Page 1 of 33
1 2 3 33

UNICEF está listo para ayudar a las familias y los niños tras la erupción volcánica y el tsunami en Tonga

UNICEF está listo para ayudar a las familias y los niños tras la erupción volcánica y el tsunami en Tonga

SUVA, Fiyi, 17 de enero de 2022 : UNICEF Pacífico está listo para trabajar junto con el Gobierno de Tonga y sus socios para garantizar que se brinde apoyo urgente para salvar vidas a familias y niños después de la erupción volcánica y el tsunami.

“Estamos listos para brindar apoyo humanitario al Gobierno de Tonga y su pueblo afectado por la erupción volcánica y el tsunami”, dijo el representante de UNICEF en el Pacífico, Jonathan Veitch. “UNICEF trabajará con el gobierno, las organizaciones de la sociedad civil y otros socios de desarrollo para garantizar esfuerzos de respuesta inmediatos sobre el terreno, lo que incluye proporcionar agua limpia y suministros de salud de emergencia para los niños y las familias afectadas”.

Después de semanas de actividad volcánica que emitía cenizas, el volcán submarino Hunga Tonga Hunga Ha’apai en Tonga entró en erupción violentamente el 15 de enero, con imágenes satelitales que indican una columna de ceniza, vapor y gas de 5 km de ancho, que se eleva aproximadamente 20 km sobre el volcán. En cuestión de minutos, la erupción volcánica generó un tsunami de 1,2 metros que se estrelló contra las costas de la capital de Tonga, Nuku’alofa. También se emitieron advertencias de tsunami para Fiji, Samoa, Vanuatu, Australia y Nueva Zelanda.

La mayor parte del país se ha visto afectada por una capa de ceniza volcánica de 1 a 2 cm, que está afectando el suministro de agua y alimentos y tiene un impacto negativo en la calidad del aire. En los próximos días, el acceso al suministro de agua limpia será una prioridad inmediata. Las líneas de comunicación han estado interrumpidas desde el 15 de enero, lo que dificulta obtener información sobre el alcance de los daños.

Una vez que el Gobierno de Tonga confirme las necesidades, UNICEF estará listo para transportar sus suministros de emergencia almacenados previamente desde los almacenes de Fiji y Brisbane. Estos incluyen kits esenciales de agua, saneamiento e higiene (WASH), recipientes y baldes de agua, kits de prueba de campo de agua, lonas, kits recreativos y tiendas de campaña, que se pueden movilizar de inmediato para su distribución.

Con las fronteras cerradas en Tonga debido a la actual pandemia de COVID-19, UNICEF trabajará con el gobierno y sus socios sobre el terreno para llegar a los niños y las familias con el apoyo que necesitan con urgencia.

Fuente de la Información: https://www.unicef.org/press-releases/unicef-ready-support-families-and-children-aftermath-volcanic-eruption-and-tsunami

 

Comparte este contenido:

Unicef: Protegemos del frío a los niños y niñas de Afganistán

Un invierno con temperaturas extremas pone en riesgo a miles de familias que ya se enfrentan a la desnutrición, a un largo conflicto y al impacto de la pandemia de COVID-19.

20/01/2022

En palabras de nuestro director de Emergencias, Manuel Fontaine, la infancia en Afganistán está «al borde de la catástrofe«. El país encadena una sucesión de eventos, como el prolongado conflicto, desastres naturales – particularmente sequías – y, por supuesto, la pandemia de COVID-19, que conducen inevitablemente a que la mitad de los habitantes del país necesite ayuda humanitaria.

Algunas cifras describen la situación extrema en la que se encuentra la población afgana:

  • Se estima que más de 1 millón de niños y niñas están en riesgo de padecer desnutrición aguda grave.
  • Las altas tasas de desempleo provocan un mayor empobrecimiento de la población.
  • Aumenta el riesgo de trabajo infantil por la necesidad de las familias de conseguir el sustento diario.
  • Unas 700.000 personas están desplazadas por el conflicto.
  • Crece el riesgo de enfermedades, como el sarampión.
  • Alrededor del 80% de la población no tiene acceso a agua segura, lo que hace más frecuente la aparición de diarreas entre los niños.
  • Más de 4 millones de niños y niñas no van a la escuela y muchos otros corren el riesgo de abandonarla.

Protegemos del frío a los niños de Afganistán.

La situación de vulnerabilidad en la que viven estos niños y niñas es alarmante, a lo que se añade actualmente la amenaza del frío, que deja a miles de familias en peligro por las bajas temperaturas del invierno.

El frío intenso en una tienda de campaña

Protegemos del frío a los niños de Afganistán.

En la provincia de Herat, al oeste del país, está ubicado el campamento para desplazados internos de Shaydayee. Allí viven Sediqa y sus hermanas, en una frágil tienda de campaña con escasa capacidad para atajar las inclemencias del tiempo.

Para soportar el frío, intentan calentarse con el fuego de la leña que les sirve también para cocinar. El combustible no es una opción, las familias se apoyan en estos pequeños «fogones» para mantenerse calientes.

Las temperaturas en muchas zonas de Afganistán ya están muy por debajo del punto de congelación. Las familias están luchando por mantener a sus niños y niñas a salvo, calentando sus hogares como pueden y buscando abrigo para proteger a sus hijos.

En Nuristán, una provincia montañosa, los niños y sus familias están expuestos a los 15 grados bajo cero que se alcanzan durante la noche. Las regiones de gran altitud son especialmente vulnerables.

Transferencias monetarias para cubrir necesidades básicas

Incluso antes de los recientes acontecimientos en Afganistán, ya se estimaba en 56% los niños y niñas que vivían en situación de pobreza multidimensional, es decir, con carencias en la atención de la salud, escaso acceso a educación, y, en general, un nivel de vida inadecuado.

La situación es particularmente difícil para las mujeres y las niñas, que corren el riesgo de que el cumplimiento de sus derechos se vea interrumpido, al igual que el acceso a los servicios esenciales.

En estas circunstancias, las transferencias de dinero en efectivo desempeñan un papel esencial para satisfacer las necesidades críticas más inmediatas y evitar que en las familias se tengan que tomar decisiones difíciles, como optar por el trabajo infantil. Una madre beneficiaria del programa en Parun, nos contaba lo importante que es para ella: «yo compraré comida y ropa de abrigo para mis niños».

En UNICEF estamos ampliando el uso de transferencias humanitarias de efectivo para facilitar una respuesta más rápida y digna para  las familias vulnerables que luchan por cubrir sus necesidades diarias y superar las múltiples crisis a las que se enfrentan, incluidos los duros inviernos. Durante estos meses de frío, 65.000 familias en tres provincias de Afganistán recibirán transferencias monetarias.

UNICEF está en marcha con suministros que salvan vidas

Distribuimos ropa de abrigo en Afganistán.

La llegada del camión que trae suministros es un alivio para los miles de niños, niñas y sus familiares en Herat. En esta ocasión, descargamos 5.000 mantas, lonas de plástico y cubos para distribuir entre 1.700 familias.

Estamos entregando estos kits a las familias más vulnerables en diferentes provincias de Afganistán, priorizando aquellas que cuentan con mujeres embarazadas y lactantes, familias con niños con discapacidad y hogares encabezados por mujeres.

En UNICEF llevamos 70 años trabajando en Afganistán, con el objetivo de salvar, proteger e impulsar los derechos de la infancia. Actualmente, nuestra prioridad es el fortalecimiento de los servicios esenciales que se han visto interrumpidos por la complicada situación que atraviesa el país.

Solo el pasado mes de noviembre, por ejemplo, junto a nuestros aliados en el terreno, tratamos a más de 37.000 niños menores de cinco años con desnutrición aguda grave, vacunamos a casi 105.000 niños y niñas contra el sarampión, apoyamos una campaña contra la polio y dimos acceso a la educación formal e informal a más de medio millón de niños.

Fuente de la informaciòn e imagen: UNICEF

Comparte este contenido:

UNICEF: Aumentan las graves violaciones de los derechos del niño en los conflictos en todo el mundo, advierte UNICEF

Aumentan las graves violaciones de los derechos del niño en los conflictos en todo el mundo, advierte UNICEF

NUEVA YORK, 31 de diciembre de 2021 – Este año ha traído una serie de graves violaciones contra los niños en conflictos tanto prolongados como nuevos, advirtió hoy UNICEF.

Desde Afganistán hasta Yemen, y desde Siria hasta el norte de Etiopía, miles de niños pagaron un precio devastador mientras continuaba el conflicto armado, la violencia entre comunidades y la inseguridad. La semana pasada, según informes, al menos cuatro niños se encontraban entre las víctimas, ya que al menos 35 personas murieron, incluidos dos miembros del personal de Save the Children, en el estado de Kayah, en el este de Myanmar. Este fue solo el último ejemplo de alto perfil del devastador conflicto que afecta a los niños y las continuas amenazas a los trabajadores humanitarios.

“Año tras año, las partes en conflicto continúan demostrando un terrible desprecio por los derechos y el bienestar de los niños”, dijo la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. “Los niños están sufriendo y los niños están muriendo a causa de esta insensibilidad. Se debe hacer todo lo posible para mantener a estos niños a salvo de daños «.

Si bien los datos para 2021 aún no están disponibles, en 2020, la ONU verificó 26,425 violaciones graves contra niños. Los primeros tres meses de 2021 vieron una leve disminución en el número total de violaciones graves verificadas; sin embargo, los casos verificados de secuestro y violencia sexual continuaron aumentando a tasas alarmantes, en más del 50 y el 10 por ciento, respectivamente, en comparación con el primero. trimestre del año anterior.

Los secuestros verificados fueron más altos en Somalia, seguida por la República Democrática del Congo (RDC) y los países de la cuenca del lago Chad (Chad, Nigeria, Camerún y Níger). Los casos verificados de violencia sexual fueron más altos en la RDC, Somalia y el República Centroafricana.

Este año se cumplen 25 años desde la publicación del informe fundamental de Graça Machel ‘El impacto de la guerra en los niños’, que instó a la comunidad internacional a tomar medidas concretas para proteger a los niños del flagelo de la guerra y pidió a las Naciones Unidas y a la comunidad mundial actuar para proteger a los niños.

Las Naciones Unidas han verificado 266.000 casos de violaciones graves contra niños en más de 30 situaciones de conflicto en África, Asia, Oriente Medio y América Latina durante los últimos 16 años. Estos son solo los casos verificados a través del Mecanismo de seguimiento y presentación de informes dirigido por la ONU, establecido en 2005 para documentar sistemáticamente las violaciones más atroces contra los niños en las zonas de conflicto. Las cifras reales serán mucho más altas.

Afganistán, por ejemplo, tiene el mayor número de víctimas infantiles verificadas desde 2005, con más de 28.500, lo que representa el 27% de todas las víctimas infantiles verificadas a nivel mundial. Mientras tanto, la región de Medio Oriente y África del Norte tiene el mayor número de ataques verificados a escuelas y hospitales desde 2005, con 22 ataques de este tipo verificados en los primeros seis meses de este año.

En octubre, UNICEF destacó que 10.000 niños habían sido asesinados o mutilados en Yemen desde que se intensificaron los combates en marzo de 2015, el equivalente a cuatro niños por día.

Lejos de los titulares, la ONU ha verificado violaciones en países como Burkina Faso, Camerún, Colombia, Libia, Mozambique y Filipinas.

A pesar de décadas de promoción con las partes en conflicto y quienes influyen en ellas, así como de mecanismos mejorados de seguimiento, denuncia y respuesta por violaciones graves de derechos, los niños siguen siendo los más afectados por la guerra. Cada día, las niñas y los niños que viven en zonas en conflicto soportan horrores indescriptibles que ningún ser humano debería experimentar jamás.

El uso de armas explosivas, particularmente en áreas pobladas, es una amenaza persistente y creciente para los niños y sus familias. En 2020, las armas explosivas y los restos explosivos de guerra fueron responsables de casi el 50% de todas las víctimas infantiles, lo que provocó la muerte y mutilación de más de 3.900 niños. Las armas explosivas pueden tener efectos letales y duraderos en los niños, incluida la interrupción de servicios esenciales para su supervivencia.

En muchos casos, los niños son víctimas de múltiples violaciones graves de derechos. En 2020, por ejemplo, el 37 por ciento de los secuestros verificados por la ONU llevaron al reclutamiento y uso de niños en la guerra, y estos casos superaron el 50 por ciento en Somalia, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

UNICEF pide a todas las partes en conflicto, incluidas las 61 enumeradas en los anexos del informe anual del Secretario General de 2021 sobre los niños y los conflictos armados, que se comprometan con planes de acción formales y tomen medidas concretas para proteger a los niños. Estos incluyen evitar que ocurran violaciones graves en primer lugar, liberar a los niños de las fuerzas y grupos armados, proteger a los niños de la violencia sexual y detener los ataques a hospitales y escuelas.

Las partes en conflicto han firmado solo 37 planes de este tipo desde 2005, un número sorprendentemente bajo dado lo que está en juego para los niños.

“En última instancia, los niños que viven una guerra solo estarán seguros cuando las partes en conflicto tomen medidas concretas para protegerlos y dejen de cometer violaciones graves”, dijo Fore. «A medida que nos acercamos al final de 2021, pido a todas las partes en conflicto que pongan fin a los ataques contra los niños, defiendan sus derechos y luchen por lograr resoluciones políticas pacíficas para la guerra».

#####

Notas para los editores:

Las seis violaciones graves son: asesinato y mutilación de niños; Reclutamiento y utilización de niños por fuerzas armadas y grupos armados; Violencia sexual contra niños; Ataques contra escuelas u hospitales; Secuestro de niños; y negación del acceso humanitario a los niños.

Fuente de la Información: https://www.unicef.org/press-releases/grave-violations-childrens-rights-conflict-rise-around-world-warns-unicef
Comparte este contenido:

Afganistan: Aumento de los riesgos para la salud de los niños en todo Afganistán a medida que continúan las interrupciones en los servicios de salud y nutrición y se acerca el invierno

Aumento de los riesgos para la salud de los niños en todo Afganistán a medida que continúan las interrupciones en los servicios de salud y nutrición y se acerca el invierno

Afganistán, Kandahar: durante una visita de un equipo móvil de salud y nutrición en la aldea de Nasaji, una enfermera de nutrición mide la circunferencia del brazo de un niño para determinar su estado nutricional en la aldea de Nasaji en la provincia de Kandahar

KABUL, 22 de diciembre de 2021 – Los  niños de Afganistán son cada vez más vulnerables a las enfermedades debido a la combinación mortal de desnutrición creciente, una crisis alimentaria sin precedentes, sequía, interrupciones en los centros de salud y nutrición vitales, falta de acceso y mala calidad del agua y servicios de saneamiento y un clima invernal paralizante.  

A medida que la situación humanitaria continúa deteriorándose en Afganistán, los brotes de enfermedades potencialmente mortales ponen en peligro la vida de los niños. Hasta ahora se han notificado más de 66.000 casos de sarampión en niños en lo que va de 2021. También ha habido brotes de diarrea acuosa aguda, malaria y dengue. Este año se han confirmado cuatro casos de poliovirus salvaje tipo 1 (WPV-1).  

Las severas condiciones climáticas invernales, con temperaturas ya muy por debajo del punto de congelación en muchas áreas, aumentan el riesgo de neumonía y enfermedades respiratorias agudas (IRA), ya que las familias luchan por calentar sus hogares y mantener a sus hijos calientes. Los niños que viven en regiones de gran altitud son especialmente vulnerables y necesitan asistencia urgente para salvar vidas, como ropa de invierno, mantas y combustible para calefacción. Entre el 25% y el 30% de las muertes de niños menores de cinco años se deben a infecciones del tracto respiratorio, y el 90% de estas muertes se deben a neumonía.  

“Nos acercamos a una coyuntura crítica para los niños de Afganistán, ya que el invierno trae consigo una multitud de amenazas para su salud”, dijo Abdul Kadir Musse, Representante interino de UNICEF en Afganistán. “No hay tiempo que perder. Sin una acción urgente y concertada, incluida la garantía de que tenemos los recursos para desplegar transferencias de efectivo adicionales y suministros de invierno, muchos de los niños del país no vivirán para ver la primavera ”. 

A principios de este mes, UNICEF lanzó su mayor llamamiento  para un solo país  para responder a las necesidades de más de 24 millones de personas en Afganistán, la mitad de las cuales son niños. El llamamiento de UNICEF por 2 mil millones de dólares tiene como objetivo ayudar a evitar el colapso de la salud, la nutrición, WASH, educación y otros servicios sociales vitales para los niños y las familias.  

El mes pasado, UNICEF proporcionó a más de 10.000 trabajadores de la salud de primera línea en más de 1.000 establecimientos de salud los sueldos para noviembre y apoyó a más de 1.000 establecimientos de salud con suministros médicos y materiales de calefacción para el invierno. El UNICEF también proporcionó servicios de atención primaria de salud fundamentales, incluida la inmunización, a través de instalaciones de salud y equipos móviles de salud y nutrición. UNICEF vacunó a casi 105.000 niños de entre 6 meses y cinco años contra el sarampión. Una campaña nacional contra la poliomielitis alcanzó a 8,5 millones de niños, incluidos más de 2 millones de niños que vivían en zonas anteriormente inaccesibles. Ese mismo mes, UNICEF pudo tratar a más de 37.000 niños que padecían desnutrición aguda grave; brindó acceso a agua potable a más de 22.000 personas, incluso a través de camiones de agua;  

UNICEF estima que 1 de cada 2 niños menores de cinco años sufrirá desnutrición aguda en 2022 debido a la crisis alimentaria y al escaso acceso a los servicios de agua, saneamiento e higiene.  

Guiado por principios humanitarios, UNICEF dará prioridad a las intervenciones que salvan vidas para tratar a los niños y proporcionar otros servicios vitales. La respuesta de UNICEF ayudará a asegurar la continuidad de los servicios esenciales al prevenir el colapso de los sistemas que son críticos para los niños, al mismo tiempo que salvaguarda los logros obtenidos con tanto esfuerzo, incluida la protección de los derechos de las mujeres y las niñas. UNICEF cuenta con el apoyo de la comunidad internacional al facilitar exenciones a las sanciones para asegurar el suministro oportuno de bienes y servicios a los niños de Afganistán.   

 Fuente de la Información: https://www.unicef.org/press-releases/rising-health-risks-children-across-afghanistan-disruption-health-and-nutrition

Comparte este contenido:

UNICEF: Una histórica encuesta intergeneracional muestra que los jóvenes son un 50% más propensos que los mayores a creer que el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor, aunque se muestran impacientes por actuar ante las crisis crecientes

Una histórica encuesta intergeneracional muestra que los jóvenes son un 50% más propensos que los mayores a creer que el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor, aunque se muestran impacientes por actuar ante las crisis crecientes

En medio de la COVID-19, las generaciones más jóvenes también tienen mayor propensión a confiar en los científicos y a aceptar la cooperación internacional, según una encuesta internacional de UNICEF-Gallup realizada entre más de 21.000 niños y adultos

Los niños, las niñas y los jóvenes son casi un 50% más propensos que las personas adultas a creer que el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor con cada nueva generación, según una reciente encuesta internacional de UNICEF y Gallup publicada antes del Día Mundial de la Infancia.

La encuesta muestra que los jóvenes también tienen mayor propensión a creer que el período de la infancia es mejor ahora que en épocas anteriores, y una mayoría abrumadora cree que los jóvenes de hoy disfrutan de una atención sanitaria, educación y seguridad física mejores que la generación de sus padres. Sin embargo, a pesar de su optimismo, los jóvenes distan mucho de ser ingenuos: están impacientes por actuar contra el cambio climático, muestran su escepticismo respecto a la información que consumen en las redes sociales y hacen frente a sentimientos de depresión y ansiedad. Es mucho más probable que se vean a sí mismos como ciudadanos del mundo que las personas de más edad, y es más probable que prefieran la cooperación internacional para hacer frente a amenazas como la pandemia de COVID-19.

“No faltan razones para el pesimismo en el mundo actual: el cambio climático, la pandemia, la pobreza y la desigualdad, el aumento de la desconfianza y un nacionalismo creciente. Pero hay un motivo para el optimismo: los niños y los jóvenes se niegan a ver el mundo a través de la lente sombría de los adultos”, dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. “En comparación con las generaciones anteriores, los jóvenes del mundo siguen teniendo esperanza, una mentalidad mucho más abierta y están decididos a lograr que el mundo sea un lugar mejor. Los jóvenes de hoy están preocupados por el futuro, pero se ven a sí mismos como parte de la solución”.

