«Escuelas en la acera» para niños migrantes centroamericanos

En las escuelas improvisadas en las calles se les enseña a chicos centroamericanos que vivían en un campamento para personas que quieren asilarse en EEUU.

Todo empezó de una forma muy sencilla, con escuelas improvisadas en las calles, en las que se enseñaba a leer, escribir, matemáticas y arte a chicos centroamericanos que vivían en un campamento para personas que buscan asilarse en Estados Unidos, varadas en la frontera, en territorio mexicano.

Igual que tantas otras escuelas, esta “escuelita de la acera” tuvo que apelar a la internet al surgir la pandemia del coronavirus. En lugar de sufrir con el cambio, la escuela creció y contrató a una veintena de maestros —todas personas que buscan asilo— para dar clases vía Zoom a los niños centroamericanos del campamento y también a los de varios albergues y departamentos para migrantes de otras partes de México.

Un millón de niños y adolescentes abandonaron las aulas este año en Honduras por la suspensión de las clases y el confinamiento aplicados para tratar de contener la pandemia de covid-19

Maestros y estudiantes recibieron más de 200 tabletas de Amazon que les entregó The Sidewalk School for Children Asylum Seekers. La organización fue fundada por Felicia Rangel-Samponaro, quien vive del otro lado de la frontera, en Brownsville, Texas, y la cruza constantemente para llevar comida y libros a las personas que buscan asilo.

Rangel-Samponaro, de 44 años, dijo que para comprar las tabletas usó dinero propio y recaudó fondos, incluso a través de una campaña de GoFundMe.

Muchos llevan más de un año esperando, con sus vidas en un limbo. Y las esperas se agravaron cuando el gobierno estadounidense suspendió las audiencias del servicio de inmigración relacionadas con los pedidos de asilo debido a la pandemia.

Las clases dan a los chicos no solo la oportunidad de no retrasarse sino también les permite distraerse, evitando el aburrimiento de los días inacabables en el campamento.

Un viernes reciente por la mañana, Gabriela Fajardo dictó una clase vía Zoom sentada en un balde invertido en un pasillo de un pequeño edificio de departamentos copado por personas que buscan asilo, que han conseguido trabajos que les permiten irse del campamento de Matamoros y pagar un alquiler. Se habían conectado varios niños centroamericanos que están viviendo en Ciudad Juárez, unos 1.315 kilómetros (830 millas) al oeste de la frontera con Texas.

 

La maestra hondureña de las escuelas Gabriela Fajardo dicta una clase de matemáticas vía Zoom a niños centroamericanos hijos de migrantes que viven en campamentos, albergues y departamentos de Matamoros, México, el 20 de noviembre del 2020. Igual que sus alumnos, Fajardo pidió asilo en EEUU y está varada en México, esperando que las autoridades estadounidenses procesen su solicitud.

La maestra hondureña de las escuelas Gabriela Fajardo dicta una clase de matemáticas vía Zoom a niños centroamericanos hijos de migrantes que viven en campamentos, albergues y departamentos de Matamoros, México, el 20 de noviembre del 2020. Igual que sus alumnos, Fajardo pidió asilo en EEUU y está varada en México, esperando que las autoridades estadounidenses procesen su solicitud.

 

“Recuerden, ‘hello’ quiere decir ‘hola’”, le dice en español a un chico llamado Jeremy, pronunciando las palabras cuidadosamente, con su tableta apoyada en una mesa de madera. “‘Good morning’ es ‘buenos días’. Tendrán que hablar inglés allí (en Estados Unidos) porque si no, nadie los va a entender en español, solo su madre”.

“Por eso comparto con ustedes lo poco que sé”, expresó esta mujer hondureña de 26 años, que está varada en México, lo mismo que sus alumnos.

El muchacho le dio una respuesta entusiasta. “OK, entonces aprenderé inglés. Tengo que halar en inglés”, le dijo, aunque todavía hablando en español.

Fajardo soltó una gran sonrisa y siguió con la clase.

La hondureña es una maestra de escuela primaria que se fue de su pueblo con su hijo después de recibir amenazas porque su hermano es un policía. Ya lleva un año y cuatro meses en México, esperando que Estados Unidos procese su solicitud de asilo.

El poder enseñar, que es su pasión, le hace sentirse útil. Dijo que le molesta ver que los niños no pueden estudiar.

“Noto que hay chicos ya creciditos que no saben nada”, comentó. “Un chico necesita empezar a aprender a leer y matemáticas a los seis años”.

Fajado se fue de su país en busca de una vida mejor para ella y su hijo.

Pero mientras espera en esta ciudad fronteriza plagada de delincuencia, se siente agradecida de poder dar clases a tantos niños cuyo futuro es incierto.

“En la universidad me enseñaron que la razón por la que hay que recibir una educación es para poder educar a otros”, expresó. “Eso me alienta”.

Fuente: https://www.diariolasamericas.com/escuelas-la-acera-ninos-migrantes-centroamericanos-n4211596

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.