Entrevista: El profesor que te ayuda a aprobar selectividad desde YouTube

Miles de estudiantes superarán estos días los exámenes gracias al ‘profe’ de ciencias David Calle.

Entramos en su buhardilla de Madrid. Con una cámara y una pizarra imparte clases gratuitas que ya se han visto 84 millones de veces.

El calor del flexo y el desasosiego estudiantil en las madrugadas de estos primeros días de junio hacen que alguna gota de sudor caiga sobre el teclado. El futuro universitario Diego no estudia con libros. Encima del escritorio tiene una calculadora y un folio blanco donde hace una y otra vez los ejercicios que le indica el hombre con gafas que sale en la pantalla de su ordenador. El miércoles tendrá que aplicar las lecciones de su profesor online en los exámenes de matemáticas y física de Selectividad.

“Yo y mis compañeros llevamos todo el curso aprobando gracias a David. Explica el temario mejor que los profesores de ciencias del colegio y además responde siempre a cualquier duda concreta que tengamos”. Este futuro estudiante de Física de 18 años habla agradecido sobre su profesor youtuber. Al igual que seguramente lo hagan los 30 millones de alumnos que David Calle dice tener por todo el mundo. Desde la ESO hasta los primeros años de carrera, especialmente los estudiantes de bachillerato, conocen al tipo simpático que con sus vídeos de Youtube da lecciones de matemáticas, física, química y tecnología. Su canal, llamado Unicoos, que tiene más de 570.000 suscriptores y 84 millones de visitas, es la mayor plataforma educativa en nuestro país y la tercera de habla hispana en el mundo. Todas sus clases -cada tutorial dura cerca de 10 minutos– son online. Y gratis.

Por ello, y porque mañana empieza la última prueba de Selectividad -tal y como la conocemos hoy-, este periódico entrevista al rey youtuber español en educación, David Calle, un ingeniero de telecomunicaciones de 43 años, que desde la buhardilla de su chalé en Madrid ayudará a aprobar a muchos de los 200.000 alumnos que se presentarán este año.

A media mañana, David nos abre la puerta de su casa en el municipio de Velilla de San Antonio. Buena presencia, amplia sonrisa, jersey ceñido, 1,85 de altura… Se entiende por qué muchos de sus alumnos le llaman “el profesor cachas”. Vive junto a su mujer, María José, y su hija Marta, de 13 años. En el tercer piso tiene una buhardilla de 50 metros cuadrados. Aquí, durante los cinco años que lleva de youtuber, ha grabado 700 vídeos. Al fondo tiene una amplia pizarra, una cámara réflex y un gran foco, cortesía de YouTube, que se lo regaló cuando llegó a los 100.000 seguidores. Al lado hay un amplio escritorio con dos ordenadores, donde prepara las clases. “Desde aquí contesto unos 100 mensajes cada día que me escriben los alumnos para que les resuelva las dudas”, cuenta David, que asegura que los chavales le paran por la calle para hacerse fotos con él y darle las gracias por ayudarles a aprobar.

“Hola, chicos, gracias por venir a clase”. Con esta frase empieza todos sus tutoriales. Para Crónica graba uno especial sobre funciones trigonométricas. “El vídeo más visto que tengo es uno sobre la matriz inversa con un millón de reproducciones”, afirma David, que antes de ser profesor trabajaba como consultor de radiofrecuencia para una empresa de Florentino Pérez. Cuando se quedó en paro montó una academia -que mantiene en la actualidad, abierta todas las tardes, con 50 alumnos presenciales- y empezó a dar clases de física, química y matemáticas.

“Llegaba todos los días frustrado a casa porque no me daba tiempo a explicar a los chicos todo lo que necesitaban saber. Entonces, mi mujer, que estaba enganchada a un canal de belleza en Youtube, me dio la idea de abrir un canal en la web y resolver las dudas pendientes de clase”, explica David. “Empecé con 25 seguidores y a los seis meses ya tenía 3.000. Pasó de ser un hobby a convertirse en mi profesión”.

En mayo de 2011 abrió Unicoos, su plataforma digital, donde se pueden encontrar todos sus vídeos. Las listas de reproducciones están divididas por cursos, asignaturas y temario. David hace de community manager, graba y edita los vídeos. Pero también tiene un equipo formado por un ingeniero y dos profesores, todos voluntarios, que en el foro de la página web le ayudan a resolver las dudas académicas de los alumnos. “Hemos respondido a más de 20.000 mensajes en estos años. El 40% de nuestros suscriptores son españoles y el resto de Sudamérica. Es gracioso, porque hay conceptos que cambian. Por ejemplo, aquí existe el Teorema del Sándwich y allí lo llaman del Emparedado”.

En la página de Unicoos los alumnos van dejando también sus opiniones. Rescatamos una de las últimas. La chica que la escribe se llama Patri: “Desde cualquier parte del mundo puedes ir a clase. Yo soy de Bruselas y gracias a Unicoos he conseguido entender química por primera vez en casi dos años”.

David nos comenta, en tono de confidencia, algunas de las “frases cariñosas” que le dedican muchas de sus alumnas. En su improvisada aula tiene, fuera de cámara, dos máquinas de abdominales y unas pesas. La tabla periódica destaca colgada en la pared, al igual que dos cuadros de Pulp Fiction y Star Wars. Algunos juguetes de su hija Marta están por el suelo. “Ella ya se ve algunos de mis vídeos para sus deberes. Aprovecho para grabar por las mañanas, cuando está en el colegio”.

-Con tantos millones de alumnos y de visitas, ¿saca mucho dinero como profesor youtuber?

-Contando con que todo lo que enseño es gratis, no llego a los 1.000 euros al mes en publicidad. Estos dos últimos años me he reunido con muchas multinacionales potentes buscando financiación. A ellos se les llena la boca diciendo que apuestan por el progreso y la educación, pero luego prefieren aparecer en canales menos educativos de otros youtubers. No buscan la calidad.

-¿Qué opina de otros compañeros como El Rubius?

-Yo doy un contenido educativo que llega a todo el mundo. Pero sé que si no tengo 50 millones de visitas todos los meses no soy importante. Él [El Rubius] ha tenido suerte, pero el problema está en que muchos chavales ahora dicen que quieren ser youtuber porque te haces rico. Es mentira, sólo se llenan los bolsillos los diez más importantes.

En Youtube, el dinero que David gana es por la publicidad que aparece antes de darle al clic en sus vídeos. Un euro se lleva por cada 1.000 visitas. “Mi sueldo verdadero es el de la academia que tengo por las tardes. Ésta es mi pasión”.

Lo que más le gusta enseñar es física. En algunos de sus tutoriales pone escenas de películas como la de El Señor de los Anillos para que los alumnos vean cómo era el sistema de los orcos para abrir la puerta de Mordor con una palanca.

-Mañana empieza la Selectividad. ¿Qué recomienda a sus chicos?

-Que piensen el temario que peor llevan, enciendan el ordenador, lo busquen en mi página y vean los vídeos en los que resuelvo sus ejercicios. Una clase particular, sin salir de casa, gratis y que les ayudará a aprobar.

Fuente: http://www.elmundo.es/cronica/2016/06/05/5752b91e268e3e431f8b458e.html

Imagen: http://e01-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2016/06/04/14650390851020.jpg

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.