La encuesta, un proyecto denominado La infancia en transformación, es la primera de este tipo en la que se pregunta a varias generaciones su opinión sobre el mundo y lo que supone ser un niño hoy en día. Se encuestó a más de 21.000 personas de dos cohortes de edad (15-24 años y 40 años o más) en 21 países. Se realizaron encuestas representativas a escala nacional en países de todas las regiones –África, Asia, Europa y América del Norte y del Sur– y entre todos los niveles de ingresos.

En general, los datos indican que las generaciones jóvenes son un producto de la globalización. Por ejemplo, como término medio, el doble de los jóvenes (39%) que de los mayores (22%) se identifican más con el hecho de formar parte del mundo que con su

propio país o localidad. Cada año que pasa, las personas tienen una media de un 1% menos de probabilidades de identificarse como ciudadanos del mundo.

La encuesta –realizada durante la pandemia– también revela que los niños y los jóvenes suelen confiar más en los gobiernos nacionales, los científicos y los medios de comunicación internacionales como fuentes de información precisa. Sin embargo, según la encuesta, los jóvenes de hoy son conscientes de los problemas a los que se enfrenta el mundo:

  • La mayoría de los jóvenes consideran que Internet presenta graves riesgos para los niños, como por ejemplo el estar expuestos a contenidos violentos o sexualmente explícitos (78%) o sufrir acoso (79%).
  • Sólo el 17% de los jóvenes dice que confía “mucho” en las plataformas de las redes sociales para obtener información precisa.
  • Mientras que el 64% de los jóvenes de los países de ingresos bajos y medios creen que los niños de su país van a estar económicamente mejor que sus padres, los jóvenes de los países de ingresos altos tienen poca fe en el progreso económico. En estos países, menos de un tercio de los jóvenes encuestados afirman que los niños de hoy crecerán en una situación económica mejor que la de sus padres.
  • Más de un tercio de los jóvenes dicen sentirse a menudo nerviosos o ansiosos, y casi uno de cada cinco dice sentirse a menudo deprimido o con poco interés por hacer planes.
  • Como término medio, el 59% de los jóvenes afirma que los niños de hoy en día sufren una mayor presión para tener éxito que la que tuvieron sus padres al crecer.

La encuesta también concluye que los jóvenes aspiran a que se avance más rápidamente en la lucha contra la discriminación, a que haya más cooperación entre los países y a que los responsables de la toma de decisiones les escuchen:

  • Como término medio, casi tres cuartas partes de los jóvenes que son conscientes del cambio climático creen que los gobiernos deberían tomar medidas importantes para afrontarlo. La proporción es aún mayor en los países de ingresos bajos y medios bajos (83%), donde se espera que el impacto del cambio climático sea mayor.
  • En casi todos los países encuestados, una gran mayoría de los jóvenes afirman que sus países estarían más seguros frente a amenazas como la COVID-19 si los gobiernos trabajaran en coordinación con otros países en lugar de hacerlo por su cuenta.
  • Los jóvenes demuestran un mayor apoyo a los derechos LGBTQ+, y las mujeres jóvenes están a la cabeza de la lucha por la igualdad.
  • Como promedio, el 58% de los jóvenes de 15 a 24 años cree que es muy importante que los líderes políticos escuchen a los niños.

“No podemos saber lo que está en la mente de los jóvenes si no les preguntamos. La encuesta de UNICEF refuerza la importancia de escuchar a la próxima generación y entender sus perspectivas”, dijo Joe Daly, asociado principal de Gallup. “Los niños de hoy son los líderes del mañana; es crucial que las generaciones mayores pongan de su parte para garantizar que nuestros hijos hereden un mundo mejor”.

La encuesta descubre algunas esferas en las que las opiniones de las generaciones jóvenes y mayores son bastante parecidas, especialmente en lo que respecta al clima, la importancia de la educación, la colaboración mundial y la capacidad de acción de los niños. Por el contrario, el optimismo, la mentalidad global y el reconocimiento del progreso histórico reflejan algunas de las divisiones más profundas.

