“Lápiz, tinta”… y tiza.

“Tenemos a los que denominamos con ironía y cierta sorna como ‘desertores de la tiza’, algunos de los cuales, tras olvidar rápido que han sido compañeros de faenas educativas, vienen a sentar cátedra a los colegios e institutos y sermonearnos con las cuatro consignas gubernamentales bien aprendidas y a darnos lecciones de cómo se debe […]

Comparte este contenido: