musical a personas que necesitan pan, comer, que necesitan trabajar y que son de los problemas más fuertes que tratamos. Pero estamos convencidos de que la música es alimento del alma. Y eso nos ayuda a darle un momento de alegría a estos niños. Y la pandemia lo que ha hecho ha sido quitarnos ese momento de alegría, de encontrarnos, de unirnos. Para mí eso ha sido lo más importante: crear mejores seres humanos. Que es lo que queremos realmente.

No solo creáis música sino todo lo que la acompaña: la comunidad, los valores asociados a la música. Tenéis una formación en viento durante un año y si véis que el joven se interesa, seguís ¿no?

Sí, somos una escuela que le llamamos escuela ambulante porque los profesores se mueven al lugar. Tenemos un programa de flauta dulce donde los niños empiezan. No hay audición y entran todos los que quieran. Vamos a lugares de difícil acceso, inclusive, rurales, o zonas de la capital que son más rurales. Tenemos de eso en ciertos lugares.
Lo que hacemos es que, si hay niños, enseñamos. Estar involucrados en la música nos ayuda mucho en nuestras capacidades motrices, inclusive. Cantamos, jugamos con ellos, tocamos. Aprenden la disciplina inmersa. Es algo que como latinoamericanos, muchas veces, nos destacamos como impuntuales, por ejemplo. Y eso eso es una cosa con la que luchamos, por ejemplo, porque les enseñamos que esas son cualidades que nos ayudan a cambiar nuestra vida. De que los niños tengan una nueva perspectiva de vida, y realmente, son de las cosas que están adentro.
Algo importante que trabajamos es colaborar, trabajar en conjunto. Y lo vemos en nuestros trabajos posteriores. Si trabajamos en un banco, tenemos que trabajar en equipo, colaborar, ser puntuales. Todas estas cosas son detalles importantes que pueden desarrollar desde chiquitos con la música.

El proyecto cumple este año 27 años. Son varias generaciones de niños y niñas que han pasado por ahí y me imagino que habéis visto un retorno interesante. Alguno hasta se habrá vuelto profesor del proyecto… ¿Cómo ha sido ese retorno?

Es lindo ver el proceso. He tenido la oportunidad de ver ese proceso porque empecé de niña dentro, como profe. Ahora tenemos a los hijos de quienes una vez fueron niñs y es interesante porque el vín + Añadir nueva etapa culo siempre está. Somos una escuela que formamos y ayudamos a que ellos, si quieren ser músicos los guiamos todo lo que podemos, en nuestras posibilidades. Aunque nuestra prioridad es que sean mejores seres humanos. El querer regresar, que matriculen a sus hijos con nosotros, es importante. Hemos creado un sistema multiplicador donde el 90 % de profesores de flauta dulce nacieron en su propio barrio y esta idea de profesoritos que en su tiempo se creó, era que los mismos muchachos enseñaran en sus propios barrios. Lo que ellos aprendieran, que lo multiplicaran. Y eso para mí es súper lindo ver cómo se enamoran, se apropian de la idea y son los más involucrados que tenemos.

Esta parte de los multiplicadores, de que los muchachos vienen… otra cosa importante es que creamos niños sanos, muchachos sanos, con pensamiento crítico, con deseo de superación. Hay muchachos que han salido de las universidades. Y recuerdo que su barrio era terrible.

Te cuento una historia muy graciosa. Cuando yo empecé a dar clases iba al barrio y pensaba, en mi inocencia, “llueve todos los días acá”. No era lluvia, eran las aguas hervidas. Como no tenían servicio sanitario completo, las aguas hervidas las tiraban a la calle. Y de esos lugares, cómo han crecido, han logrado becas hacia fuera… ese pensamiento de crecimiento, de no quedarnos en que no tenemos recursos y no podemos hacer nada. Eso para mí es lindo verlo. Ver cómo nos siguen actualmente. Para mí es una de las cosas maravillosas de estar acá y creo que lo que me tiene aún adentro del programa.

Siento que lo que hacemos es presentar nuevas perspectivas de vida, nuevas ideas y a luchar por lo que uno quiere

La música y la educación no formal en general cumplen ese rol de enganchar a niño y niñas de una manera distinta a como lo haría el colegio, con sus materias y demás. No sé cómo es la educación en esos barrios que comentas, o, como comentabas antes, la deserción es alta…

La educación pública siento, en lo personal, que ha decaído bastante. La educación musical no está inmersa en el mundo académico. Hay una clase que se ha involucrado últimamente, en los últimos años, un plan en el que se da arte, danza, música… pero enseñan en esa clase, pero no es un profesional, alguien con esas habilidades. Eso se pierde mucho, porque el arte es súper necesario, necesitamos desarrollarnos. Es difícil mantener esa continuidad escolar por muchas razones. Siento que lo que hacemos es presentar nuevas perspectivas de vida, nuevas ideas y a luchar por lo que uno quiere, para no aferrarnos a que no tenemos o no podemos, sino crearles nuevos pensamientos, motivación, principalmente.

¿Cómo llegan esos niños que están desmotivados o que no los verías con una flauta dulce?

Principalmente, la forma en que nos llegan es el boca a boca. Alguien vio a alguien o conoció o “yo escuché tocando la flauta a mi vecino o a mi amiguito”. O un papá recomienda a otros. Así. Es un convencimiento porque muchas veces los niños sí quieren estudiar pero no tienen el apoyo de los padres. Nosotros luchamos, muchas veces, con personas que no les interesan, con padres que no apoyan, luchamos con niños que tienen que trabajar y también que cuidar al resto de sus hermanos. Hay una necesidad que no es música, interna, en las casas, ¿verdad? Y lo que hacemos es que se enamoran por ver, por escucharnos, o porque tenemos líderes en la comunidad y que son responsables de barrios y se encargan de comunicar o difundir en sus propios locales. Nosotros vivimos en otros lugares o barrios y no conocemos a la gente y estos líderes que nos colaboran de gratis, son para mí los principales agentes de difusión: son los que conocen a la comunidad, los que conocen a sus vecinos. Así nos damos a conocer, o en algún concierto que a veces logramos hacer. Así nos conocen y se convencen. Muchas veces hay personas que están, salen, vuelven… pero la idea es que el momento que tengan sea algo que recuerden toda su vida.

Me imagino que el vínculo también es algo importante, sobre todo en eso que comentas que habéis notado, esa reducción de consumo y abuso de drogas o embarazos adolescentes o de abandono escolar. Eso es música pero también es el vínculo y casi la terapia que hacen con niños y niñas.

Siempre hemos pensado que somos psicólogos. No estudiamos psicología, pero necesitamos a veces serlo, entender. A veces nos han llegado estudiantes que están en la escuela… Como te comentaba al inicio, nosotros estamos en los barrios, pero si alguien luego quiere continuar, viene a la escuela central. Allí, me recuerdo que había un niño que solamente lloraba. Uno se siente impotente. Está el grupo, él llorando… pero verlos crecer y que su carácter cambia y es otra persona. Eso es súper lindo. Es difícil describir la sensación que uno, como profe, tiene. Pero tenemos que ser psicológocos con ellos, acercarnos, ser profes amigos y eso es súper difícil mantener esa relación con ellos y a veces, sentir impotencia de no poder ayudarles a veces en sus problemas.

Y esto será incluso más difícil en una época como esta en la que no se pueden ver, no se pueden tocar. LA música es una de las disciplinas que más sufre de la no presencialidad. Se corre el riesgo, imagino, de perder a niñas y niños por el camino. ¿Cómo lo están afrontando todo esto?

Eso ha sido lo más difícil. Casualmente el sábado pasado, tuvimos una reunión con los profesores de flauta que somos los que viajamos a los barrios. Nosotros realmente no hemos tenido contacto con ellos directo. Los que están en los barrios es más difícil el acceso al internet a que tengan un dispositivo. Lo que hemos creado, en nuestra página de Facebook y de YouTube, hemos realizado tutoriales. Hemos ido grabando, haciendo todas unas clases virtuales para ver si alguno tiene la posibilidad de entrar y verlo. Pero eso es lo que más nos ha dolido, que no hemos podido llegar a los muchachos y estamos pensando de qué manera, de forma responsable, podemos empezar a hacer este trabajo ya el otro año; a ver cómo se mueve todo esto. Pero realmente, es difícil porque la atención directa a estos niños ha sido casi del 10 % realmente.

Me siento impotente de ver cómo llegamos de una forma responsable

Se ha hablado mucho de brecha digital pero en estos casos, no es solo la música, también la atención a la educación formal, los recursos de la administración. Niños y barrios que se encuentran, quizás, un poco abandonados.

Sí. vamos a empezar casualmente desde cero. No sé quiénes van a empezar, no sabemos quiénes están afectados, sabemos de familiares, no conocemos de fallecidos de nuestros estudiantes. Estamos, creemos, sanos todos. Pero nuestras familias se han visto bastante afectadas. Y siento que a ellos les debemos algo. Me siento impotente de ver cómo llegamos de una forma responsable. En eso estamos ahorita. Pero los más afectados han sido ellos porque los que vienen a estudiar otro instrumento, de alguna manera, ahí están, entre que sí, que no, a veces una temporada… tengo muchos estudiantes que están en pausa y no los vamos a sacar de la escuela; no tienen la posibilidad de conectarse. Entonces, hemos ido allí viendo plataformas, de qué manera, mandamos un video para cuando puedan descargarlo, hasta se van a un parque a descargar o enviar un video. Esa ha sido la lucha interna.

Y lo que más nos pesa de esta pandemia porque encontrarnos, hacer conciertos, esa emoción de tener el público, de estudiar para presentarnos. Todo eso ha sido difícil. Y más los chiquitos y los papás o los abuelitos que son los que vienen y los traen. Y no saben cómo entrar o no les funciona el link, o abrir el correo. Es super abrumador saber todos los problemas que hay en cuanto a la tecnología y ver cómo nos adaptamos, porque tenemos que continuar.

Tendréis y tenéis un montón de propuestas sobre cómo mejorar pero para eso, lamentablemente, como para todo hacen falta recursos y voluntad. La voluntad por vuestra parte no falta. La última pregunta, imagino que recibís con esperanza el futuro en el que os podáis encontrar, e imagino que con ganas. No sé si tenéis algo especial para el reencuentro.

Esperamos hacer el reencuentro el próximo año. Pero es difícil. No me lo imagino porque cuando llegamos a un barrio los niños te gritan profe y te abrazan. Los abrazas. Somos de abrazar, de contacto, entonces creo que va a ser una transición difícil, pero el hecho de empezar a llegar a ellos, aunque sea con distancia, nos va a motivar a todos, salir de donde estamos, de que los niños puedan hacer su música, que puedan hacer música en su casa y de vernos. Estamos con mucha expectativa para el otro año empezar de una manera diferente, reinventada, a ver de qué manera podemos hacerlo. Y empezando desde cero. Casualmente estamos pensando abrir a personas interesadas que quieran abrir en sus barrios o a ver qué hay; no sabemos lo que nos espera. Es un mundo desconocido.

Fuente e imagen tomadas de: https://eldiariodelaeducacion.com/2020/11/24/reyna-somarriba-lo-que-hacemos-es-presentar-nuevas-perspectivas-de-vida-crear-motivacion/

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.