“Si bien esta investigación ofrece una visión matizada de la división generacional, presenta una imagen clara: los niños y los jóvenes de hoy encarnan el espíritu del siglo XXI mucho más claramente que sus padres”, dijo Fore. “Ahora que UNICEF se prepara para celebrar su 75º aniversario el mes que viene, y antes del Día Mundial de la Infancia, es fundamental que escuchemos directamente a los jóvenes sobre su bienestar y sobre la manera en que están cambiando sus vidas”.

El Día Mundial de la Infancia, que se celebra todos los años el 20 de noviembre, tiene como objetivo concienciar sobre los millones de niños a los que se les niega el derecho a una atención sanitaria adecuada, a la nutrición, a la educación y a la protección, y hacer oír la voz de los jóvenes como algo fundamental en cualquier debate sobre su futuro.

###

Notas para los editores

Junto con la publicación de la encuesta, UNICEF presenta una nueva plataforma interactiva, http://changingchildhood.unicef.org/es/, que contiene el conjunto completo de datos de la encuesta y el informe del proyecto.

El proyecto La infancia en transformación es la primera encuesta en la que se pregunta a varias generaciones de personas de todo el mundo su opinión sobre lo que significa ser un niño hoy en día. Para el proyecto, UNICEF se asoció con Gallup para encuestar a más de 21.000 adultos y niños en 21 países entre enero y junio de 2021. Todas las muestras son probabilísticas y representativas a nivel nacional de dos poblaciones distintas en cada país: personas de 15 a 24 años y personas de 40 años o más. El área de cobertura es todo el país, incluidas las zonas rurales, y el marco de muestreo representa a toda la población civil, no institucionalizada, dentro de cada cohorte de edad con acceso a un teléfono.

Los países encuestados son: Alemania, Argentina, Bangladesh, Brasil, Camerún, España, Estados Unidos, Francia, Japón, India, Indonesia, Kenya, Líbano, Malí, Marruecos, Nigeria, Perú, Reino Unido y Ucrania.

Fuente de la Información: https://www.unicef.org/es/comunicados-prensa/historica-encuesta-intergeneracional-muestra-jovenes-propensos-creer-mundo-convirtiendo-lugar-mejor

 

 

Comparte este contenido:

Unicef llama a reabrir escuelas en América Latina y el Caribe

Unicef llama a reabrir escuelas en América Latina y el Caribe

Unicef llamó la atención que el cierre de las instituciones docentes debido a la pandemia puso en peligro el derecho de los niños a aprender y prepararse para el futuro.

La agencia de Naciones Unidas alerta que solo la mitad de los niños de la región están de vuelta en las aulas.

La oficina del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) para América Latina y el Caribe, con sede en Panamá, alertó este viernes que el cierre de escuelas debido a la pandemia de la Covid-19 afecta a alrededor de 71 millones de niños, niñas y adolescentes en la región.

El  asesor regional de Educación de Unicef, Italo Dutra, advirtió que a pesar que la mayoría de los países de América Latina y el Caribe han comenzado a reabrir gradualmente las escuelas, muchas aulas siguen vacías.

Observó que en al menos cinco países en los que solo se ha reabierto un pequeño número de escuelas, menos del 25 por ciento de los alumnos han reanudado el aprendizaje presencial.

UNICEF Panamá
@unicefpanama
Los niños y  niñasvivirán los impactos de esta pandemia y de cómo el mundo elige responder a ella en los próximos años, por esto, deben ser tomados en cuenta en las decisiones que afecten su vida. Ellos deben regresar a las escuelas.

Según el funcionario, “en muchos países de la región, el año escolar finaliza en diciembre. Los niños, niñas y adolescentes se enfrentan ahora a casi dos años de tiempo perdido con sus profesores y compañeros, poniendo en peligro su derecho a aprender».

Dutra subrayó que «mientras las escuelas permanecen cerradas, el futuro de los niños, niñas y adolescentes de la región, especialmente los más vulnerables, está en juego”.

El cierre de las escuelas puede afectar la capacidad de los niños y niñas de leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas.

Unicef declaró que está trabajando con las autoridades educativas para garantizar que todos los niños, niñas y adolescentes vuelvan a las escuelas, donde puedan acceder a servicios para recuperar el aprendizaje perdido y apoyar su bienestar psicosocial.

Como parte de las acciones para lograr el regreso a la escuela de los menores en el marco de la celebración por el Día Mundial de la Infancia (20 de noviembre), Unicef y el Club Mundo Kids de Exile Content Studio promueven una nueva canción en español, titulada “Mi escuela, mi hogar”, escrita y producida por el premiado compositor Nacho González Nappa.

Fuente de la Información: https://www.telesurtv.net/news/unicef-llama-reabrir-escuelas-america-latina-caribe-20211119-0011.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=9

 

 

Comparte este contenido:

Crece el matrimonio infantil en Afganistán: «Está en juego el futuro de toda una generación», advierte UNICEF

Crece el matrimonio infantil en Afganistán: «Está en juego el futuro de toda una generación», advierte UNICEF

12 Noviembre 2021

Aunque la tendencia no es nueva, se ha agravado debido a que la pandemia de COVID-19 y la crisis alimentaria han agudizado la pobreza. La situación es tan desesperada que, a cambio de una dote, algunas familias ofrecen sus hijas a los 20 días de nacer a futuros esposos.

La agencia de la ONU estima que el 28% de las mujeres afganas en la franja de edad entre los 15 y los 49 años se casaron antes de la mayoría de edad, e insta a las autoridades de facto a priorizar la reapertura de las escuelas para todas las niñas de secundaria y a permitir que las profesoras vuelvan a sus puestos de trabajo.

La directora ejecutiva de UNICEF ha manifestado su preocupación ante las informaciones que corroboran esta información e indicó que ha recibido “noticias creíbles de familias que ofrecen a sus hijas de tan sólo 20 días para un futuro matrimonio a cambio de una dote”.

Henrietta Fore explicó que esta tendencia no es nueva y que ya se producía antes de la reciente inestabilidad política en el país. Solo en las provincias de Herat y Baghdis, los socios de UNICEF detectaron 183 matrimonios infantiles y 10 casos de venta de niños durante 2018 y 2019. Los menores implicados tenían entre 6 meses y 17 años.

Las adolescentes siguen sin poder ir a la escuela

A esta compleja coyuntura se le ha de añadir que tanto la pandemia del COVID-19, como la actual crisis alimentaria y la llegada del invierno han agravado aún más la situación de las familias.

“»La gravísima situación económica de Afganistán está sumiendo a más familias en la pobreza y obligándolas a tomar decisiones desesperadas, como poner a los niños a trabajar y casar a las niñas a una edad temprana”, alertó Fore y recordó que, en 2020, “casi la mitad de la población de Afganistán era tan pobre que carecía de necesidades como la nutrición básica o el agua potable”.

La directora ejecutiva de la agencia de la ONU explicó que otra de las circunstancias que incrementa el riesgo de matrimonio infantil es que a la mayoría de las adolescentes todavía no se les ha permitido regresar a las aulas.

UNICEF continúa trabajando en Afganistán para concienciar a las comunidades de los riesgos que corren las niñas si se casan antes de cumplir los 18 años.

Entre estos peligros, Fore destacó la menor probabilidad de que permanezcan en la escuela y el mayor riesgo de que sufran violencia doméstica, discriminación, problemas de salud mental y mayor vulnerabilidad a las complicaciones durante el embarazo y el parto.

«Hemos iniciado un programa de asistencia en efectivo para ayudar a compensar el riesgo de hambre, trabajo y matrimonio infantil entre las familias más vulnerables. Tenemos previsto ampliar éste y otros programas de servicios sociales en los próximos meses”, señaló.

Del mismo modo, UNICEF también prevé trabajar con los líderes religiosos para asegurarse de que no participan en los acuerdos de matrimonio de las jóvenes, denominados Nekah.

Sin embargo, Fore advirtió que todas estas medidas no son suficientes.

«Pedimos a las autoridades centrales, provinciales y locales que tomen medidas concretas para apoyar y proteger a las familias y a las niñas más vulnerables. Instamos a las autoridades de facto a priorizar la reapertura de las escuelas para todas las niñas de secundaria y a permitir que las profesoras vuelvan a sus puestos de trabajo sin más retrasos. Está en juego el futuro de toda una generación«, advirtió.

Fuente de la Información: https://news.un.org/es/story/2021/11/1499952

 

 

 

 

Comparte este contenido:
Page 1 of 33
1 2 3 33