Del cuerpo dominado de mujeres y las becas universitarias en Uthukela-Sudáfrica

Alcalde de Uthukela en Sudáfrica otorga becas universitarias como premios a mujeres vírgenes

Un distrito escolar en Sudáfrica ha ofrecido becas para estudios universitarios a mujeres jóvenes que sean y puedan permanecer vírgenes a lo largo de sus estudios, con el objetivo de animar a otras a ser puras, a alejarse de la actividad sexual, y en consonancia a centrarse en la escuela.

La beca que ha sido otorgada recientemente a principios de este año a 16 mujeres jóvenes del distrito Uthukela en el este de la provincia de KwaZulu-Natal, como parte de un programa llamado Bursary Premios de Maiden, se ha creado bajo la premisa que las mujeres jóvenes son más vulnerables a la explotación, el embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual, teniendo como referencia al respecto los datos recogidos del Departamento de educación básica de Sudáfrica en el que se registró cerca de 20.000 embarazos entre las niñas y las jóvenes en las escuelas en 2014, con 223 niñas embarazadas todavía en la escuela primaria, mientras que una encuesta de hogares realizada por Estadísticas de Sudáfrica encontró que 5.6 por ciento de las mujeres sudafricanas de 14 a 19 años estaban embarazadas en 2013.

Las mujeres jóvenes participantes voluntarias de este programa de becas, permanecieron vírgenes y acordaron regularmente realizarse pruebas de virginidad para mantener su financiación. Al respecto el alcalde de Uthukela Dudu Mazibuko felicitó en una entrevista radial a las jóvenes ganadoras por mantenerse vírgenes y las instó a permanecer en ese estado durante los próximos tres años hasta que obtengan su título universitario.

Ante esta particular iniciativa el presidente de la Comisión para la Igualdad de Género Mfanozelwe Shozi consideró que las intenciones del alcalde podrían ser valoradas como buenas, sin embargo no está de acuerdo con otorgar becas considerando la virginidad de las jóvenes, dado que detrás del proyecto, hay un problema en torno a la discriminación por motivos de embarazo, las jóvenes con vida sexual activa e inclusive contra los estudiantes hombres. Al respecto señala el profesor Ann Skelton del Centro de Derecho del niño: “Obviamente, la discriminación en este programas puede considerarse una forma de discriminación positiva, sin embargo al analizar todas las otras personas que quedan fuera de la población de mujeres que permanecen vírgenes, entonces puede decirse que se está en el territorio de la discriminación injusta”.

Por su parte algunos activistas como Gente Opposing Women Abuse (Powa) han pedido la prohibición de las pruebas de virginidad en Sudáfrica, describiéndolas como sexista, invasiva, e inconstitucional: “Si alguien quiere mantener su virginidad, es su derecho de hacerlo a título personal. Es un asunto privado que no se supone debe hacerse público y tampoco es bueno que las instituciones utilicen la condición de virginidad para que las niñas reciban becas”.

Otros activistas argumentaron que la beca por ser virgen no solamente socava las libertades civiles, sino que también es contraproducente a la amplia lucha que se lleva a cabo en el país en contra del VIH / SIDA en un siendo Sudafrica el hogar de 6,4 millones de personas VIH positivas. Al respecto Jennifer Thorpe dijo que el programa de becas infiere que las mujeres desalentadas a la práctica del sexo reducirían la propagación del VIH, una estrategia que silencia la conversación en torno al sexo seguro, el consentimiento, la medicación y el tratamiento del VIH. “Lo que se necesita es el diálogo, la información y la provisión de anticonceptivos gratis. Esto sería una línea política más estratégica que el municipio debe llevar a cabo”.

En respuesta, el Alcalde Dudu Mazibuko manifiestó que no considera que el programa presione de alguna manera a las jóvenes, porque las becas son solicitadas por niñas que ya han tomado la decisión de mantener su virginidad. “Las becas son para las chicas jóvenes que aún están vírgenes”, dijo un portavoz de la municipalidad, Jabulani Mkhonza. “Es una nueva categoría que el alcalde ha introducido este año”, dijo, y agregó que las beneficiarias de la subvención serían sometidas a pruebas de virginidad regulares.

Nota de la Editora: Son muchas y muchos los autores que al referirse al origen del patriarcado hacen referencia a la concepción de propiedad y dominación de territorios, siendo uno de ellos el cuerpo de la mujer. A partir de esta concepción son diversas las estructuras socioculturales, políticas y científicas identificadas como formas en que la dominación colonial y patriarcal se juntan para expropiarle a la mujer su autonomía corporal, criminalizar su cuerpo y prohibirle la capacidad de decidir sobre el mismo. Posicionar a la “Virginidad” como el estatus que permite contar con apoyo económico para cursar estudios universitarios en un país en el que la mayoría no pueden
pagar sus costos, no deja de encubrir un trasfondo patriarcal que legitima una institución y con ello continua y naturaliza la subordinación de la mujer, en tanto se pretende controlar su sexualidad y su capacidad de reproducción. En ese sentido me uno a las palabras de Sisonke Msimang, consultor de desarrollo y promoción de políticas para el proyecto de justicia de género Sonke, en Johannesburgo, quien describió el programa como un programa de “bajo nivel, de tontería patriarcal y misoginia inconstitucional.

Sudafrica, Enero 2016. Fuente: Associated Press

Fuentes:

www.refinery29.com/2016/01/101803/south-africa-education-grant-virgins

www.theguardian.com/world/2016/jan/22/south-african-district-offers-student-grants-to-girls-who-remain-virgins

Editora: Marianicer Figueroa

Imagen de uso publico tomada de :
www.public-domain-image.com/free-images/people/children-kids/the-education-of-these-students-has-been-improved-thanks-to-new-textbooks-725×544.jpg

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *