Colombbia: La radioafición, ondas del pasado que sobreviven para salvar vidas

La radioafición, ondas del pasado que sobreviven para salvar vidas

El médico Marco Alfonso Nieto García le contó a los lectores de LA CRÓNICA detalles de este antiguo sistema de comunicación que sigue vigente, pero con los cambios que llegaron con las nuevas tecnologías.Foto : Jhon Jolmes Cardona Núñez.

El médico Marco Alfonso Nieto García le contó a los lectores de LA CRÓNICA detalles de este antiguo sistema de comunicación que sigue vigente, pero con los cambios que llegaron con las nuevas tecnologías. De gran ayuda en emergencias.  

“-Muy buenos días, este es el kilómetro 6 radio. Estamos haciendo una prueba para mostrar cómo funcionamos en la radioafición y entonces quiero que me devuelva los indicativos con su nombre y en qué sitio está ubicado. Adelante.

-Mi nombre es Fabio y estoy en el norte de Bogotá”.

Lo anterior fue un ensayo de comunicación entre el médico Marco Alfonso Nieto García, que está en Armenia, y un interlocutor que contestó su llamado en la capital del país por medio de los mencionados equipos.

Antes de ser médico, Nieto García fue y sigue siendo un radioaficionado reconocido en el Quindío. Es más, fue una emergencia por una intoxicación masiva en Chiquinquirá, en la que él comunicaba, por medio de sus aparatos, a los dolientes de las víctimas y el desarrollo de la situación, lo que más adelante lo incentivó a estudiar medicina y posteriormente a ser docente en la Universidad del Quindío. Él siempre ha estado detrás de la radio y fue uno de los fundadores de la UFM Estéreo en ese centro de estudios. En esta ocasión compartió sus conocimientos sobre la radioafición.

¿Qué es la radioafición? 

Es un sistema experimental de radio que lo empezó el ingeniero italiano Guillermo Marconi, cuando moduló las ondas hertzianas e hizo transmisiones por telegrafía. Desde ahí arrancó el manejo de las ondas de radio en los barcos, que fueron los primeros que usaron ese sistema para comunicarse con otros navíos o con los controles en los puertos y eso fue lo que ayudó a que pudieran rescatar oportunamente a las víctimas del Titanic. A partir de ese momento se empezaron a crear equipos y llegaron personas que siguieron investigando y haciendo pruebas para mejorarlo.

Al comienzo lo de la radio fue una afición, luego llegaron las primeras estaciones en el mundo. Se trabajó con la telegrafía, por eso los radioaficinados decimos que estamos QAP o QRB, aunque ha desaparecido mucho eso. Más adelante le metieron la afonía, que incluía la voz y la música. Cuando Marconi transmitía era una especie de chispa la que iba funcionando y a veces uno oía cuando prendía un bombillo, pero esos equipos duraban muy poco, entonces crearon la válvula, que tuvo más duración y mejor calidad en la señal.

Un grupo de investigadores desarrolló el transistor, que ayudó a reducir el tamaño de los radios al punto que ahora son demasiado pequeños. De ahí salieron los circuitos integrados y todo lo que tenemos ahorita. Fue una evolución interesante, pero a punta de experimentación, nosotros los radioaficinados seguimos experimentando y a veces trabajamos en convenios con las universidades para hacerles satélites, pueden ser trabajos de grados de estudiantes que van haciendo algunas pruebas con lo que vamos desarrollando. Antes armábamos los radios, ahora estamos construyendo antenas y otros elementos para la conexión satelital.

¿Cuál es la importancia de la radioafición en los casos de emergencia y desastres? 

En esos casos se dañan las redes de telefonía, internet y energía eléctrica, pero la radio continúa porque estamos con estaciones que por medio de baterías nos permiten empezar a trabajar de inmediato.

Cuando sucedió el terremoto en el Eje Cafetero, estaba en mi casa y me di cuenta de lo que ocurrió, entonces me comuniqué por medio de un radio Yaesu con un radioaficionado de Bogotá y le informé lo que había ocurrido y le pedí que le contara a mi familia y a la de mi mujer que estábamos bien, también le conté que había un problema grave porque se veía el movimiento y mucho polvo en el centro de Armenia y en unas edificaciones cercanas. El hombre pasó la información y luego el ministerio de Comunicaciones tomó nuestra frecuencia para poder informarse. Nosotros por otras señales empezamos a apoyar a las entidades de socorro y también le enviamos información a las familias de distintos lugares del mundo que tenían necesidad de saber de sus parientes y no lo podían hacer por vía telefónica ni por internet.

¿Cómo se ha usado la radioafición para ayudar en la seguridad? 

Cuando hay algo fuera de lo normal, los radioaficionados pueden pasar informaciones, pero en especial apoyamos en emergencias y desastres. Cuando ocurrió lo de Armero se hizo un apoyo similar al que hicimos en Armenia con el terremoto. Generalmente los que hacen otro tipo de radioafición son los oncemetristas, quienes trabajan la banda ciudadana —el teléfono antiguo de las fincas antes de que existiera el celular— ellos informan más de presencia de personas desconocidas y de situaciones de orden público.

Vea también: Jorge Mario, el cirujano quindiano que opera gratis a niños con malformaciones

¿Cómo funcionan los equipos de los radioaficionados? 

En este momento tengo prendido mi radio y estoy pendiente de si llega alguna comunicación de los radioaficionados. Cualquiera está por ahí escuchando y si alguien llama por alguna emergencia, uno responde y lo apoya según lo que esté sucediendo. Se puede hacer la comunicación de una manera inmediata. En estos días hay muchos radioaficionado que han viajado de Bogotá, de Cali y de Medellín y cuentan que tuvieron algún problema con el carro, que se vararon en alguna parte o preguntan cómo están las vías, entonces yo les estoy avisando porque en la casa tengo mi estación de radio y desde ahí me comunico y apoyo a los amigos, a los conocidos, hago reuniones, experimentos y talleres. Hay mucha academia y matemática en los cálculos de las antenas, de los equipos, de resistencias, se aprende mucho electrónica practicando la radioafición. La transmisión se hace por las ondas hertzianas, que van por el espacio, Marconi las moduló e hizo que se pudieran manejar y enviar señales entendibles entre las personas. Esas ondas van a los satélites y a las naves espaciales. Uno se puede comunicar con personas en cualquier lugar del mundo sin cable, apenas con 20 o 50 vatios. Puedo llevar mis equipos en un morral y en el momento en el que haya una emergencia los pongo en el carro y me voy al sitio donde me asignen y busco por ahí un árbol, luego saco la antena, la conecto al radio y luego a la batería del vehículo y desde ahí empiezo a comunicarme.

Fuente de la Información: https://www.cronicadelquindio.com/noticias/al-descubierto/la-radioaficion-ondas-del-pasado-que-sobreviven-para-salvar-vidas

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.