El proceso de admisión a la universidad en tiempos de COVID-19

Por:

Algunos países cancelaron sus exámenes de admisión, otros, los han dejado como opcionales, dejando a millones de estudiantes con la incertidumbre sobre su proceso de admisión.

A más de un año desde que comenzaron a registrarse los primeros casos del coronavirus fuera de China y sin una fecha prevista para el fin de las cuarentenas, restricciones y un regreso a la “nueva normalidad”, las universidades alrededor del mundo se enfrentan no solo con las dificultades que implica la continuidad académica durante estas circunstancias extraordinarias sino también al problema de cómo realizar el proceso de admisión a la universidad en tiempos de pandemia.

Desde el 2007, todos los colegios comunitarios y las universidades de Estados Unidos requieren el resultado de la Prueba de Aptitud Académica (SAT por sus siglas en inglés) o la Prueba Universitaria Americana (ACT por sus siglas en inglés) como parte de una solicitud de admisión. Debido a la pandemia, los encargados de estas pruebas han tenido que cancelar sesiones de preparación para las pruebas y cambiar exámenes a fechas posteriores. Como resultado, en muchas universidades se ha eliminado el SAT como requisito para ingresar a estas instituciones.

Incluso antes de la pandemia, cerca de mil instituciones ya habían eliminado el SAT como requisito de ingreso a la universidad, dejándolo en algunos casos como opcional, no como requisito, con el propósito de atraer un alumnado más diverso. Según Robert Schaeffer, director ejecutivo interino de la organización FairTest, el número de universidades que se ha unido a esta tendencia ya supera las 1,686 instituciones. Dentro de estas universidades se encuentran la Universidad de Cornell  y Harvard que suspendieron el requisito de presentar los resultados del SAT o ACT como parte de la solicitud de admisión.

¿Qué significa que la prueba sea opcional para los postulantes?

El SAT mide las habilidades de lectura, escritura, aritmética y escritura necesarias para el éxito académico en la universidad, por lo que, al no tener los resultados, obliga a las universidades a cambiar el énfasis y el criterio que más peso tendrá una solicitud universitaria, en muchos casos, este peso se transfiere a las calificaciones obtenidas a lo largo de la preparatoria.

Aunado a eso, las instituciones se ven obligadas a considerar factores tanto cualitativos como cuantitativos. Entre los factores que se analizan en el proceso de admisión se encuentran: el promedio de calificaciones en su último año de bachillerato, también se toma en consideración el plan de estudios del bachillerato, cartas de recomendación, actividades extracurriculares, entrevistas de admisión, entre otros. Si bien las universidades ya consideraban estos elementos, nunca habían importando tanto como ahora, especialmente si el estudiante no presenta el SAT o ACT.

Por otro lado, la decisión de considerar las pruebas estandarizadas de admisión a la universidad como opcionales ha generado críticas y escepticismo. El argumento es que al hacer este requisito como “opcional”, los estudiantes de minorías y bajos recursos que normalmente no pueden cubrir los gastos que implica tomar este tipo de pruebas o de contratar clases particulares de preparación, quedan en desventaja sobre aquellos quienes sí los presentan e incluyen en su proceso de admisión. Es por eso que más de 500 universidades firmaron una declaración ante la Asociación Nacional de Consejería de Admisión Universitaria (NACAC por sus siglas en inglés) asegurando que harían un proceso justo de admisión sin beneficiar a los que presenten resultados del SAT.

El ‘Suneung’, el examen de ingreso a la universidad en Corea del Sur

Corea del Sur es otro país cuyas universidades deciden a quién admitir según una prueba estandarizada nacional. Esta prueba se llama Suneung, o la prueba de aptitud escolar universitaria que mide seis áreas: coreano, matemáticas, inglés, historia, estudios sociales y un segundo idioma extranjero. Aunque parece similar al SAT de Estados Unidos, este examen suele tener una duración de nueve horas y se ha vuelto aún más pesado debido a la pandemia. Los alumnos se preparan desde preescolar para esta prueba y se dice que es el primer y último paso hacia una vida exitosa.

Aunque el país enfrentaba su tercera ola de contagios, casi medio millón de estudiantes surcoreanos acudieron a presentar la extenuante prueba el pasado mes de diciembre pero, ¿cómo puede asegurar el gobierno que esto no se convertirá en un evento de propagación del coronavirus? Previo al día del examen se desinfectaron más de 31 mil aulas. El día de la prueba se le tomó la temperatura a cada aspirante antes de ingresar, se colocaron divisores de plástico a cada escritorio y el uso de cubrebocas se hizo obligatorio durante las nueve horas del examen.

Además, el gobierno administró clínicas de salud que evaluaron a los alumnos una noche antes para detectar cualquier persona infectada a última hora y mandarlos a salas separadas para que, aún con síntomas como fiebre o dolor de garganta, presentaran la prueba. El Suneung es tan importante que incluso se habilitaron cuartos de hospitales para que aquellos alumnos enfermos pudieran tomar el examen.

El día de la prueba es un día de suma importancia, tanto que la población pone su vida en pausa para apoyar a los postulantes. Todas las empresas, incluyendo bancos y oficinas gubernamentales, abren más tarde para reducir el tráfico para que los aspirantes lleguen a tiempo. Incluso los aviones no vuelan y las armas militares son silenciadas durante media hora para evitar que se distraigan en sus pruebas auditivas, como las de inglés.

Proceso de admisión en universidades europeas

Adaptarse a la nueva normalidad no ha sido fácil para ningún país, el caso de los países europeos no es la excepción. En Inglaterra, ante el gran número de contagios que se registraban en este país, en marzo del año pasado las autoridades educativas decidieron utilizar un algoritmo para evaluar a los aspirantes. La Oficina de Regulación de Calificaciones y Exámenes en Inglaterra (Ofqual por sus siglas en inglés), trató de utilizar Inteligencia Artificial para evaluar las pruebas para evitar que se inflaran, esto generó una controversia nacional ya que los alumnos recibieron un promedio 39 % más bajo, evitando que muchos entraran a la universidad.

Sin embargo, la historia ha sido muy diferente para muchos otros países de Europa. En Austria y Hungría, debido a la baja tasa de infección, los exámenes de admisión a la universidad continuaron de manera habitual, con la única diferencia de hacer la prueba oral opcional en Austria y cancelarla en Hungría, además que este último no permitió que más de diez estudiantes estuvieran en la misma aula y se les exigió estar a 1.5 metros de distancia. En ambos países, el resultado de este examen de admisión es considerado junto con las calificaciones obtenidas durante el último año escolar para decidir si el aspirante es aceptado o no.

En Alemania también siguieron adelante con los exámenes de manera habitual en mayo del año pasado. Presentaron las pruebas en lugares más amplios como gimnasios en lugar de utilizar aulas comunes, con el objetivo de asegurar la distancia de seguridad adecuada.

En Francia, los exámenes de fin de preparatoria fueron cancelados por primera vez en la historia de este país. En su lugar, esta prueba fue reemplazada por la calificación promedio de cada materia. Aunado a esto, los jurados locales evaluaron el rendimiento, los registros de exámenes anteriores, la asistencia y el promedio nacional. Estos cambios extraordinarios resultaron en una tasa de aprobación más alta que años anteriores, lo que obligó a universidades a crear 10 mil lugares adicionales en las carreras más populares.

En España, los estudiantes presentan la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), también conocida como la selectividad. Este examen prueba el conocimiento de preparatoria así como el pensamiento crítico, reflexión y madurez por medio de preguntas abiertas, semiabiertas y de opción múltiple. Al igual que muchos otros lugares de Europa, los jóvenes realizaron la prueba de manera presencial en junio del año pasado. A pesar de la pandemia, hubo 6 mil estudiantes más que el año pasado en Madrid y el 92 % aprobó este examen.

El caso de las universidades mexicanas

A diferencia de otros países, en México el proceso de admisión no depende de un examen estandarizado nacional, sino que cada universidad establece sus requisitos de admisión y la prueba que deberán tomar los estudiantes.

En el caso del Tecnológico de Monterrey, por ejemplo, desde mediados del año pasado su examen de admisión pasó a ser en línea. Lo mismo ocurrió para la admisión a las licenciaturas en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Sin embargo, otras instituciones insisten en llevar a cabo las pruebas de manera presencial a pesar de las complicaciones que pueden surgir al realizar estas pruebas presencialmente en plena pandemia.

La Universidad de Guadalajara (UDG), por ejemplo, tuvo que cancelar la prueba de admisión que tenía programada para el 6 de febrero ante el aumento de contagios y hospitalizaciones en las últimas semanas. Esta decisión también la tomó la Universidad Autónoma de Aguascalientes desde julio del año pasado. En el caso de la Universidad Autónoma de México (UNAM), los aspirantes deben de presentar la prueba de manera presencial pero debido al aumento de contagios en el país, se ha aplazado la fecha.

A casi un año de la interrupción de clases presenciales debido a la pandemia de COVID-19 , los países y sus instituciones de educación superior siguen luchando por adaptarse lo mejor que pueden ante los retos que presenta el coronavirus. Millones de estudiantes se han preparado durante toda su vida para presentar ese examen de ingreso a la universidad y si la preparación para este ya era exhaustiva, con la llegada de la pandemia el miedo y la incertidumbre se han disparado. ¿Será momento de repensar las pruebas estandarizadas y el proceso de admisión a la universidad alrededor del mundo? Y de ser así, ¿cuáles deberían ser los requisitos o lo que se debería de tomar en cuenta? Déjanos tu opinión en los comentario

Fuente e Imagen: https://observatorio.tec.mx/edu-news/admision-universidad-covid

Comparte este contenido:
Paulette Delgado

Paulette Delgado

Periodista del Observatorio del Tecnológico de Monterrey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.