Nepal: Educación Inclusiva

En Nepal, las personas con discapacidad auditiva sufren una fuerte discriminación social. Ser sordos y pertenecer a una familia pobre separa a muchos niños de la educación. Trabajamos para que ninguno sea excluido del sistema educativo.

Escuchar mirando.

A diferencia de sus otras hermanas, a Mangali siempre le tocaba ir al bosque con el ganado y encargarse de las tareas del hogar. A menudo lloraba y pensaba en su mala suerte. Ellas iban a la escuela junto al resto de niñas de la comunidad, pero Mangali solo logró superar hasta cuarto grado. Y a duras penas. Cuando la situación económica de su familia empeoró, fue la primera en tener que quedarse en casa. Principalmente, por ser sorda, pero también por la precariedad familiar y ka imposibilidad de afrontar su gasto, y por la falta de una escuela habilitada para niños con discapacidades en su distrito, Kailali.

La historia se repite en otras zonas de Nepal: la infancia con problemas auditivos es excluida de la educación básica por el simple hecho de serlo. Sólo en los 24 distritos que integran las regiones central y occidental, más de 3.000 niños y niñas tienen dificultades auditivas severas. Y ninguna solución. Son considerados una carga por sus propios padres y por el conjunto de la comunidad; mientras el estado no les presta demasiada atención y viola derechos tan fundamentales como el de su educación o desarrollo personal. Las escuelas no cuentan con las instalaciones necesarias, el profesorado no está debidamente cualificado y vencer el estigma social parece un imposible: “Mis padres maldicen porque piensan que yo he nacido con problemas auditivos por castigo divino y que han pecado en su vida anterior”, ilustra Mangali Chapi. Un sentimiento de culpa que comparte Gita Chaudhary, madre de dos niños sordos, Rabina y Ratan, que viven en otro distrito, Banke.

Se piensa que los niños con problemas auditivos no pueden desarrollar su personalidad ni capacidades académicas.

Se les niega todo progreso educativo y personal, debido a una discriminación común y normalizada. Se piensa que los niños y niñas con problemas auditivos no pueden desarrollar su personalidad ni capacidades académicas; por lo que cualquier discapacidad en la audición o en el habla anula directamente el resto de sus facultades. No solo son considerados inferiores, ellos mismos terminan entendiéndose como tal debido a la presión social. Son condenados además a no poder expresar sus sentimientos o frustración, pues desconocen el lenguaje de signos, lo que repercute
además en su integridad emocional y son más propensos a padecer trastornos como la hiperactividad, el aislamiento o la agresividad.

“Me sentía herida cuando veía a las otras chicas ir a la escuela. Soñaba con tener una educación para ayudar a mis padres”, recuerda una Mangali que actualmente cursa sexto grado. “A través de un programa de RHERI –nuestro socio local en Nepal junto a ActionAid – para promover la educación inclusiva de niños con problemas auditivos, recibí un curso de formación en lenguaje de signos de 10 meses de duración y mis padres fueron formados durante 45 días”. Junto a ella, otros 500 niños con problemas auditivos han sido escolarizados en su región y cuentan con un entorno educativo adecuado, gracias a la formación en lenguaje de signos del profesorado, la adaptación de las escuelas comunitarias y la promoción pública de una educación inclusiva que acabe con el estigma social. “Ahora puedo expresar las cosas que siento y comunicarme con mis padres, maestros de escuela y con mis amigos. Mis padres quieren que siga con mi educación”, un cambio de vida que, además de Mangali, han experimentado también Rabino y Ratán, los dos hijos pequeños de Gita: “Ambos recibieron un libro de texto especializado y una mochila. Han superado el segundo grado con sobresaliente”.

Las campañas de presión y sensibilización siguen siendo fundamentales para garantizar que los niños y niñas nepalíes con problemas auditivos sean independientes y tengan una vida digna dentro de su comunidad. Además de
crear un ambiente propicio para su educación e incrementar sus habilidades comunicativas, otra parte de nuestro apoyo consiste en promover políticas públicas que defiendan sus derechos y garantizar que otros niños como Mangali, Rabina y Ratan, puedan escuchar y aprender mirando.

Fuentes de la Noticia: http://revista.ayudaenaccion.org/articulos-asia/escuchar-mirando

Fuente e la Foto: c1.staticflickr.com/7/6072/6099682765_2ecf4976b0.jpg

Editor:

Javier Ernesto Chávez Torrealba. Centro Internacional Miranda (Venezuela). Licenciado en Educación. Docente Universitario. Investigador del CIM. Coordinador del Centro Nacional de Investigaciones Educativas por el estado Portuguesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *